FARC, cons­truc­ción de la paz obli­ga escla­re­cer la ver­dad en Colombia

La dele­ga­ción de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP) afir­mó hoy que la cons­truc­ción de la paz en ese país sud­ame­ri­cano obli­ga a escla­re­cer la ver­dad sobre los hechos ocu­rri­dos duran­te la con­fron­ta­ción arma­da con sus consecuencias.

Esto impli­ca pre­ci­sar el papel juga­do por los dis­tin­tos acto­res, en el caso de las FARC-EP en el ejer­ci­cio del dere­cho a la rebe­lión, y exi­ge al ofre­ci­mien­to de sóli­das garan­tías de no repe­ti­ción, sub­ra­ya un tex­to divul­ga­do en esta capi­tal por el gru­po insurgente.

Veni­mos tra­ba­jan­do para que las víc­ti­mas del con­flic­to par­ti­ci­pen libre­men­te y con las debi­das garan­tías y se tra­ba­je efi­caz­men­te en con­se­guir el cum­pli­mien­to de un obje­ti­vo altruis­ta, que si bien debe ser pro­duc­to de un acuer­do polí­ti­co en la Mesa de Diá­lo­go, toda la socie­dad pue­da tener posi­bi­li­dad de recla­mar su ejecución.

Los diá­lo­gos de paz brin­dan hoy, una oca­sión úni­ca con vis­tas a alcan­zar la jus­ti­cia social, la recon­ci­lia­ción y la recu­pe­ra­ción de nues­tra memo­ria colec­ti­va, dán­do­nos la opor­tu­ni­dad de cono­cer los erro­res de nues­tra his­to­ria, para nun­ca más vol­ver a repetirlos.

De este modo ‑seña­la el tex­to- lograr tran­si­tar un camino de con­cor­dia en el que no exis­tan más las exclu­sio­nes polí­ti­cas, la caren­cia de demo­cra­cia, la impo­si­ción de la mise­ria y la des­igual­dad que gene­ra­ron incon­for­mi­dad y guerra.

La Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad y la No Repe­ti­ción no debe ser equi­pa­ra­da a un órgano judi­cial, de hecho se tra­ta de un meca­nis­mo extra­ju­di­cial de inves­ti­ga­ción, escla­re­ci­mien­to y san­ción, pun­tua­li­za el comu­ni­ca­do de las FARC-EP.

Será impres­cin­di­ble ‑aña­de el tex­to- que cada par­te reco­noz­ca la res­pon­sa­bi­li­dad que le con­cier­ne, sien­do esto en espe­cial una obli­ga­ción inde­cli­na­ble del Esta­do infractor.

Tam­bién será fun­da­men­tal, dotar a la comi­sión de facul­ta­des para garan­ti­zar la com­pa­re­cen­cia de per­so­nas, o para acce­der a los luga­res don­de repo­san las evi­den­cias de lo ocurrido.

Es una obli­ga­ción éti­ca pre­ser­var todas estas fuen­tes y garan­ti­zar su uti­li­za­ción sin lími­te alguno, duran­te y des­pués de con­cluir el tra­ba­jo de la comi­sión, enfa­ti­za la guerrilla.

Si bien un capí­tu­lo espe­cial de la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad debe­rá ser el que tra­te el tema del para­mi­li­ta­ris­mo, el des­mon­te de tal fenó­meno tie­ne que ini­ciar­se des­de ya.

De ahí que en fun­ción del resar­ci­mien­to de las víc­ti­mas y la pre­ven­ción de nue­vas vic­ti­mi­za­cio­nes, per­sis­ta­mos en nues­tra exi­gen­cia de estruc­tu­rar de inme­dia­to, a ins­tan­cias de la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes, una Comi­sión Para el Escla­re­ci­mien­to y Des­mon­te del Para­mi­li­ta­ris­mo, pro­pu­so la FARC-EP.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *