Fidel sigue hacien­do his­to­ria, pre­sen­te y futu­ro- Patri­cio Montesinos

Para des­di­cha de sus per­tur­ba­dos detrac­to­res, el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro, sigue hacien­do his­to­ria, pre­sen­te y futu­ro, en defen­sa y bene­fi­cio de la mayor de las Anti­llas, a la que con su incan­sa­ble lucha, jun­to a la del pre­si­den­te Raúl Cas­tro y la de su pue­blo, con­vir­tió en ejem­plo de dig­ni­dad para el mundo.

En los últi­mos días el Coman­dan­te en Jefe, como lo siguen lla­man­do sus com­pa­trio­tas, reci­bió al pri­mer pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Hollan­de, que visi­tó la nación cari­be­ña, un encuen­tro cali­fi­ca­do por el pro­pio man­da­ta­rio galo de histórico.

Horas antes, Fidel es Fidel escri­bió otro de sus siem­pre impac­tan­tes artícu­los titu­la­do “Nues­tro dere­cho a ser Mar­xis­tas-Leni­nis­tas”, en oca­sión del 70 ani­ver­sa­rio de la Vic­to­ria sovié­ti­ca de la Gran Gue­rra Patria sobre el fas­cis­mo, esca­sos días des­pués de dia­lo­gar tam­bién en su resi­den­cia con el Can­ci­ller japonés.

Como es cos­tum­bre, en su más recien­te artícu­lo perio­dís­ti­co el expre­si­den­te cubano brin­dó, en poco más de una cuar­ti­lla, una magis­tral cla­se de his­to­ria, y augu­ró el futu­ro, al sub­ra­yar que hoy es posi­ble una sóli­da alian­za entre los pue­blos de Rusia y Chi­na, lla­ma­dos a con­ver­tir­se en “un escu­do pode­ro­so de la paz y la segu­ri­dad mun­dial, a fin de que la vida de nues­tra espe­cie pue­da preservarse”.

La acti­va pre­sen­cia de Fidel evi­den­cia su buen esta­do de salud, y su bien cono­ci­da cla­ri­vi­den­cia acer­ca de los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les y en su país, con­ver­ti­do actual­men­te en un des­tino obli­ga­do para dig­na­ta­rios, gran­des empre­sa­rios y polí­ti­cos de todos los rin­co­nes del pla­ne­ta tierra.

La ava­lan­cha de visi­tan­tes a La Haba­na, lue­go que la actual admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na del man­da­ta­rio Barack Oba­ma reco­no­ció el fra­ca­so de su polí­ti­ca hos­til hacia Cuba y abrió una nue­va eta­pa de sus víncu­los con la veci­na Isla, man­tie­ne al pre­si­den­te Raúl Cas­tro con una apre­ta­da agen­da de tra­ba­jo, que inclu­yó asi­mis­mo sus recien­tes via­jes a Arge­lia, Rusia y el Vati­cano, Esta­dos en los cua­les se reu­nió con sus máxi­mos diri­gen­tes Abde­la­ziz Bute­fli­ka, Vla­dí­mir Putin y el Papa Fran­cis­co, res­pec­ti­va­men­te, ade­más de su par­ti­ci­pa­ción en las acti­vi­da­des en Mos­cú por el triun­fo de la Gran Gue­rra Patria.

Pre­ci­sa­men­te, el Sumo Pon­tí­fi­ce lati­no­ame­ri­cano será otro de los hués­pe­des ilus­tres de la mayor de las Anti­llas en sep­tiem­bre veni­de­ro, pre­vio a su antes pro­gra­ma­do via­je a Esta­dos Unidos.

Los frus­tra­dos y añe­ja­dos adver­sa­rios de Fidel y de Raúl san­gran por la heri­da por­que peren­ne­men­te inten­ta­ron impe­dir que los suce­si­vos inqui­li­nos de la Casa Blan­ca dia­lo­ga­ran con “los Cas­tro”, y que la Revo­lu­ción cuba­na no fue­ra reco­no­ci­da, como hoy lo es por el mun­do ente­ro, inclui­do Washington.

La derro­ta de la mafia terro­ris­ta de Mia­mi es un hecho con­su­ma­do, y el oca­so polí­ti­co de sus his­trio­nes una realidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.