Terro­ris­mo poli­cial con­tra gri­tos de liber­tad- Xabier Maka­za­ga

Quie­nes se empe­ñan en cali­fi­car de sim­ples «abu­sos» lo que sin duda han sido gra­ves crí­me­nes es muy pro­ba­ble que pre­ten­dan mini­mi­zar y blan­quear dichos crí­me­nes. Sobre todo, si tan sólo usan el tér­mino «abu­sos» para cali­fi­car cier­tos crí­me­nes, por gra­ves que sean, y nun­ca jamás lo hacen con otros, aun sien­do menos gra­ves que los ante­rio­res.

Es lo que suce­de cuan­do cali­fi­can de «abu­sos poli­cia­les» las tor­tu­ras y los ase­si­na­tos come­ti­dos por las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do. Por ejem­plo, el de los cin­co tra­ba­ja­do­res masa­cra­dos por la Poli­cía el 3 de mar­zo de 1976, o el de los tres jóve­nes a los que la Guar­dia Civil con­fun­dió con mili­tan­tes de ETA y tor­tu­ró has­ta la muer­te en mayo de 1981, en Alme­ría.

En efec­to, los mis­mos que cali­fi­can la que­ma de un caje­ro como gra­ve acto terro­ris­ta se empe­ñan en impo­ner el tér­mino de «abu­sos poli­cia­les» para los crí­me­nes antes men­cio­na­dos y se han opues­to una y otra vez a que todos esos ase­si­na­dos, y otros tor­tu­ra­dos has­ta la muer­te como Joxe Arre­gi o Mikel Zabal­za, sean con­si­de­ra­dos víc­ti­mas del terro­ris­mo.

Aho­ra bien, no es en abso­lu­to admi­si­ble que la vio­len­cia emplea­da con­tra un Esta­do sea cali­fi­ca­da con tan­ta faci­li­dad de terro­ris­ta, y al mis­mo tiem­po se nie­gue con rotun­di­dad dicho cali­fi­ca­ti­vo cuan­do es el Esta­do quien ejer­ce ese mis­mo tipo de vio­len­cia, e inclu­so más gra­ve, infrin­gien­do la ley nacio­nal y/​o inter­na­cio­nal.

Así lo expli­co en un libro que aca­ba de publi­car la Edi­to­rial Hiru, crea­da por Eva Forest, al que he pues­to como títu­lo el estri­bi­llo de una can­ción de RIP de los años ochen­ta, Terro­ris­mo poli­cial con­tra gri­tos de liber­tad. Un estri­bi­llo que aún segui­mos tara­rean­do quie­nes vivi­mos en toda su cru­de­za el terro­ris­mo de Esta­do de aque­lla dura épo­ca.

En el libro he recal­ca­do que el terro­ris­mo de Esta­do es, con dife­ren­cia, el peor de los terro­ris­mos. Entre otras razo­nes, por­que, como sos­tie­ne el cate­drá­ti­co Igor Pri­mo­ratz, «no pue­de sino estar agra­va­do por el secre­to, el enga­ño y la hipo­cre­sía». Según él, «cuan­do un Esta­do está impli­ca­do en el terro­ris­mo, ya sea per­pe­tra­do por sus pro­pios agen­tes o por inter­me­dia­rios, lo hace clan­des­ti­na­men­te, negan­do cual­quier impli­ca­ción, y decla­ran­do su adhe­sión a los valo­res y prin­ci­pios que lo prohí­ben».

Otro tan­to sos­tie­ne Jon Mire­na Lan­da, exdi­rec­tor de Dere­chos Huma­nos del Gobierno vas­co, quien ase­gu­ra que «se mató, lesio­nó, secues­tró, vio­ló sexual­men­te, tor­tu­ró… y lue­go se borra­ron los ras­tros que sólo obra­ban en poder y a dis­po­si­ción de los vic­ti­ma­rios», pre­ci­san­do que ha sido «el Esta­do que se auto­en­cu­bre con efi­ca­cia» quien ha borra­do dichos ras­tros.

A cau­sa de ello, han sido bien pocos los casos de terro­ris­mo de Esta­do prac­ti­ca­do en el con­tex­to del con­flic­to polí­ti­co que sufre Eus­kal Herria en los que ha sido posi­ble cla­ri­fi­car cier­tos aspec­tos, que no des­de lue­go todos, por­que no hay un solo caso que haya sido cla­ri­fi­ca­do has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias.

Ade­más, en la inmen­sa mayo­ría de los casos no se ha lle­ga­do a cla­ri­fi­car abso­lu­ta­men­te nada, lo que no es nada de extra­ñar, por­que las auto­ri­da­des bien que se han encar­ga­do de impe­dir­lo, otor­gan­do una fla­gran­te impu­ni­dad a los eje­cu­to­res.

Por eso insis­te Jon Mire­na Lan­da en que «el Esta­do que se auto­en­cu­bre con efi­ca­cia, pre­ci­sa, para com­pen­sar su actua­ción cri­mi­nal, una inver­sión efec­ti­va de la car­ga de la prue­ba. No hay que espe­rar a que las víc­ti­mas prue­ben los hechos, sino crear un meca­nis­mo proac­ti­vo de ver­dad». Es decir, crear una Comi­sión de la Ver­dad.

Las auto­ri­da­des espa­ño­las y fran­ce­sas se opo­nen fron­tal­men­te a ello, por­que le tie­nen páni­co a la ver­dad, y les encan­ta­ría poder seguir sir­vién­do­se inde­fi­ni­da­men­te del terro­ris­mo de Esta­do para aho­gar nues­tros gri­tos de liber­tad. Les encan­ta­ría poder seguir ancla­dos en el pasa­do, enar­bo­lan­do la men­ti­ra y el nega­cio­nis­mo como ban­de­ra. Un nega­cio­nis­mo que tie­ne su máxi­ma expre­sión en su fron­tal nega­ti­va a reco­no­cer que exis­ta con­flic­to polí­ti­co alguno en Eus­kal Herria, mien­tras se opo­nen a toda cos­ta a que los vas­cos poda­mos deci­dir libre­men­te nues­tro futu­ro.

En mi libro, he pues­to en evi­den­cia ese nega­cio­nis­mo a base de con­tun­den­tes datos sobre la vio­len­cia terro­ris­ta que el Esta­do espa­ñol, y tam­bién el fran­cés, han tra­ta­do de ocul­tar a toda cos­ta (como la tor­tu­ra), o han inten­ta­do camu­flar, usan­do para ello dife­ren­tes siglas (ATE, BVE, GAL…), o el ano­ni­ma­to. Ade­más, mues­tro la estre­cha rela­ción entre las diver­sas mani­fes­ta­cio­nes de ese terro­ris­mo de Esta­do: gue­rra sucia, tor­tu­ra, nar­co­trá­fi­co… Y tam­bién doy datos pre­ci­sos sobre los pro­ta­go­nis­tas: polí­ti­cos, auto­ri­da­des, poli­cías, mili­ta­res, guar­dias civi­les, mer­ce­na­rios…

Ha sido el fru­to de un tra­ba­jo de años que he lle­va­do a cabo espe­ran­do sea de ayu­da a las víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do, para que pue­dan decir su ver­dad, toda su ver­dad. Y tam­bién con el deseo de que alla­ne el camino para que reci­ban cuan­to antes la jus­ti­cia y repa­ra­ción, con garan­tías de no repe­ti­ción, que tan­to nece­si­tan y se mere­cen.

Xabier Maka­za­ga, inves­ti­ga­dor del terro­ris­mo de Esta­do

11 de mayo de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *