¿Ver­dad que Fidel tenía razón en su visión anti­ci­pa­da de lo que hoy es evi­den­te?- Wil­kie Del­ga­do Corrrea

Yo estoy con­ven­ci­do de la inevi­ta­ble cri­sis de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos con rela­ción a Amé­ri­ca Lati­na (…) Pien­so que un día esa polí­ti­ca entra­rá en cri­sis (…) Cuan­do ese día lle­gue, cuan­do se pro­duz­ca ese cam­bio de con­cep­ción, empe­za­rán a dar­se las con­di­cio­nes para rela­cio­nes de com­pren­sión y de res­pe­to, inclu­so de amis­tad, inde­pen­dien­te­men­te de la dife­ren­cia ideo­ló­gi­ca y del sis­te­ma social exis­ten­te entre Esta­dos Uni­dos y Cuba. Fidel, 1985

Hoy, con tan­tas idas y vuel­tas en torno a un asun­to rai­gal de nues­tros tiem­pos, tal vez se haga nece­sa­rio echar mano a esta visión ade­lan­ta­da de Fidel sobre las rela­cio­nes entre EE.UU y Cuba.

La his­to­ria que nos ocu­pa, esti­ma­do lec­tor, se ini­ció for­mal­men­te el 3 de enero de 1961, cuan­do el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, pre­si­di­do enton­ces por Eisenho­wer, anun­ció el rom­pi­mien­to de sus rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio de Cuba. De allá a acá, ¡cómo ha llo­vi­do, y cuán­to daño ha pro­vo­ca­do a Cuba esa y las res­tan­tes medi­das agre­si­vas, que inclu­yen el embar­go total en el comer­cio, decre­ta­do el 3 de febre­ro de 1962! ¡Qué des­fi­le de pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos has­ta hoy, cada uno tejien­do, con espí­ri­tu de bru­jas per­ver­sas, aque­llas medi­das que pudie­ran aca­bar con la Revo­lu­ción, y recu­rrien­do, ade­más, algu­nos de ellos, a cuan­tas for­mas de ase­si­na­to de Fidel con­ci­bie­ran des­de las pol­tro­nas de la Casa Blan­ca, sus sub­si­dia­rias, y de las res­tan­tes cloa­cas de las mafias criminales!

Como hecho con­tra­dic­to­rio y tal vez difí­cil de expli­car, tenien­do en cuen­ta tan­tas medi­das de agre­sión decre­ta­das en su man­da­to, se pro­du­jo el inten­to del pre­si­den­te Ken­nedy de explo­rar con Fidel las posi­bi­li­da­des de un acer­ca­mien­to a Cuba, que esta­ba ocu­rrien­do pre­ci­sa­men­te en Vara­de­ro ( Cuba), el mis­mo día de su ase­si­na­to en Dallas (Texas), el 22 de noviem­bre de 1963.

Des­pués de aque­lla pri­me­ra vez de una inten­to­na de con­ver­sa­cio­nes frus­tra­das por el ase­si­na­to de Ken­nedy, tal pare­cie­ra que el asun­to de las rela­cio­nes entre EE.UU y Cuba, ha apa­re­ci­do de sope­tón en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Pero no, ha habi­do hitos ante­rio­res, y ade­más ha ido ocu­rrien­do inde­fec­ti­ble­men­te lo pro­nos­ti­ca­do por Fidel a lo lar­go de este perio­do de des­en­cuen­tro entre los dos países.

A pesar de la rup­tu­ra de las rela­cio­nes por Esta­dos Uni­dos, éste se ha vis­to obli­ga­do, ante cri­sis deter­mi­na­das, a dia­lo­gar con Cuba y con­cre­tar acuer­dos. Ante cri­sis migra­to­rias como las de 1965 y 1994, se fir­ma­ron acuer­dos migra­to­rios en 1984 y 1994. Sin embar­go, fue duran­te la pre­si­den­cia de Car­ter que se lle­gó más lejos en cuan­to a las rela­cio­nes, cuan­do el 1 de sep­tiem­bre de 1977 se abrie­ron ofi­ci­nas diplo­má­ti­cas (“Ofi­ci­nas de Intere­ses”) en las res­pec­ti­vas capitales.

En dis­tin­tos momen­tos en el lar­go lap­so, han visi­ta­do a Cuba, per­so­na­li­da­des, legis­la­do­res, reli­gio­sos y empre­sa­rios, etc., deseo­sos de abrir una ven­ta­na a la amis­tad posi­ble entre las dos nacio­nes. Así, por ejem­plo, el 16 de diciem­bre de 2004 Fidel Cas­tro se reúne en La Haba­na con más de 300 empre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos. Pero el caso más cons­pi­cuo es la visi­ta a Cuba del ex pre­si­den­te Car­ter del 12 al 17 de mayo de 2002, con una amplia agen­da e inter­cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos con Fidel.

Hace 30 años Fidel tra­zó sus con­si­de­ra­cio­nes sobre este pro­ce­so y dio las cla­ves para enten­der las cau­sas y la posi­ble solu­ción del pro­ble­ma sur­gi­do a par­tir de la rup­tu­ra de las rela­cio­nes con Cuba por par­te de los Esta­dos Uni­dos. Fue en oca­sión de la entre­vis­ta rea­li­za­da por el pro­fe­sor Jef­frey M. Elliot y el con­gre­sis­ta Mer­vin M. Dymally [1] , del 27 al 29 de mar­zo de 1985. En ella Fidel abor­dó las razo­nes fun­da­men­ta­les de las divi­sio­nes vivi­das. Argu­men­ta­ba Fidel:

“Yo pien­so que la cau­sa fun­da­men­tal es res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos. Esta­dos Uni­dos nun­ca se ha resig­na­do a la exis­ten­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na, ni a la crea­ción de un sis­te­ma social dife­ren­te al de Esta­dos Uni­dos. (…) Y cuan­do sur­ge una revo­lu­ción que les pone fin a todos esos pro­ble­mas, -(Fidel enu­me­ra estos: gobier­nos des­ho­nes­tos, tirá­ni­cos; mise­ria; igno­ran­cia; insa­lu­bri­dad; fal­ta de escue­las, hos­pi­ta­les, de ser­vi­cios médi­cos; des­em­pleo; la dis­cri­mi­na­ción racial, infi­ni­dad de pro­ble­mas socia­les)- Esta­dos Uni­dos se empe­ñó en des­truir la Revo­lu­ción Cuba­na, des­de las cam­pa­ñas más inju­rio­sas y más calum­nio­sas con­tra Cuba has­ta pla­nes de sub­ver­sión, la orga­ni­za­ción de ban­das arma­das, sabo­ta­jes que cos­ta­ron la vida de mucha gen­te, inva­sio­nes mer­ce­na­rias, arre­ba­tar­le a Cuba la cuo­ta azu­ca­re­ra que se había crea­do duran­te más de 100 años…, blo­queo eco­nó­mi­co, polí­ti­ca de ais­la­mien­to, pla­nes de agre­sión, pla­nes de ase­si­na­to de los diri­gen­tes de la Revo­lu­ción, es una lis­ta inter­mi­na­ble de accio­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra nues­tro país; el man­te­ni­mien­to de una base mili­tar en con­tra de la volun­tad de nues­tro pue­blo, por la fuer­za. Esos son los ele­men­tos que están en el fon­do de estas divisiones. (…)

Si Esta­dos Uni­dos no rec­ti­fi­ca esa polí­ti­ca, yo no veo cómo pue­da, real­men­te sal­var­se esa dife­ren­cia, y lo que le digo cate­gó­ri­ca­men­te es que noso­tros no somos los res­pon­sa­bles de esa situación.”

Fidel tam­bién res­pon­de a la pre­gun­ta sobre si él esta­ría en dis­po­si­ción de reu­nir­se con el Pre­si­den­te de EE.UUU., sin un orden del día pre­con­ce­bi­do, para con­ver­sar sobre las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Cuba.

Fidel le acla­ra que eso habría que pre­gun­tár­se­lo, en pri­mer lugar, al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos. Lue­go añade:

“Pero bien, si usted quie­re cono­cer mi acti­tud, no lo creo muy pro­ba­ble, pero si algún día el Gobierno de Esta­dos Uni­dos plan­tea­ra un encuen­tro de ese tipo, un con­tac­to de ese tipo, noso­tros no pon­dría­mos nin­gún obs­tácu­lo a su realización.”

A con­ti­nua­ción Dymally plan­tea la posi­bi­li­dad de que fue­ra el Con­gre­so el que invi­ta­ra. Fidel pre­ci­sa lo siguiente:

“Habría que cono­cer pri­me­ro cuál es la posi­ción del Gobierno de Esta­dos Uni­dos por­que, inclu­so, una visi­ta a Esta­dos Uni­dos nece­si­ta visa del Gobierno de Esta­dos Uni­dos. Si eso fue­ra posi­ble, inclu­so si eso pro­pi­cia­ra un encuen­tro más amplio con legis­la­do­res de Esta­dos Uni­dos, creo que ten­go argu­men­tos para con­ver­sar, dis­cu­tir y deba­tir con un gru­po, o con todos los con­gre­sis­tas de Esta­dos Uni­dos juntos.

Es decir, creo que sí, que pue­do ir, hay muchas cosas de las cua­les pue­den hablar­se y sería útil que un día las escu­cha­ran los miem­bros del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, y para res­pon­der todas las pre­gun­tas que quie­ran hacer. Pero bueno, todo esto es en el terreno pura­men­te espe­cu­la­ti­vo, hipo­té­ti­co; no creo que eso pue­da hacer­se, excep­to que el Eje­cu­ti­vo de Esta­dos Uni­dos esté de acuer­do con que eso se haga.”

Ante una pre­gun­ta de Elliot, Fidel se refie­re a los even­tos sur­gi­dos en abril de 1984 duran­te la visi­ta del can­di­da­to Jack­son a Cuba, cuan­do se ini­cia­ron con­ver­sa­cio­nes en Nue­va York, que según Fidel “fue­ron con­ver­sa­cio­nes serias, fle­xi­bles, res­pe­tuo­sas. A pesar de la com­ple­ji­dad del tema, se avan­zó, y se logra­ron acuer­dos satis­fac­to­rios para ambas par­tes en un perio­do de tiem­po rela­ti­va­men­te bre­ve. Este hecho nos pare­ció posi­ti­vo, se había demos­tra­do en la prác­ti­ca la posi­bi­li­dad de resol­ver median­te con­ver­sa­cio­nes pro­ble­mas com­pli­ca­dos. Si se toma­ban en cuen­ta los demás hechos con­cu­rren­tes, per­mi­tía con­ce­bir la espe­ran­za de una polí­ti­ca más fle­xi­ble, más rea­lis­ta por par­te de Esta­dos Uni­dos. (…) Nos pare­cía con­for­mar un cua­dro, un ambien­te más pro­pi­cio a tra­tar de encon­trar solu­cio­nes a pro­ble­mas inter­na­cio­na­les complejos.”

Ante una pre­gun­ta de Dymally, Fidel se refie­re a los cam­bios ocu­rri­dos en las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con Chi­na y Viet­nam. Y Fidel pre­gun­ta y argu­men­ta con ele­men­tos de principios:

“Bueno, ¿y por qué, me quie­ren decir por qué?. Aho­ra hay, inclu­so, dos tipos de comu­nis­tas: un comu­nis­ta malo y un comu­nis­ta bueno. Indis­cu­ti­ble­men­te que a noso­tros nos tie­nen cla­si­fi­ca­dos entre los tipos de comu­nis­tas malos, y yo el pro­to­ti­po de comu­nis­ta malo.

Si algún día Esta­dos Uni­dos cam­bia su polí­ti­ca sobre Cuba y la opi­nión públi­ca pue­de tener la opor­tu­ni­dad de cono­cer la ver­dad, ten­drá que ser sobre la base de su capa­ci­dad de apre­ciar que ni el pue­blo de Cuba, ni Cas­tro son gen­te opor­tu­nis­ta, gen­te que cam­bia de ban­de­ra, gen­te que se pue­de com­prar. Si algún día son ami­gos nues­tros, y saben apre­ciar la Revo­lu­ción y los que han lucha­do por hacer­la posi­ble, ten­drá que ser sobre base de res­pe­to y de un con­cep­to hono­ra­ble de nues­tro país, por­que, como le dije a los legis­la­do­res que nos visi­ta­ron recien­te­men­te, nadie res­pe­ta a aque­llos a quie­nes compran.”

Elliot pre­gun­ta a Fidel: ¿Aca­so se ha pre­gun­ta­do usted algu­na vez si toda esta divi­sión, si todo este con­flic­to pudie­ra resol­ver­se? ¿Exis­ten razo­nes para tener espe­ran­zas, vis­lum­bra usted razo­nes para tener esperanzas?

Enton­ces Fidel se refie­re a su visión esen­cial sobre este asun­to, que se ha podi­do cons­tar 30 años des­pués, en que las cri­sis polí­ti­cas han obli­ga­do al Gobierno esta­dou­ni­den­se a reco­no­cer el fra­ca­so y el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal consustanciales:

“(…) admi­to que es un bue­na pre­gun­ta la que usted hace y, ade­más, me gus­ta la for­ma en que la plan­tea por­que real­men­te, a veces uno tie­ne la impre­sión de que hay en este mun­do cosas absur­das, increí­bles e irrea­les. Yo creo que sí, que un día pue­den tener fin, pero va a lle­var tiempo (…)

(…) yo ten­go la espe­ran­za de que algún día Esta­dos Uni­dos sea rea­lis­ta en su con­cep­ción y en sus ideas sobre las rela­cio­nes con los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos. Cla­ro que, natu­ral­men­te, nin­guno de estos cam­bios de opi­nión son los que se sue­len pro­du­cir como resul­ta­do del razo­na­mien­to o de las ideas jus­tas, de los aná­li­sis pro­fun­dos. Des­gra­cia­da­men­te, tales cam­bios de con­cep­ción sue­len tener lugar cuan­do ocu­rren pro­ble­mas y cuan­do ocu­rren cri­sis; por eso uno habla, expli­ca, razo­na, tra­tan­do de hacer com­pren­der que hay polí­ti­cas equi­vo­ca­das, que lle­van muchos años de equi­vo­ca­ción, y que esas polí­ti­cas con­du­cen a crisis.

Yo estoy con­ven­ci­do de la inevi­ta­ble cri­sis de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos con rela­ción a Amé­ri­ca Lati­na, la vie­ja idea de actuar como pro­pie­ta­rio de los paí­ses de este hemis­fe­rio (…) Pien­so que un día esa polí­ti­ca entra­rá en cri­sis (…); esa polí­ti­ca va a entrar en cri­sis y en un perio­do no lejano. Nadie pue­de ase­gu­rar que se van a pro­du­cir cam­bios revo­lu­cio­na­rios en Sura­mé­ri­ca, pero nadie pue­de ase­gu­rar tam­po­co que no se pro­duz­can en cual­quier momen­to en uno o varios paí­ses impor­tan­tes. A mi me pare­ce que si uno ana­li­za obje­ti­va­men­te la situa­ción eco­nó­mi­ca y social de estos paí­ses, no pue­de tener la menor duda de que es una situa­ción explo­si­va, y que si a esos pro­ble­mas no se les halla solu­ción urgen­te, va a ocu­rrir más de una revo­lu­ción en Sura­mé­ri­ca, cuan­do menos se lo ima­gi­ne Esta­dos Uni­dos y no podrá cul­par a alguien de gene­rar o pro­mo­ver esas revoluciones.

Pien­so, fran­ca­men­te, que Esta­dos Uni­dos ten­drá que adap­tar­se a esas reali­da­des, ten­drá que cam­biar la con­cep­ción, y no tie­ne nece­sa­ria­men­te que espe­rar a que haya cata­clis­mos socia­les y polí­ti­cos para tra­tar con más res­pe­to y menos menos­pre­cio a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Cuan­do ese día lle­gue, cuan­do se pro­duz­ca ese cam­bio de con­cep­ción, empe­za­rán a dar­se las con­di­cio­nes para rela­cio­nes de com­pren­sión y de res­pe­to, inclu­so de amis­tad, inde­pen­dien­te­men­te de la dife­ren­cia ideo­ló­gi­ca y del sis­te­ma social exis­ten­te entre Esta­dos Uni­dos y Cuba.”

En 1987, en entre­vis­ta a Gian­ni Miná, Fidel se refi­rió a la rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos. “Han pasa­do 28 años y, real­men­te, algo se ha avan­za­do: tene­mos una Ofi­ci­na de Intere­ses. Ellos tie­nen una en La Haba­na y noso­tros tene­mos otra en Washing­ton, así que hay una cier­ta rela­ción de fac­to de tipo diplo­má­ti­co. Pero las rela­cio­nes polí­ti­cas son muy malas y no exis­te nin­gún tipo de rela­ción eco­nó­mi­ca. La hos­ti­li­dad de Esta­dos Uni­dos sigue sien­do muy gran­de con rela­ción a Cuba.

Si yo dije enton­ces ‑1964- que podía­mos estar 20 años, digo aho­ra que pode­mos estar otros 20 años sin rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos, por­que Esta­dos nos ha obli­ga­do a pres­cin­dir de ellos, a bus­car solu­cio­nes a nues­tros pro­ble­mas sin rela­cio­nes con ellos (…)

No somos renuen­tes, sin embar­go, a tener rela­cio­nes diplo­má­ti­cas nor­ma­les e inclu­so rela­cio­nes eco­nó­mi­cas. Sería útil para noso­tros, pero no es vital para noso­tros, no es esen­cial, cua­les­quie­ra que sean las difi­cul­ta­des económicas.”

En 2006, en su entre­vis­ta con Ramo­net, reco­gi­da en el libro Cien horas con Fidel, seña­ló la dis­po­si­ción de Cuba a dis­cu­tir con quien fue­ra, inclu­so el pre­si­den­te Bush, des­pués que se pro­du­je­ra la visi­ta del ex pre­si­den­te Car­ter a Cuba. “Noso­tros le diji­mos a Bush que esta­mos dis­pues­tos a dis­cu­tir, le reuni­mos toda la ciu­da­da­nía. Tam­bién noso­tros invi­ta­mos a todos los mili­tan­tes, a todos los jefes y a todos los cuadros.

(…) esta­mos dis­pues­tos a dis­cu­tir, en la Pla­za de la Revo­lu­ción, con el que quie­ra venir a dis­cu­tir aquí para con­ven­cer al pue­blo. Si lo nece­si­tan, le pone­mos todos los alto­par­lan­tes y todo el tiem­po que quie­ra para que le expli­quen al pue­blo y para que dis­cu­ta. Por­que no es cues­tión de vivir de los dog­mas, es cues­tión de sos­te­ner lo que se pien­sa o se defien­de sobre la base de argu­men­tos y de razo­nes.”

Como se pue­de cons­ta­tar, Cuba tie­ne un arse­nal ideo­ló­gi­co y polí­ti­co cohe­ren­te capaz de vis­lum­brar lo que hoy pare­ce una posi­bi­li­dad de inau­gu­rar rela­cio­nes res­pe­tuo­sas entre los dos paí­ses, inde­pen­dien­te­men­te de las dife­ren­cias del sis­te­ma polí­ti­co y social y cul­tu­ral. Pero hay que reco­no­cer, como dije­ra Fidel, que esta­mos en este momen­to por razo­nes muy pode­ro­sas y deci­si­vas, que son las que han obli­ga­do al cam­bio de la obce­ca­da acti­tud de los Esta­dos Uni­dos. Estas son: la cri­sis polí­ti­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal, que ero­sio­na y que lesio­na el pres­ti­gio del gobierno nor­te­ame­ri­cano por el asun­to de las rela­cio­nes arbi­tra­rias e injus­tas con Cuba, expre­sa­da en la reso­lu­ción de con­de­na abru­ma­do­ra en la Asam­blea Gene­ral de la ONU al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro con­tra Cuba; por el cam­bio de épo­ca en Amé­ri­ca Lati­na, con el sur­gi­mien­to de muchos gobier­nos revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, y la pari­ción de orga­ni­za­cio­nes regio­na­les uni­ta­rias como Una­sur, Celac y Alba; y en espe­cial, por la heroi­ca resis­ten­cia del pue­blo cubano y la con­se­cuen­cia prin­ci­pis­ta de su gobierno. Todas esas vic­to­rias, favo­ra­bles a Cuba, han pro­vo­ca­do la cri­sis de la polí­ti­ca del gobierno de Esta­dos Uni­dos, que lo ha obli­ga­do a desis­tir de la polí­ti­ca equi­vo­ca­da y a sen­tar­se a dis­cu­tir el res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes y muchos otros pro­ble­mas pendientes.

¿Ver­dad que una vez más Fidel tenía razón al vis­lum­brar hace trein­ta años lo que hoy es evidente?


[1] Fidel Cas­tro: Nada podrá dete­ner la mar­cha de la his­to­ria. Entre­vis­ta con­ce­di­da a Jef­frey Elliot y Mer­vin Dymally. Edi­to­ra Polí­ti­ca, La Haba­na, 1985 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.