Sobre el levan­ta­mien­to de Baltimore

El levan­ta­mien­to de Bal­ti­mo­re, hoy noche, ha trans­mi­ti­do el incon­fun­di­ble y poten­te men­sa­je de que está lle­gan­do a su fin una épo­ca de acep­ta­ción por par­te de la gen­te de los into­le­ra­bles ase­si­na­tos y la bru­ta­li­dad sin fin de la poli­cía. La tor­tu­ra y el gra­tui­to ase­si­na­to de Fred­die Gray –jun­to al encu­bri­mien­to y las insul­tan­tes men­ti­ras que cir­cu­lan en estos momen­tos– es sólo la últi­ma de una lar­ga serie de horro­res de ese tipo per­pe­tra­dos no sólo en Bal­ti­mo­re, sino en todo Esta­dos Uni­dos. De North Char­les­ton, en el esta­do de Caro­li­na del Sur, a Fer­gu­son, en Mis­sou­ri; de Pas­co, esta­do de Washing­ton, a la ciu­dad de Nue­va York, y más allá… ¡ESTO TIENE QUE ACABAR!

Las auto­ri­da­des y los medios de comu­ni­ca­ción se lamen­tan por la «vio­len­cia». Se indig­nan por la rotu­ra de ven­ta­nas, pero no por el cue­llo roto de Fred­die Gray. Ambas ins­tan­cias se eno­jan por la des­truc­ción de pro­pie­dad, pero no por la des­truc­ción de niños negros y more­nos. ¿Vio­len­cia? ¿Qué me dicen de la vio­len­cia ince­san­te que infli­ge la poli­cía a las masas de pobla­ción negra y lati­na en todo Esta­dos Uni­dos? ¿Qué opi­nan de la vio­len­cia –de récord mun­dial– que impreg­na una socie­dad en la que un joven negro de cada tres tie­ne la pro­ba­bi­li­dad de cum­plir con­de­na de pri­sión antes morir? ¿Qué decir de la vio­len­cia que tie­ne a casi un millón de hom­bres y un núme­ro cre­cien­te de muje­res negros lan­gui­de­cien­do en las cár­ce­les? ¿Y qué hay de la vio­len­cia con la que se com­por­ta la poli­cía en los gue­tos y barrios, como un ejér­ci­to de ocu­pa­ción, al igual que los ejér­ci­tos de ocu­pa­ción de EE.UU. se com­por­tan como una poli­cía en todo el mundo?

Esto es Esta­dos Uni­dos, y todo su sis­te­ma ha sido cons­trui­do sobre la base de una vio­len­cia cruel, injus­ta e inter­mi­na­ble, aquí y en todo el mun­do, y que con­ti­núa en la mis­ma empre­sa. Estos cri­mi­na­les de pri­me­ra cate­go­ría y sus apo­lo­gis­tas no tie­nen abso­lu­ta­men­te nin­gún dere­cho a cri­ti­car lo que las masas hacen cuan­do están har­tas, cuan­do no pue­den aguan­tar más, y cuan­do se ven obli­ga­dos a expre­sar­lo. Ante el ase­si­na­to y el terror ¿no está jus­ti­fi­ca­da la resistencia?

Son los que insul­tan a los que se rebe­lan lla­mán­do­les mato­nes, mien­tras los ver­da­de­ros mato­nes reales que­dan impu­nes y reci­ben vaca­cio­nes paga­das. Y los que dan órde­nes a los mato­nes no sólo no reci­ben cas­ti­go sino que osten­tan pues­tos en los más altos nive­les de gobierno. Aquí, en esta tie­rra de ladro­nes y hogar de escla­vos [1] , acu­san de saqueo a los que se rebe­lan, cuan­do los pode­res fác­ti­cos han saquea­do a los negros como pue­blo duran­te siglos, en para­le­lo y como par­te de un mis­mo saqueo de con­ti­nen­tes ente­ros. Pro­me­ten jus­ti­cia des­de el Depar­ta­men­to de la Injus­ti­cia y su sis­te­ma judi­cial ama­ña­do, en lo que es sólo una estra­te­gia de deni­gra­ción a los ojos de la gen­te. Sacar a la calle a la Guar­dia Nacio­nal sig­ni­fi­ca una sola cosa: más vio­len­cia insen­sa­ta con­tra el pue­blo. ¡NO! ¡NO! ¡NO!

La his­to­ria y la reali­dad actual mues­tran que has­ta tan­to la gen­te no se alce y se nie­gue a jugar el jue­go de la injus­ti­cia, la indig­na­ción y el horror con­ti­nua­rán. Todos debe­mos estar del lado de los rebel­des de Bal­ti­mo­re, negar­nos a con­de­nar­los e inten­si­fi­car la lucha para PONER FIN a los ase­si­na­tos de la poli­cía y al encar­ce­la­mien­to en masa. Este es un cla­mor y una lla­ma­da a toda la socie­dad a poner­se de pie y decir ¡BASTA! ¡ESTO DEBE CESAR!

Carl Dix es un acti­vis­ta afro­ame­ri­cano, natu­ral de Bal­ti­mo­re y orga­ni­za­dor y miem­bro acti­vo de la cam­pa­ña Stop “Stop and Frisk” (Alto a los regis­tros arbi­tra­rios). En su día fue uno de los pri­me­ros sol­da­dos de leva que se nega­ron a luchar en la gue­rra de Viet­nam, por lo cual sufrió dos años de prisión. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *