Fidel sigue hacien­do his­to­ria, pre­sen­te y futu­ro- Patri­cio Montesinos

Para des­di­cha de sus per­tur­ba­dos detrac­to­res, el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro, sigue hacien­do his­to­ria, pre­sen­te y futu­ro, en defen­sa y bene­fi­cio de la mayor de las Anti­llas, a la que con su incan­sa­ble lucha, jun­to a la del pre­si­den­te Raúl Cas­tro y la de su pue­blo, con­vir­tió en ejem­plo de dig­ni­dad para el mundo.

En los últi­mos días el Coman­dan­te en Jefe, como lo siguen lla­man­do sus com­pa­trio­tas, reci­bió al pri­mer pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Hollan­de, que visi­tó la nación cari­be­ña, un encuen­tro cali­fi­ca­do por el pro­pio man­da­ta­rio galo de histórico.

Horas antes, Fidel es Fidel escri­bió otro de sus siem­pre impac­tan­tes artícu­los titu­la­do “Nues­tro dere­cho a ser Mar­xis­tas-Leni­nis­tas”, en oca­sión del 70 ani­ver­sa­rio de la Vic­to­ria sovié­ti­ca de la Gran Gue­rra Patria sobre el fas­cis­mo, esca­sos días des­pués de dia­lo­gar tam­bién en su resi­den­cia con el Can­ci­ller japonés.

Como es cos­tum­bre, en su más recien­te artícu­lo perio­dís­ti­co el expre­si­den­te cubano brin­dó, en poco más de una cuar­ti­lla, una magis­tral cla­se de his­to­ria, y augu­ró el futu­ro, al sub­ra­yar que hoy es posi­ble una sóli­da alian­za entre los pue­blos de Rusia y Chi­na, lla­ma­dos a con­ver­tir­se en “un escu­do pode­ro­so de la paz y la segu­ri­dad mun­dial, a fin de que la vida de nues­tra espe­cie pue­da preservarse”.

La acti­va pre­sen­cia de Fidel evi­den­cia su buen esta­do de salud, y su bien cono­ci­da cla­ri­vi­den­cia acer­ca de los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les y en su país, con­ver­ti­do actual­men­te en un des­tino obli­ga­do para dig­na­ta­rios, gran­des empre­sa­rios y polí­ti­cos de todos los rin­co­nes del pla­ne­ta tierra.

La ava­lan­cha de visi­tan­tes a La Haba­na, lue­go que la actual admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na del man­da­ta­rio Barack Oba­ma reco­no­ció el fra­ca­so de su polí­ti­ca hos­til hacia Cuba y abrió una nue­va eta­pa de sus víncu­los con la veci­na Isla, man­tie­ne al pre­si­den­te Raúl Cas­tro con una apre­ta­da agen­da de tra­ba­jo, que inclu­yó asi­mis­mo sus recien­tes via­jes a Arge­lia, Rusia y el Vati­cano, Esta­dos en los cua­les se reu­nió con sus máxi­mos diri­gen­tes Abde­la­ziz Bute­fli­ka, Vla­dí­mir Putin y el Papa Fran­cis­co, res­pec­ti­va­men­te, ade­más de su par­ti­ci­pa­ción en las acti­vi­da­des en Mos­cú por el triun­fo de la Gran Gue­rra Patria.

Pre­ci­sa­men­te, el Sumo Pon­tí­fi­ce lati­no­ame­ri­cano será otro de los hués­pe­des ilus­tres de la mayor de las Anti­llas en sep­tiem­bre veni­de­ro, pre­vio a su antes pro­gra­ma­do via­je a Esta­dos Unidos.

Los frus­tra­dos y añe­ja­dos adver­sa­rios de Fidel y de Raúl san­gran por la heri­da por­que peren­ne­men­te inten­ta­ron impe­dir que los suce­si­vos inqui­li­nos de la Casa Blan­ca dia­lo­ga­ran con “los Cas­tro”, y que la Revo­lu­ción cuba­na no fue­ra reco­no­ci­da, como hoy lo es por el mun­do ente­ro, inclui­do Washington.

La derro­ta de la mafia terro­ris­ta de Mia­mi es un hecho con­su­ma­do, y el oca­so polí­ti­co de sus his­trio­nes una realidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *