“Sobre la rele­van­cia de El capi­tal de Marx para la actua­li­dad”- Andrew Kli­man

A con­ti­nua­ción publi­ca­mos una con­tri­bu­ción espe­cial para Ideas de Izquier­da de Andrew Kli­man, don­de nos ofre­ce su visión sobre la rele­van­cia de El capi­tal para nues­tros tiem­pos. El autor es defen­sor de la lla­ma­da inter­pre­ta­ción tem­po­ra­lis­ta de la teo­ría del valor de Marx, que fun­da­men­ta exten­sa­men­te en su libro Reclai­ming Marx’s “Capi­tal”. Tam­bién publi­có The Fai­lu­re of capi­ta­list pro­duc­tion. Underl­ying cau­ses of the Great Reces­sion [El fra­ca­so de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, las cau­sas sub­ya­cen­tes de la Gran Rece­sión]. Es pro­fe­sor emé­ri­to en la Uni­ver­si­dad de Pace.

Cómo no eva­luar El capi­tal

El capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do nota­ble­men­te duran­te el siglo y medio des­de que Marx escri­bió El capi­tal. Es aho­ra un sis­te­ma que envuel­ve a casi todo el pla­ne­ta, y el rol de las finan­zas ha cre­ci­do enor­me­men­te duran­te las últi­mas déca­das. El mun­do, y mucho de lo que nos incum­be como por­ta­do­res de “iden­ti­da­des múl­ti­ples y frag­men­ta­das”, pare­ce tener poco que ver con la situa­ción ele­men­tal de la que se ocu­pa el Tomo 1 de El capi­tal: la expan­sión del capi­tal por medio de la extrac­ción de plus­va­lor a los tra­ba­ja­do­res en el pro­ce­so de pro­duc­ción mis­mo.

Es por eso, por supues­to, que El capi­tal es des­es­ti­ma­do muchas veces como reduc­cio­nis­ta, o ya no rele­van­te, o se con­si­de­ra que requie­re aña­di­dos y reela­bo­ra­cio­nes. Las carre­ras de un núme­ro con­si­de­ra­ble de aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les están basa­das en tales pro­yec­tos. Pero acá hay menos de lo que ve el ojo.

En pri­mer lugar, el libro se titu­la El capi­tal por una razón. No se titu­la Todo lo que usted nece­si­ta saber sobre lo que ocu­rre en el capi­ta­lis­mo, o siquie­ra Todo lo que usted nece­si­ta sobre sobre el capi­ta­lis­mo. Se enfo­ca espe­cial­men­te en el capi­tal –el pro­ce­so en el que, y a tra­vés del cual, el valor se “auto­ex­pan­de”, o se con­vier­te en una suma mayor de valor. Es sobre cómo esta auto­va­lo­ri­za­ción se lle­va a cabo, cómo se repro­du­ce (se renue­va y se repi­te), y cómo todo el pro­ce­so es refle­ja­do, de mane­ra imper­fec­ta, en el pen­sa­mien­to y los con­cep­tos con­ven­cio­na­les de los eco­no­mis­tas y empre­sa­rios. Hay una dife­ren­cia cru­cial entre tener un foco espe­cí­fi­co y ser reduc­cio­nis­ta. Yo no creo que Marx escri­bie­ra o sugi­rie­ra en nin­gún lado que el pro­ce­so de la auto­va­lo­ri­za­ción sea lo úni­co que impor­ta o que otros pro­ce­sos pue­dan ser redu­ci­dos a él. Afec­ta a un mon­tón de otras cosas, a veces de mane­ra cru­cial –y esta es qui­zá la prin­ci­pal razón por la que un libro sobre El capi­tales con­fun­di­do por un libro sobre Todo– pero reco­no­cer las inter­re­la­cio­nes no es redu­cir estas otras cosas a la auto­ex­pan­sión del valor.

Por supues­to, hay un sen­ti­do en el que cual­quier libro con un foco espe­cí­fi­co “deja afue­ra” u omi­te otras cosas, pero por lo gene­ral no nos que­ja­mos de que un libro de coci­na deje afue­ra u omi­ta ins­truc­cio­nes para rea­li­zar un cam­bio de acei­te al auto o carez­ca de un aná­li­sis de polí­ti­ca inter­na­cio­nal. El plan­teo de que El capi­tal “fra­ca­sa” en dar cuen­ta de muchos aspec­tos del capi­ta­lis­mo y lo que ocu­rre den­tro de él me pare­ce igual de inapro­pia­do e injus­to.

En segun­do lugar, el hecho de que hoy el mun­do pare­ce muy dis­tin­to del que nos vemos con­fron­ta­dos al leer El capi­tal sen­ci­lla­men­te no impli­ca que el libro se haya vuel­to irre­le­van­te, o siquie­ra menos rele­van­te, que cuan­do fue escri­to. El mun­do tam­bién pare­cía muy dife­ren­te cuan­do Marx lo escri­bió, y él esta­ba agu­da­men­te al tan­to de estas dife­ren­cias. Por ejem­plo, des­ta­có en el Tomo 2 que “el no ver en el carác­ter del modo de pro­duc­ción la base del modo de inter­cam­bio que le corres­pon­de, sino a la inver­sa, está muy de acuer­do con el hori­zon­te inte­lec­tual bur­gués, don­de solo se pien­sa en hacer negocios”[1]. No obs­tan­te él insis­tió en que la rela­ción en el mer­ca­do entre el com­pra­dor y el ven­de­dor de la fuer­za de tra­ba­jo (el capi­ta­lis­ta y el tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do) “se apo­ya, por su fun­da­men­to, en el carác­ter social de la pro­duc­ción, no en el del modo de inter­cam­bio; éste sur­ge, por el con­tra­rio, de aquél”[2].

La cues­tión no es por lo tan­to si el capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do des­de los tiem­pos de Marx, o ni siquie­ra si los cam­bios son gran­des e impor­tan­tes. La cues­tión es: ¿cuál es la impor­tan­cia del hecho de que las cosas se ven bas­tan­te dife­ren­tes de como las pre­sen­ta El capi­tal? ¿Cuen­ta este hecho como una crí­ti­ca legí­ti­ma del libro, un indi­ca­dor de una fal­ta de ade­cua­ción teó­ri­ca?

Marx anti­ci­pó este tipo de obje­ción, y la res­pon­dió como sigue: “el eco­no­mis­ta vul­gar cree que hace un gran des­cu­bri­mien­to cuan­do con­tra la reve­la­ción de cone­xión inter­na pro­cla­ma orgu­llo­sa­men­te que las cosas tie­nen una apa­rien­cia com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. De hecho, se enor­gu­lle­ce de rep­tar ante la apa­rien­cia y toma ésta por la últi­ma pala­bra. ¿Qué fal­ta pue­de hacer enton­ces la ciencia?”[3]. No esta­ba tra­tan­do de pro­por­cio­nar un comen­ta­rio sobre la socie­dad capi­ta­lis­ta que se “afe­rra­ra a la[s] apa­rien­cia [s]” des­cri­bien­do sus par­tes com­po­nen­tes y rela­cio­nes al modo en que “las cosas se ven” en la super­fi­cie de la socie­dad. Esta­ba com­pro­me­ti­do en cam­bio con la “cien­cia” –la “reve­la­ción de [las] conexión[es] interna[s]” entre las par­tes y sus rela­cio­nes apa­ren­tes – .

A la luz de esta meta, me pare­ce total­men­te inapro­pia­do eva­luar el libro en tér­mi­nos de cuán estre­cha­men­te se ade­cua a como se ven las cosas –por ejem­plo, en tér­mi­nos de si los acuer­dos comer­cia­les y mer­ca­dos finan­cie­ros que domi­nan las noti­cias eco­nó­mi­cas y las men­tes de la bur­gue­sía tam­bién domi­nan el libro – . Es nece­sa­rio eva­luar­lo en cam­bio en tér­mi­nos de cuán exi­to­sa­men­te reve­la las cone­xio­nes inter­nas.

De esta for­ma, creo que las bases sobre las cua­les El capi­tal es típi­ca­men­te des­es­ti­ma­do por haber per­di­do rele­van­cia o por ver­se dis­mi­nui­da, no resis­ten el aná­li­sis. Pero este argu­men­to nega­ti­vo no sig­ni­fi­ca de por sí que el libro man­ten­ga rele­van­cia; es nece­sa­rio pro­veer argu­men­tos posi­ti­vos para esto. Es cla­ro que un artícu­lo cor­to como este no pue­de hacer ente­ra jus­ti­cia a la cues­tión. Por lo tan­to me limi­ta­ré a bre­ves comen­ta­rios solo en algu­nos de los muchos aspec­tos del libro que me pare­ce que son de espe­cial rele­van­cia hoy.

La crí­ti­ca de otras ten­den­cias de izquier­da

El Capi­tal con­fron­ta algu­nas ideo­lo­gías que son muy simi­la­res a las de nues­tros días. Por un lado, com­ba­te la pers­pec­ti­va de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa de acuer­do a la cual “hubo his­to­ria, pero aho­ra ya no la hay”, como dice Marx de for­ma sarcástica[4]. En déca­das recien­tes esta pers­pec­ti­va fue revi­vi­da bajo la for­ma del man­tra de Mar­ga­ret That­cher: “no hay alter­na­ti­va”. El Capi­tal habla así direc­ta­men­te a una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los movi­mien­tos popu­la­res de la últi­ma déca­da y media, que decla­ra­ron que “otro mun­do es posi­ble”, ayu­dan­do a cla­ri­fi­car lo que debe ser cam­bia­do para tras­cen­der al capi­ta­lis­mo.

Pero el libro com­ba­te tam­bién la eco­no­mía polí­ti­ca de Pie­rre-Joseph Proudhon y otros izquier­dis­tas que sos­te­nían que las enfer­me­da­des del capi­ta­lis­mo podrían ser mejo­ra­das median­te refor­mas de las rela­cio­nes mone­ta­rias, comer­cia­les y finan­cie­ras, dejan­do al mis­mo tiem­po intac­to el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Esta dimen­sión de El capi­tal se vol­vió nue­va­men­te rele­van­te en años recien­tes, espe­cial­men­te a la luz de los esfuer­zos para pre­ve­nir pró­xi­mas cri­sis eco­nó­mi­cas median­te refor­mas del sis­te­ma finan­cie­ro.

Cuan­do se lo toma solo como una crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa, y no tam­bién como una crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca proudho­nis­ta, hay par­tes de El capi­tal que se vuel­ven ines­cru­ta­bles o inclu­so sin sen­ti­do. Con­si­de­re­mos por ejem­plo la sec­ción ter­ce­ra del capí­tu­lo 1, que ana­li­za “la for­ma de valor”. Esta sec­ción con­tie­ne una intrin­ca­da deri­va­ción dia­léc­ti­ca del dine­ro des­de la for­ma de la mer­can­cía; pero ¿cuál es el pun­to? Marx enfa­ti­za que esta deri­va­ción es cru­cial –“se tra­ta … de lle­var a cabo una tarea … dilu­ci­dar … seguir”[5]– pero, ¿por qué? La res­pues­ta, creo, es que está mos­tran­do que el inter­cam­bio mone­ta­rio es solo una con­se­cuen­cia, inevi­ta­ble, de la pro­duc­ción de mer­can­cías. En tan­to la pro­duc­ción de mer­can­cías se man­ten­ga, tam­bién debe­rán hacer­lo el dine­ro y los fla­ge­los socia­les aso­cia­dos con él. “Es nece­sa­rio ver­lo cla­ra­men­te para evi­tar tra­zar­se metas impo­si­bles, y para saber los lími­tes [de] las refor­mas mone­ta­rias y las trans­for­ma­cio­nes de la cir­cu­la­ción [inter­cam­bio mercantil]”[6]. Marx com­pa­ra el deseo proudho­nis­ta de abo­lir el dine­ro y al mis­mo tiem­po “eterniza[r] la pro­duc­ción de mer­can­cías” con el deseo de “abo­lir el papa­do y man­te­ner en pie el catolicismo”[7]. Ambas son impo­si­bles.

El hecho de que El capi­tal sea (entre otras cosas) una crí­ti­ca de las solu­cio­nes pro­pues­tas por otras ten­den­cias de izquier­da a los pro­ble­mas del capi­ta­lis­mo es algo que en gene­ral se omi­te. Los que lan­zan lla­ma­dos con­ti­nuos a uni­fi­car alre­de­dor de accio­nes comu­nes, pro­gra­mas o ideas que sean el “menor deno­mi­na­dor común” por lo gene­ral con­si­de­ran la espe­ci­fi­ci­dad de las ideas de Marx como algo dis­trac­ti­vo o que inter­fie­re con sus metas. Inclu­so cuan­do pare­cen valo­rar­lo de mane­ra favo­ra­ble, Marx se trans­for­ma en un ícono que dijo muy poco que sea dis­tin­ti­vo y nada que sea “ame­na­za­dor”. Otros quie­ren vin­cu­lar su nom­bre con pers­pec­ti­vas y pro­yec­tos que tie­nen más en común con las ten­den­cias que com­ba­tió que con sus pro­pias ideas. El pro­pio Marx, sin embar­go, bata­lló con­ti­nua­men­te por sus ideas espe­cí­fi­cas den­tro del movi­mien­to, espe­cial­men­te una vez que El capi­tal esta­ba publi­ca­do y acce­si­ble para que todos lo estu­dia­ran.

En 1875, los par­ti­dos “mar­xis­ta” (de Eise­nach) y las­sa­lleano en Ale­ma­nia se uni­fi­ca­ron sobre la base del Pro­gra­ma de Gotha. La crí­ti­ca de Marx a este pro­gra­ma se que­ja una y otra vez deque sus posi­cio­nes y deman­das no están a la altu­ra de las con­clu­sio­nes teó­ri­cas desa­rro­lla­das en El capi­tal. Este no era un ejer­ci­cio aca­dé­mi­co. Se opo­nía a la uni­fi­ca­ción de los par­ti­dos pre­ci­sa­men­te por­que encon­tra­ba las ideas del Pro­gra­ma erra­das e inade­cua­das. En par­ti­cu­lar, su lla­ma­do a una “jus­ta dis­tri­bu­ción” del ingre­so era lla­ma­ti­va­men­te cer­ca­na a la pers­pec­ti­va proudho­nis­ta que había com­ba­ti­do duran­te varias déca­das, en que apun­ta­ba a arre­glar la des­igual­dad del ingre­so al mis­mo tiem­po que deja­ba intac­tas las rela­cio­nes de pro­duc­ción vigen­tes, lo que Marx con­si­de­ra­ba impo­si­ble. No podía dejar que el deseo de la uni­dad inter­fi­rie­ra con la nece­si­dad de enten­der el mun­do correc­ta­men­te para poder cam­biar­lo efec­ti­va­men­te.

Per­so­ni­fi­ca­cio­nes del capi­tal

En el pró­lo­go a la pri­me­ra edi­ción del Tomo 1 de El capi­tal, Marx remar­có que aun­que “No pin­to de color de rosa, por cier­to, las figu­ras del capi­ta­lis­ta y el terra­te­nien­te”, tam­po­co las demo­ni­za ni cul­pa por los defec­tos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta: “aquí solo se tra­ta de per­so­nas en la medi­da en que son la per­so­ni­fi­ca­ción de cate­go­rías eco­nó­mi­cas, por­ta­do­res de deter­mi­na­das rela­cio­nes e intere­ses de cla­se. Mi pun­to de vis­ta … menos que nin­gún otro podría res­pon­sa­bi­li­zar al indi­vi­duo por rela­cio­nes de las cua­les él sigue sien­do social­men­te una criatura”[8]. Más ade­lan­te se refi­rió al “meca­nis­mo social, en el que dicho capi­ta­lis­ta no es más que una rue­da del engra­na­je … la com­pe­ten­cia impo­ne a cada capi­ta­lis­ta indi­vi­dual, como leyes coer­ci­ti­vas exter­nas, las leyes inma­nen­tes del modo de pro­duc­ción capitalista”[9]. Se com­por­tan de la mane­ra en que lo hacen por­que es como deben hacer­lo para man­te­ner­se como capi­ta­lis­tas en vez de ex capi­ta­lis­tas en quie­bra.

Creo que este pun­to de vis­ta es espe­cial­men­te per­ti­nen­te hoy, cuan­do even­tos como la recien­te cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal y otros defec­tos del capi­ta­lis­mo son regu­lar­men­te atri­bui­dos a la codi­cia de los capi­ta­lis­tas o al impul­so “neo­li­be­ral” a des­man­te­lar todos los obs­tácu­los que se opo­nen en el camino de per­mi­tir que los ricos se vuel­van aún más ricos. El sub­tex­to es cla­ra­men­te que los defec­tos del sis­te­ma actual pue­den ser arre­gla­dos reem­pla­zan­do las per­so­ni­fi­ca­cio­nes vigen­tes del capi­tal por un régi­men anti neo­li­be­ral que ten­ga un con­jun­to dife­ren­te de prio­ri­da­des.

Lo que se pasa por alto o es igno­ra­do acá son los argu­men­tos de Marx de que quie­nes están con­du­cien­do el sis­te­ma en cual­quier momen­to par­ti­cu­lar no están real­men­te en con­trol de la situa­ción. Lo que está real­men­te en con­trol son las “leyes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta”. Las per­so­ni­fi­ca­cio­nes indi­vi­dua­les del capi­tal –y esto inclu­ye per­so­ni­fi­ca­cio­nes atí­pi­cas tales como capi­ta­les esta­ta­les y empre­sas ges­tio­na­das por sus tra­ba­ja­do­res– deben ade­cuar­se a estas leyes o renun­ciar a su “con­trol”. La ley más impor­tan­te es la “ley del valor”, la deter­mi­na­ción del valor por el tiem­po de tra­ba­jo. Obli­ga a las empre­sas, quien sea que las posea o “con­tro­le”, a mini­mi­zar los cos­tos para man­te­ner­se com­pe­ti­ti­va y, por lo tan­to, a des­pe­dir a tra­ba­ja­do­res inefi­cien­tes o inne­ce­sa­rios, ace­le­rar la pro­duc­ción, man­te­ner con­di­cio­nes labo­ra­les inse­gu­ras, pro­du­cir en pos de la ganan­cia en vez de pro­du­cir para las nece­si­da­des, etc. Si estás en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no podés lan­zar así nomás una direc­ti­va de pro­du­cir para las nece­si­da­des, o una para abs­te­ner­se de des­pe­dir tra­ba­ja­do­res. Dis­mi­nuir los cos­tos es la cla­ve de la super­vi­ven­cia. Poner a gen­te dife­ren­te con dife­ren­tes prio­ri­da­des en el “con­trol” no des­ha­ce esta ley o el orden de leyes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Los defec­tos del sis­te­ma van a per­sis­tir has­ta que estas leyes se des­man­te­len.

La trans­for­ma­ción de los valo­res en pre­cios de pro­duc­ción

En el ter­cer tomo de El Capi­tal, Marx lidia, final­men­te, con el “mun­do real”; las for­mas en que las cate­go­rías y rela­cio­nes que ana­li­zó se “mani­fies­tan en la super­fi­cie de la socie­dad en la acción recí­pro­ca de los diver­sos capi­ta­les entre sí, en la com­pe­ten­cia y en la con­cien­cia habi­tual de los pro­pios agen­tes de la producción”[10]. Por ejem­plo, en vez de hablar de “el capi­ta­lis­ta” y el “plus­va­lor” que extrae del “tra­ba­ja­dor”, Marx ana­li­za a los capi­ta­les indus­tria­les, mer­can­ti­les, finan­cie­ros y terra­te­nien­tes, como gru­pos dis­tin­tos con intere­ses dife­ren­tes y dife­ren­tes tipos de ingre­sos: ganan­cia indus­trial, ganan­cia comer­cial, inte­rés y ren­ta. Aun­que el capi­ta­lis­mo no es des­crip­to toda­vía en su ple­na com­ple­ji­dad con­cre­ta, esta­mos a mun­dos de dis­tan­cia del Tomo I y su foco en el pro­ce­so direc­to de pro­duc­ción.

Sin embar­go, Marx mues­tra que este pun­to de vis­ta pri­vi­le­gia­do, más “rea­lis­ta”, menos “reduc­cio­nis­ta”, no cam­bia las con­clu­sio­nes a las que lle­gó en los pri­me­ros dos tomos. Como Raya Duna­yev­ka­ya remar­có astu­ta­men­te,

¿cuál es el gran resul­ta­do de apren­der todos los hechos de la vida? ¿Cómo han cam­bia­do las leyes que se levan­tan del estric­to pro­ce­so de pro­duc­ción que los eco­no­mis­tas aca­dé­mi­cos lla­man “abs­trac­to”? De nin­gu­na mane­ra. De nin­gu­na mane­ra. Al final … de todo esto, Marx nos con­du­ce de vuel­ta a eso en lo que se basa: la pro­duc­ción de valor y de plus­va­lor. Nos mues­tra que en el aná­li­sis final la suma de todos los pre­cios es igual a la suma de todos los valo­res. Don­de el tra­ba­ja­dor no ha crea­do nada, el capi­ta­lis­ta mani­pu­la­dor no pue­de obte­ner nada. La ganan­cia, inclu­so como plus­va­lor, no pro­vie­ne de la “pro­pie­dad” sino de la pro­duc­ción … Nada fun­da­men­tal ha cam­bia­do; nada en absoluto[11].

En el Capí­tu­lo 9 del Tomo 3 Marx dis­cu­te la trans­for­ma­ción de los valo­res en pre­cios de pro­duc­ción y la trans­for­ma­ción del plus­va­lor en “ganan­cia media”. Debi­do al mito de lar­ga data de que esta expli­ca­ción se ha pro­ba­do lógi­ca­men­te incon­sis­ten­te, y al carác­ter téc­ni­co, mate­má­ti­co, de las ale­ga­das prue­bas de incon­sis­ten­cia, así como al des­con­cer­tan­te des­plie­gue de supues­tas “solu­cio­nes” al “pro­ble­ma de la trans­for­ma­ción” –esto es, esfuer­zos para “corre­gir” la ale­ga­da incon­sis­ten­cia– el tema es fre­cuen­te­men­te toma­do a bur­la y des­es­ti­ma­do como inin­te­li­gi­ble y poco impor­tan­te. Sin embar­go este capí­tu­lo es cru­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que es acá, sobre todo, don­de Marx recon­fir­ma algu­nas de las más impor­tan­tes con­clu­sio­nes a las que arri­bó en El Capi­tal.

Las fir­mas indi­vi­dua­les pue­den ven­der sus pro­duc­tos por enci­ma de su valor real, y pue­den en con­se­cuen­cia rea­li­zar más ganan­cia que el plus­va­lor que crean. Sin embar­go en su expli­ca­ción de la trans­for­ma­ción en el capí­tu­lo 9, Marx mues­tra que en la eco­no­mía como un todo, el pre­cio total de todos los pro­duc­tos es igual que su valor total. En con­se­cuen­cia, la ganan­cia total es igual al plus­va­lor total extraí­do a los tra­ba­ja­do­res en el pro­ce­so direc­to de pro­duc­ción, y la tasa de ganan­cia de toda la eco­no­mía es –más allá de las dis­cre­pan­cias entre pre­cios y valo­res y entre ganan­cias y plus­va­lo­res– sim­ple­men­te el plus­va­lor total por dólar de capi­tal inver­ti­do. “Nada fun­da­men­tal ha cam­bia­do”.

En el Tomo 2, Marx adver­tía que

no se debe incu­rrir en el pro­ce­di­mien­to de Proudhon, imi­ta­do de la eco­no­mía bur­gue­sa, y enfo­car la cues­tión como si una socie­dad de modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción, al ser con­si­de­ra­da en blo­que, como tota­li­dad, hubie­ra de per­der su carác­ter his­tó­ri­co-eco­nó­mi­co espe­cí­fi­co. Por el con­tra­rio. Tene­mos que habér­nos­la enton­ces con el capi­ta­lis­ta colec­ti­vo [12].

Este es tam­bién el méto­do del Capí­tu­lo 9 del Tomo 3. Aun­que mayor­men­te este volu­men lidia con los capi­ta­lis­tas en su com­pe­ten­cia entre unos y otros, y con los intere­ses riva­les de dife­ren­tes frac­cio­nes de la cla­se capi­ta­lis­ta, el capí­tu­lo 9 se abs­trae de la com­pe­ten­cia y la mul­ti­pli­ci­dad de capi­ta­les. Regre­sa a la pers­pec­ti­va del capi­tal con­tra­pues­to al tra­ba­jo que ocu­pa­ba el lugar cen­tral en la dis­cu­sión del Tomo 1 sobre el pro­ce­so direc­to de pro­duc­ción –excep­to que aho­ra los agen­tes no son “el capi­ta­lis­ta” y “el tra­ba­ja­dor”, sino el capi­ta­lis­ta colec­ti­vo y el tra­ba­ja­dor colec­ti­vo – . Marx supo­ne que “las cin­co dife­ren­tes inver­sio­nes de capi­tal I‑V del ejem­plo ante­rior per­te­ne­cie­sen a una mis­ma per­so­na”. Ya sea que esta per­so­na regis­tre la ganan­cia don­de esta fue efec­ti­va­men­te extraí­da a los tra­ba­ja­do­res, o la atri­bu­ya a cada inver­sión en pro­por­ción a su tama­ño, “el pre­cio glo­bal de las mer­can­cías I‑V sería igual a su valor glo­bal … Y de este modo [ocu­rre] en la pro­pia socie­dad con­si­de­ran­do la tota­li­dad [con] las mer­can­cías producidas”[13]. Ya sea que la pro­pie­dad sea colec­ti­va o esté ato­mi­za­da, el resul­ta­do es el mis­mo.

Lo que para Marx daba al capi­ta­lis­mo su “carác­ter his­tó­ri­co y eco­nó­mi­co espe­cí­fi­co” es su modo de pro­duc­ción. Ya sea que este modo de pro­duc­ción apa­rez­ca bajo la for­ma de una socie­dad com­pe­ti­ti­va de pro­pie­ta­rios ato­mi­za­dos, o de una socie­dad colec­ti­vi­za­da en la que el capi­tal total “per­te­ne­cie­se a una mis­ma per­so­na”, su esen­cia que­da incam­bia­da. Así, como él mis­mo sos­te­nía, el prin­ci­pal pro­pó­si­to de la trans­for­ma­ción del capí­tu­lo 9 y del Tomo 3 como un todo, era mos­trar que la com­pe­ten­cia y la pro­pie­dad múl­ti­ple no alte­ra las leyes del valor y del plus­va­lor (Tomo 3, p. 1074). Solo alte­ran la for­ma en que estas leyes apa­re­cen; en la socie­dad como un todo se man­tie­nen exac­ta­men­te como las había desa­rro­lla­do en el Tomo 1.

La teo­ría de Marx sobre las cri­sis capi­ta­lis­tas

Las con­clu­sio­nes a las que lle­gó Marx en el capí­tu­lo 9 del Tomo 3 tam­bién son de impor­tan­cia cru­cial para su “ley de la baja ten­den­cial de la tasa de ganan­cia” y para su teo­ría de las cri­sis eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas, enrai­za­da en esta ley. En The Fai­lu­re of Capi­ta­list Pro­duc­tion y en otros tra­ba­jos sos­tu­ve que la caí­da duran­te déca­das de la tasa de ganan­cia de las cor­po­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas era la cau­sa sub­ya­cen­te e indi­rec­ta –pero no por eso menos impor­tan­te– de la Gran Rece­sión y su pro­lon­ga­da secue­la, y que casi toda la caí­da de la tasa de ganan­cia pue­de atri­buir­se al hecho de que el cre­ci­mien­to de la inver­sión de capi­tal superó el rit­mo de cre­ci­mien­to del empleo, jus­to lo que sos­tie­ne la ley de Marx.

El capí­tu­lo 9 es el pun­to fuer­te de la sec­ción segun­da del Tomo 3. La sec­ción siguien­te está dedi­ca­da a la ley de la baja ten­den­cial de la tasa de ganan­cia y la teo­ría de la cri­sis aso­cia­da –y por un buen moti­vo – . Marx no podría haber deri­va­do la ley con ante­la­ción a la demos­tra­ción del capí­tu­lo 9. Mues­tra que la “tasa de ganan­cia” tien­de a dis­mi­nuir debi­do al cam­bio tec­no­ló­gi­co aho­rra­ti­vo de tra­ba­jo. Pero es capaz de demos­trar­lo solo por­que “la tasa de ganan­cia” en cues­tión no se ve afec­ta­da por las múl­ti­ples dis­cre­pan­cias entre pre­cios y valo­res y entre ganan­cias y plus­va­lo­res. Es la tasa de ganan­cia del capi­ta­lis­ta colec­ti­vo (o de la cla­se capi­ta­lis­ta con­si­de­ra­da como un todo), y esta tasa de ganan­cia no es otra cosa –como mos­tró en el capí­tu­lo 9– que el plus­va­lor total por dólar de capi­tal inver­ti­do. En otras pala­bras, la ley de la baja ten­den­cia de la tasa de ganan­cia está enrai­za­da en un resul­ta­do cla­ve del Tomo 1, recon­fir­ma­do en el capí­tu­lo 9 del Tomo 3: la ganan­cia no pue­de ser mayor que el plus­va­lor crea­do por el plus­tra­ba­jo de los tra­ba­ja­do­res. Como seña­ló Marx en un manus­cri­to pre­pa­ra­to­rio:

Hemos vis­to que [la tasa de ganan­cia] es dife­ren­te para el capi­tal indi­vi­dual [que] la pro­por­ción entre el plus­va­lor total y la suma total del capi­tal ade­lan­ta­do. Pero tam­bién se demos­tró que con­si­de­ran­do el … capi­tal total de la cla­se capi­ta­lis­ta, la tasa de ganan­cia media no es otra que el plus­va­lor total rela­cio­na­do con –y cal­cu­la­do en base a– este capi­tal total … Acá, por lo tan­to, pisa­mos una vez más terreno fir­me, don­de, sin entrar en la com­pe­ten­cia entre múl­ti­ples capi­ta­les, pode­mos deri­var la ley gene­ral de la natu­ra­le­za gene­ral del capi­tal tal como ha sido desa­rro­lla­da has­ta aho­ra. Esta ley, y es la ley más impor­tan­te de la eco­no­mía polí­ti­ca, es que la tasa de ganan­cia tie­ne una ten­den­cia a caer con el pro­gre­so de la pro­duc­ción capitalista[14].

Tra­duc­ción: Este­ban Mer­ca­tan­te

Fuen­te: http://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com/

[1] Karl Marx, El capi­tal. Crí­ti­ca de la eco­no­mía Polí­ti­ca Tomo 2, Siglo XXI Edi­to­res, Méxi­co, 1976, p. 137.

[2] Ibí­dem.

[3] Car­ta a Lud­wig Kugel­mann, 11 de Julio 11 de 1868, http://​www​.mar​xists​.org.

[4] Karl Marx, El capi­tal. Crí­ti­ca de la eco­no­mía Polí­ti­ca Tomo 1, Siglo XXI Edi­to­res, Méxi­co, 1976, p. 99.

[5] Ibí­dem, p. 59.

[6] Karl Marx, Grun­dris­se. Ele­men­tos fun­da­men­ta­les para la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca Tomo 1, tra­duc­ción de la edi­ción en inglés de Nue­va York, Vin­ta­ge Books, 1973, p. 145.

[7] Karl Marx, El capi­tal Tomo 1, op. cit., p. 106.

[8] Ibí­dem, p. 8.

[9] Ibí­dem, p. 731.

[10] Karl Marx, El capi­tal. Crí­ti­ca de la eco­no­mía Polí­ti­ca Tomo 3, Siglo XXI Edi­to­res, Méxi­co, 1976, p. 30.

[11] Raya Duna­yevs­ka­ya, Mar­xism and Free­dom: From 1776 until today, Nue­va York, Huma­nity­Books, 2000, p. 141.

[12] Karl Marx, El capi­tal Tomo 2, op. cit., p. 529.

[13] Karl Marx, El capi­tal Tomo 3, op. cit., p. 201.

[14] Del manus­cri­to de 1861 – 1963, en Karl Marx y Fre­de­rick Engels, Collec­ted Works Vol. 33, Nue­va York, Inter­na­tio­nal Publishers, 1991, p. 104.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *