En ruta- Izquier­da Cas­te­lla­na

La preo­cu­pa­ción del Sis­te­ma por la super­vi­ven­cia del Régi­men del 78, su Régi­men, es más que evi­den­te. Muy diver­sos sig­nos y sín­to­mas expre­san tal cues­tión.

Las refle­xio­nes que en reite­ra­das oca­sio­nes ha rea­li­za­do el has­ta aho­ra direc­tor del dia­rio “El Mun­do”, Casi­mi­ro Gar­cía Aba­di­llo, en el sen­ti­do de que el ciclo ini­cia­do con la lla­ma­da Cons­ti­tu­ción del 78 está tocan­do a su fin, son un refle­jo de ello. La últi­ma de estas refle­xio­nes se pro­du­jo el domin­go 3 de mayo, que ade­más cons­ta como su des­pe­di­da: “…la sen­sa­ción de que un mode­lo, el que parió la Tran­si­ción, ben­di­ta Tran­si­ción, se ago­ta. No sólo es el fin del bipar­ti­dis­mo, es algo mucho más pro­fun­do: ¡el bas­ta ya! a una mane­ra de hacer polí­ti­ca” (…) “En 2015 comien­za, se quie­ra o no, la segun­da tran­si­ción”. Pero esta cues­tión se mani­fies­ta en todos los ámbi­tos de la acción polí­ti­ca, repre­si­va, mediá­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y, cómo no, en las alter­na­ti­vas de ocio que nos ofre­cen a tra­vés de sus mass-media. Como es lógi­co, con dife­ren­tes acen­tos y mati­ces.

El Sis­te­ma no está pre­pa­ra­do para cam­biar de Régi­men, por ello su estra­te­gia pasa por remo­zar­lo, por mejo­rar su apa­rien­cia. De ahí la pues­ta en mar­cha ‑a izquier­da y dere­cha- de “nue­vas” opcio­nes polí­ti­co-elec­to­ra­les, que tal como era muy pre­vi­si­ble, aun­que al prin­ci­pio en el caso de la de “izquier­das” dije­ran lo con­tra­rio, ni cues­tio­nan el Régi­men del 78 ni el pro­ce­so que lle­vó a su ins­tau­ra­ción. Eso sí, en ambos casos alar­dean de que com­ba­ti­rán a fon­do la corrup­ción y otras dis­fun­cio­nes del Régi­men. Tal cues­tión es como pre­ten­der que en un ester­co­le­ro no haya mier­da, cuan­do pre­ci­sa­men­te esa es la fina­li­dad prin­ci­pal de tal lugar.

Como decía­mos, esas manio­bras de crear nue­vos ins­tru­men­tos polí­ti­cos-elec­to­ra­les, con la pre­ten­sión de “rele­gi­ti­mar­se”, van acom­pa­ña­das de ini­cia­ti­vas en otros fren­tes.

Se trans­mi­te por todos los medios posi­bles una ideo­lo­gía de la bana­li­dad, con ausen­cia de todo tipo de valo­res éti­cos, o mejor dicho, con la intro­duc­ción de la antí­te­sis de tales valo­res. Se bana­li­zan las muer­tes de los inmi­gran­tes, que no son sino con­se­cuen­cia de su polí­ti­ca inter­na­cio­nal y de la exis­ten­cia de ban­das cri­mi­na­les vin­cu­la­das a esa polí­ti­ca, los negre­ros del S.XXI. Bana­li­zan las muer­tes de muje­res por vio­len­cia de géne­ro, de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en acci­den­tes de tra­ba­jo como con­se­cuen­cia de las con­di­cio­nes extre­mas de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Se bana­li­za el machis­mo, el racis­mo y la xeno­fo­bia. Se da cober­tu­ra mediá­ti­ca (y por tan­to social) a la inso­li­da­ri­dad, a la corrup­ción que tie­ne pre­ci­sa­men­te en los medios de comu­ni­ca­ción a uno de sus prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles. Estos con­tra­va­lo­res se expan­den tam­bién en gene­ral a tra­vés de los pro­duc­tos de con­su­mo masi­vo de las tele­vi­sio­nes gene­ra­lis­tas.

Pero el Sis­te­ma es muy cons­cien­te de que aún con todo ello no va a garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de su Régi­men. Ellos están dis­pues­tos a remo­zar­lo, inclu­so a hacer algu­na refor­ma, pero des­de lue­go no están dis­pues­tos a acep­tar volun­ta­ria­men­te la pues­ta en mar­cha de un autén­ti­co pro­ce­so Des­ti­tu­yen­te-Cons­ti­tu­yen­te, que dé la voz a las gen­tes y a los Pue­blos del Esta­do espa­ñol para deci­dir libre­men­te nues­tro futu­ro. Es por ello que a lo lar­go de los últi­mos meses han pues­to en mar­cha una serie de refor­mas legis­la­ti­vas y nor­ma­ti­vas: Códi­go Penal; Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na; Ley Anti­te­rro­ris­ta; Ley de Extran­je­ría…, que con­vier­ten de hecho al Esta­do espa­ñol en un esta­do poli­cial.

Con este blo­que de medi­das repre­si­vas obvia­men­te no pien­san que van a rele­gi­ti­mar su Régi­men, pero si creen que ser­vi­rán para ame­dren­tar, ate­rro­ri­zar a la pobla­ción, y de ésta mane­ra evi­tar las movi­li­za­cio­nes socia­les, o al menos una par­te de ellas.

Sus cuen­tas son sen­ci­llas, si duran­te un tiem­po con los nue­vos ins­tru­men­tos polí­ti­co-elec­to­ra­les tie­nen enga­ña­do o al menos entre­te­ni­do a un sec­tor del Pue­blo Tra­ba­ja­dor y con las medi­das repre­si­vas tie­nen ate­na­za­do al sec­tor que no se deja enga­ñar por los can­tos de sire­na, por­que teme las con­se­cuen­cias que se deri­van de las nue­vas polí­ti­cas repre­si­vas del Esta­do, habrán con­se­gui­do un tiem­po pre­cio­so para seguir pro­fun­di­zan­do en la impo­si­ción de su nue­vo mode­lo socio-eco­nó­mi­co, basa­do en la total fal­ta de dere­chos, en el más puro neo­li­be­ra­lis­mo y en el neo­fa­cis­mo.

El plan­tea­mien­to no deja de tener sus poten­cia­les uti­li­da­des, pero les fal­ta la intro­duc­ción en su esce­na­rio de aná­li­sis de algo muy impor­tan­te y que será final­men­te el fac­tor deter­mi­nan­te.

Las y los tra­ba­ja­do­res, los pue­blos, no somos reali­da­des amor­fas sin capa­ci­dad de inter­pre­tar la reali­dad, sin capa­ci­dad de resis­ten­cia, sin capa­ci­dad de for­jar alter­na­ti­vas de cam­bio que sir­van para resol­ver los pro­ble­mas de pue­blo tra­ba­ja­dor. En nues­tro caso, el del pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano. Muy al con­tra­rio, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en Cas­ti­lla, como ten­den­cia gene­ral, esta­mos en bue­nas con­di­cio­nes para resis­tir en la ofen­si­va de este sis­te­ma que nos quie­re lle­var a la bar­ba­rie y simul­tá­nea­men­te cons­truir alter­na­ti­vas pro­gre­sis­tas a él. Lo demos­tra­mos cada día.

Hay sec­to­res impor­tan­tes del pue­blo que no se dejan enga­ñar. Hay sec­to­res impor­tan­tes del pue­blo, que aun­que ini­cial­men­te pue­dan tener mie­do por las con­se­cuen­cias repre­si­vas de su lucha, lo supe­ran día a día, por que hay cada vez más gen­te que tie­ne inte­rio­ri­za­do aque­llo de que «si luchas pue­des per­der, pero si no luchas estas total­men­te [email protected]».

Hay una masa crí­ti­ca sufi­cien­te para man­te­ner la resis­ten­cia y para orga­ni­zar paso a paso, pro­gre­si­va­men­te, el cam­bio demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio.

El futu­ro depen­de de [email protected], de nues­tro cora­zón, de nues­tra inte­li­gen­cia, de nues­tro tesón, de nues­tra con­fian­za en las fuer­zas pro­pias y muy espe­cial­men­te en las del Pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano, en las del movi­mien­to comu­ne­ro. ¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *