70 años de vic­to­rias- Ando­ni Baserrigorri

Pese a que más de a una y a uno le pese, más que qui­sie­ran hacer des­apa­re­cer la foto­gra­fía de la ban­de­ra roja comu­nis­ta, vic­to­rio­sa en lo alto de Reichs­tag en Ber­lín, lo cier­to es que estos días se cum­plen 70 años del ani­qui­la­mien­to total del régi­men nazi de Hitler por el ejer­ci­to sovié­ti­co diri­gi­do, tam­bién mas que le pese a mas de una y de uno por Stalin.

No es exa­ge­ra­do afir­mar que la vic­to­ria sovié­ti­ca sobre el hitle­ris­mo y su ejer­ci­to, la Wehr­macht , es una epo­pe­ya simi­lar a las epo­pe­yas de la anti­güe­dad con que Holli­wood nos obse­quia de año en año. La maqui­na de men­tir y ter­gi­ver­sar que es la fac­to­ría de peli­cu­las yan­quees, nos habla­rá de su tro­pa ponien­do la ban­de­ra en una isla intras­cen­den­te del Paci­fi­co, de sus sufri­mien­to tras Pear Har­bur, de sus muer­tos, pero sin que­rer entrar en com­pa­ra­cio­nes la apor­ta­ción de Esta­dos Uni­dos a la derro­ta del nazis­mo fue míni­ma sobre todo si la com­pa­ra­mos con el esfuer­zo de la URSS.

Si hay algo que se debe­ría recor­dar de los Esta­dos Uni­dos y del régi­men nazi, es la cola­bo­ra­ción de las empre­sas yan­quees con el nazis­mo. Son abun­dan­tes los ejem­plos de mul­ti­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas que cola­bo­ra­ron y se enri­que­cie­ron a cos­ta del sufri­mien­to que oca­sio­na­ba el nazis­mo. Y no debe extra­ñar, por­que no se des­cu­bre nada afir­man­do que Hitler era un alia­do obje­ti­vo del impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta al cual desea­ban lan­zar con­tra la URSS y de esa mane­ra ter­mi­nar con el socia­lis­mo. El enemi­go de los yan­quees no era el nazis­mo sino el comu­nis­mo y ali­men­ta­ron la bes­tia de la mis­ma mane­ra que hoy día, ali­men­tan a las bes­tias nazis en Ucra­nia o a las bes­tias faná­ti­cas yiha­dis­tas. El impe­ria­lis­mo para lograr sus fines, nun­ca ha repa­ra­do en medios y nun­ca his­to­ri­ca­men­te ha teni­do el menor escrú­pu­lo en pac­tar con todo tipo de asesinos.

Vein­te millo­nes de sovié­ti­cos y sovié­ti­cas murie­ron debi­do a la locu­ra fas­cis­ta. El sacri­fi­cio inmen­so de ese pue­blo, que ade­más vio des­man­te­la­das sus mejo­res zonas indus­tria­les, ata­ca­das sus infra­es­truc­tu­ras, que se lle­vó el peso mayor de la agre­sión fas­cis­ta nun­ca ha sido reco­no­ci­do por Occi­den­te, que como en las pelí­cu­las yan­quues se apun­ta el peso el sufri­mien­to y la glo­ria de la vic­to­ria. Pero no es así. Occi­den­te esta­ba derro­ta­do, ani­qui­la­do prác­ti­ca­men­te y con unos gobier­nos inope­ran­tes, tan solo Gran Bre­ta­ña opo­nía resis­ten­cia, pero era cues­tión de tiem­po que Ale­ma­nia hubie­se derro­ta­do a los ingle­ses, sin des­car­tar que ter­mi­na­sen pac­tan­do. Les unian intere­ses de cla­se. Curio­sa­men­te los focos de resis­ten­cia en Euro­pa Occi­den­tal eran prác­ti­ca­men­te en su tota­li­dad de ten­den­cia comu­nis­ta, tan­to los maquis como célu­las arma­das urba­nas. Esa es la reali­dad histórica.

Los casos de abso­lu­to heroís­mo de la pobla­ción sovié­ti­ca evi­den­cian la deter­mi­na­ción de lucha de ese pue­blo, el sitio de Lenin­gra­do, la bata­lla de Sta­lin­gra­do y muchos más dejan a las cla­ras que la URSS fue la tum­ba del fas­cis­mo. El mun­do 70 años des­pués sigue en deu­da con la URSS, y solo el fana­tis­mo anti­co­mu­nis­ta se nie­ga a reco­no­cer­lo. Es curio­so que tras vein­te años de la des­apa­ri­ción de la URSS, su solo nom­bre y el nom­bre del comu­nis­mo siga ate­rro­ri­zan­do a las bur­gue­sías. Qui­zás el comu­nis­mo no este tan muer­to como pen­sa­ban y como deseaban.

Y no solo no esta muer­to sino que el futu­ro de la huma­ni­dad si que­re­mos evi­tar la bar­ba­rie que anun­cia­ba Rosa Luxem­bur­go y que ya vis­lum­bra­mos, pasa por la cons­truc­ción del socia­lis­mo. No del ciu­da­da­nis­mo ni de expe­rien­cias pro­gres que dicen no ser ni de dere­chas ni de izquier­das. Por el socia­lis­mo no del siglo XXI, sino por el socia­lis­mo en el siglo XXI, un socia­lis­mo que here­de los mejor del socia­lis­mo que cono­ci­mos en el siglo XX y que se basa en las ense­ñan­zas y teo­rías de Marx, Engels, Lenin y muchos teó­ri­cos y teo­ri­cas más. La huma­ni­dad si quie­re ser libre no debe espe­rar nada de esas izquier­das gla­mu­ro­sas, espe­ran años difí­ci­les, de luchas, de sacri­fi­cios y de sufrimientos.
Pero des­de lue­go el capi­tal ni nos va a rega­lar la liber­tad ni va a entre­gar el poder, así, por las bue­nas. Lo vie­jo no ter­mi­na de morir y no solo eso, esta dis­pues­to a todo antes que a per­der sus prebendas.

Eus­kal Herria tam­bién esta lle­na de casos de heroís­mo en aque­llos años. Y mien­tras el PNV se resig­na­ba a la vic­to­ria fas­cis­ta, res­pe­ta­ba hacien­das de los suble­va­dos y que­da­ban a la espe­ra del “ami­go ame­ri­cano”, ANV, para­dó­ji­ca­men­te hoy ile­ga­li­za­do por el esta­do e injus­ta­men­te tra­ta­do por otros, se suma­ba a la lucha anti­fas­cis­ta en Euro­pa, esta vez con­tra el nazis­mo ale­mán. Los mejo­res mili­tan­tes de ANV die­ron su vida no solo en Alber­tia y otros cam­pos de bata­lla en Eus­kal Herria, tam­bién pri­me­ro Astu­ries vió morir por la liber­tad a dece­nas de guda­ris ekin­tza­les en un ejem­plar ejer­ci­cio de inter­na­cio­na­lis­mo y des­pués el esta­do fran­cés con­tem­pló como estos indó­mi­tos vas­cos, se suma­ban a la resis­ten­cia anti nazi. No en vano en el des­fi­le de la vic­to­ria en Paris, una iku­rri­ña por­ta­da por un mili­tan­te de ANV tuvo el honor de desfilar.

No. No son bata­lli­tas del abue­lo. Son ense­ñan­zas de ayer para que su memo­ria sea ejem­plo de mili­tan­cia a las nue­vas y jóve­nes gene­ra­cio­nes de mili­tan­tes y sepan que con el fas­cis­mo ni se deba­te ni se dis­cu­te. Al fas­cis­mo se le com­ba­te y si se pue­de se le ani­qui­la, como en Ber­lín, Sta­lin­gra­do, Lenin­gra­do y tan­tos cam­pos de bata­lla más don­de los jóve­nes sovié­ti­cos, demos­tra­ron lo que es al anti­fas­cis­mo. No es una pose, ni una tri­bu urba­na. Es un esti­lo de mili­tan­cia y de combate.

El pró­xi­mo día 9 en Donos­tia, se va a home­na­jear a estas gen­tes. A las y los vas­cos que lo die­ron todo en su lucha anti­fas­cis­ta. Al ejér­ci­to rojo. A la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta euro­pea y mun­dial. A los maquis. A todas esas muje­res y hom­bres que logra­ron aca­bar con el nazis­mo. A la URSS que derro­to a Hitler y su apes­to­sa ideo­lo­gía que tan­ta muer­te y sufri­mien­to oca­sio­nó. Esa URSS que orgu­llo­sa tenia el mejor ejer­ci­to de aque­llos años y lo demos­tró aca­ban­do con el fas­cis­mo. Diri­gi­do y no lo olvi­de­mos por Sta­lin. No olvi­de­mos nin­gún dato y des­de esa memo­ria haga­mos jui­cios jus­tos de la historia.

Nadie nun­ca va a poder negar eso. Son 70 años de vic­to­rias del ejér­ci­to rojo y de la URSS. De bien naci­dos es ser agra­de­ci­dos, veá­mo­nos en Donos­tia el día 9

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.