La his­to­ria casi nun­ca con­ta­da de Jarrai- Borro­ka Garaia

11196361_10206554676522118_8275267892661376215_n

Tal día como hoy, un 6 de Mayo de 1979 nació Jarrai. De Jarrai hay dos his­to­rias ofi­cia­les que aún hoy se pue­den escu­char. Una la de sus enemi­gos y otra la de sus ami­gos. Unos nos cuen­tan las patra­ñas de siem­pre y otros ape­nas nos han con­ta­do nada. Mas allá de efe­mé­ri­des, actos masi­vos y anéc­do­tas con­cre­tas. Y es que en reali­dad la his­to­ria de Jarrai nun­ca se ha con­ta­do. Ni siquie­ra la saben al com­ple­to los que en deter­mi­na­dos momen­tos fue­ron sus res­pon­sa­bles. Y es que la ver­da­de­ra his­to­ria de Jarrai es pre­ci­sa­men­te la que no se veía de Jarrai. La que no trans­cen­día pero iba remo­vien­do cimien­tos.

Hoy lle­ga­dos al 2015, pos­mo­der­nos y aca­dé­mi­cos abu­rri­dos nos dicen que el con­tex­to ha cam­bia­do, que la izquier­da nece­si­ta rein­ven­tar­se, aun­que en reali­dad lo que nos están dicien­do es que la izquier­da debe ade­cuar­se a sus plan­tea­mien­tos que son más vie­jos que mear con­tra la pared: La teo­ri­za­ción de la derro­ta y la adap­ta­ción a unos cimien­tos polí­ti­cos y socia­les que se ven inca­pa­ces de remo­ver y cues­tio­nar.

Os con­ta­ré un secre­to. Hoy lle­ga­dos al 2015 Jarrai está de moda en muchas par­tes del mun­do y la cues­tión es muy sim­ple. Los para­dig­mas polí­ti­cos y pra­xis lle­va­das a cabo por Jarrai espe­cial­men­te a par­tir de la déca­da de los 90 en cada pue­blo y barrio de Eus­kal Herria esta­ban muy ade­lan­ta­dos a su tiem­po. Tan ade­lan­ta­dos a su tiem­po que hoy mis­mo son vigen­tes. Fue Jarrai y prác­ti­ca­men­te casi nadie más, pese a toda la por­que­ría, repre­sión, cri­mi­na­li­za­ción e inten­tos de mar­gi­na­ción lan­za­da con­tra la orga­ni­za­ción juve­nil la que aban­do­nó la herri­ko taber­na y empe­zó a fun­dir­se con el pue­blo crean­do nue­vos suje­tos acti­vos y com­par­tien­do con otros dife­ren­tes pro­yec­tos res­pe­tan­do la plu­ra­li­dad, inclu­so impul­sán­do­la y sin per­der por ello un ápi­ce en su inte­gri­dad ideo­ló­gi­ca. Sabien­do en todo momen­to dón­de están los obje­ti­vos estra­té­gi­cos y dón­de está la tác­ti­ca.

Fue pre­ci­sa­men­te el “sec­tor duro” como le gus­ta lla­mar a la pren­sa en sus cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción, los que se lan­za­ron de lleno en esa tarea a modo de avan­za­di­lla.

De aba­jo a arri­ba, pue­blo a pue­blo, barrio a barrio y a nivel nacio­nal. Se empe­zó a tra­ba­jar mas inten­sa­men­te que nun­ca en todos los sec­to­res estra­té­gi­cos; cul­tu­ra, eus­ka­ra, lucha de cla­ses, ense­ñan­za… y no solo con el sec­tor clá­si­co sim­pa­ti­zan­te de la izquier­da aber­tza­le. No, para nada. Se acti­vó a toda per­so­na que com­par­tie­ra los obje­ti­vos con­cre­tos en cada ini­cia­ti­va. Y se estre­cha­ron lazos con movi­mien­tos muy dife­ren­tes.

No se espe­ró que la socie­dad vinie­ra sino que se fue a bus­car­la. La acti­vó, se tra­ba­jó con ella y se fue­ron crean­do esos lazos que aún per­du­ran como bue­na­men­te pue­den y que han ido crean­do poco a poco un teji­do social idó­neo. Con pacien­cia y mucho tra­ba­jo de fon­do. Una lucha anó­ni­ma y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria. Con fru­tos que tar­dan en reco­ger­se pero que lle­gan.

Un mue­lle es una pie­za elás­ti­ca, gene­ral­men­te de metal, heli­coi­dal o en espi­ral, que recu­pe­ra su for­ma des­pués de una defor­ma­ción.

La acu­mu­la­ción de fuer­zas en los ámbi­tos ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­co, sin­di­cal y en las tareas de cons­truc­ción nacio­nal y social median­te el movi­mien­to popu­lar (que son las más impor­tan­tes y vita­les) nece­si­tan del mue­lle. Cada espi­ral con su pro­pia for­ma y auto­no­mía, valo­ran­do la dife­ren­cia y poten­cian­do lo uni­ta­rio, res­pe­tan­do la dife­ren­cia y hacien­do fuer­za en lo común. Lo impor­tan­te no son las siglas, sino la ener­gía que se pue­da crear a par­tir del todo. Es la cla­se tra­ba­ja­do­ra la que tie­ne que usar ese mue­lle para impul­sar­se y lo prio­ri­ta­rio y prin­ci­pal son los obje­ti­vos y los con­te­ni­dos, no el pro­pio mue­lle que es una herra­mien­ta sino el suje­to que la usa que es la cla­se tra­ba­ja­do­ra y que sus intere­ses están por enci­ma del par­ti­dis­mo (que no solo se da en par­ti­dos).

La exis­ten­cia del mue­lle, elás­ti­co por natu­ra­le­za, y que hace uso de círcu­los espa­cia­dos en una lucha con­cén­tri­ca, no debe supo­ner que tras las defor­ma­cio­nes deri­va­das de los impul­sos no vuel­va a recu­pe­rar su for­ma. La cual tam­bién es reque­ri­da sino se pier­de el nor­te estra­té­gi­co.

Jarrai fue van­guar­dia polí­ti­ca del movi­mien­to juve­nil, no por­que lo tuvie­ra escri­to en un papel, sino por­que cuan­do nadie que­ría coger la pan­car­ta la cogía y cuan­do dema­sia­da gen­te la que­ría coger se apar­ta­ba y en silen­cio seguía crean­do nue­vas con­di­cio­nes. Sin recha­zar a nadie, ni a uno mis­mo.

Hoy los mala­som­bra están dete­nien­do a jóve­nes acu­sa­dos de ser de Segi por la audien­cia nacio­nal espa­ño­la. Tan­to ayer como hoy, con­tra la juven­tud vas­ca solo han teni­do una rece­ta; la repre­sión más des­pia­da­da.

El 27 de diciem­bre de 2001 la orga­ni­za­ción juve­nil Segi fue ins­cri­ta en la lis­ta euro­pea de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas por­que la juven­tud inde­pen­den­tis­ta y revo­lu­cio­na­ria vas­ca es un peli­gro para la Euro­pa del capi­tal. Mien­tras, la audien­cia nacio­nal espa­ño­la sus­pen­día sus acti­vi­da­des por con­si­de­rar­la suce­so­ra de Jarrai y de Hai­ka, tam­bién ile­ga­li­za­das por­que la juven­tud inde­pen­den­tis­ta y revo­lu­cio­na­ria vas­ca es un peli­gro para el esta­do espa­ñol fas­cis­ta. El Tri­bu­nal Supre­mo de ese país con­fir­mó la ile­ga­li­za­ción en 2007 decla­rán­do­la orga­ni­za­ción terro­ris­ta. Pala­bra usa­da por el capi­tal y el fas­cis­mo para seña­lar a la disi­den­cia y apli­car macro-reda­das, tor­tu­ras y per­se­cu­ción.

Lo que temen tan­to ayer como hoy es un movi­mien­to juve­nil fuer­te que remue­va los cimien­tos don­de sus pri­vi­le­gios no corren peli­gro.

Mora­le­ja: Ni han podi­do ni podrán con­tra la juven­tud vas­ca. ¡Qué más qui­sie­ran!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *