Puer­to Rico: entre la crea­ti­vi­dad y la destrucción

Puerto Rican_IslandFlag

Fran­cis­co A. Cata­lá Oliveras

Qué es Puer­to Rico? Pro­ba­ble­men­te tal pre­gun­ta sus­ci­te, como casi toda inte­rro­gan­te, diver­sas con­tes­ta­cio­nes. Es, sin lugar a duda, una isla cari­be­ña. Podría argu­men­tar­se que alcan­za la cate­go­ría de archi­pié­la­go. El Gobierno de Esta­dos Uni­dos lo cata­lo­ga como “terri­to­rio no incor­po­ra­do”. Tam­bién lo deno­mi­na, como en la dero­ga­da sec­ción 936 del Códi­go Fede­ral de Ren­tas Inter­nas, “pose­sión”. Si se pres­cin­de de eufe­mis­mos hay que defi­nir­lo como colo­nia, cla­si­fi­ca­ción que ha ins­pi­ra­do nume­ro­sas e ima­gi­na­ti­vas racio­na­li­za­cio­nes por par­te de los defen­so­res del régi­men vigen­te. A éste se le lla­ma ofi­cial­men­te “Esta­do Libre Aso­cia­do” en espa­ñol y “Com­mon­wealth” en inglés, redu­cién­do­lo así a una enga­ño­sa y paté­ti­ca traducción.

Des­de la pers­pec­ti­va socio­ló­gi­ca se reco­no­ce como nación lo que, a su vez, abo­na a la diver­si­dad de con­cep­cio­nes. Algu­nos, en su afán ane­xio­nis­ta, la nie­gan. Otros se divi­den entre los que vin­cu­lan la nación al terru­ño y los que pos­tu­lan que el pro­ce­so migra­to­rio ha pro­vo­ca­do que la mis­ma tras­cien­da las fron­te­ras geo­grá­fi­cas. Por otro lado, están los que han adop­ta­do la cul­tu­ra de “mino­ría étni­ca”, divi­di­da entre los de aquí y los de allá.

Jun­to a tales con­cep­cio­nes de cómo nos ven y cómo nos vemos —val­ga hacer cons­tar que esta lis­ta no las ago­ta— hay una que, aun­que cru­cial para enten­der el com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co del País, no sue­le des­ta­car­se lo sufi­cien­te: la visión de los que tra­zan las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas del movi­mien­to del capi­tal. Para éstos Puer­to Rico es una región eco­nó­mi­ca del vas­to mer­ca­do estadounidense.

Por la par­ti­cu­lar con­di­ción tri­bu­ta­ria de esta “región” —“a mane­ra de una juris­dic­ción forá­nea” — y por su acce­so a trans­fe­ren­cias de fon­dos fede­ra­les, algu­nos polí­ti­cos acu­ña­ron el lema “el mejor de los dos mun­dos”. Pero la paten­te inde­fen­sión polí­ti­ca, la debi­li­dad de la base pro­duc­ti­va, la baja tasa de empleo, el insos­te­ni­ble endeu­da­mien­to, la emi­gra­ción masi­va, la des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción de ingre­sos y rique­za, la des­pro­por­ción entre lo que reci­ben los due­ños del capi­tal y los asa­la­ria­dos, el dete­rio­ro del espa­cio públi­co, la degra­da­ción ambien­tal, la per­sis­ten­te depen­den­cia y la des­com­po­si­ción social, entre otros pro­ble­mas, han dado al tras­te con tal apre­cia­ción. Por más vuel­tas que se le den a las dis­tin­tas con­cep­cio­nes de Puer­to Rico, y por más mala­ba­res que se hagan con eufe­mis­mos y racio­na­li­za­cio­nes, resul­ta inelu­di­ble con­cluir que la “región eco­nó­mi­ca” no anda bien…

Con la carac­te­ri­za­ción de “región” se hace refe­ren­cia a un com­po­nen­te terri­to­rial de un gran mer­ca­do por el que flu­yen, sin mayo­res obs­tácu­los, capi­ta­les, bie­nes y per­so­nas. El geó­gra­fo y antro­pó­lo­go David Har­vey defi­ne a los gran­des mer­ca­dos como mosai­cos de desa­rro­llo des­igual en los que unas regio­nes se enri­que­cen mien­tras otras se empo­bre­cen. Se tra­ta de la mani­fes­ta­ción geo­grá­fi­ca de la lla­ma­da “des­truc­ción crea­ti­va”, con­cep­to acu­ña­do por Wer­ner Som­bart en los ini­cios del siglo pasa­do y lue­go desa­rro­lla­do por el eco­no­mis­ta Joseph Schum­pe­ter para expli­car la diná­mi­ca del capi­tal. En sín­te­sis, nue­vos pro­duc­tos des­tru­yen vie­jos mode­los de nego­cio o, dicho de otra mane­ra, unas fac­cio­nes se bene­fi­cian de la crea­ti­vi­dad a la mis­ma vez que otras sufren el cas­ti­go de la destrucción.

Para Schum­pe­ter, como para Marx, la vita­li­dad del orden eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta es una espe­cie de “revo­lu­ción per­ma­nen­te”. Decía Marx: “La bur­gue­sía no pue­de exis­tir sin revo­lu­cio­nar per­ma­nen­te­men­te los medios de pro­duc­ción”. Aña­de Schum­pe­ter: “El impul­so fun­da­men­tal que pone y man­tie­ne en movi­mien­to a la máqui­na capi­ta­lis­ta pro­vie­ne de los nue­vos artícu­los de con­su­mo, de los nue­vos méto­dos de pro­duc­ción, de los nue­vos mer­ca­dos y de las nue­vas for­mas de organización…”.

A la inno­va­ción le acom­pa­ña la obso­les­cen­cia. Esto tie­ne su expre­sión geo­grá­fi­ca: mien­tras unas zonas flo­re­cen otras se mar­chi­tan. El espa­cio se reor­ga­ni­za cons­tan­te­men­te. Algu­nas regio­nes logran reha­bi­li­tar­se. Otras mue­ren. La geo­gra­fía de Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo, está sal­pi­ca­da de innu­me­ra­bles pue­blos y zonas fan­tas­mas que en algún momen­to tuvie­ron su cuar­to de hora de bue­na for­tu­na. El capi­tal, fina­li­za­da su ges­tión explo­ta­do­ra o extrac­ti­va, se mar­cha hacia otros lares que pro­me­tan mayor ren­ta­bi­li­dad. Deja tras de sí un ras­tro de deso­la­ción por el que lue­go tam­bién tran­si­ta­rán las personas.

Duran­te el siglo 19 y las pri­me­ras déca­das del siglo 20 la pro­li­fe­ra­ción de pue­blos fan­tas­mas era más acu­sa­da. Lue­go, gra­cias a la inter­ven­ción del Esta­do con sus pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia y asis­ten­cia social, el fenó­meno se ha ate­nua­do. Pero no ha des­apa­re­ci­do. Las fuer­zas eco­nó­mi­cas que lo pro­vo­can no se han ate­nua­do. Las comu­ni­da­des en las Apa­la­che siguen con vida. Las trans­fe­ren­cias fede­ra­les y los cré­di­tos fis­ca­les las han ayu­da­do. No obs­tan­te, tam­bién per­sis­te la pobre­za jun­to a indi­ca­do­res de salu­bri­dad escan­da­lo­sa­men­te bajos.

El caso de la ciu­dad de Detroit es emble­má­ti­co. No fue úni­ca­men­te la com­pe­ten­cia de otros paí­ses la que pro­vo­có la deca­den­cia de su indus­tria auto­mo­triz. Tam­bién pesó el des­pla­za­mien­to de fábri­cas hacia Ten­nes­see y Ala­ba­ma. Más aún Sili­con Valley, con su con­jun­to de fra­guas de alta tec­no­lo­gía, des­pla­zó a Detroit como cen­tro del capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se. En reali­dad, de no ser por la ges­tión de dis­tin­tas ins­tan­cias del sec­tor públi­co, Detroit sería hoy una gran ciu­dad fan­tas­ma. Poco le ha faltado.

El con­jun­to del capi­tal no expe­ri­men­ta la cri­sis de la mis­ma for­ma que sus com­po­nen­tes. Es ágil para aban­do­nar las regio­nes crí­ti­cas y ubi­car­se en las que lucen pro­me­te­do­ras. Ya, como agre­ga­do, la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos se encuen­tra en fran­co cre­ci­mien­to a pesar de que no son pocas las zonas que per­ma­ne­cen rezagadas.

Puer­to Rico, como “región eco­nó­mi­ca” del mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos, ha teni­do su cuo­ta de vai­ve­nes y rup­tu­ras en el orden socio­eco­nó­mi­co. A la emi­gra­ción del capi­tal agrí­co­la le siguió la emi­gra­ción masi­va de gen­te duran­te la déca­da de 1950. Aho­ra, como seña­la­ra el infor­me del Ban­co del Sis­te­ma de la Reser­va Fede­ral de Nue­va York, con fecha del 29 de junio de 2012, con­fron­ta el reto de “dis­mi­nuir la depen­den­cia de una indus­tria (la far­ma­céu­ti­ca) en con­trac­ción”. Jun­to a la extra­or­di­na­ria dis­mi­nu­ción del empleo en todos los sec­to­res y al colap­so en las finan­zas públi­cas, se repi­te la emi­gra­ción masi­va. El dete­rio­ro es gene­ra­li­za­do. El País pier­de la pobla­ción con más poten­cial pro­duc­ti­vo y pare­ce desdibujarse.

¿Qué hacer? Los paí­ses y las regio­nes que pro­gre­san atraen y ges­tan nue­vas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en fun­ción de la diver­si­dad de sus mer­ca­dos y de sus fuen­tes de inver­sión; arti­cu­lan sóli­das infra­es­truc­tu­ras socia­les (como la edu­ca­ción públi­ca y el ser­vi­cio de salud) y físi­cas (trans­por­ta­ción, comu­ni­ca­ción, ener­gía) mon­ta­das en una amplia y cre­cien­te base impo­si­ti­va; apro­ve­chan al máxi­mo recur­sos que les per­mi­tan dis­tin­guir­se y con­quis­tar ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas, como, entre otros, posi­ción geo­grá­fi­ca, rutas comer­cia­les, expe­rien­cia his­tó­ri­ca y acer­vo cul­tu­ral; y se carac­te­ri­zan por su agi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal o dis­po­si­ción al cam­bio. Des­afor­tu­na­da­men­te, Puer­to Rico ha toma­do otro rumbo.

Qui­zás la pre­gun­ta ade­cua­da no es qué es Puer­to Rico sino qué quie­re ser. ¿Qué voca­ción le mue­ve? ¿Pre­fie­re ser país o pose­sión, nación ins­cri­ta en la com­ple­ja diná­mi­ca glo­bal o mino­ría étni­ca en una región some­ti­da a un cen­tro, ente pro­duc­ti­vo o fan­tas­ma depen­dien­te, polo de crea­ti­vi­dad o extre­mo de destrucción?

* El autor es cate­drá­ti­co jubi­la­do de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico y miem­bro de la Jun­ta Direc­ti­va de CLARIDAD.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *