El ciclo mens­trual: Un cuen­ti­co que debes leer- Miran­da Arenas

b_250_0_16777215_00_images_menstratuation2.jpg

El pri­mer día de la mens­trua­ción, se ini­cia el ciclo mens­trual. El inter­va­lo pro­me­dio entre dos perio­dos es, por lo gene­ral de 28 días, sin embar­go, el ciclo pue­de ser de 20 a 35 días, esto varía en cada mujer. Exis­ten muje­res con un ciclo mens­trual regu­lar, es decir, que el inter­va­lo entre dos perío­dos es cons­tan­te. Sin embar­go, tam­bién hay muje­res con un ciclo mens­trual irre­gu­lar, don­de el inter­va­lo tien­de a variar cada mes.

En el ini­cio del ciclo, las célu­las ovu­la­res, se encuen­tran rodea­das por una del­ga­da capa celu­lar en los ova­rios. Cada mes madu­ra una de estas célu­las. La capa celu­lar se con­vier­te en el folícu­lo ová­ri­co que apro­xi­ma­da­men­te dos sema­nas antes del perío­do mens­trual, se abre en la super­fi­cie del ova­rio, pro­du­cién­do­se la ovu­la­ción. Duran­te esta fase, la pro­duc­ción del ova­rio de la hor­mo­na estró­geno, lle­ga al pun­to más alto. El ova­rio con­ti­núa pro­du­cien­do estró­geno has­ta unos días antes de ter­mi­nar el ciclo, evi­tan­do que un nue­vo óvu­lo aun se desa­rro­lle en el ovario.

El óvu­lo expul­sa­do pasa a las trom­pas de Falo­pio y empie­za su reco­rri­do por estas, has­ta lle­gar al úte­ro. Es en las trom­pas de Falo­pio don­de ocu­rre la unión entre el óvu­lo con el esper­ma­to­zoi­de (fecun­da­ción).

El folícu­lo ová­ri­co, lue­go de la ovu­la­ción, se con­vier­te en el “cuer­po ama­ri­llo”, el cual cons­ti­tu­ye la glán­du­la hor­mo­nal feme­ni­na. Esta glán­du­la pro­du­ce la hor­mo­na pro­ges­te­ro­na que con­tro­la la varia­ción de la muco­sa ute­ri­na. El cre­ci­mien­to de la pared ute­ri­na se ini­cia 5 a 7 días des­pués de la mens­trua­ción y con­ti­núa su cre­ci­mien­to has­ta 5 o 7 días des­pués de la ovu­la­ción. El cre­ci­mien­to de la pared ute­ri­na sir­ve para que el óvu­lo fecun­da­do se implan­te en esta y pue­da desarrollarse.

Si el óvu­lo no es fecun­da­do entre 24 y 48 horas des­pués de ocu­rri­da la ovu­la­ción, el óvu­lo mue­re. Días más tar­de, las pare­des de este se rom­pen cau­san­do su desin­te­gra­ción. En reac­ción a este even­to, el “cuer­po ama­ri­llo” empie­za a con­traer­se y deja de pro­du­cir la pro­ges­te­ro­na, así mis­mo el ova­rio deja de pro­du­cir el estró­geno. El úte­ro reac­cio­na a este pau­la­tino decre­ci­mien­to hor­mo­nal, lo que pro­vo­ca una con­trac­ción de los vasos san­guí­neos cau­san­do que la pared ute­ri­na comien­ce a ser eli­mi­na­da. Cuan­do la con­trac­ción cesa, la san­gre y la muco­sa es eli­mi­na­da, esto se cono­ce como la mens­trua­ción (tu Luna).

Tu Luna pue­de tener una dura­ción de 2 a 6 días, sien­do 4 días el tiem­po pro­me­dio. Por últi­mo, al decaer el nivel hor­mo­nal, esto esti­mu­la nue­va­men­te los folícu­los y el desa­rro­llo de un nue­vo óvu­lo, lo que ini­cia nue­va­men­te el ciclo menstrual.

Es impor­tan­te men­cio­nar que los even­tos rela­cio­na­dos al ciclo mens­trual no son cons­tan­tes y tien­den a variar de mujer a mujer, y de perío­do a perío­do. Estos inclu­yen el día de la ovu­la­ción, perio­do de fer­ti­li­dad, dura­ción de la mens­trua­ción, etc.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *