El Rei­no de Espa­ña. País de pan­de­re­ta y geno­ci­dio- Eus­ko Lurra

PP, PSOE, UPN, UPD y algún otro gru­po polí­ti­co menor, han apro­ba­do recien­te­men­te en el Par­la­men­to Espa­ñol la segun­da par­te del escan­da­lo­so frau­de jurí­di­co-polí­ti­co ini­cia­do en Nafa­rroa, inten­tan­do endo­sar a la Izquier­da Aber­tza­le en su con­jun­to deli­tos de geno­ci­dio y de lesa huma­ni­dad. Una mera manio­bra para con­fun­dir a la opi­nión públi­ca con estos tér­mi­nos apli­ca­dos a la actua­ción “del enemigo”.

Se tra­ta de enmas­ca­rar lo que ins­tan­cias inter­na­cio­na­les, des­de la ONU (con infor­mes demo­le­do­res) has­ta Amnis­tia Inter­na­cio­nal, recla­man des­de hace años: Que el esta­do espa­ñol asu­ma de una vez la res­pon­sa­bi­li­dad de déca­das de Geno­ci­dio fran­quis­ta, crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad y masi­vo terro­ris­mo de Esta­do, tan­to en Eus­kal Herria como en el res­to de nacio­nes ibé­ri­cas. Y que satis­fac­ción a las víc­ti­mas en su soli­ci­tud de Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción, inclui­das las Garan­tías de no Repe­ti­ción; dere­chos que has­ta aho­ra, les han sido nega­dos a todas las víc­ti­mas del fran­quis­mo (no así a la mayo­ría de las víc­ti­mas de ETA).

Bási­ca­men­te lo mis­mo que hace el Esta­do tur­co con el Geno­ci­dio Arme­nio, negar la mayor y acu­sar a los pro­pios arme­nios de “crí­me­nes” con­tra Turquía.

Lo apro­ba­do por la dere­cha con el PSOE de com­par­sa, (un paté­ti­co PSOE inca­paz de rom­per con la trai­ción a las víc­ti­mas del fran­quis­mo en el altar de la “modé­li­ca Tran­si­ción” y la ley de amnis­tía del 77), es una bur­la a las víc­ti­mas de un ver­da­de­ro geno­ci­dio y de miles de crí­me­nes de lesa humanidad.

Inten­tar hacer pasar la acti­vi­dad de la izquier­da aber­tza­le como un geno­ci­dio con­tra Espa­ña es sen­ci­lla­men­te un insul­to a la inte­li­gen­cia. Con­vie­ne resal­tar que en más de sie­te déca­das de con­flic­to, el con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes de izquier­da aber­tza­le han sufri­do más muer­tos a manos del ejér­ci­to espa­ñol, sus mili­cias y su poli­cía entre sus pro­pios mili­tan­tes, que los pro­du­ci­dos por la acti­vi­dad de ETA.

El impac­to del Geno­ci­dio fran­quis­ta y los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y el terro­ris­mo de Esta­do con­tra el con­jun­to de la pobla­ción de Eus­kal Herria (inclui­da la I.A.) supera en por­cen­ta­jes a los de Argen­ti­na, Chi­le o Sudá­fri­ca. Sólo en Nafa­rroa fue eli­mi­na­do el 1,13% de la pobla­ción, (cifras simi­la­res a Bos­nia). No obs­tan­te, a dife­ren­cia de los paí­ses cita­dos, aquí no han exis­ti­do comi­sio­nes de la ver­dad den­tro de un plan­tea­mien­to glo­bal de «Jus­ti­cia tran­si­cio­nal», enten­di­da como Jus­ti­cia «la asu­mi­da por las socie­da­des para hacer fren­te al lega­do de vio­la­cio­nes gene­ra­li­za­das y sis­te­má­ti­cas de los dere­chos huma­nos». Los inven­to­res del “geno­ci­dio eta­rra” lo han evi­ta­do de una mane­ra acti­va y constante.

En su día la Pla­ta­for­ma Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan a la que per­te­ne­ce nues­tra Fun­da­ción, deta­lló en un estu­dio las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos iden­ti­fi­ca­das come­ti­das por el régi­men fran­quis­ta y que, en con­se­cuen­cia, debe­rían ser inves­ti­ga­das por una Comi­sión de la Ver­dad de Eus­kal Herria.

Todas ellas fue­ron «come­ti­das de for­ma cons­cien­te, reite­ra­da y sis­te­má­ti­ca por per­so­nas liga­das direc­ta o indi­rec­ta­men­te al régi­men fran­quis­ta y/​o en coin­ci­den­cia ple­na o par­cial con sus obje­ti­vos e intere­ses polí­ti­cos, socia­les, culturales,…».

El lis­ta­do inclu­ye más de una vein­te­na de prác­ti­cas feha­cien­te­men­te iden­ti­fi­ca­das y que son las que defi­nen ver­da­de­ra­men­te lo que es un geno­ci­dio y los deli­tos de lesa huma­ni­dad, no las fan­ta­sías del espa­ño­lis­mo más ran­cio inten­tan­do cri­mi­na­li­zar la disi­den­cia vas­ca. Y estos son los dere­chos vulnerados:

1) Des­apa­ri­cio­nes for­za­das masivas.

2) Ase­si­na­tos y fusi­la­mien­tos en masa clan­des­ti­nos (paseos, fosas comu­nes, cunetas…).

3) Ata­ques mili­ta­res sobre la pobla­ción civil para crear terror (Ger­ni­ka, Duran­go, Otxandio…)

4) Deten­cio­nes y encar­ce­la­mien­tos masi­vos por moti­vos ideo­ló­gi­cos, dis­cri­mi­na­ción racial, cre­do o iden­ti­dad sexual.

5) Inter­na­mien­to de miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y socia­les en cam­pos de con­cen­tra­ción y de exterminio.

6) Secues­tro (robo) de niñas/​os como actos de gue­rra, geno­ci­dio y repre­sa­lia sobre los «ven­ci­dos».

7) Con­fi­na­mien­tos, des­tie­rros… como medi­da de repre­sión y anu­la­ción con­tra per­so­nas y sus actividades.

8) Cas­ti­gos masi­vos a tra­ba­jos for­za­dos y mano de obra esclava.

9) Secue­las físi­cas y men­ta­les pro­vo­ca­das por el terror, la sole­dad, la exclu­sión social… sien­do fre­cuen­te­men­te cau­sa prin­ci­pal de muerte.

10) Uti­li­za­ción del ham­bre como ele­men­to de gue­rra y represión.

11) Tor­tu­ras y tra­to humi­llan­te y veja­to­rio por moti­vos ideo­ló­gi­cos, étni­cos y culturales.

12) Repre­sión de géne­ro. La mujer sufrió una repre­sión aña­di­da: fue víc­ti­ma de abu­sos sexua­les y vio­la­cio­nes como estra­te­gia de gue­rra y represión.

13) Tam­bién sufrió los efec­tos más opre­si­vos de la edu­ca­ción y, en gene­ral, una situa­ción de mar­gi­na­ción y dependencia.

14) Esta­ble­ci­mien­to de tri­bu­na­les mili­ta­res y civi­les de excepción.

15) Esta­ble­ci­mien­to de la escue­la como ele­men­to de repre­sión, que inclu­ye la pér­di­da for­za­da de la iden­ti­dad cul­tu­ral, lin­güís­ti­ca e ideológica.

16) Prohi­bi­ción de uso de la pro­pia len­gua y cul­tu­ra. Deter­mi­na­ción decla­ra­da de hacer­la des­apa­re­cer para que pre­va­lez­ca la cul­tu­ra e idio­ma españoles

17) For­zar a pri­sio­ne­ros de gue­rra a ser­vir en las fuer­zas de una poten­cia enemiga.

18) Ile­ga­li­za­ción de par­ti­dos, sin­di­ca­tos, orga­ni­za­cio­nes socio­cul­tu­ra­les, etc. Algo que con­ti­núa para­dó­ji­ca­men­te hoy en día bajo el para­guas “demo­crá­ti­co”.

19) Con­tra­ta­ción de mano de obra bajo con­di­cio­nes de explotación.

20) Des­pi­dos de tra­ba­ja­do­res y medi­das de exclu­sión social.

21) Anu­la­ción de todos los dere­chos civi­les, polí­ti­cos, socia­les, liber­tad de expresión,…

22) Depu­ra­cio­nes: de fun­cio­na­rios, maes­tros, médi­cos,… y con­ti­núan las leyes de excepción.

23) Robo y saqueo de pro­pie­da­des y bie­nes como medio de repre­sión y vía de enri­que­ci­mien­to de los responsables.

Todo esto lo ha come­ti­do el Esta­do espa­ñol con­tra el con­jun­to de la pobla­ción vas­ca, cata­la­na, espa­ño­la… Y ese Esta­do espa­ñol, a día de hoy, gas­ta recur­sos judi­cia­les y poli­cia­les inten­tan­do inven­tar “un geno­ci­dio eta­rra”, negán­do­se­los a los fami­lia­res de las dece­nas de miles de des­apa­re­ci­dos vas­cos y espa­ño­les en las cune­tas para que encuen­tren a sus fami­lia­res igno­ran­do las peti­cio­nes de la ONU. Que cada cual saque sus conclusiones.

Antxon Gomez y Gotzo­ne Rekon­do. (Miem­bros de Eus­ko Lurra Fundazioa). 

Eus­kal Herria, 1 de mayo de 2015.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *