Viet­nam, el nom­bre de la vic­to­ria- Car­los Aznárez

El 30 de abril de 1975, Sai­gón era defi­ni­ti­va­men­te libe­ra­da por par­te de los com­ba­tien­tes viet­na­mi­tas. El anhe­la­do sue­ño de Ho Chi Minh, de Giap y tan­tos otros patrio­tas revo­lu­cio­na­rios y comu­nis­tas se con­ver­tía en reali­dad: Viet­nam se reuni­fi­ca­ba en una sola y vic­to­rio­sa Nación.
Dos años antes, en enero de 1973, en París, el Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal, los Esta­dos Uni­dos y una dele­ga­ción sud­viet­na­mi­ta habían fir­ma­do los Acuer­do de paz, que las dos últi­mas par­tes incum­plie­ron de for­ma manifiesta.

Como todo pue­blo que rei­vin­di­que su dig­ni­dad y auto­es­ti­ma, ese hoy recor­da­do año 40 del triun­fo con­tra el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, sur­ge de una lar­ga his­to­ria de com­ba­tes y sufri­mien­tos. “Nada que ten­ga que ver con la eman­ci­pa­ción popu­lar se logra sin sacri­fi­cios”, supo decir el inol­vi­da­ble patrio­ta viet­na­mi­ta Ho Chi Minh, y eso se con­vir­tió en una máxi­ma defen­di­da con uñas y dien­tes por sus lea­les seguidores.

Hablar de Viet­nam hoy es recor­dar una de las gran­des proezas de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. La de la tena­ci­dad, con­fian­za en las ideas y lucha a bra­zo par­ti­do duran­te déca­das, para qui­tar­se de enci­ma las dis­tin­tas face­tas de inje­ren­cia impe­ria­lis­ta de diver­so signo.

Pri­me­ro fue­ron los fran­ce­ses, los que a media­dos del Siglo XIX habían empren­di­do la con­quis­ta del país, y se encon­tra­ron con una resis­ten­cia heroi­ca que “una y mil veces nos hizo retro­ce­der en nues­tros inten­tos”, como lo expli­ca­ría pos­te­rior­men­te uno de los jefes mili­ta­res de París. Sin embar­go, el pode­río de fue­go y la masi­vi­dad en la inter­ven­ción mili­tar faci­li­tó que pro­gre­si­va­men­te el país se con­vir­tie­ra en una colo­nia. Pero des­de el esta­ble­ci­mien­to de la domi­na­ción de los impe­ria­lis­tas fran­ce­ses el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal del pue­blo viet­na­mi­ta se desa­rro­lló continuamente.

En 1939 esta­lló la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Fran­cia fue rápi­da­men­te ocu­pa­da por los nazis, y Viet­nam pasó a trans­for­mar­se en colo­nia de los japo­ne­ses. Fue ese el momen­to en que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam ana­li­zó con pron­ti­tud y cer­te­za la nue­va situa­ción, con­clu­yen­do que se ini­cia­ba un nue­vo ciclo de gue­rras y revo­lu­cio­nes. Poco des­pués se for­ma­ba el Viet­minh (Fren­te de la Inde­pen­den­cia de Viet­nam) que ini­ció la gue­rra de gue­rri­llas, que se agi­gan­ta­rían a par­tir de 1945 (cuan­do el Ejér­ci­to Rojo sovié­ti­co y las fuer­zas alia­das derro­ta­rían al ejér­ci­to japo­nés) y cul­mi­na­rían con una insu­rrec­ción gene­ral y la ins­tau­ra­ción del poder popu­lar en Hanoi y en todo el país. Ho Chi Mính, el máxi­mo líder de todas las vic­to­rias viet­na­mi­ta pre­si­día el gobierno y se pro­cla­ma­ba la inde­pen­den­cia y se crea­ba la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Viet­nam, pri­me­ra demo­cra­cia popu­lar del sudes­te asiático.

Sin embar­go, el 23 de sep­tie­bre de 1945, el Cuer­po Expe­di­cio­na­rio fran­cés abrió el fue­go en Sai­gón, gene­ran­do a par­tir de ese día, y duran­te nue­ve años, el desa­rro­llo de una gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal que fina­li­zó con la vic­to­ria viet­na­mi­ta en Dien Bien Fu.

El cuar­to y últi­mo capí­tu­lo de esta esca­la­da de ata­ques impe­ria­les de dis­tin­to signo que sufrió Viet­nam comen­zó en 1959 y se pro­lon­gó has­ta 1975, pro­ta­go­ni­zan­do esta vez el inten­to el pode­ro­so apa­ra­to mili­tar de los Esta­dos Uni­dos, que tra­ta­ba así de impe­dir la reuni­fi­ca­ción de Viet­nam en una sola nación. Cien­tos de miles de mari­nes se dis­pu­sie­ron a defen­der al gobierno títe­re de Viet­nam del Sur, y como le ocu­rrie­ra a fran­ce­ses y japo­ne­ses, cho­ca­ron con el muro de resis­ten­cia de todo un pue­blo enro­la­do en el Fren­te de Libe­ra­ción de Viet­nam. A par­tir de ese momen­to y duran­te quin­ce lar­gos años de con­tien­da des­pa­re­ja, en la que los inva­so­res uti­li­za­ron las más sofis­ti­ca­das armas de des­truc­ción masi­va con­tra la pobla­ción civil viet­na­mi­ta, se escri­bió una de las pági­nas más estre­me­ce­do­ras y emo­ti­vas de la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria mundial.

El resul­ta­do de la agre­sión fue demo­le­dor: más de cin­co millo­nes de muer­tos, entre los cua­les 58.100 fue­ron sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y el res­to pobla­do­res y mili­cia­nos viet­na­mi­tas, a lo que hay que sumar la devas­ta­ción gene­ra­li­za­da de un terri­to­rio, sus vivien­das e infra­es­truc­tu­ra, que fue­ron miles de veces bom­bar­dea­dos con alre­de­dor de 8 millo­nes de tone­la­das de poten­tí­si­mas car­gas explo­si­vas y tam­bién con napalm y “agen­te naran­ja” que arra­sa­ron con aldeas y seres huma­nos. A todo este accio­nar béli­co nor­te­ame­ri­cano hay que agre­gar lo que para sus tro­pas de inter­ven­ción en dis­tin­tos paí­ses es algo común: los malos tra­tos gene­ra­li­za­dos, las tor­tu­ras y todo tipo de sevi­cias con­tra los pobla­do­res dete­ni­dos, tan­to que el pro­pio gobierno de EE.UU tuvo que reco­no­cer pos­te­rior­men­te que 278 sol­da­dos fue­ron con­de­na­dos por tri­bu­na­les mili­ta­res por las atro­ci­da­des cometidas.

Viet­nam ven­ció y no fue por casua­li­dad, sino que su lide­raz­go revo­lu­cio­na­rio, pro­ta­go­ni­za­do por muchos hom­bres y muje­res, entre los cua­les emer­gen con luz pro­pia el pre­si­den­te Ho Chi Minh ‑quien lamen­ta­ble­men­te falle­ció en 1969- y el gene­ral Vo Ngu­yen Giap, impu­so una moda­li­dad exi­to­sa a la hora de com­ba­tir a los inva­so­res: la gue­rra de todo el pue­blo a tra­vés de la cons­truc­ción de un Ejér­ci­to popu­lar. Como el pro­pio Giap lo defi­nie­ra: “La resis­ten­cia era pre­ci­sa­men­te la con­ti­nua­ción de la revo­lu­ción nacio­nal demo­crá­ti­ca bajo la for­ma de una lucha armada”.

Cono­ce­do­res de las teo­rías mile­na­rias de cómo com­ba­tir a incur­so­res tan pode­ro­sos como los mari­nes nor­te­ame­ri­ca­nos, el lide­raz­go nacio­nal viet­na­mi­ta inter­pre­tó ‑como ya había ocu­rri­do con los fran­ce­ses- que la estra­te­gia enemi­ga se orien­ta­ba a una acción rápi­da para una deci­sión rápi­da. De allí, que resul­ta­ba de pura lógi­ca para cual­quier plan­teo resis­ten­te, que la pro­lon­ga­ción even­tual de la gue­rra pri­va­ría a los esta­dou­ni­den­ses de sus pun­tos fuer­tes mien­tras agra­va­ba más sus debi­li­da­des. Así se fue deli­nean­do un plan ope­ra­ti­vo de res­pues­ta, con­sis­ten­te en cons­truir todo un sis­te­ma de líneas de ata­que y cer­co que per­mi­tió a las tro­pas revo­lu­cio­na­rias viet­na­mi­tas lan­zar ‑año tras año- ince­san­tes asal­tos en olea­das suce­si­vas. Ese sis­te­ma, con sus innu­me­ra­bles trin­che­ras, túne­les que gene­ra­ron una autén­ti­ca nación sub­te­rrá­nea por deba­jo del esce­na­rio “real” de com­ba­te, sus bases de arti­lle­ría, sus pues­tos de man­do, se fue­ron mul­ti­pli­can­do y ter­mi­na­ron por hacer más visi­ble un triun­fo que pare­cía impo­si­ble por la poten­cia y la masi­vi­dad del agre­sor. Vale recor­dar que los mari­nes de EE.UU con­ta­ron ade­más con el apo­yo de efec­ti­vos de Aus­tra­lia, Nue­va Zelan­dia y Corea, que tam­bién mor­die­ron el pol­vo de la derro­ta fren­te a los imba­ti­bles vietnamitas.

No cabe nin­gu­na duda que a la hora de eva­luar cir­cuns­tan­cias espe­cia­les de lo que fue esa gue­rra de eman­ci­pa­ción nacio­nal, resul­tó estra­té­gi­ca la con­tri­bu­ción de las tro­pas espe­cia­les del Ejér­ci­to Popu­lar. Dichos cuer­pos de com­ba­te fue­ron crea­dos por el Pre­si­den­te Ho Chi Minh, y se con­vir­tie­ron rápi­da­men­te en uni­da­des de eli­te posee­do­ras de fuer­zas acuá­ti­cas, terres­tres y urbanas.

A dife­ren­cia de sus enemi­gos envia­dos por Washing­ton, su poten­cia no se basa­ba en sofis­ti­ca­das armas sino en la expe­rien­cia acu­mu­la­da de las his­tó­ri­cas gue­rras de defen­sa nacio­nal, una pacien­cia ejem­plar, una rara capa­ci­dad de resis­ten­cia cor­po­ral y, sobre todo, una férrea voluntad.

A sus com­ba­tien­tes se les cono­cía como los hom­bres y muje­res de “cabe­za des­cu­bier­ta y pie des­cal­zo” que con el correr de los años se con­vir­tie­ron en una autén­ti­ca pesa­di­lla para los mari­nes yanquis.

Fue­ron innu­me­ra­bles las accio­nes lle­va­das a cabo por estas tro­pas, pero si hay que dar ejem­plos de lo que se pue­de lograr con dis­ci­pli­na y con­vic­ción de que se está luchan­do por una cau­sa jus­ta, habría que nom­brar la ope­ra­ción de los 14 puen­tes, que fue el mayor ejer­ci­cio ofen­si­vo duran­te la gue­rra, con la par­ti­ci­pa­ción de una divi­sión, una bri­ga­da, cua­tro bata­llo­nes y nume­ro­sos coman­dos urbanos.

Así se logró la ocu­pa­ción del puen­te Ghenh, ope­ra­ti­vo lle­va­do a cabo bajo la direc­ción del coro­nel Van Ninh. La idea era defen­der ese obje­ti­vo “sea como sea”. Con una valen­tía sin par 52 mili­cia­nos com­ba­tie­ron duran­te dos días ante un des­co­mu­nal ata­que de los mari­nes, y sólo dos de ellos que­da­ron con vida, pero nin­guno retro­ce­dió de su pues­to y defen­die­ron el obje­ti­vo has­ta el final.

En estos ejer­ci­cios de memo­ria hay que recor­dar tam­bién el nom­bre del sar­gen­to Pham Duy Do, quien no sólo par­ti­ci­pó en la defen­sa del puen­te de la estra­té­gi­ca carre­te­ra Bien Hoa, sino que fue el gue­rri­lle­ro que hizo fla­mear la ban­de­ra de la libe­ra­ción en el pala­cio pre­si­den­cial de Sai­gón el día de la vic­to­ria definitiva.

La ofen­si­va final

A las 0 hora del 29 de abril de 1975, el alto man­do viet­na­mi­ta deci­dió que había lle­ga­do la Hora H de la ofen­si­va final. Sai­gón fue ata­ca­da por todas las direc­cio­nes, excep­to des­de el mar. Por la zona des­mi­li­ta­ri­za­da pene­tra­ron más uni­da­des, lo mis­mo que des­de Laos y des­de el cen­tro nor­te de Cam­bo­ya. Por la maña­na, la arti­lle­ría nor­viet­na­mi­ta bom­bar­deó inten­sa­men­te el puen­te New­port, la últi­ma cone­xión de Sai­gón con el mun­do exte­rior. Tras horas de inten­sa lucha, la ciu­dad que­dó com­ple­ta­men­te aislada.

En un bos­que de cau­cho pró­xi­mo a Dau Giay, aguar­da­ba una uni­dad de ata­que en pro­fun­di­dad for­ma­da por una bri­ga­da de carros de com­ba­te, un regi­mien­to de infan­te­ría y algu­nas uni­da­des más. Lle­va­ban los vehícu­los camu­fla­dos con ramas, los bra­zos con cin­tas rojas para dis­tin­guir­se y uni­for­mes impe­ca­bles para tomar la capi­tal. Mien­tras en el ban­do pro nor­te­ame­ri­cano, el gene­ral Cao Van Vien fir­mó la orden de resis­tir con la fra­se «defen­der has­ta la muer­te, has­ta el final, la por­ción de la tie­rra que nos que­da». Sin embar­go, como ocu­rrie­ra con nume­ro­sos ofi­cia­les y mari­nes yan­quis, ese “fiel” sol­da­do del gobierno títe­re, poco des­pués deser­ta­ba de su pues­to y huía del país.

A media tar­de del 29 de abril los trans­por­tes, los blin­da­dos viet­na­mi­tas salie­ron del bos­que y lle­ga­ron a la capi­tal aplas­tan­do toda resis­ten­cia que pudie­ron encon­trar. Al día siguien­te pene­tra­ron en Sai­gón mien­tras inva­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos y sus laca­yos del Sur, tra­ta­ban de huir por cual­quier medio. Así fue toma­do por lo com­ba­tien­tes comu­nis­tas el cuar­tel gene­ral del Esta­do Mayor, el Pala­cio de la Inde­pen­den­cia, el cuar­tel gene­ral de la Zona Capi­tal Espe­cial, el Direc­to­rio Gene­ral de la Poli­cía y el aeró­dro­mo de Tan Son Nhut.

Sai­gón había caí­do y cien­tos de ban­de­ras rojas fla­mea­ban alti­vas en todo el ámbi­to del Pala­cio guber­na­men­tal. Cuan­do los mili­cia­nos pro­rrum­pie­ron en el des­pa­cho del atri­bu­la­do “pre­si­den­te” títe­re Minh, éste inten­tó un dis­cur­so for­mal de “trans­mi­sión del man­do”. La res­pues­ta fue tajan­te: “Usted no tie­ne nada que trans­fe­rir. Pue­de ren­dir­se incondicionalmente”.

Afue­ra, en medio de esce­nas de júbi­lo popu­lar y dis­pa­ros al aire, se podían obser­var las últi­mas y ver­gon­zo­sas “haza­ñas” de los mari­nes y per­so­nal diplo­má­ti­co yan­quis huyen­do a la atro­pe­lla­da. Subien­do a los coda­zos a heli­cóp­te­ros, gri­tan­do ate­rro­ri­za­dos y dibu­jan­do con esos ges­tos, imá­ge­nes que paten­ti­za­rían la peor derro­ta sufri­da por el impe­ria­lis­mo yan­qui. jun­to con la pali­za reci­bi­da en Bahía Cochi­nos y Pla­ya Girón, a manos de los revo­lu­cio­na­rios cubanos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *