¿Cómo se pue­de ayu­dar a Nepal? Can­ce­lan­do su deu­da- Kan­ya D’Almeida

Las per­so­nas muer­tas por el terre­mo­to que devas­tó a Nepal el sába­do 25 podrían supe­rar las 10.000, según esti­ma­cio­nes del pri­mer minis­tro Sushil Koi­ra­la, aun­que las cifras ofi­cia­les de pér­di­das huma­nas se sitúan aún en la mitad y la de heri­dos en 7.000.

Las ope­ra­cio­nes de bús­que­da y res­ca­te con­ti­nua­ban este mar­tes 28, mien­tras que el gobierno y las agen­cias de ayu­da inter­na­cio­nal pro­cu­ra­ban enfren­tar las secue­las del sis­mo de 7,8 gra­dos de mag­ni­tud que sacu­dió al país del sur de Asia.

Las fuer­tes répli­cas angus­tian a los 27,8 millo­nes de habi­tan­tes de este país sin sali­da al mar. Cien­tos de per­so­nas están des­apa­re­ci­das y se teme que innu­me­ra­bles más estén muer­tas, ente­rra­das bajo los escombros.

Con su epi­cen­tro en el dis­tri­to de Lam­jung, al noroes­te de la capi­tal, Kat­man­dú, y al sur de la fron­te­ra con Chi­na, el terre­mo­to reper­cu­tió en todo el país, cau­san­do varias ava­lan­chas en la cor­di­lle­ra del Hima­la­ya, como la que sacu­dió el cam­pa­men­to base de la mon­ta­ña del Eve­rest, a 200 kiló­me­tros de dis­tan­cia, con un sal­do de dece­nas de per­so­nas muer­tas y heridas.

La Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) infor­ma que las zonas más afec­ta­das son Dha­ding, Gorkha, Rasu­wa, Sindhu­pal­chowk, Kavre, Nuwa­kot, Dolakha, Kat­man­dú, Lalit­pur, Bhak­ta­pur y Ramechhap y sitúa en 1,2 millo­nes las per­so­nas que requie­ren ayu­da urgen­te. En total, 35 de los 75 dis­tri­tos de las regio­nes occi­den­tal y cen­tral del país pade­cen las con­se­cuen­cias del sis­mo y sus réplicas.

La pre­gun­ta que todos se hacen es cómo se recu­pe­ra­rá de la catás­tro­fe, con­si­de­ra­da la peor en Nepal en más de 80 años, este Esta­do empo­bre­ci­do, ubi­ca­do en el núme­ro 145 entre 187 paí­ses en el Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de la ONU y uno de los de menor desa­rro­llo del mundo.

Una posi­ble solu­ción la pro­po­ne la Red Jubi­leo de Esta­dos Uni­dos, una alian­za de más de 75 orga­ni­za­cio­nes con sede en ese país y 400 comu­ni­da­des reli­gio­sas de todo el mun­do, que seña­ló en un comu­ni­ca­do de pren­sa el lunes 27 que Nepal sería apto para obte­ner una reduc­ción de su deu­da, según el nue­vo Fon­do Fidu­cia­rio para Ali­vio y Con­ten­ción de Catás­tro­fes (FFACC) del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI).

El FMI creó el FFACC en febre­ro con el fin de ayu­dar a los paí­ses pobres a recu­pe­rar­se de los desas­tres natu­ra­les o las cri­sis sani­ta­rias gra­ves median­te la con­ce­sión de sub­ven­cio­nes para la reduc­ción del pago de la deu­da. El fon­do ya redu­jo las obli­ga­cio­nes finan­cie­ras de los paí­ses afec­ta­dos por el ébo­la al can­ce­lar casi 100 millo­nes de dóla­res de su deuda.

“Nepal le debe 3.800 millo­nes de dóla­res… a los acree­do­res extran­je­ros y gas­tó 217 millo­nes de dóla­res en el pago de la deu­da en 2013″, seña­ló la Red Jubi­leo, según cifras del Ban­co Mun­dial, en un comunicado.

Nepal le debe apro­xi­ma­da­men­te 1.500 millo­nes de dóla­res al Ban­co Mun­dial, 1.500 millo­nes al Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo, 54 millo­nes al FMI, 133 millo­nes a Japón y 101 millo­nes a China.

“Para que Nepal reci­ba el ali­vio del fon­do del FMI, el desas­tre debe des­truir más de 25 por cien­to de la ‘capa­ci­dad pro­duc­ti­va’ del país, impac­tar a un ter­cio de su pobla­ción o cau­sar un daño mayor que el tama­ño de la eco­no­mía”, expli­có Eric LeComp­te, direc­tor de la Red Jubi­leo Esta­dos Uni­dos, a IPS. “Pare­ce cla­ro que Nepal cali­fi­ca­rá para reci­bir la asis­ten­cia inme­dia­ta del FMI”, añadió.

Según la Red Jubi­leo, Nepal tie­ne pro­gra­ma­do el pago de 10 millo­nes de dóla­res en 2015 y casi 13 millo­nes de dóla­res en 2016 por prés­ta­mos reci­bi­dos del FMI. La reduc­ción de esa car­ga libe­ra­ría fon­dos valio­sos y limi­ta­dos que se pue­den reorien­tar a las tareas de res­ca­te y socorro.

¿La fuer­te res­pues­ta de emer­gen­cia es suficiente?

“El tiem­po es vital para las ope­ra­cio­nes de bús­que­da y res­ca­te”, decla­ró el lunes 27 la sub­se­cre­ta­ria gene­ral de Asun­tos Huma­ni­ta­rios y Coor­di­na­do­ra de la Ayu­da de Emer­gen­cia de la ONU, Vale­rie Amos.

“Las accio­nes del gobierno de Nepal y las pro­pias comu­ni­da­des loca­les ya sal­va­ron muchas vidas. Equi­pos de India, Pakis­tán, Chi­na e Israel comen­za­ron a tra­ba­jar, y hay más en camino de Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Sin­ga­pur, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, la Unión Euro­pea y demás”, aseguró.

El domin­go 26, el depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos con­fir­mó que había envia­do a Nepal un avión de la Fuer­za Aérea con 70 efec­ti­vos y pro­vi­sio­nes por valor de 700.000 dólares.

Pero no que­da cla­ro si la res­pues­ta inme­dia­ta bas­ta­rá para enfren­tar la gigan­tes­ca tarea por delante.

El Fon­do de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia cal­cu­la que 940.000 niños y niñas de las zonas más devas­ta­das nece­si­tan ayu­da huma­ni­ta­ria con urgencia.

El Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos está dis­tri­bu­yen­do racio­nes de ali­men­tos de emer­gen­cia, mien­tras que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud envió sumi­nis­tros médi­cos sufi­cien­tes para cubrir las nece­si­da­des de 40.000 per­so­nas afec­ta­das. No obs­tan­te, los exper­tos advier­ten que se nece­si­ta­rá mucha más ayu­da en las pró­xi­mas sema­nas y meses.

Dece­nas de miles de per­so­nas están dur­mien­do a la intem­pe­rie, en tien­das de cam­pa­ña impro­vi­sa­das, y casi todas nece­si­tan mejo­res alo­ja­mien­tos, agua pota­ble, sanea­mien­to, car­pas y man­tas, ade­más de sumi­nis­tros médicos.

Un infor­me de situa­ción publi­ca­do el domin­go 26 por la Ofi­ci­na de la ONU para la Coor­di­na­ción de Asun­tos Huma­ni­ta­rios des­cri­bió la situa­ción. “En el valle de Kat­man­dú, los hos­pi­ta­les están satu­ra­dos, que­dán­do­se sin espa­cio para alma­ce­nar los cadá­ve­res, y con esca­sez de sumi­nis­tros médi­cos y capa­ci­dad. El hos­pi­tal BIR”, uno de los prin­ci­pa­les del país, “atien­de en la calle a la gen­te”, informó.

Las esce­nas de devas­ta­ción en todo el país ponen de relie­ve la nece­si­dad de la ayu­da de emergencia.

“Los esfuer­zos de recons­truc­ción de Nepal lle­va­rán años y la can­ce­la­ción de la deu­da es una rece­ta para la esta­bi­li­dad finan­cie­ra a lar­go pla­zo”, sub­ra­yó LeComp­te, de la Red Jubi­leo de Esta­dos Unidos.

“Dado que el FMI tie­ne reglas cla­ras y finan­cia­ción dis­po­ni­ble con el fon­do fidu­cia­rio, la ayu­da debe­ría ser rela­ti­va­men­te rápi­da. Por des­gra­cia, como la mayor par­te de la deu­da se debe al Ban­co Mun­dial y el Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo, las reglas para el ali­vio de la deu­da no son tan cla­ras”, expresó.

“Es lamen­ta­ble que el Ban­co Mun­dial, como ins­ti­tu­ción de desa­rro­llo, aún no haya lan­za­do un plan simi­lar al del FMI de res­pues­ta rápi­da a las cri­sis huma­ni­ta­rias. En el cor­to pla­zo, el Ban­co Mun­dial debe ofre­cer un plan de sub­ven­cio­nes y ali­vio de la deu­da”, exhortó.

“Espe­ro que esta cri­sis tam­bién moti­ve al Ban­co Mun­dial a difun­dir sus pla­nes para un meca­nis­mo de res­pues­ta rápi­da”, con­clu­yó LeCompte.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *