Esto es lo que hay

Des­de hace tiem­po en Vene­zue­la se ha veni­do popu­la­ri­zan­do la fra­se que titu­la este artícu­lo: “esto es lo que hay”, inclu­so un gru­po de jóve­nes músi­cos sacó una can­ción bas­tan­te joco­sa sobre la fra­se en cues­tión. En ese sen­ti­do, el chis­te sue­le ser una for­ma pro­pia de nues­tra idio­sin­cra­sia para des­cri­bir toda una cul­tu­ra que no sólo le dice al ciu­da­dano de nues­tro país ren­tis­ta-petro­le­ro ¡¡Con­fór­ma­te!!, que “esto es lo que hay”, sino que le dice ¡¡Cála­te­la!! en cuan­to a la mala aten­ción que reci­bi­mos de aquel o aque­lla que nos ofre­ce algún tipo de mer­can­cías o “ser­vi­cios”.

A pro­pó­si­to de lo que sig­ni­fi­ca una cul­tu­ra de con­su­mo, vale recor­dar que una de las efe­mé­ri­des del mes de mar­zo es pre­ci­sa­men­te la cele­bra­ción el día quin­ce del día inter­na­cio­nal del con­su­mi­dor. Se supo­ne que es un día para cele­brar una cul­tu­ra de con­su­mo cons­cien­te en la que los y las ciudadano(a)s luchan por defen­der sus dere­chos no sólo a obte­ner pro­duc­tos de cali­dad sino a reci­bir un tra­to digno por par­te de las empre­sas que pro­veen ser­vi­cios o mercancías.

En la revis­ta mexi­ca­na Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na para la Pro­mo­ción de la Cul­tu­ra del Diá­lo­go, el edi­tor Elio Villa­se­ñor plan­tea que: “…los con­su­mi­do­res han inno­va­do nue­vas for­mas de pro­tes­ta que van des­de boi­co­tear los pro­duc­tos, has­ta pro­mo­ver cam­pa­ñas y cade­nas para difun­dir los abu­sos de las empre­sas en mate­ria medio ambien­tal, pro­duc­tos dañi­nos para la salud y la sobrex­plo­ta­ción labo­ral a niños, niñas, muje­res y hombres”.

No hace muchos años algu­nos medios nos mos­tra­ban como ejem­plo de con­su­mi­dor edu­ca­do, cómo los fran­ce­ses ante la inten­ción de los pro­vee­do­res de leche de aumen­tar los pre­cios de todos los pro­duc­tos lác­teos –inclu­yen­do la man­te­qui­lla que es bási­ca en la gas­tro­no­mía gala, lle­va­ron a cabo un boi­cot en con­tra, es decir: NO COMPRARON más los pro­duc­tos como medi­da de pre­sión para que no se eje­cu­ta­ra el aumen­to. En ese país y sin ir muy lejos en otros paí­ses como Colom­bia, Argen­ti­na o Méxi­co ‑con sus sin­gu­la­ri­da­des de idio­sin­cra­sia y cul­tu­ra- la fra­se “el clien­te siem­pre tie­ne la razón” pare­ce tener mayor sen­ti­do en cuan­to al tra­to al públi­co y la pres­ta­ción de ser­vi­cios que ofre­cen los comerciantes.

En Vene­zue­la, se da una situa­ción muy dis­tin­ta. En nues­tro país pare­ce tener mayor sen­ti­do decir que los comer­cian­tes “tie­nen a Dios aga­rra­do por la chi­va” por­que no exis­te una prác­ti­ca de “cui­da­do” al clien­te. En el ámbi­to del turis­mo por ejem­plo, pese a que se han hecho esfuer­zos para res­ca­tar pre­ci­sa­men­te el carác­ter sim­pá­ti­co del vene­zo­lano con la pala­bra “ché­ve­re”, el turis­ta que sufre cual­quier tipo de mal­tra­to inclu­yen­do la “vive­za crio­lla” de la espe­cu­la­ción o sin sub­ter­fu­gios: el robo des­ca­ra­do, no pue­de asi­mi­lar que ese comer­cian­te o pro­vee­dor de cual­quier ser­vi­cio, como por ejem­plo, pue­de ser un taxis­ta del aero­puer­to con tari­fas dola­ri­za­das, sea tan chévere.

Ante esa situa­ción cuan­do nos pre­gun­ta­mos ¿quién tie­ne la cul­pa? la res­pues­ta lugar común des­de hace varios años, inclu­so antes de “Chá­vez” y aho­ra “Madu­ro”, ha sido: el gobierno. Es decir el gobierno que no con­tro­la, el gobierno corrup­to, el gobierno, el gobierno, el gobierno…Jamás se le atri­bu­ye res­pon­sa­bi­li­dad al comer­cian­te ni al mis­mo ciu­da­dano. Pare­cie­ra como aquel cuen­to de Fuen­teo­ve­ju­na, que todos y todas tene­mos un gran rabo de paja por­que todos incu­rri­mos en mayor o menor medi­da en prác­ti­cas de rebus­que o ven­ta de cual­quier cosa para aumen­tar nues­tros ingre­sos y esa con­duc­ta, en un con­tex­to de gue­rra eco­nó­mi­ca pue­de ser des­de “ras­par” cupos CADIVI has­ta re-ven­der paña­les, papel toi­let, café o “hari­na pan”.

Y es que en Vene­zue­la pare­cie­ra que “ser comer­cian­te” es el mejor nego­cio de este mun­do, sobre todo si com­pras con dóla­res pre­fe­ren­cia­les, ven­des con tasa dólar today y atien­des a las pata­das a los “clien­tes”, que dicho sea de paso, ni siquie­ra tie­nes que atraer con mejo­res pre­cios o mejor tra­to por­que si le dices que ¡¡esto es lo que hay!! sal­drá corrien­do deses­pe­ra­do a hacer colas gigan­tes­cas para com­prar dos, tres, cua­tro o cin­co bul­tos de papel toi­let o 10 o más kilos de hari­na pan para con­su­mo fami­liar (tra­du­ci­do por cier­to en kilos de sobre­pe­so) para reven­der o sim­ple­men­te para cal­mar la ansie­dad consumista.

La ame­na­za de esca­sez, ade­más de ser una estra­te­gia polí­ti­ca crea­da en los labo­ra­to­rios psi­co­ló­gi­cos de per­ver­sos al esti­lo de J.J. Ren­dón, se ha con­ver­ti­do en un recur­so fabu­lo­so para aumen­tar las ganan­cias de mane­ra inima­gi­na­ble. Si no pre­gún­te­se cómo pre­ci­sa­men­te en estos años de revo­lu­ción y ame­na­za per­ma­nen­te de esca­sez comu­nis­ta, han cre­ci­do más las cade­nas de super­mer­ca­dos como Excel­sior Gam­ma, que antes de la revo­lu­ción no era más que un sim­ple abas­to de por­tu­gués en Los Palos Gran­des. Del mis­mo modo pue­de ras­trear el ori­gen de otros abas­tos tipo Cen­tral Madei­ren­se, Luve­bras, etc. etc. todos sin excep­ción, han cre­ci­do en can­ti­dad y se han expan­di­do geo­grá­fi­ca­men­te como pro­ba­ble­men­te nun­ca se hubie­sen imaginado.

De esa mane­ra, ha que­da­do al des­cu­bier­to con las ins­pec­cio­nes que ha lle­va­do a cabo el gobierno en algu­nos esta­ble­ci­mien­tos, que aca­pa­rar pro­duc­tos com­pra­dos con dóla­res pre­fe­ren­cia­les y ven­der­los des­pués –inclu­so ven­ci­dos- con már­ge­nes de ganan­cia has­ta del 3000% es un nego­cio más que redon­do. Tam­bién lo es com­prar­los y “bacha­quear­los” para Colom­bia don­de se pue­den ven­der a pre­cios exor­bi­tan­tes. Es, defi­ni­ti­va­men­te, más que una lógi­ca capi­ta­lis­ta en la que se supo­ne debe­ría fun­cio­nar “la com­pe­ten­cia”, una lógi­ca saquea­do­ra y terri­ble­men­te malan­dra, un modus ope­ran­di en el que los comer­cian­tes se ponen de acuer­do para fijar ellos mis­mos los pre­cios y cuan­do com­pi­ten pare­ce que es por quién los aumen­ta más rápido.

Sin embar­go, vale pre­gun­tar­se ¿por qué se ha lle­ga­do a este extre­mo de “sál­ve­se quien pue­da”? ¿quié­nes son los gran­des ausen­tes? ¿cuál es el rol de los ciu­da­da­nos-con­su­mi­do­res por no decir del pue­blo? Al hacer­nos estas pre­gun­tas sabe­mos que exis­ten algu­nas per­so­nas que res­pon­den a sus intere­ses como con­su­mi­do­res o como par­te de un pue­blo cons­cien­te, pero tam­bién que hay una masa de venezolano(a)s que ni remo­ta­men­te lle­va­rían a cabo pro­tes­tas tipo boi­cot, mucho menos cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio hacia empre­sas abu­sa­do­ras. Por eso no es extra­ño que 93% de lo(a)s jóve­nes encuestado(a)s en la ENJUVE 2013, decla­ra­ron que­rer empren­der un nego­cio pro­pio mayo­ri­ta­ria­men­te (81%) en el sec­tor comer­cio y ser­vi­cios en lugar de inno­va­ción, agro o manufactura.

En ese con­tex­to, has­ta aho­ra no hemos vis­to que algún “con­su­mi­dor” se haya toma­do la moles­tia de tomar foto­gra­fías que com­pa­ren la pro­pa­gan­da que hacen algu­nos super­mer­ca­dos como el Cen­tral Madei­ren­se para pro­mo­cio­nar sus ver­du­ras todas lin­das, ver­des y “fres­cas” con las que en reali­dad y sin ver­güen­za algu­na ven­den en sus ana­que­les: mar­chi­tas, podri­das y con­ta­mi­na­das. No hemos vis­to aún “mani­fes­ta­cio­nes” de ciu­da­da­nos pro­tes­tan­do por el mal­tra­to que reci­ben de empre­sa­rios y comer­cian­tes. Al con­tra­rio, muchas veces se escu­cha que son “defen­di­dos” por­que los “pobre­ci­tos” no tie­nen los dóla­res para sus sacro­san­tos nego­cios o cie­rran cuan­do les pare­ce por­que “¡pobre­ci­tos! en este país la inse­gu­ri­dad es terrible”.

En fin, den­tro de esa terri­ble cul­tu­ra de “esto es lo que hay”, hay un gran sen­de­ro por tran­si­tar para pasar a lo que el Pre­si­den­te Madu­ro plan­tea como “de ren­tis­tas a pro­duc­ti­vos”, por­que ello sig­ni­fi­ca pasar de la cul­tu­ra del cor­to pla­zo a las visio­nes a lar­go pla­zo con la incor­po­ra­ción de cien­cia y tec­no­lo­gía en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, para mejo­rar la cali­dad e inclu­so ir más allá de ser “ché­ve­res” y com­pro­me­ter­se ver­da­de­ra­men­te con el mode­lo socia­lis­ta, huma­nis­ta y soli­da­rio que Chá­vez soñó.

Allí el gran desa­fío para el Socia­lis­mo del siglo XXI.

Ira­ma La Rosa

Direc­to­ra de la Línea de Inves­ti­ga­ción Socio­lo­gía del Gus­to, Juventudes

y Cul­tu­ra, del Gru­po de Inves­ti­ga­ción Social Siglo XXI (GISXXI).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.