A 70 años del triun­fo con­tra el fas­cis­mo- Gil­ber­to López y Rivas

Este 8 de mayo se cele­bra­rá el 70 ani­ver­sa­rio del triun­fo de los pue­blos del mun­do sobre el nazi-fas­cis­mo, y en par­ti­cu­lar, se recor­da­rá­la vic­to­ria sobre Ale­ma­nia del pue­blo sovié­ti­co, deter­mi­nan­te en esta ges­ta his­tó­ri­ca. En las actua­les cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les en el ámbi­to pla­ne­ta­rio, este ani­ver­sa­rio cobra un sig­ni­fi­ca­do espe­cial, dadas las ame­na­zas cons­tan­tes a la paz­por par­te del capi­ta­lis­mo colec­ti­vo enca­be­za­do por Esta­dos Uni­dos y la posi­bi­li­dad real de una nue­va con­tien­da béli­ca de dimen­sio­nes pla­ne­ta­rias, que sería la últi­ma que la huma­ni­dad libra­se.

La Segun­da Gue­rra Mun­dial tie­ne como res­pon­sa­bles no sólo a los fas­cis­tas ale­ma­nes, ita­lia­nos y japo­ne­ses, quie­nes desean­do un nue­vo repar­to del mun­do des­en­ca­de­na­ron la tra­ge­dia béli­ca más terri­ble que regis­tra la his­to­ria; tam­bién es nece­sa­rio seña­lar la res­pon­sa­bi­li­dad mani­fies­ta de los impe­ria­lis­tas ingle­ses, esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses en el esta­lli­do de la gue­rra. Sus gobier­nos esti­mu­la­ron y per­mi­tie­ron el rear­me de Ale­ma­nia; sola­pa­ron el cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so de sus fuer­zas arma­das e invo­ca­ron una pre­ten­di­da neu­tra­li­dad fren­te a las agre­sio­nes fas­cis­tas a Etio­pía en 1935, a Espa­ña en 1936, a Aus­tria y Che­cos­lo­va­quia en 1938 y a Polo­nia en 1939.

Méxi­co, por haber sido país de aco­gi­da del exi­lio repu­bli­cano, cono­ció de pri­me­ra mano el cri­men que los fas­cis­tas come­tie­ron con­tra la Repú­bli­ca Espa­ño­la y el papel que jugó el Comi­té de no Inter­ven­ción que los gobier­nos de Ingla­te­rra, Fran­cia y Esta­dos Uni­dos crea­ron para encu­brir su cla­ra com­pli­ci­dad en ese cri­men. En Espa­ña, los fas­cis­tas pusie­ron a prue­ba sus nue­vas armas, sus méto­dos masi­vos de exter­mi­nio y toda la expe­rien­cia espa­ño­la se cons­ti­tu­yó así en la adver­ten­cia de lo que sería el “orden fas­cis­ta” en Euro­pa. Tam­bién Espa­ña se con­vir­tió en la cla­ri­na­da que aler­ta­ba a los fas­cis­tas sobre el indo­ble­ga­ble espí­ri­tu de lucha de un pue­blo y la fra­ter­na soli­da­ri­dad de los inter­na­cio­na­lis­tas de todos los pue­blos del mun­do. Este 8 de mayo se recor­da­rá a los y las com­ba­tien­tes de todos los pue­blos de Espa­ña que nutrie­ron de espí­ri­tu anti­fas­cis­ta y de amor por la cau­sa popu­lar a toda una gene­ra­ción de lucha­do­res con­tra el fas­cis­mo.

Todas las agre­sio­nes fas­cis­tas de la pre­gue­rra que­da­ron impu­nes y, con ello, se per­mi­tió que los sue­ños de expan­sión mun­dial de las poten­cias del Eje se tor­na­ran cruel reali­dad. Los gobier­nos inglés y fran­cés pasa­ron por enci­ma de acuer­dos inter­na­cio­na­les de mutua defen­sa con Polo­nia y Che­cos­lo­va­quia, y de la volun­tad de sus pue­blos, per­mi­tien­do la ocu­pa­ción nazi de esos paí­ses.

Des­ta­co estos acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos por­que la his­to­rio­gra­fía impe­ria­lis­ta se ha encar­ga­do de pro­pa­gar una ima­gen ter­gi­ver­sa­da sobre las cau­sas que pro­vo­ca­ron la segun­da gue­rra mun­dial, pre­ten­dien­do colo­car la res­pon­sa­bi­li­dad en la psi­co­pa­tía de un indi­vi­duo. Recu­rrien­do, como lo hacen fre­cuen­te­men­te, al psi­co­lo­gis­mo, pro­cu­ran hacer creer que Hitler y el ape­ti­to de poder de una cama­ri­lla de faná­ti­cos des­equi­li­bra­dos fue­ron la cau­sa de la gue­rra. Hoy como ayer, los cau­san­tes de la gue­rra son los capi­ta­lis­tas, los mono­po­lios que lucran con la muer­te de millo­nes, las cor­po­ra­cio­nes pro­duc­to­ras de arma­men­to, las socie­da­des anó­ni­mas que invier­ten en el pin­güe nego­cio de la gue­rra. Socios ale­ma­nes, ingle­ses, fran­ce­ses y esta­dou­ni­den­ses se bene­fi­cia­ron por igual con la matan­za de los pue­blos.

“Las ins­ta­la­cio­nes para las cáma­ras de gas en las “fábri­cas de la muer­te” fas­cis­tas fue­ron ven­di­das por fir­mas ale­ma­nas estre­cha­men­te liga­das a mono­po­lios yan­quis, Los “carros de la muer­te” se pro­du­je­ron en las fábri­cas a ale­ma­nas per­te­ne­cien­tes a la Ford y a la Gene­ral Motors. El Bank of Inter­na­tio­nal Settle­ments de Basi­lea, cuyo direc­tor era el ban­que­ro neo­yor­kino Tomas Mac­ki­tric, com­pra­ba al Reich Bank Ale­mán el oro roba­do por los hitle­ria­nos, así como los dien­tes de oro de las per­so­nas ase­si­na­das en los cam­pos de con­cen­tra­ción.” (V. Israe­lian­Ni­co­laev. La segun­da gue­rra mun­dial. Méxi­co: Edi­to­rial Car­ta­go, 1980, p. 104)

¿Qué pre­ten­dían los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e Ingla­te­rra con esta com­pli­ci­dad con la Ale­ma­nia fas­cis­ta de la pre­gue­rra?

En pri­mer lugar, se bus­ca­ba diri­gir la maqui­na­ria béli­ca ale­ma­na hacia el Este, hacia la Unión Sovié­ti­ca. Se que­ría rea­li­zar lo que no fue posi­ble en los años que siguie­ron a la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, cuan­do todas las poten­cias impe­ria­lis­tas ase­dia­ban a la joven repú­bli­ca de los Soviets. Todos los inter­ven­cio­nis­tas coin­ci­dían en su odio de cla­se hacía el socia­lis­mo. Igual­men­te, a lo lar­go de toda la con­tien­da béli­ca de 1939 a 1945, el anti­so­vie­tis­mo y el anti­co­mu­nis­mo estu­vie­ron pre­sen­tes como fac­tor sub­ya­cen­te en la sin­gu­lar con­duc­ción de la gue­rra por par­te de los alia­dos de la Coa­li­ción Anti hitle­ria­na. El retra­so en la aper­tu­ra del Segun­do Fren­te has­ta el año 1944 (cuan­do ya el cur­so de la gue­rra se había deci­di­do en el fren­te sovié­ti­co) y la sis­te­má­ti­ca polí­ti­ca de accio­nes mili­ta­res peque­ñas, tenían por obje­to lograr el des­gas­te y la derro­ta de la Unión Sovié­ti­ca.

Es tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va para las luchas actua­les de los pue­blos con­tra el des­po­jo y la reco­lo­ni­za­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral, ana­li­zar la expe­rien­cia his­tó­ri­ca que se pre­sen­ta en esta Segun­da Gue­rra Mun­dial: la trai­ción nacio­nal de la mayo­ría de los gobier­nos capi­ta­lis­tas de Euro­pa ante el ata­que y la ocu­pa­ción fas­cis­tas. La entre­ga que la bur­gue­sía hace de sus pro­pias nacio­nes en aras de pro­te­ger sus intere­ses de cla­se. El maris­cal Phi­lip­pe Pétain, el cola­bo­ra­cio­nis­ta jefe de gobierno que entre­ga Fran­cia a los ale­ma­nes, repre­sen­ta cabal­men­te la polí­ti­ca segui­da por la mayo­ría de los gobier­nos euro­peos esta­ble­ci­dos que, uno a uno, fue­ron some­tién­do­se dócil­men­te a los nazis, ins­ta­lán­do­se gobier­nos de ocu­pa­ción en los que estos cola­bo­ra­cio­nis­tas desem­pe­ña­rían un impor­tan­te papel en la repre­sión bru­tal y en la domi­na­ción de sus pro­pios pue­blos. Los ejér­ci­tos bur­gue­ses ofre­cie­ron una resis­ten­cia míni­ma o sim­bó­li­ca y se des­mo­ro­na­ron ante el ata­que fas­cis­ta. Esta acti­tud capi­tu­la­do­ra y entre­guis­ta de los regí­me­nes capi­ta­lis­tas euro­peos mues­tra níti­da­men­te la ten­den­cia his­tó­ri­ca de la actual fase de trans­na­cio­na­li­za­ción neo­li­be­ral, en el sen­ti­do de que los gru­pos domi­nan­tes no repre­sen­tan más el inte­rés nacio­nal y con­for­man gobier­nos que Marx con­si­de­ra­ba de “trai­ción nacio­nal”, como se demues­tra níti­da­men­te en el caso de Méxi­co.

Por el con­tra­rio, duran­te el ini­cio y el desa­rro­llo de la gue­rra, espe­cial­men­te las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y un sec­tor impor­tan­te de los inte­lec­tua­les, par­ti­ci­pan acti­va­men­te en la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta. Pre­ci­sa­men­te, la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los pue­blos y el peso deci­si­vo del pue­blo sovié­ti­co, en par­ti­cu­lar, van cam­bian­do la natu­ra­le­za de la gue­rra: de inter-impe­ria­lis­ta se tras­for­ma en una gue­rra popu­lar, anti­fas­cis­ta, jus­ta y nece­sa­ria has­ta la derro­ta del fas­cis­mo.

En esta gue­rra de los pue­blos con­tra el fas­cis­mo, los comu­nis­tas, espe­cial­men­te, jun­to con otros agru­pa­mien­tos de diver­sas ideo­lo­gías, inter­vie­nen direc­ta­men­te en la orga­ni­za­ción de des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros y de resis­ten­cia: efec­túan labo­res de sabo­ta­je y ajus­ti­cia­mien­to en la reta­guar­dia de los fas­cis­tas, man­te­nien­do viva la iden­ti­dad y la dig­ni­dad nacio­na­les fren­te a los inva­so­res. Asi­mis­mo, los comu­nis­tas inte­gran ese otro ejér­ci­to de com­ba­tien­tes anó­ni­mos que efec­tua­ban inapre­cia­bles tra­ba­jos de infor­ma­ción y de inte­li­gen­cia en las mis­mas filas del enemi­go. Cien­tos de hom­bres y muje­res a quie­nes tocó luchar en este sin­gu­lar “fren­te interno”, en el que la mayo­ría cayó en manos de los tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos. Com­ba­tien­tes como el comu­nis­ta ale­mán Richard Sor­ge y del comu­nis­ta pola­co Leo­pol­do Trep­per; y la de todos aque­llos que como ellos no eran espías pro­fe­sio­na­les a suel­do, mer­ce­na­rios de los apa­ra­tos de inte­li­gen­cia y sub­ver­sión capi­ta­lis­tas, sino modes­tos y vale­ro­sos revo­lu­cio­na­rios que lucha­ron y murie­ron por la cau­sa del pue­blo y el socia­lis­mo.

Los tra­ba­jos con­ti­nuos de 70 años de los pode­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción masi­va influen­cia­dos y con­tro­la­dos por la con­cep­ción impe­ria­lis­ta del mun­do pre­ten­den ter­gi­ver­sar esta his­to­ria. Se pro­du­ce pelí­cu­la tras pelí­cu­la, serie tras serie de tele­vi­sión en las que se pre­sen­ta a los ejér­ci­tos alia­dos, espe­cial­men­te al de Esta­dos Uni­dos, como la fuer­za mili­tar que derro­tó a Ale­ma­nia. La acción mili­tar que se ini­cia con el des­em­bar­co alia­do en Nor­man­día apa­re­ce como el acon­te­ci­mien­to más impor­tan­te de la Segun­da Gue­rra, inten­tan­do con estas mani­pu­la­cio­nes igno­rar la con­tri­bu­ción del pue­blo sovié­ti­co y los gran­des sacri­fi­cios de los pue­blos de la Euro­pa ocu­pa­da.

La Unión Sovié­ti­ca, inde­pen­dien­te­men­te del fenó­meno del esta­li­nis­mo, cons­ti­tu­yó, sin lugar a dudas, el fac­tor deci­si­vo en la derro­ta del fas­cis­mo. Sus fuer­zas arma­das se enfren­ta­ron a lo lar­go de la gue­rra al grue­so del apa­ra­to mili­tar nazi fas­cis­ta y des­pués de las vic­to­rias de Mos­cú, Sta­lin­gra­do, Kursk y Lenin­gra­do, se pue­de afir­mar que los fas­cis­tas habían sido estra­té­gi­ca­men­te derro­ta­dos. Los más de 20 millo­nes de muer­tos, civi­les y mili­ta­res, dan cuen­ta del peso de los pue­blos de la otro­ra Unión Sovié­ti­ca en este con­flic­to béli­co.

Este es un hecho his­tó­ri­co que segu­ra­men­te será silen­cia­do por los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­lis­tas duran­te este 70 ani­ver­sa­rio, como será con­ve­nien­te­men­te ocul­ta­do que en aque­llos paí­ses que fue­ron ocu­pa­dos por los alia­dos occi­den­ta­les, sus gobier­nos se opu­sie­ron enér­gi­ca­men­te a las aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas y tras­for­ma­do­ras por las que los pue­blos habían lucha­do, res­tau­ran­do inme­dia­ta­men­te el orden de cosas con­ve­nien­te para el capi­ta­lis­mo, impo­nien­do una ali­nea­ción mili­tar que resul­tó en la agre­si­va OTAN, ya en ple­na “gue­rra fría”. Asi­mis­mo, el gobierno de Esta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar, sos­tu­vo una polí­ti­ca bene­vo­len­te con cri­mi­na­les de gue­rra fas­cis­tas, otor­gán­do­les pro­tec­ción, asi­lo, y has­ta uti­li­zán­do­los en sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, en sus cen­tros cien­tí­fi­cos de inves­ti­ga­ción con fines béli­cos y como ase­so­res de los regí­me­nes dic­ta­to­ria­les de Nues­tra Amé­ri­ca y de otros con­ti­nen­tes. El fas­cis­mo de ayer, se da la mano con el fas­cis­mo de hoy, como se obser­va en Ucra­nia, y en nume­ro­sos paí­ses euro­peos don­de han resur­gi­do abier­ta­men­te gru­pos de neo-nazis que gozan, como los nazis de ayer, de la tole­ran­cia de los gobier­nos euro­peos y esta­dou­ni­den­se.

Duran­te estos 70 años de pos­gue­rra, la huma­ni­dad ha vivi­do un perio­do en el que si bien es cier­to que no ha habi­do una nue­va con­fla­gra­ción mun­dial, los pue­blos han sufri­do múl­ti­ples agre­sio­nes mili­ta­res, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y del lla­ma­do de amplio espec­tro por par­te de los impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses y sus cóm­pli­ces euro­peos.

En Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar, se ha deja­do sen­tir de mane­ra direc­ta la agre­sión del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Nues­tra his­to­ria está mar­ca­da por la pre­sen­cia inje­ren­cis­ta de Esta­dos Uni­dos, y por la acción actual de una reco­lo­ni­za­ción que es con­si­de­ra­da como una ocu­pa­ción, con sus cola­bo­ra­cio­nis­tas y resis­ten­tes. Apren­der de la lucha anti­fas­cis­ta es pri­mor­dial, a los 70 años de la capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal del ejér­ci­to ale­mán ante el Ejér­ci­to Rojo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *