A 70 años del triun­fo con­tra el fas­cis­mo- Gil­ber­to López y Rivas

Este 8 de mayo se cele­bra­rá el 70 ani­ver­sa­rio del triun­fo de los pue­blos del mun­do sobre el nazi-fas­cis­mo, y en par­ti­cu­lar, se recor­da­rá­la vic­to­ria sobre Ale­ma­nia del pue­blo sovié­ti­co, deter­mi­nan­te en esta ges­ta his­tó­ri­ca. En las actua­les cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les en el ámbi­to pla­ne­ta­rio, este ani­ver­sa­rio cobra un sig­ni­fi­ca­do espe­cial, dadas las ame­na­zas cons­tan­tes a la paz­por par­te del capi­ta­lis­mo colec­ti­vo enca­be­za­do por Esta­dos Uni­dos y la posi­bi­li­dad real de una nue­va con­tien­da béli­ca de dimen­sio­nes pla­ne­ta­rias, que sería la últi­ma que la huma­ni­dad librase.

La Segun­da Gue­rra Mun­dial tie­ne como res­pon­sa­bles no sólo a los fas­cis­tas ale­ma­nes, ita­lia­nos y japo­ne­ses, quie­nes desean­do un nue­vo repar­to del mun­do des­en­ca­de­na­ron la tra­ge­dia béli­ca más terri­ble que regis­tra la his­to­ria; tam­bién es nece­sa­rio seña­lar la res­pon­sa­bi­li­dad mani­fies­ta de los impe­ria­lis­tas ingle­ses, esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses en el esta­lli­do de la gue­rra. Sus gobier­nos esti­mu­la­ron y per­mi­tie­ron el rear­me de Ale­ma­nia; sola­pa­ron el cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so de sus fuer­zas arma­das e invo­ca­ron una pre­ten­di­da neu­tra­li­dad fren­te a las agre­sio­nes fas­cis­tas a Etio­pía en 1935, a Espa­ña en 1936, a Aus­tria y Che­cos­lo­va­quia en 1938 y a Polo­nia en 1939.

Méxi­co, por haber sido país de aco­gi­da del exi­lio repu­bli­cano, cono­ció de pri­me­ra mano el cri­men que los fas­cis­tas come­tie­ron con­tra la Repú­bli­ca Espa­ño­la y el papel que jugó el Comi­té de no Inter­ven­ción que los gobier­nos de Ingla­te­rra, Fran­cia y Esta­dos Uni­dos crea­ron para encu­brir su cla­ra com­pli­ci­dad en ese cri­men. En Espa­ña, los fas­cis­tas pusie­ron a prue­ba sus nue­vas armas, sus méto­dos masi­vos de exter­mi­nio y toda la expe­rien­cia espa­ño­la se cons­ti­tu­yó así en la adver­ten­cia de lo que sería el “orden fas­cis­ta” en Euro­pa. Tam­bién Espa­ña se con­vir­tió en la cla­ri­na­da que aler­ta­ba a los fas­cis­tas sobre el indo­ble­ga­ble espí­ri­tu de lucha de un pue­blo y la fra­ter­na soli­da­ri­dad de los inter­na­cio­na­lis­tas de todos los pue­blos del mun­do. Este 8 de mayo se recor­da­rá a los y las com­ba­tien­tes de todos los pue­blos de Espa­ña que nutrie­ron de espí­ri­tu anti­fas­cis­ta y de amor por la cau­sa popu­lar a toda una gene­ra­ción de lucha­do­res con­tra el fascismo.

Todas las agre­sio­nes fas­cis­tas de la pre­gue­rra que­da­ron impu­nes y, con ello, se per­mi­tió que los sue­ños de expan­sión mun­dial de las poten­cias del Eje se tor­na­ran cruel reali­dad. Los gobier­nos inglés y fran­cés pasa­ron por enci­ma de acuer­dos inter­na­cio­na­les de mutua defen­sa con Polo­nia y Che­cos­lo­va­quia, y de la volun­tad de sus pue­blos, per­mi­tien­do la ocu­pa­ción nazi de esos países.

Des­ta­co estos acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos por­que la his­to­rio­gra­fía impe­ria­lis­ta se ha encar­ga­do de pro­pa­gar una ima­gen ter­gi­ver­sa­da sobre las cau­sas que pro­vo­ca­ron la segun­da gue­rra mun­dial, pre­ten­dien­do colo­car la res­pon­sa­bi­li­dad en la psi­co­pa­tía de un indi­vi­duo. Recu­rrien­do, como lo hacen fre­cuen­te­men­te, al psi­co­lo­gis­mo, pro­cu­ran hacer creer que Hitler y el ape­ti­to de poder de una cama­ri­lla de faná­ti­cos des­equi­li­bra­dos fue­ron la cau­sa de la gue­rra. Hoy como ayer, los cau­san­tes de la gue­rra son los capi­ta­lis­tas, los mono­po­lios que lucran con la muer­te de millo­nes, las cor­po­ra­cio­nes pro­duc­to­ras de arma­men­to, las socie­da­des anó­ni­mas que invier­ten en el pin­güe nego­cio de la gue­rra. Socios ale­ma­nes, ingle­ses, fran­ce­ses y esta­dou­ni­den­ses se bene­fi­cia­ron por igual con la matan­za de los pueblos.

“Las ins­ta­la­cio­nes para las cáma­ras de gas en las “fábri­cas de la muer­te” fas­cis­tas fue­ron ven­di­das por fir­mas ale­ma­nas estre­cha­men­te liga­das a mono­po­lios yan­quis, Los “carros de la muer­te” se pro­du­je­ron en las fábri­cas a ale­ma­nas per­te­ne­cien­tes a la Ford y a la Gene­ral Motors. El Bank of Inter­na­tio­nal Settle­ments de Basi­lea, cuyo direc­tor era el ban­que­ro neo­yor­kino Tomas Mac­ki­tric, com­pra­ba al Reich Bank Ale­mán el oro roba­do por los hitle­ria­nos, así como los dien­tes de oro de las per­so­nas ase­si­na­das en los cam­pos de con­cen­tra­ción.” (V. Israe­lian­Ni­co­laev. La segun­da gue­rra mun­dial. Méxi­co: Edi­to­rial Car­ta­go, 1980, p. 104)

¿Qué pre­ten­dían los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e Ingla­te­rra con esta com­pli­ci­dad con la Ale­ma­nia fas­cis­ta de la preguerra?

En pri­mer lugar, se bus­ca­ba diri­gir la maqui­na­ria béli­ca ale­ma­na hacia el Este, hacia la Unión Sovié­ti­ca. Se que­ría rea­li­zar lo que no fue posi­ble en los años que siguie­ron a la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, cuan­do todas las poten­cias impe­ria­lis­tas ase­dia­ban a la joven repú­bli­ca de los Soviets. Todos los inter­ven­cio­nis­tas coin­ci­dían en su odio de cla­se hacía el socia­lis­mo. Igual­men­te, a lo lar­go de toda la con­tien­da béli­ca de 1939 a 1945, el anti­so­vie­tis­mo y el anti­co­mu­nis­mo estu­vie­ron pre­sen­tes como fac­tor sub­ya­cen­te en la sin­gu­lar con­duc­ción de la gue­rra por par­te de los alia­dos de la Coa­li­ción Anti hitle­ria­na. El retra­so en la aper­tu­ra del Segun­do Fren­te has­ta el año 1944 (cuan­do ya el cur­so de la gue­rra se había deci­di­do en el fren­te sovié­ti­co) y la sis­te­má­ti­ca polí­ti­ca de accio­nes mili­ta­res peque­ñas, tenían por obje­to lograr el des­gas­te y la derro­ta de la Unión Soviética.

Es tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va para las luchas actua­les de los pue­blos con­tra el des­po­jo y la reco­lo­ni­za­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral, ana­li­zar la expe­rien­cia his­tó­ri­ca que se pre­sen­ta en esta Segun­da Gue­rra Mun­dial: la trai­ción nacio­nal de la mayo­ría de los gobier­nos capi­ta­lis­tas de Euro­pa ante el ata­que y la ocu­pa­ción fas­cis­tas. La entre­ga que la bur­gue­sía hace de sus pro­pias nacio­nes en aras de pro­te­ger sus intere­ses de cla­se. El maris­cal Phi­lip­pe Pétain, el cola­bo­ra­cio­nis­ta jefe de gobierno que entre­ga Fran­cia a los ale­ma­nes, repre­sen­ta cabal­men­te la polí­ti­ca segui­da por la mayo­ría de los gobier­nos euro­peos esta­ble­ci­dos que, uno a uno, fue­ron some­tién­do­se dócil­men­te a los nazis, ins­ta­lán­do­se gobier­nos de ocu­pa­ción en los que estos cola­bo­ra­cio­nis­tas desem­pe­ña­rían un impor­tan­te papel en la repre­sión bru­tal y en la domi­na­ción de sus pro­pios pue­blos. Los ejér­ci­tos bur­gue­ses ofre­cie­ron una resis­ten­cia míni­ma o sim­bó­li­ca y se des­mo­ro­na­ron ante el ata­que fas­cis­ta. Esta acti­tud capi­tu­la­do­ra y entre­guis­ta de los regí­me­nes capi­ta­lis­tas euro­peos mues­tra níti­da­men­te la ten­den­cia his­tó­ri­ca de la actual fase de trans­na­cio­na­li­za­ción neo­li­be­ral, en el sen­ti­do de que los gru­pos domi­nan­tes no repre­sen­tan más el inte­rés nacio­nal y con­for­man gobier­nos que Marx con­si­de­ra­ba de “trai­ción nacio­nal”, como se demues­tra níti­da­men­te en el caso de México.

Por el con­tra­rio, duran­te el ini­cio y el desa­rro­llo de la gue­rra, espe­cial­men­te las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y un sec­tor impor­tan­te de los inte­lec­tua­les, par­ti­ci­pan acti­va­men­te en la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta. Pre­ci­sa­men­te, la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los pue­blos y el peso deci­si­vo del pue­blo sovié­ti­co, en par­ti­cu­lar, van cam­bian­do la natu­ra­le­za de la gue­rra: de inter-impe­ria­lis­ta se tras­for­ma en una gue­rra popu­lar, anti­fas­cis­ta, jus­ta y nece­sa­ria has­ta la derro­ta del fascismo.

En esta gue­rra de los pue­blos con­tra el fas­cis­mo, los comu­nis­tas, espe­cial­men­te, jun­to con otros agru­pa­mien­tos de diver­sas ideo­lo­gías, inter­vie­nen direc­ta­men­te en la orga­ni­za­ción de des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros y de resis­ten­cia: efec­túan labo­res de sabo­ta­je y ajus­ti­cia­mien­to en la reta­guar­dia de los fas­cis­tas, man­te­nien­do viva la iden­ti­dad y la dig­ni­dad nacio­na­les fren­te a los inva­so­res. Asi­mis­mo, los comu­nis­tas inte­gran ese otro ejér­ci­to de com­ba­tien­tes anó­ni­mos que efec­tua­ban inapre­cia­bles tra­ba­jos de infor­ma­ción y de inte­li­gen­cia en las mis­mas filas del enemi­go. Cien­tos de hom­bres y muje­res a quie­nes tocó luchar en este sin­gu­lar “fren­te interno”, en el que la mayo­ría cayó en manos de los tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos. Com­ba­tien­tes como el comu­nis­ta ale­mán Richard Sor­ge y del comu­nis­ta pola­co Leo­pol­do Trep­per; y la de todos aque­llos que como ellos no eran espías pro­fe­sio­na­les a suel­do, mer­ce­na­rios de los apa­ra­tos de inte­li­gen­cia y sub­ver­sión capi­ta­lis­tas, sino modes­tos y vale­ro­sos revo­lu­cio­na­rios que lucha­ron y murie­ron por la cau­sa del pue­blo y el socialismo.

Los tra­ba­jos con­ti­nuos de 70 años de los pode­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción masi­va influen­cia­dos y con­tro­la­dos por la con­cep­ción impe­ria­lis­ta del mun­do pre­ten­den ter­gi­ver­sar esta his­to­ria. Se pro­du­ce pelí­cu­la tras pelí­cu­la, serie tras serie de tele­vi­sión en las que se pre­sen­ta a los ejér­ci­tos alia­dos, espe­cial­men­te al de Esta­dos Uni­dos, como la fuer­za mili­tar que derro­tó a Ale­ma­nia. La acción mili­tar que se ini­cia con el des­em­bar­co alia­do en Nor­man­día apa­re­ce como el acon­te­ci­mien­to más impor­tan­te de la Segun­da Gue­rra, inten­tan­do con estas mani­pu­la­cio­nes igno­rar la con­tri­bu­ción del pue­blo sovié­ti­co y los gran­des sacri­fi­cios de los pue­blos de la Euro­pa ocupada.

La Unión Sovié­ti­ca, inde­pen­dien­te­men­te del fenó­meno del esta­li­nis­mo, cons­ti­tu­yó, sin lugar a dudas, el fac­tor deci­si­vo en la derro­ta del fas­cis­mo. Sus fuer­zas arma­das se enfren­ta­ron a lo lar­go de la gue­rra al grue­so del apa­ra­to mili­tar nazi fas­cis­ta y des­pués de las vic­to­rias de Mos­cú, Sta­lin­gra­do, Kursk y Lenin­gra­do, se pue­de afir­mar que los fas­cis­tas habían sido estra­té­gi­ca­men­te derro­ta­dos. Los más de 20 millo­nes de muer­tos, civi­les y mili­ta­res, dan cuen­ta del peso de los pue­blos de la otro­ra Unión Sovié­ti­ca en este con­flic­to bélico.

Este es un hecho his­tó­ri­co que segu­ra­men­te será silen­cia­do por los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­lis­tas duran­te este 70 ani­ver­sa­rio, como será con­ve­nien­te­men­te ocul­ta­do que en aque­llos paí­ses que fue­ron ocu­pa­dos por los alia­dos occi­den­ta­les, sus gobier­nos se opu­sie­ron enér­gi­ca­men­te a las aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas y tras­for­ma­do­ras por las que los pue­blos habían lucha­do, res­tau­ran­do inme­dia­ta­men­te el orden de cosas con­ve­nien­te para el capi­ta­lis­mo, impo­nien­do una ali­nea­ción mili­tar que resul­tó en la agre­si­va OTAN, ya en ple­na “gue­rra fría”. Asi­mis­mo, el gobierno de Esta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar, sos­tu­vo una polí­ti­ca bene­vo­len­te con cri­mi­na­les de gue­rra fas­cis­tas, otor­gán­do­les pro­tec­ción, asi­lo, y has­ta uti­li­zán­do­los en sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, en sus cen­tros cien­tí­fi­cos de inves­ti­ga­ción con fines béli­cos y como ase­so­res de los regí­me­nes dic­ta­to­ria­les de Nues­tra Amé­ri­ca y de otros con­ti­nen­tes. El fas­cis­mo de ayer, se da la mano con el fas­cis­mo de hoy, como se obser­va en Ucra­nia, y en nume­ro­sos paí­ses euro­peos don­de han resur­gi­do abier­ta­men­te gru­pos de neo-nazis que gozan, como los nazis de ayer, de la tole­ran­cia de los gobier­nos euro­peos y estadounidense.

Duran­te estos 70 años de pos­gue­rra, la huma­ni­dad ha vivi­do un perio­do en el que si bien es cier­to que no ha habi­do una nue­va con­fla­gra­ción mun­dial, los pue­blos han sufri­do múl­ti­ples agre­sio­nes mili­ta­res, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y del lla­ma­do de amplio espec­tro por par­te de los impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses y sus cóm­pli­ces europeos.

En Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar, se ha deja­do sen­tir de mane­ra direc­ta la agre­sión del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Nues­tra his­to­ria está mar­ca­da por la pre­sen­cia inje­ren­cis­ta de Esta­dos Uni­dos, y por la acción actual de una reco­lo­ni­za­ción que es con­si­de­ra­da como una ocu­pa­ción, con sus cola­bo­ra­cio­nis­tas y resis­ten­tes. Apren­der de la lucha anti­fas­cis­ta es pri­mor­dial, a los 70 años de la capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal del ejér­ci­to ale­mán ante el Ejér­ci­to Rojo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.