¿Series y pelí­cu­las sobre Los Cin­co?- Iroel Sánchez

Varias veces habló sobre ello el Pre­si­den­te de Vene­zue­la Nico­lás Madu­ro en su pro­gra­ma “Con­tac­to con Madu­ro” ‑trans­mi­ti­do por Tele­SUR- al que invi­tó a “Los Cin­co”, héroes de la Repú­bli­ca de Cuba que per­ma­ne­cie­ron 16 años en pri­sio­nes esta­dou­ni­den­ses por evi­tar accio­nes terro­ris­tas con­tra su país y que regre­sa­ron a la Isla el 17 de diciem­bre de 2014, quie­nes visi­tan la patria de Bolí­var por estos días.

“De esos 16 años que uste­des estu­vie­ron resis­tien­do en con­di­cio­nes dan­tes­cas en Esta­dos Uni­dos segu­ra­men­te se que­da cor­ta la serie esta ‘Pri­son break’, ante los rela­tos de estos hom­bres. De estas his­to­rias sal­drán varios libros, varias pelí­cu­las, varias series televisivas.
“Pone­mos a la orden la Villa del cine para que la vida de uste­des se conoz­ca, en inglés, en fran­cés, en ára­be, en todos los idiomas”

Así anun­ció Madu­ro la volun­tad de su gobierno para lle­var al audio­vi­sual la his­to­ria de Los Cin­co. Lue­go, al hablar con René Gon­zá­lez, uno de los anti­te­rro­ris­tas, sobre su Dia­rio, escri­to en los días del jui­cio frau­du­len­to a que se les some­tió en Mia­mi, el pre­si­den­te vene­zo­lano sugi­rió que este podría ser útil para el guión de la pro­duc­ción audiovisual.

La his­to­ria de estos hom­bres que no pudie­ron ser ni doble­ga­dos ni com­pra­dos logró sumar en la bata­lla por su liber­tad a jefes de esta­do, par­la­men­tos, inte­lec­tua­les, movi­mien­tos socia­les, Pre­mios Nobel y artis­tas de todo el mun­do. Cele­bri­da­des cer­ca­nas a la gran pan­ta­lla como John Le Carré, Sean Penn y Danny Glo­ver se incor­po­ra­ron a la lucha por su libe­ra­ción y varios libros se escri­bie­ron sobre ellos.

El escri­tor bra­si­le­ño Fer­nan­do Morais publi­có en 2011 un volu­men que con el títu­lo Los últi­mos sol­da­dos de la gue­rra fría se con­vir­tió en best seller en su país y se habló en ese momen­to de la posi­bi­li­dad de una pelí­cu­la bra­si­le­ra-esta­dou­ni­den­se con base en esa obra pero no se ha lle­ga­do a saber nada sobre el pro­yec­to. Es pre­su­mi­ble que en Cuba, don­de se han rea­li­za­do varios docu­men­ta­les sobre Los Cin­co, los cos­tos de un fil­me de fic­ción sobre el tema han impe­di­do la con­cre­ción de la idea que aho­ra pro­po­ne Maduro.

Lo extra­ño es que, al revi­sar la red, sólo la pren­sa vene­zo­la­na y la agen­cia de noti­cias ale­ma­na DPA hablan del asun­to que ima­gi­né sería hoy noti­cia de pri­me­ra pla­na en los medios cuba­nos, tan dados a anun­ciar a bom­bos y pla­ti­llos las copro­duc­cio­nes cuba­nas con paí­ses euro­peos, muchas veces repro­duc­to­ras de este­reo­ti­pos colo­nia­les sobre la reali­dad de la Isla. El silen­cio pue­de tener dos cau­sas: o los perio­dis­tas cuba­nos y sus edi­to­res no vie­ron a Madu­ro con Los Cin­co en Tele­SUR, o tal noti­cia no es prio­ri­dad para nues­tra pren­sa. No sé qué es peor, pero en todo caso se hace evi­den­te algo que he dicho antes: los temas rela­cio­na­dos con la lucha ideo­ló­gi­ca encuen­tran dema­sia­do poco espa­cio en nues­tros medios.

Recien­te­men­te escri­bí que esta­mos some­ti­dos de un bom­bar­deo cre­cien­te de sím­bo­los pro­ce­den­tes del Nor­te que no es espontáneo:

“nues­tros adver­sa­rios, tan pro­mo­to­res del libre mer­ca­do y con la eco­no­mía más pode­ro­sa del mun­do, ‑a pesar de lo que dijo Oba­ma en Pana­má: “yo no estoy atra­pa­do por la ideo­lo­gía”- no dejan la impo­si­ción de su ideo­lo­gia a la casua­li­dad. Wiki­leaks ha reve­la­do hace muy poco cómo la Casa Blan­ca sigue encar­gan­do a Holly­wood pro­du­cir el cine que nece­si­ta su polí­ti­ca exte­rior y antes divul­gó cómo uno de nues­tros ilus­tres visi­tan­tes esta­dou­ni­den­ses ‑el direc­tor de Goo­gle Ideas, Jared Cohense reu­nía con los eje­cu­ti­vos de Bolly­wood ‑cen­tro de pro­duc­ción de cine en la India, con gran dis­tri­bu­ción inter­na­cio­nal- para ofre­cer­les fon­dos a cam­bio de inser­tar con­te­ni­dos del inte­rés de los Esta­dos Unidos.”

Que la oscu­ra rela­ción entre Holly­wood y el Pen­tá­gono está docu­men­ta­da de lar­ga data como des­cri­be la revis­ta Pija­ma­surf pero que no es un asun­to del pasa­do lo evi­den­cian recien­tes pro­duc­cio­nes del esti­lo Ope­ra­ción monu­men­to Jack Ryan. Ope­ra­ción sombra: 

“Lo que vemos, y hay que lla­mar­lo por su nom­bre, es una socie­dad semi­se­cre­ta, a caba­llo entre el poder polí­ti­co-mili­tar y el poder de entre­te­ni­mien­to-eco­nó­mi­co, inter­ca­lan­do posi­cio­nes has­ta fun­dir­se en un apa­ra­to de con­trol úni­co. La socie­dad del espec­tácu­lo en la que vivi­mos no es sola­men­te la casua­li­dad del mer­ca­do libre y de la natu­ra­le­za huma­na de bus­car entre­te­ni­mien­to o de con­su­mir his­to­rias. Lo sabían los gran­des polí­ti­cos grie­gos: el tea­tro es el per­fec­to esce­na­rio de adoc­tri­na­mien­to jus­ta­men­te por­que los ciu­da­da­nos no lo recha­zan reem­pa­que­ta­do, gla­mo­ri­za­do y supues­ta­men­te libre de la ideo­lo­gía polí­ti­ca ofi­cial. El cine es el apa­ra­to de adoc­tri­na­mien­to más pode­ro­so inven­ta­do has­ta la fecha por­que simu­la la reali­dad al incor­po­rar todas las artes en un mis­mo flu­jo, con­vir­tién­do­se en una exten­sión de nues­tros sue­ños, de nues­tras imá­ge­nes men­ta­les y, por lo tan­to, pene­tra el incons­cien­te, don­de implan­ta sus semillas.”

De nues­tro lado, como decía en el tex­to “¿Sin sím­bo­los pero sin amo?” resal­ta

“la esca­sez cró­ni­ca de per­so­na­jes e his­to­rias que encar­nen des­de la fic­ción audio­vi­sual, con efec­ti­vi­dad comu­ni­ca­ti­va, valo­res con los que se iden­ti­fi­ca nues­tro pro­yec­to eco­nó­mi­co y social”. 

Un peli­gro que pue­de las­trar pro­yec­tos como los pro­pues­tos por Madu­ro y que ha daña­do muchos bue­nos pro­pó­si­tos es que­rer con­ver­tir el arte en pro­pa­gan­da. Pero no es mejor el rea­lis­mo socia­lis­ta a la inver­sa de la maqui­na­ria mediá­ti­ca glo­bal a la que sólo le intere­san los cuba­nos para uti­li­zar­los con una inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca adver­sa a la Revo­lu­ción, como ha denun­cia­do al canal Rus­sia Today el actor Enri­que Molina.

La nor­ma para Cuba es un Códi­go Hays, no escri­to pero ges­tio­na­do por la “mano invi­si­ble del mer­ca­do”, que cen­su­ra cual­quier visión que no cum­pla con el este­reo­ti­po que la mis­ma hege­mo­nía mediá­ti­ca ha impues­to. Para deter­mi­na­dos pro­duc­to­res extran­je­ros Cen­tro Haba­na se ha vuel­to el Cañón del Colo­ra­do del wes­tern cubano don­de solo caben pros­ti­tu­tas, pro­xe­ne­tas y delin­cuen­tes ‑extra­ña­men­te ubi­ca­dos en el país menos vio­len­to de Lati­noa­mé­ri­ca- y el úni­co móvil para un per­so­na­je que diga creer míni­ma­men­te en la Revo­lu­ción ‑que al pare­cer se sos­tie­ne del aire, o peor, a san­gre y fue­go, por­que en otros luga­res la vida de la mayo­ría en esas con­di­cio­nes des­ata insu­rrec­cio­nes- es el de la simu­la­ción, el opor­tu­nis­mo y la corrup­ción. Más que arte, ese tipo de pro­duc­to ocu­pa el lugar del perio­dis­mo de gue­rra ¿sico­ló­gi­ca?, el encar­go está en el aire y la deman­da crea la oferta.

Ante un pano­ra­ma como ese, el plan­tea­mien­to de Nico­lás Madu­ro es una gran opor­tu­ni­dad para ejer­cer la liber­tad de expre­sión y, como corres­pon­de al buen arte, abor­dar un fenó­meno tan com­ple­jo y con­tra­dic­to­rio para los espec­ta­do­res bom­bar­dea­dos por un dis­cur­so muchas veces tan mono­cor­de como el “ofi­cia­lis­mo” con­tra el que se dice pro­tes­tar: Que estos hom­bres ‑quie­nes dicen ser cuba­nos comu­nes y corrien­tes- hayan insis­ti­do en sacri­fi­car 16 años de sus vidas en la cár­cel por un “pro­yec­to fra­ca­sa­do” y retor­nar a un país que ‑según los medios occi­den­ta­les- está en rui­nas, don­de el ham­bre y los deseos de emi­grar son el día a día a la pobla­ción y para col­mo, sean reco­no­ci­dos por ésta como héroes. Sin dudas, es algo que, según demues­tra el libro de Morais, pue­de ser una his­to­ria de éxi­to pero de esas de las que muy casual­men­te el demo­crá­ti­co mer­ca­do audio­vi­sual no quie­re saber.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *