Bache­let e Isa­bel Allen­de aten­tan con­tra la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na- Car­los Aznárez

Es muy fácil hablar de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na en los foros y las Cum­bres pero no pare­ce sen­ci­llo tras­la­dar esos prin­ci­pios a la prác­ti­ca de la vida cotidiana.
La prue­ba más con­cre­ta es lo que vie­ne ocu­rrien­do con quie­nes gobier­nan actual­men­te en Chi­le en el mar­co de la Con­cer­ta­ción, y que fue­ron elec­tos “por izquier­da” en res­pues­ta a la muy repe­ti­da fra­se elec­to­ral de que “hay que fre­nar a la dere­cha”. En ese via­je, repe­ti­do tam­bién en otros paí­ses del con­ti­nen­te, se dio luz ver­de a la dra­má­ti­ca situa­ción en que hoy ha colo­ca­do a Chi­le el gobierno de la seño­ra Miche­lle Bachelet.
Allí está por ejem­plo la polí­ti­ca esta­tal de embes­tir a un país her­mano como es Boli­via, que con abso­lu­ta lógi­ca vie­ne recla­man­do des­de hace nada menos que 136 años una sali­da al mar para su país. Vale la pena recor­dar que entre 1879 y 1883, acon­te­ció la Gue­rra del Pací­fi­co, entre Chi­le, Perú y Boli­via, y cuyas con­se­cuen­cias sig­ni­fi­ca­ron que al fina­li­zar la gue­rra, Boli­via per­die­ra 400 kiló­me­tros de cos­ta al Pacífico.
Actual­men­te, no se tra­ta de que Boli­via esté soli­ci­tan­do apo­de­rar­se de un por­ción de terri­to­rio que podría afec­tar seria­men­te la eco­no­mía de Chi­le o pro­vo­car un enor­me des­pla­za­mien­to de pobla­ción, o gene­rar un “ata­que sober­bio a nues­tra sobe­ra­nía”, como sue­le repe­tir la dere­cha chi­le­na, a la que aho­ra le hace un coro ver­gon­zo­so la social­de­mo­cra­cia de ese país. No, Boli­via está plan­tean­do sola­men­te tener acce­so a una fran­ja más que míni­ma de una zona de carac­te­rís­ti­cas semi­de­sér­ti­cas que le per­mi­ta tomar con­tac­to con el mar y sal­dar de esa mane­ra una situa­ción odio­sa pro­du­ci­da por el des­po­jo sufri­do a tra­vés de la con­tien­da militar.
Sin embar­go, sal­vo la excep­ción del gobierno de Sal­va­dor Allen­de, que lo inten­tó pero no logró con­cre­tar­lo, cada uno de los man­da­ta­rios chi­le­nos han cerra­do las puer­tas a repa­rar este gra­ve problema.

Bache­let no se podía que­dar atrás en esta posi­ción extre­ma de mar­ca­da anti-inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na, pala­bra con la que se lle­na la boca la pre­si­den­ta chi­le­na y que lue­go mira para un cos­ta­do, aten­dien­do los con­se­jos de fun­cio­na­rios como su actual agen­te en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Haya (CIJ), el ex minis­tro del gobierno dere­chis­ta de Sebas­tián Piñe­ra y mili­tan­te del par­ti­do fas­cis­ta Reno­va­ción Nacio­nal, Feli­pe Bul­nes. Este per­so­na­je, cuya entorno polí­ti­co siem­pre estu­vo liga­do al anti­co­mu­nis­mo y anti-allen­dis­mo es el que inten­ta aho­ra en la reu­nión de la CiJ, negar­le a Boli­via el dere­cho sobe­rano que le corresponde.

La res­pues­ta boli­via­na no pudo ser más con­tun­den­te. Por un lado, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes en la CIJ, expli­can­do que su país jamás ha des­co­no­ci­do tra­ta­dos inter­na­cio­na­les, como el de “Paz y Amis­tad” de 1904. Esta acor­da­da incluía una serie de cláu­su­las con el fin de suplir la caren­cia de una sali­da marí­ti­ma sobe­ra­na, den­tro de las que se des­ta­ca­ba la obli­ga­ción de Chi­le de cons­truir un ferro­ca­rril entre Ari­ca y La Paz, la con­ce­sión de cré­di­tos, dere­chos de libre trán­si­to hacia puer­tos en el Pací­fi­co y el pago de 300 mil libras ester­li­nas como com­pen­sa­ción. Todo eso, como es de ima­gi­nar, que­dó en nada, y Boli­via una y otra vez vol­vió a recla­mar por sus derechos.
Aho­ra, Bache­let des­de su “socia­lis­mo” de oca­sión, vuel­ve a rati­fi­car lo que con moda­les más seve­ros pero no menos pare­ci­dos en el con­te­ni­do, seña­la­ran los pino­che­tis­tas tor­tu­ra­do­res de su padre: “Chi­le no cede­rá terri­to­rio que le per­te­ne­ce legí­ti­ma­men­te, y Boli­via debe­rá ade­cuar­se a lo que se resuel­va en La Haya”.
Ese y no otro es el pen­sa­mien­to de rup­tu­ra con todos los argu­men­tos de con­fra­ter­ni­dad e inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na plan­tea­dos por ese gigan­te de la uni­dad de los pue­blos que fue Hugo Chá­vez, quien en repe­ti­das oca­sio­nes seña­ló públi­ca­men­te que su mayor anhe­lo era “más tem­prano que tar­de poder bañar­me en aguas del mar boli­viano”. Esas son tam­bién las rei­vin­di­ca­cio­nes de gran par­te de la izquier­da popu­lar y revo­lu­cio­na­ria chi­le­na que reci­bió en varias oca­sio­nes a Evo Mora­les como un her­mano de san­gre, y se sigue movi­li­zan­do para que el recla­mo boli­viano se haga realidad.

Fren­te a esta dispu­ta que aho­ra se ha hecho inter­na­cio­nal, la figu­ra de Bache­let sigue per­dien­do popu­la­ri­dad den­tro y fue­ra del país. Inter­na­men­te, como bien sos­tu­vo Evo en estos días, sigue “afe­rra­da a una Cons­ti­tu­ción here­da­da del pino­che­tis­mo”, no res­pe­ta los recla­mos de sus pro­pios estu­dian­tes que se movi­li­zan por una edu­ca­ción sin lucro y tam­po­co las deman­das terri­to­ria­les del pue­blo mapu­che, a cuyos diri­gen­tes se encar­ce­la y en muchos casos se ase­si­na. A nivel de polí­ti­ca exte­rior, su des­pre­cio a Boli­via es más que sufi­cien­te para dar­se cuen­ta lo que sig­ni­fi­ca inte­grar­se de cuer­po y alma a la muy nor­te­ame­ri­ca­na Alian­za del Pacífico.
Por otra par­te, si fal­ta­ba algo para defi­nir has­ta dón­de ha per­di­do el rum­bo el Par­ti­do “Socia­lis­ta” de Bache­let, allí está la bochor­no­sa acti­tud de la hija del pro­pio Sal­va­dor Allen­de, Isa­bel, quien ofen­dien­do de mane­ra des­ca­ra­da la memo­ria de lucha de su padre, no tuvo mejor idea que visi­tar en Cara­cas a las espo­sas del Alcal­de dere­chis­ta Anto­nio Ledez­ma y del ultra Leo­pol­do López, ambos dete­ni­dos por cons­pi­ra­ción gol­pis­ta e inten­to de mag­ni­ci­dio. No satis­fe­cha con seme­jan­te afren­ta al pue­blo vene­zo­lano, la inopor­tu­na via­je­ra decla­ró que “los dere­chos huma­nos no se res­pe­tan en Vene­zue­la” y que “el gobierno de Madu­ro se ha con­ver­ti­do en una dic­ta­du­ra”. Con seme­jan­te repre­sen­tan­te, y con los ante­ce­den­tes del “defen­sor de los intere­ses chi­le­nos” en La Haya, Feli­pe Bul­nes, sería muy salu­da­ble que los autén­ti­cos mili­tan­tes socia­lis­tas de Chi­le se expi­dan repu­dian­do esta dere­chi­za­ción sos­te­ni­da de su diri­gen­cia. O aban­do­nen el par­ti­do en masa.

b

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *