La paja en el ojo ajeno- Time­lón Jimenez

Con­si­de­ro per­ti­nen­te un bre­ve comen­ta­rio en torno a la noti­cia, con­fir­ma­da por el Pre­si­den­te San­tos, sobre la reu­nión que cele­bra­mos el Coman­dan­te Nico­lás Rodrí­guez Bau­tis­ta y yo en la ciu­dad de La Haba­na el pasa­do mes de abril.
Colom­bia es un país ensan­gren­ta­do des­de hace más de cin­co déca­das, lo cual, con inde­pen­den­cia de los enfo­ques polí­ti­cos, cons­ti­tu­ye una autén­ti­ca tra­ge­dia para nues­tra nación. Anhe­lar la paz y tra­ba­jar por con­se­guir­la cons­ti­tu­yen ges­tos del más digno aplauso.
Hemos expues­to ante la opi­nión nues­tras valo­ra­cio­nes en torno a las polí­ti­cas de todo orden que prac­ti­ca el actual gobierno nacio­nal. Eso no nos impi­de esti­mar en el más alto gra­do la deci­sión del Pre­si­den­te San­tos de bus­car una sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to arma­do interno.
No fue fácil con­cer­tar el Acuer­do Gene­ral publi­ca­do en sep­tiem­bre de 2012, y no ha sido un camino de rosas avan­zar has­ta lo alcan­za­do hoy. Des­de la inter­pre­ta­ción mis­ma de los alcan­ces de la Agen­da, las posi­cio­nes, en la mayo­ría de los casos, han sido abier­ta­men­te contrarias.

Si aña­di­mos a eso los odios y ren­co­res, las posi­cio­nes radi­ca­les, los lla­ma­dos con­ti­nuos a la gue­rra total, la pro­pa­gan­da negra, las cam­pa­ñas de difa­ma­ción, la obs­ti­na­ción en la ren­di­ción y otras per­las por el esti­lo, como se empe­ñan cier­tas gen­tes, la paz se con­ver­ti­ría en algo imposible.
Cree­mos que no sólo a noso­tros, como insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria, nos resul­ta urgen­te y nece­sa­rio que el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal se vin­cu­le a los diá­lo­gos de paz. Tam­bién al gobierno nacio­nal y al con­jun­to de la pobla­ción colom­bia­na. Es lo jus­to y a la vez es lo más práctico.
Por eso el Pre­si­den­te San­tos auto­ri­za el men­cio­na­do encuen­tro de los coman­dan­tes de las dos fuer­zas rebel­des en La Haba­na, con la cola­bo­ra­ción y el apo­yo de los paí­ses acom­pa­ñan­tes y garan­tes de la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes con las FARC, a los cua­les agra­de­ce­mos su disposición.

Pue­do decir que vi en el Coman­dan­te Nico­lás Rodrí­guez a un hom­bre pro­fun­da­men­te con­ven­ci­do de la impor­tan­cia de la paz con­cer­ta­da, e igual­men­te preo­cu­pa­do por el logro de la fir­ma de un acuer­do que per­mi­ta el comien­zo de las con­ver­sa­cio­nes direc­tas entre gobierno y ELN.
La deci­sión de empren­der el camino de la solu­ción dia­lo­ga­da es un hecho en el ELN, pero se han topa­do con difi­cul­ta­des serias. Con el cama­ra­da Gabino ponía­mos de pre­sen­te cómo el secre­to y la con­fi­den­cia­li­dad fue­ron reglas abso­lu­tas en la fase explo­ra­to­ria entre las FARC-EP y el gobierno.
Esa, des­afor­tu­na­da­men­te, no ha sido la situa­ción con los acer­ca­mien­tos entre el ELN y la admi­nis­tra­ción San­tos. Las pre­sio­nes des­ata­das con­tra los adver­sa­rios que inten­tan apro­xi­mar­se son muy gran­des, jus­to en el momen­to en que son más nece­sa­rias la con­fian­za y la prudencia.

Las cam­pa­ñas difa­ma­to­rias de los gran­des medios, uni­das a las irres­pon­sa­bles y fal­sas impu­tacio­nes que a dia­rio bro­tan de la extre­ma dere­cha deli­ran­te y gue­rre­ris­ta, que hoy con cinis­mo se recla­ma per­se­gui­da polí­ti­ca, enra­re­cen y difi­cul­tan el cli­ma de entendimiento.
Uno no aca­ba de enten­der cómo la Comi­sión de Acu­sa­cio­nes de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, abre inda­ga­ción con­tra el Pre­si­den­te San­tos por una denun­cia fal­sa del Cen­tro Demo­crá­ti­co, cuan­do ha trans­cu­rri­do más de una déca­da sin que mue­va un solo dedo con­tra el Pre­si­den­te Uri­be, sobre quien recae un escan­da­lo­so pron­tua­rio cono­ci­do internacionalmente.

¿Será por­que las ges­tio­nes del Pre­si­den­te San­tos tie­nen rela­ción direc­ta con un deno­da­do esfuer­zo por con­se­guir y dejar una Colom­bia en paz para nues­tros nie­tos, ya nues­tros hijos no la tuvie­ron, mien­tras que las del segun­do tie­nen que ver con el para­mi­li­ta­ris­mo y el terror de Estado?
Sinies­tros per­so­na­jes que ingre­sa­ban por la puer­ta de atrás a la Casa de Nari­ño, en plan de entre­vis­tar­se con altos fun­cio­na­rios depen­dien­tes direc­tos del señor Pre­si­den­te, no alcan­zan a constituir

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *