Día inter­na­cio­nal de lucha de la cla­se obrera

Albert Par­sons
Pri­me­ro de Mayo
Cada año, el Pri­me­ro de Mayo con­me­mo­ra el ase­si­na­to de cin­co sin­di­ca­lis­tas esta­dou­ni­den­ses en 1886 en una de las mayo­res movi­li­za­cio­nes obre­ras cele­bra­das en aquel país en recla­ma­ción de la jor­na­da labo­ral de ocho horas.

En julio de 1889 el I Con­gre­so de la II Inter­na­cio­nal acor­dó cele­brar el Pri­me­ro de Mayo como jor­na­da de lucha del pro­le­ta­ria­do de todo el mun­do y adop­tó la siguien­te reso­lu­ción his­tó­ri­ca: “Debe orga­ni­zar­se una gran mani­fes­ta­ción inter­na­cio­nal en una mis­ma fecha de tal mane­ra que los tra­ba­ja­do­res de cada uno de los paí­ses y de cada una de las ciu­da­des exi­jan simul­tá­nea­men­te de las auto­ri­da­des públi­cas limi­tar la jor­na­da labo­ral a ocho horas y cum­plir las demás reso­lu­cio­nes de este Con­gre­so Inter­na­cio­nal de París”.

Como en otras par­tes del mun­do, la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res en Esta­dos Uni­dos a fina­les del siglo XIX era muy difí­cil. Sin embar­go, emi­gran­tes de diver­sos paí­ses euro­peos acu­dían allá en bus­ca de una mejor situa­ción eco­nó­mi­ca. En 1886, un escri­tor extran­je­ro retra­tó así a Chica­go: “Un man­to abru­ma­dor de humo; calles lle­nas de gen­te ocu­pa­da, en rápi­do movi­mien­to; un gran con­glo­me­ra­do de vías ferro­via­rias, bar­cos y trá­fi­co de todo tipo; una dedi­ca­ción pri­mor­dial al Dólar Todo­po­de­ro­so”.

Era una ciu­dad con un pro­le­ta­ria­do inmi­gran­te, arras­tra­do por el capi­ta­lis­mo a la peri­fe­ria de una ciu­dad indus­trial. La gran mayo­ría de los pro­le­ta­rios, espe­cial­men­te en ciu­da­des como Chica­go, eran de Ale­ma­nia, Irlan­da, Bohe­mia, Fran­cia, Polo­nia o Rusia. Olea­das de obre­ros arro­ja­dos los unos con­tra otros, com­pri­mi­dos en tugu­rios y azu­za­dos por gue­rras étni­cas. Muchos eran cam­pe­si­nos anal­fa­be­tos pero otros ya esta­ban tem­pla­dos por la lucha de clases.

En el invierno de 1872, un año des­pués de la Comu­na de París, en Chica­go miles de obre­ros sin hogar y ham­brien­tos a cau­sa del gran incen­dio, hicie­ron mani­fes­ta­cio­nes pidien­do ayu­da. Muchos lle­va­ban en pan­car­tas ins­cri­tas la con­sig­na Pan o san­gre. Reci­bie­ron san­gre. La repre­sión poli­cial les obli­gó a refu­giar­se en el túnel bajo el río Chica­go, don­de fue­ron tiro­tea­dos y golpeados.

En 1877 otra gran ola de huel­gas se exten­dió por las redes ferro­via­rias y pren­dió huel­gas gene­ra­les en los cen­tros ferro­via­rios, entre ellos Chica­go don­de, las balas de la poli­cía dis­per­sa­ron las enor­mes con­cen­tra­cio­nes de huel­guis­tas de aquel año.

De aque­llas luchas nació una nue­va direc­ción sin­di­cal, espe­cial­men­te de inmi­gran­tes ale­ma­nes, conec­ta­dos con la I Inter­na­cio­nal de Marx y Engels. El pro­le­ta­ria­do ale­mán tenía una con­ta­gio­sa con­cien­cia de cla­se: apren­di­da, mol­dea­da por una expe­rien­cia com­ple­ja, pro­fun­da­men­te hos­til al capi­ta­lis­mo mun­dial. Como todos los revo­lu­cio­na­rios, eran odia­dos, temi­dos y difa­ma­dos al mis­mo tiem­po. A su lado esta­ba un lucha­dor oriun­do de Esta­dos Uni­dos, Albert Parsons.

Así se dio una fusión de la expe­rien­cia polí­ti­ca de dos con­ti­nen­tes, del tumul­to de Euro­pa y el movi­mien­to con­tra la escla­vi­tud de Esta­dos Uni­dos. En los agi­ta­dos años de la eman­ci­pa­ción de los escla­vos, Par­sons era un repu­bli­cano radi­cal que había desa­fia­do a la socie­dad teja­na bur­gue­sa casán­do­se con una escla­va mes­ti­za liber­ta, Lucy Par­sons, que lle­gó a ser una figu­ra polí­ti­ca por sí mis­ma. Albert Par­sons mili­tó mucho tiem­po en las Ligas de Ocho Horas, pero has­ta diciem­bre de 1885 escri­bió en su perió­di­co Alar­ma: “A noso­tros, de la Inter­na­cio­nal [hacía refe­ren­cia a la anar­quis­ta IWPACOR] nos pre­gun­tan con fre­cuen­cia por qué no apo­ya­mos acti­va­men­te al movi­mien­to de la pro­pues­ta de ocho horas. Eche­mos mano de lo que poda­mos con­se­guir, dicen nues­tros ami­gos de las ocho horas, por­que si pedi­mos dema­sia­do podría­mos no reci­bir nada. Con­tes­ta­mos: Por­que no hace­mos com­pro­mi­sos. O nues­tra posi­ción de que los capi­ta­lis­tas no tie­nen nin­gún dere­cho a la pose­sión exclu­si­va de los medios de vida es ver­dad o no lo es. Si tene­mos razón, pues reco­no­cer que los capi­ta­lis­tas tie­nen dere­cho a las ocho horas de nues­tro tra­ba­jo es más que un com­pro­mi­so; es una vir­tual con­ce­sión de que el sis­te­ma de sala­rios es jus­to”.

Tras recu­pe­rar­se de los suce­sos de 1877, el movi­mien­to obre­ro se exten­dió como un incen­dio incon­tro­la­ble, espe­cial­men­te cuan­do se con­cen­tró en la deman­da de la jor­na­da de ocho horas.

En aque­lla épo­ca había dos gran­des orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res en Esta­dos Uni­dos. La Noble Orden de los Caba­lle­ros del Tra­ba­jo (The Noble Orden of the Knights of Labor), mayo­ri­ta­ria, y la Fede­ra­ción de Gre­mios Orga­ni­za­dos y Tra­deu­nio­nes (Fede­ra­tion of Orga­ni­zed Tra­ders and Labor Union). En el IV Con­gre­so de esta últi­ma, cele­bra­do en 1884, Gabriel Edmons­ton pre­sen­tó una moción sobre la dura­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo, que decía: “Que la dura­ción legal de la jor­na­da de tra­ba­jo sea de ocho horas dia­rias a par­tir del Pri­me­ro de Mayo de 1886. La moción se apro­bó y se con­vir­tió en una rei­vin­di­ca­ción tam­bién para otras orga­ni­za­cio­nes no afi­lia­das al sin­di­ca­to”.

El Pri­me­ro de Mayo de 1886 los tra­ba­ja­do­res debían impo­ner la jor­na­da de ocho horas y cerrar las puer­tas de cual­quier fábri­ca que no acce­die­ra. La deman­da de ocho horas se iba a trans­for­mar de una rei­vin­di­ca­ción eco­nó­mi­ca de los tra­ba­ja­do­res con­tra sus patro­nos inme­dia­tos, en la rei­vin­di­ca­ción polí­ti­ca de una cla­se con­tra sus explotadores.

El plan reci­bió una tre­men­da y entu­sias­ta aco­gi­da. Un his­to­ria­dor escri­be: “Fue poco más que un ges­to que, debi­do a las nue­vas con­di­cio­nes de 1886, se con­vir­tió en una ame­na­za revo­lu­cio­na­ria. La efer­ves­cen­cia se exten­dió por todo el país. Por ejem­plo, el núme­ro de miem­bros de la Noble Orden de los Caba­lle­ros del Tra­ba­jo subió de 100.000 en el verano de 1885 a 700.000 al año siguiente”.

El movi­mien­to de las ocho horas reci­bió un apo­yo tan fer­vien­te por­que la jor­na­da de tra­ba­jo típi­ca era de 18 horas. Los tra­ba­ja­do­res debían entrar a la fábri­ca a las 5 de la maña­na y retor­na­ban a las 8 ó 9 de la noche; así, muchos tra­ba­ja­do­res no veían a su mujer e hijos a la luz del día. Los obre­ros, lite­ral­men­te, tra­ba­ja­ban has­ta morir­se; su vida la con­for­ma­ba el tra­ba­jo, un peque­ño des­can­so y el ham­bre. Antes de que los tra­ba­ja­do­res como cla­se pudie­ran alzar la cabe­za hacia hori­zon­tes más leja­nos, nece­si­ta­ban momen­tos libres para pen­sar y for­mar­se. En las calles, tra­ba­ja­do­res alza­dos cantaban:

Nos pro­po­ne­mos reha­cer las cosas.
Esta­mos har­tos de tra­ba­jar para nada,
esca­sa­men­te para vivir,
jamás una hora para pensar.

Antes de la pri­ma­ve­ra de 1886 comen­zó una ola de huel­gas a esca­la nacio­nal. Dos meses antes del Pri­me­ro de Mayo, escri­be un his­to­ria­dor, “ocu­rrie­ron repe­ti­dos dis­tur­bios [en Chica­go] y se veían con fre­cuen­cia vehícu­los lle­nos de poli­cías arma­dos que corrían por la ciu­dad”. El direc­tor del Chica­go Daily News escri­bió: “Se pre­de­cía una repe­ti­ción de los moti­nes de la Comu­na de París”.

En febre­ro de 1886 la empre­sa McCor­mick, de Chica­go, des­pi­dió a 1.400 tra­ba­ja­do­res, en repre­sa­lia a una huel­ga que los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa, dedi­ca­da a la fábri­ca de maqui­na­ria agrí­co­la, habían rea­li­za­do el año ante­rior. Los Pin­ker­ton, una espe­cie de poli­cía pri­va­da empre­sa­rial, vigi­la­ban todos los pasos de los huel­guis­tas, fue­ron con­tra­ta­dos muchos esqui­ro­les, pero la huel­ga duró has­ta el Pri­me­ro de Mayo. Al man­te­ner­se la huel­ga y al apro­xi­mar­se la fecha del día cla­ve que el IV Con­gre­so había seña­la­do, se iba aso­cian­do la idea de coor­di­nar esas dos acciones.

Ese día se para­li­za­ron 20.000 tra­ba­ja­do­res en dis­tin­tos Esta­dos, en deman­da de la jor­na­da de ocho horas de tra­ba­jo. Los tra­ba­ja­do­res en huel­ga de la empre­sa McCor­mick tam­bién se unie­ron a la protesta.

El Pri­me­ro de Mayo era el día cla­ve para exi­gir el nue­vo hora­rio; todos los comen­ta­rios y expec­ta­ti­vas eran cen­tra­li­za­das en aque­lla fecha, más aún, se apro­ve­chó el des­con­ten­to de los tra­ba­ja­do­res y la huel­ga de Chicago.

Aquel día los obre­ros de los mayo­res com­ple­jos indus­tria­les de Esta­dos Uni­dos decla­ra­ron una huel­ga gene­ral. Exi­gían la jor­na­da labo­ral de ocho horas y mejo­res con­di­cio­nes de trabajo.

La pren­sa bur­gue­sa reac­cio­nó en con­tra de las pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res; por ejem­plo, ese mis­mo día el perió­di­co New York Times decía: “Las huel­gas para obli­gar el cum­pli­mien­to de la jor­na­da de ocho horas pue­den hacer mucho para para­li­zar la indus­tria, dis­mi­nuir el comer­cio y fre­nar la rena­cien­te pros­pe­ri­dad del país, pero no podrán lograr su obje­ti­vo”. Otro perió­di­co, el Phi­la­delphia Tele­gram dijo: “El ele­men­to labo­ral ha sido pica­do por una espe­cie de tarán­tu­la uni­ver­sal, se ha vuel­to loco de rema­te. Pen­sar en estos momen­tos pre­ci­sa­men­te en ini­ciar una huel­ga por el logro del sis­te­ma de ocho horas”.

Ese Pri­me­ro de Mayo de 1886 fue tan agi­ta­do como se había pro­nos­ti­ca­do. Se reali­zó una huel­ga gene­ral en Wil­ka­wee, don­de la poli­cía mató a 9 tra­ba­ja­do­res. En Louis­vi­lle, Fila­del­fia, San Luis, Bal­ti­mo­re y Chica­go, se pro­du­je­ron enfren­ta­mien­tos entre poli­cías y tra­ba­ja­do­res, sien­do el acto de ésta últi­ma ciu­dad el de mayor reper­cu­sión. Chica­go, don­de tam­bién esta­ba la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa McCor­mick, fue el sím­bo­lo de la lucha y el sacri­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res. Allí los suce­sos fue­ron espe­cial­men­te trá­gi­cos. Para repri­mir a los huel­guis­tas, la bur­gue­sía urdió una pro­vo­ca­ción: el 4 de mayo en la pla­za de Hay­mar­ket, don­de se esta­ba cele­bran­do una masi­va asam­blea obre­ra, esta­lló una bom­ba. Era la señal para que los poli­cías de la ciu­dad y los sol­da­dos de la guar­ni­ción local abrie­sen fue­go con­tra los huelguistas.

Los suce­sos acae­ci­dos en Esta­dos Uni­dos en mayo de 1886 tuvie­ron una inmen­sa reper­cu­sión mun­dial. Al año siguien­te, en muchos paí­ses los obre­ros se decla­ra­ron en huel­ga simul­tá­nea­men­te, sím­bo­lo de su uni­dad y fra­ter­ni­dad, por enci­ma de fron­te­ras y nacio­nes en defen­sa de una mis­ma causa.

Como resul­ta­do de la huel­ga los patro­nos cerra­ron las fábri­cas. Más de 40.000 tra­ba­ja­do­res se pusie­ron en pie de lucha. Comen­zó una repre­sión masi­va no sólo en Chica­go, prin­ci­pal cen­tro del movi­mien­to huel­guís­ti­co, sino tam­bién por todo Esta­dos Uni­dos. La bur­gue­sía des­ató una de sus típi­cas cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da de odio hacia la cla­se obre­ra y los sin­di­ca­tos. A los obre­ros, los encar­ce­la­ban a cen­te­na­res y ocho diri­gen­tes del pro­le­ta­ria­do de Chica­go resul­ta­ron pro­ce­sa­dos: Albert Par­sons, August Spies, Samuel Fiel­den, Michael Sch­wab, Adolph Fis­cher, Geor­ge Engel, Luis Lingg y Óscar Nee­be.

El sis­te­ma judi­cial hizo el res­to: pasó por alto su pro­pia lega­li­dad y, sin prue­ba algu­na de que los acu­sa­dos tenían algo que ver con la explo­sión en Hay­mar­ket, dic­tó una sen­ten­cia cruel e infa­me: sie­te de los pro­ce­sa­dos fue­ron con­de­na­dos a la pena de muer­te, todos excep­to Óscar Nee­be, que fue con­de­na­do a 15 años de pri­sión. Y eso que se había demos­tra­do ple­na­men­te que sólo dos de los pro­ce­sa­dos esta­ban en el mitin cuan­do esta­lló la bomba.

Aquel cri­men legal tenía un solo obje­ti­vo: no per­mi­tir que se exten­die­sen las pro­tes­tas obre­ras y ate­mo­ri­zar por mucho tiem­po a los obre­ros. Un capi­ta­lis­ta de Chica­go reco­no­ció: “No con­si­de­ro que esta gen­te sea cul­pa­ble de deli­to alguno, pero deben ser ahor­ca­dos. No temo la anar­quía en abso­lu­to, pues­to que se tra­ta de un esque­ma utó­pi­co de unos pocos, muy pocos chi­fla­dos filo­so­fan­tes y, ade­más, ino­fen­si­vos; pero con­si­de­ro que el movi­mien­to obre­ro debe ser des­trui­do”.

¡Un día de rebe­lión, no de des­can­so! ¡Un día no orde­na­do por los por­ta­vo­ces chu­les­cos de las ins­ti­tu­cio­nes, que tie­nen enca­de­na­dos a los tra­ba­ja­do­res! ¡Un día en que el tra­ba­ja­dor haga sus pro­pias leyes y ten­ga el poder de eje­cu­tar­las! Todo sin el con­sen­ti­mien­to ni apro­ba­ción de los que opri­men y gobier­nan. Un día en que con tre­men­da fuer­za, el ejér­ci­to uni­do de los tra­ba­ja­do­res se movi­li­ce con­tra los que hoy domi­nan el des­tino de los pue­blos de todas las nacio­nes. Un día de pro­tes­ta con­tra la opre­sión y la tira­nía, con­tra la igno­ran­cia y las gue­rras de todo tipo. Un día para comen­zar a dis­fru­tar de ocho horas de tra­ba­jo, ocho horas de des­can­so y ocho horas para lo que nos dé la gana.

(Octa­vi­lla que cir­cu­la­ba en Chica­go en 1885)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *