Bal­ti­mo­re 2015: Vemos la rabia afro­ame­ri­ca­na pero nece­si­ta­mos “poder negro”

¿Apo­ya­mos las pro­tes­tas con­tra el terro­ris­mo poli­cial? Total­men­te. ¿Denun­cia­re­mos a la gen­te por mon­tar bron­ca? De nin­gu­na mane­ra. Mien­tras tan­to, opor­tu­nis­tas comen­ta­ris­tas mediá­ti­cos, des­ho­nes­tos polí­ti­cos bipar­ti­dis­tas y repre­sen­tan­tes pro­gres de doce­nas de orga­nis­mos de ser­vi­cio social acu­den a toda pri­sa a Bal­ti­mo­re para denun­ciar los «dis­tur­bios».

Lo que dife­ren­cia a Bal­ti­mo­re es que las pro­tes­tas «pací­fi­cas» habi­tua­les, las vigi­lias con velas, los #hash­tags y los dis­cur­sos apa­sio­na­dos no han sido sufi­cien­tes para con­te­ner la rabia y la frus­tra­ción de la gen­te, per­fec­ta­men­te jus­ti­fi­ca­das. Sabe­mos que la rabia que está espar­cién­do­se por las calles hun­de sus raí­ces en la repre­sión his­tó­ri­ca de la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na, y que fue pro­vo­ca­da por la recien­te ola de ase­si­na­tos de afro­ame­ri­ca­nos come­ti­dos por la poli­cía. Sin embar­go, para las comu­ni­da­des afro­ame­ri­ca­nas de todo Esta­dos Uni­dos lo más impor­tan­te es lo que vie­ne des­pués de que la rabia y la frus­tra­ción se hayan apa­ga­do, y tam­bién es impor­tan­te para noso­tros como «gen­te soli­da­ria» que enfren­ta­mos la mis­ma cla­se de vio­len­cia de Esta­do, ya sea de la poli­cía o de la migra [1] .

Por lo tan­to, no vamos a denun­ciar lo que está suce­dien­do en Bal­ti­mo­re. Nues­tra inten­ción, en cam­bio, es apor­tar algu­na cla­ri­dad polí­ti­ca a cómo vemos que se están desa­rro­llan­do las cir­cuns­tan­cias. Para empe­zar, debe­mos enten­der que exis­te una dife­ren­cia fun­da­men­tal entre armar bron­ca y orga­ni­zar­se polí­ti­ca­men­te. Lo pri­me­ro, que es lo que está ocu­rrien­do en Bal­ti­mo­re y se basa en una rabia jus­ti­fi­ca­da. Lo segun­do es mucho menos común y requie­re una pla­ni­fi­ca­ción tác­ti­ca y estra­té­gi­ca. La pro­tes­ta, ya sea «pací­fi­ca» o de otro tipo, siem­pre es impor­tan­te pero no se tra­du­ce auto­má­ti­ca­men­te en poder polí­ti­co inde­pen­dien­te. Arre­me­ter con­tra la opre­sión no es lo mis­mo que arre­ba­tar el poder al opresor.

La vio­len­cia de la poli­cía y la migra hay que enten­der­la como una for­ma de poder polí­ti­co impues­to a las comu­ni­da­des por medio de la vio­len­cia, en otras pala­bras, de terro­ris­mo patro­ci­na­do por el Esta­do. Los homi­ci­dios come­ti­dos por la poli­cía rara­men­te se ana­li­zan como una fun­ción del poder polí­ti­co. Esa es una línea que raras veces se cru­za, ni siquie­ra por par­te de muchas per­so­nas pro­gre­sis­tas. Es un hecho his­tó­ri­co que los pode­ro­sos uti­li­zan el terro­ris­mo patro­ci­na­do por el Esta­do para defen­der sus pri­vi­le­gios y repri­mir y con­te­ner a los que no tie­nen poder alguno. Los ase­si­nos de la poli­cía y la migra nun­ca ten­drán que ren­dir cuen­tas pre­ci­sa­men­te por­que sir­ven a dicho terro­ris­mo. Ase­si­nar a gen­te de nues­tras comu­ni­da­des es par­te del tra­ba­jo poli­cial. Por eso los agen­tes vie­nen a nues­tras comu­ni­da­des con pis­to­las y están cien­tos de horas prac­ti­can­do tiro. Cuan­to más pobre y más oscu­ra sea la comu­ni­dad, más poli­cías y más armas de fue­go se des­plie­gan. Si una comu­ni­dad resis­te a la poli­cía man­dan más poli­cías y armas toda­vía más gran­des. Este es el patrón y es tan sim­ple como his­tó­ri­ca­men­te habitual.

Si no lla­ma­mos a las cosas por su nom­bre nos limi­ta­mos a repe­tir como loros los esté­ri­les deba­tes esce­ni­fi­ca­dos por las per­so­na­li­da­des mediá­ti­cas, los republicanos/​demócratas y los repre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes de ser­vi­cios socia­les. Por lo tan­to, tam­bién nos limi­ta­re­mos a exi­gir las mis­mas refor­mas a cor­to pla­zo, con­de­nán­do­nos sin reme­dio a más terro­ris­mo de Esta­do den­tro de unas pocas sema­nas o unos pocos meses, cuan­do el patrón se repi­ta una vez más. Inevi­ta­ble­men­te, otro miem­bro ino­cen­te de la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na será ase­si­na­do por la poli­cía. Como las veces ante­rio­res, sopor­ta­re­mos sema­nas de supues­tos «aná­li­sis» y «deba­tes» en los medios para que poda­mos «empe­zar a cerrar cica­tri­ces». Enton­ces, los crí­ti­cos fie­les al sis­te­ma polí­ti­co esta­dou­ni­den­se exi­gi­rán dimi­sio­nes, refor­mas en la actua­ción poli­cial, mayor diver­si­dad entre los poli­cías y finan­cia­ción para un puña­do de pro­gra­mas sociales.

Al final, estas refor­mas no cam­bia­rán abso­lu­ta­men­te nada, por­que se tra­ta de algo más que de dar for­ma­ción sobre diver­si­dad y sen­si­bi­li­dad. Pre­ci­sa­men­te esta sema­na, Eric Hol­der, el pri­mer fis­cal gene­ral afro­ame­ri­cano de Esta­dos Uni­dos, fue reem­pla­za­do por Loret­ta Lynch, la pri­me­ra fis­cal gene­ral afro­ame­ri­ca­na. Ambos sir­vie­ron bajo el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano, Barack Oba­ma. En este momen­to Bal­ti­mo­re tie­ne un alcal­de afro­ame­ri­cano, y un jefe de poli­cía afro­ame­ri­cano. Cla­ra­men­te este tipo de diver­si­dad no impi­dió que la poli­cía ase­si­na­se a Fred­die Gray, ni tam­po­co modi­fi­có el equi­li­brio de poder en Bal­ti­mo­re. De hecho, los actua­les dife­ren­cia­les de poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co en Caro­li­na del Sur, Fer­gu­son, Nue­va York, Cle­ve­land, Paso, Los Ánge­les, San Die­go, Oxnard, San Quin­tín y Ayotzi­na­pa son exac­ta­men­te idén­ti­cos a los que exis­tían antes de las pro­tes­tas. Esto mues­tra un patrón con­sis­ten­te de vio­len­cia polí­ti­ca que hay que desbaratar.

Sabe­mos que duran­te el bre­ve perio­do en que el Par­ti­do de los Pan­te­ras Negras (BPP, por sus siglas en inglés) estu­vo acti­vo logra­ron tras­to­car este patrón de vio­len­cia poli­cial. Con su nom­bre ori­gi­nal de «Par­ti­do de los Pan­te­ras Negras por la Auto­de­fen­sa», este par­ti­do fue fun­da­do en Oakland (Cali­for­nia) con el fin de cons­truir auto­de­fen­sas orga­ni­za­das fren­te a la vio­len­cia poli­cial en la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na. Los Pan­te­ras no solo cam­bia­ron el cur­so de la cul­tu­ra polí­ti­ca afro­ame­ri­ca­na sino que pre­sen­ta­ron la lucha de libe­ra­ción como algo que todos pudie­ran enten­der. El tra­ba­jo del BPP tuvo una tre­men­da influen­cia en el Movi­mien­to Chicana/​o, el Movi­mien­to Ame­ri­cano Indio (AIM, por sus siglas en inglés) y otros movi­mien­tos de todo el mun­do. Unión del Barrio se fun­dó basán­do­se en muchos de los prin­ci­pios del BPP.

No nos limi­te­mos a más de las mis­mas solu­cio­nes inefi­ca­ces que ofre­cen los polí­ti­cos libe­ra­les o los comen­ta­ris­tas de medios. La úni­ca for­ma de desa­fiar la vio­len­cia de la poli­cía y la migra (y de aten­der las otras doce­nas de nece­si­da­des urgen­tes de nues­tras comu­ni­da­des) es cons­tru­yen­do el poder dual y anta­gó­ni­co que exi­ge la orga­ni­za­ción colectiva.

La recien­te ola de ase­si­na­tos de afro­ame­ri­ca­nos come­ti­dos por la poli­cía ha pro­vo­ca­do la rabia afro­ame­ri­ca­na que vemos en Bal­ti­mo­re, pero lo que Bal­ti­mo­re y todos noso­tros nece­si­ta­mos es ver el poder negro en prác­ti­ca. Esta­mos con la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na de Bal­ti­mo­re a la hora de exi­gir jus­ti­cia para Fred­die Gray. Defen­de­mos nues­tra rela­ción fra­ter­nal duran­te déca­das con el Movi­mien­to Uhu­ru [2] como un camino hacia el poder afro­ame­ri­cano. Esta­mos de acuer­do con este Movi­mien­to en que la úni­ca for­ma de impe­dir que la poli­cía con­ti­núe ase­si­nan­do afro­ame­ri­ca­nos es impo­ner el «con­trol de la poli­cía por par­te de la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na». Sabe­mos que si de ver­dad que­re­mos lograr un cam­bio polí­ti­co fun­da­men­tal para nues­tra gen­te, vamos a tener que estar al menos tan orga­ni­za­dos como los están las ins­ti­tu­cio­nes que sir­ven para repri­mir a nues­tras comunidades.


[1] Poli­cía de inmi­gra­ción. En inglés en el ori­gi­nal (N. de la t.)

[2] http://​uhu​ru​news​.com/

Fuen­te: http://​union​del​ba​rrio​.org/​m​a​i​n​/​?​p​=​1​607

BlackStruggleMeme

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *