El pre­so polí­ti­co vas­co Ibon Goieas­koetxea ha sido agre­di­do en la cárcel

El pre­so polí­ti­co vas­co Ibon Goieas­koetxea (Ger­ni­ka) ha denun­cia­do haber reci­bi­do una pali­za a manos de res­pon­sa­bles de la cár­cel de Fleury-Méro­gis, don­de se encuen­tra pre­so, el 23 de abril. Lo denun­cio al día siguien­te. Esta gra­ví­si­ma vul­ne­ra­ción tie­ne su ori­gen en una visi­ta que dene­ga­ron a su her­mano allí mis­mo tras haber hecho el reco­rri­do. Goieas­koetxea trans­mi­tió su males­tar por no haber sido avi­sa­do con ante­la­ción y pidió expli­ca­cio­nes al res­pec­to con tran­qui­li­dad, pues­to que no podía admi­tir un «ata­que direc­to como aquel». Como pro­tes­ta expre­so su deci­sión de subir a la cel­da por su pro­pia cuenta.

Goieas­koetxea fue agre­di­do en la sala de regis­tro. El «acu­sa­do ner­vio­sis­mo» de una de las per­so­nas pre­sen­tes allí – cami­na­ba de un lado para otro sin cesar- y «tan­ta expec­ta­ción» – el direc­tor del cen­tro peni­ten­cia­rio se encon­tra­ba fue­ra, miran­do des­de el ven­ta­nu­co de la puer­ta jun­to con otros cua­tro car­ce­le­ros – hicie­ron sal­tar «la alar­ma roja» de Goieas­koetxea, que ha rela­ta­do en su denun­cia gol­pes y pata­das en la espal­da, rodi­llas y pier­nas, así como en la par­te pos­te­rior de la cabe­za, ade­más de retor­cer­le los bra­zos y las muñe­cas. Pos­te­rior­men­te, fue con­du­ci­do con espo­sas a la cel­da, don­de fue agre­di­do nue­va­men­te. El ata­que lo dejo san­gran­do. La difi­cul­tad para poner­se en pie pro­vo­có que se caye­ra, gol­peán­do­se la cabe­za con­tra la pared, cayen­do al sue­lo des­pués. Los gol­pes le pro­vo­ca­ron car­de­na­les en espal­da y hom­bros, y cor­tes en la frente.

Prohi­bi­ción de seis meses
Zigor Goieas­koetxea tie­ne prohi­bi­do visi­tar a su her­mano duran­te seis meses des­de el 9 de mar­zo. Sin embar­go, aún no se le ha expli­ca­do la razón de dicho veto, ni tam­po­co le ha sido noti­fi­ca­do de mane­ra correc­ta. Repa­ran­do a las fechas, pare­ce ser que pudie­ra tener ori­gen en un peque­ño inci­den­te sin impor­tan­cia, a pesar de que no se les comu­ni­co nada a los her­ma­nos. En el trans­cur­so de su últi­ma visi­ta, el 7 de mar­zo, Zigor se man­chó sin que­rer con la tin­ta ultra­vio­le­ta que se apli­ca a los pre­sos para evi­tar fugas al tocar la mano de su her­mano. Al fina­li­zar la visi­ta lo retu­vie­ron jun­to con su pare­ja has­ta com­pro­bar la iden­ti­dad de Ibon den­tro, median­te las hue­llas dac­ti­la­res, algo que Zigor e Ibon asu­mie­ron como un con­trol ruti­na­rio. Días des­pués, Ibon fue lla­ma­do e inte­rro­ga­do, acu­sán­do­le de estar pre­pa­ran­do una fuga, algo que él negó tajan­te­men­te. Preo­cu­pa­do por seme­jan­tes acu­sa­cio­nes, pidió reu­nir­se con el direc­tor de la cár­cel, para saber si había algu­na orden con­tra él o su her­mano. Le dije­ron que no.

A fina­les de mar­zo, no obs­tan­te, otro fami­liar se per­ca­tó de que la ficha para las visi­tas de Zigor tenía un «post-it» con algo escri­to en letra roja. Al pre­gun­tar por ello a los fun­cio­na­rios, no le res­pon­die­ron. Vis­to lo vis­to, Zigor deci­dió ade­lan­tar­se y tele­fo­near por pre­cau­ción al juz­ga­do cua­tro días antes de su visi­ta, para saber si habían reci­bi­do algu­na noti­fi­ca­ción al res­pec­to. Esta le dijo que no. Pero al lle­gar a Fleury le comu­ni­ca­ron que care­cía de per­mi­so, para aca­bar ente­rán­do­se que tenía una prohi­bi­ción para visi­tar a su her­mano de seis meses, del 9 de mar­zo al 9 de sep­tiem­bre. Zigor Goieas­koetxea exi­gió enton­ces un docu­men­to del juz­ga­do que lo con­fir­ma­ra pero lo úni­co que reci­bió fue la últi­ma hoja de un infor­me con su nom­bre a boli y el sello de la cár­cel aña­di­dos en el últi­mo momento.

Al día siguien­te vol­vió a per­so­nar­se en la cár­cel, des­pués de que el abo­ga­do fami­liar man­da­ra un fax. Des­de el cen­tro nega­ron haber reci­bi­do nada y le prohi­bie­ron la entra­da para reu­nir­se con los res­pon­sa­bles. Cin­co días más tar­de su her­mano Ibon fue agre­di­do. No es la pri­me­ra vez que le ocu­rre, tam­bién fue ata­ca­do hace un par de años en Ville­fran­che jun­to con otros presos.

Por si fue­ra poco, han reci­bi­do ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias por par­te del mis­mo cen­tro peni­ten­cia­rio. Por una par­te, comu­ni­ca­ron a Zigor haber­le envia­do una noti­fi­ca­ción a su anti­gua direc­ción, pero no han apor­ta­do la car­ta que debe­ría haber sido devuel­ta al remi­ten­te al no hallar al des­ti­na­ta­rio. Y por otra, sin embar­go, uno de los res­pon­sa­bles de Fleury indi­co a Zigor que la cár­cel jamás envía noti­fi­ca­ción algu­na. La abo­ga­da de la fami­lia ha remi­ti­do un escri­to al pro­cu­ra­dor para pedir expli­ca­cio­nes, tras lo cual valo­ra­ran tomar accio­nes lega­les o no.

El pre­so polí­ti­co Xabier Itur­bi­de que se encuen­tra en el segun­do módu­lo jun­to a Ibon Goieas­koetxea, ha acce­di­do tam­bién por su cuen­ta a la cel­da de cas­ti­go en soli­da­ri­dad con él. Debe­rían salir esta sema­na los dos. Una vez más, des­de Etxe­rat que­re­mos denun­ciar el dere­cho de infor­ma­ción de las fami­lias, el de tener con­tac­to y el dere­cho a no reci­bir malos tra­tos, ade­más de exi­gir su res­pe­to abso­lu­to, dere­chos tan bási­cos que tene­mos que pelear tan dura­men­te por defenderlos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *