Viet­nam derro­tó al impe­ria­lis­mo hace 40 años

La libe­ra­ción de Sai­gon (hoy Ciu­dad Ho Chi Minh) el 30 de abril de 1975 dio el toque final de la pro­lon­ga­da lucha lle­na de sacri­fi­cios y haza­ñas glo­rio­sas del pue­blo viet­na­mi­ta por la reuni­fi­ca­ción nacio­nal.

En oca­sión del 40 ani­ver­sa­rio de la his­tó­ri­ca efe­mé­ri­de, la Agen­cia Viet­na­mi­ta de Noti­cias (VNA) ofre­ce a con­ti­nua­ción un bre­ve resu­men de las cam­pa­ñas más impor­tan­tes desa­rro­lla­das por las fuer­zas patrió­ti­cas del 4 de mar­zo al 30 de abril de 1975.

La cam­pa­ña estra­té­gi­ca de Tay Ngu­yen (Alti­pla­ni­cie Occi­den­tal) del 4 de mar­zo al 3 de abril de 1975, con asal­to al pun­to cla­ve de Buon Ma Thuot, cabe­ce­ra de la pro­vin­cia alti­pla­na de Dak Lak, ini­ció la Ofen­si­va Gene­ral y levan­ta­mien­tos popu­la­res de la Pri­ma­ve­ra de 1975.

En julio de 1954, bajo la orien­ta­ción del enton­ces secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam (PCV), Le Duan, el Esta­do Mayor Gene­ral del Ejér­ci­to Popu­lar de Viet­nam comen­zó la ela­bo­ra­ción del plan estra­té­gi­co de libe­ra­ción del Sur.

En los meses de octu­bre y diciem­bre, los miem­bros del Buró Polí­ti­co (BP) y la Comi­sión Mili­tar Cen­tral del PCV cele­bra­ron dos reunio­nes, duran­te las cua­les rati­fi­ca­ron su deter­mi­na­ción y apro­ba­ron la estra­te­gia.

La deci­sión toma­da por el par­ti­do es libe­rar el Sur en dos años, el 1975 y 1976. Cons­ti­tu­ye­ron las prin­ci­pa­les metas en ese perío­do, con­so­li­dar las fuer­zas arma­das y lle­var a cabo suce­si­vos ata­ques y suble­va­ción popu­lar a fin de debi­li­tar al enemi­go y crear con­di­cio­nes favo­ra­bles para la gran ofen­si­va y levan­ta­mien­to gene­ral en 1976.

A ini­cios de 1975, basa­dos en sus esti­ma­cio­nes, el pode­río de las fuer­zas enemi­gas y de sí mis­mo, el BP tomó la deci­sión de lan­zar una ofen­si­va gene­ral para libe­rar total­men­te el Sur del país y derro­tar a los inva­so­res esta­dou­ni­den­ses.

Con el fin de rea­li­zar con éxi­to el plan, se creó una posi­ción coor­di­na­da en todo el cam­po de bata­lla, estre­chan­do el cer­co en torno a Sai­gon y los muni­ci­pios de los alre­de­do­res, e impul­san­do la lucha en las tres regio­nes estra­té­gi­cas del terri­to­rio sure­ño.

a pri­me­ra cues­tión es selec­cio­nar un cam­po de bata­lla para comen­zar el des­plie­gue del plan estra­té­gi­co.

Basa­do en un estu­dio inte­gral, el Buró Polí­ti­co y la Comi­sión Mili­tar Cen­tral del PCV deter­mi­na­ron que la Alti­pla­ni­cie Occi­den­tal cons­ti­tu­ye el esce­na­rio inex­pug­na­ble por su posi­ción geo­grá­fi­ca, y es don­de la fuer­za de defen­sa del enemi­go se mues­tra más débil com­pa­ra­do con los demás cam­pos de bata­lla a lo lar­go de la región de la lla­nu­ra cen­tral y el sur­es­te.

Por otro lado, Tay Ngu­yen es para las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias el lugar don­de pue­de movi­li­zar las fuer­zas diver­sas para for­mar un gran puño y rea­li­zar una ope­ra­ción apro­ve­chan­do los bos­ques para man­te­ner sus accio­nes en secre­to, garan­ti­zan­do la sor­pre­sa de los ata­ques a los enemi­gos. Com­pren­dien­do que la vic­to­ria en ese cam­po crea­rá un tram­po­lín para avan­zar en la zona del­tai­ca cen­tral y divi­dir así las fuer­zas enemi­gas. Los diri­gen­tes del PCV deci­die­ron ele­gir Buon Ma Thuot como el pun­to álgi­do para la arre­me­ti­da.

La direc­ción nacio­nal desig­nó el 5 de febre­ro de 1975 al gene­ral de divi­sión Hoang Minh Thao jefe de la Coman­dan­cia de la Cam­pa­ña Tay Ngu­yen.

A las 2:30 de la madru­ga­da del 10 de mar­zo de 1975, el regi­mien­to de misión espe­cial núme­ro 198, for­ti­fi­ca­do con otras uni­da­des con armas B72 y DKZ, aco­me­tió el aero­puer­to de Buon Ma Thuot (cono­ci­do como aeró­dro­mo Hoa Binh).

Ho Chi Minh, for­ja­dor de la vic­to­ria, des­gra­cia­da­men­te murió antes de la mis­ma.

Tras 30 horas de lucha con­se­cu­ti­vas, a las 11:00 del día siguien­te, Buon Ma Thuot fue libra­do total­men­te. Se tra­tó de una ofen­si­va de sig­ni­fi­ca­do estra­té­gi­co que mar­có el derrum­bo por “efec­to de domi­nó” de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Según Le Duan, la haza­ña Buon Ma Thuot, dejó una gran hue­lla la his­to­ria viet­na­mi­ta como una epo­pe­ya que dio ini­cio a la Ofen­si­va gene­ral de la Pri­ma­ve­ra.

Con este triun­fo, el BP deci­dió el 18 de mar­zo de 1975 ade­lan­tar su plan de libe­rar el Sur en el mis­mo año.

La cam­pa­ña Tay Ngu­yen cul­mi­nó el 3 de abril, bajo la estre­cha coope­ra­ción entre las fuer­zas arma­das y los pobla­do­res y etnias mino­ri­ta­rias en la Alti­pla­ni­cie Occi­den­tal. Todas las pro­vin­cias alti­pla­nas y la región cen­tro­su­re­ña que­da­ron libe­ra­das.

Según espe­cia­lis­tas, el ata­que a Buon Ma Thuot demos­tró el sabio lide­raz­go del PCV en todos los aspec­tos, des­de la selec­ción del cam­po de bata­lla, al momen­to para des­en­ca­de­nar la aco­me­ti­da y el pun­to cla­ve para el ata­que, has­ta el apro­ve­cha­mien­to de opor­tu­ni­da­des para empren­der y desa­rro­llar la ope­ra­ción.

La cam­pa­ña Tay Ngu­yen mar­có un cam­bio cru­cial en la estra­te­gia, crean­do con­di­cio­nes pro­pi­cias para que el ejér­ci­to nor­viet­na­mi­ta enca­mi­na­ra con un año de ante­la­ción la libe­ra­ción total del Sur. La vic­to­ria es fru­to de los 30 años pro­lon­ga­dos en la for­ma­ción de con­tin­gen­te y lucha ardua del pue­blo viet­na­mi­ta y las mino­rías de la Alti­pla­ni­cie Occi­den­tal. Hoang Minh Thao enfa­ti­zó que el éxi­to de esa cam­pa­ña creó nue­vas fuer­zas para el Ejér­ci­to nor­viet­na­mi­ta y apo­yó en gran medi­da al espí­ri­tu com­ba­ti­vo del pue­blo.

En la lucha arma­da por la reuni­fi­ca­ción de Viet­nam, resul­tó estra­té­gi­ca la con­tri­bu­ción de las tro­pas espe­cia­les del Ejér­ci­to Popu­lar, con muchas de sus haza­ñas reve­la­das hace poco. Fun­da­das por orien­ta­ción del Pre­si­den­te Ho Chi Minh, esas uni­da­des eli­tes cre­cie­ron en el seno de la lucha liber­ta­do­ra con­tra los inva­so­res esta­dou­ni­den­ses y dis­pu­sie­ron de fuer­zas acuá­ti­cas, terres­tres y urba­nas. Su poten­cia no resi­dió en sofis­ti­ca­das armas sino en la expe­rien­cia acu­mu­la­da de las his­tó­ri­cas gue­rras de defen­sa nacio­nal, una pacien­cia ejem­plar, una rara capa­ci­dad de resis­ten­cia cor­po­ral y, sobre todo, una férrea volun­tad.

Con esas cua­li­da­des, los com­ba­tien­tes de “cabe­za des­cu­bier­ta y pie des­cal­zo” se con­vir­tie­ron en una pesa­di­lla para los inva­so­res extran­je­ros al cum­plir misio­nes casi impo­si­bles. Para dar un ejem­plo, el coro­nel Do Van Ninh, ex-vice­co­man­dan­te y jefe del Esta­do Mayor de la Fuer­za Espe­cial, citó la des­truc­ción en mar­zo de 1975 del alma­cén de armas del aero­puer­to de Bien Hoa, don­de se encon­tra­ba la mayor reser­va de explo­si­vos esta­dou­ni­den­ses. Explo­ra­do­res del bata­llón espe­cial 113, asig­na­do para la tarea, se apro­xi­ma­ron y cava­ron un túnel para per­ma­ne­cer al lado del blan­co, pero no pudie­ron pene­trar a tra­vés de la den­sa cer­ca e inten­sa guar­dia del enemi­go, dada la impor­tan­cia estra­té­gi­ca del lugar.

Tras sema­nas de obser­va­ción y aná­li­sis del sis­te­ma defen­si­vo, cin­co com­ba­tien­tes fue­ron envia­dos al alma­cén por el río de Dong Nai, vía menos espe­ra­da por los defen­so­res. Logra­ron ins­ta­lar bom­bas de tiem­po en deter­mi­na­dos pun­tos y se reti­ra­ron antes de acti­var­las sin pér­di­da algu­na.

Otra haza­ña poco con­ta­da fue la libe­ra­ción del archi­pié­la­go Truong Sa a prin­ci­pios de abril de 1975, según órde­nes direc­tas del legen­da­rio gene­ral y coman­dan­te en jefe Vo Ngu­yen Giap. “Una com­pa­ñía de 250 com­ba­tien­tes acuá­ti­cos tuvo la tarea de ata­car seis gru­pos de islas for­ti­fi­ca­das en una amplia y leja­na zona mari­na sin nin­gún vehícu­lo de gue­rra o cono­ci­mien­to del lugar y sis­te­mas defen­si­vos”, recor­dó el octo­ge­na­rio gene­ral Mai Nang, el coman­dan­te de esa cam­pa­ña.

“La misión, aña­dió el ex Coman­dan­te de la Fuer­za Espe­cial, fue la pri­me­ra de su tipo, para la cual sus efec­ti­vos no tuvie­ron expe­rien­cia simi­lar algu­na, ni tiem­po para explo­ra­cio­nes por cues­tio­nes de urgen­cia y sor­pre­sa. Enton­ces, debi­mos apli­car una tác­ti­ca nue­va de explo­rar y ata­car a la vez, reve­ló el con­de­co­ra­do pos­te­rior­men­te con el títu­lo Héroe de las Fuer­zas Arma­das”.

Des­de tres bar­cos simu­la­dos como pes­que­ros, los sol­da­dos nada­ron dos millas mari­nas para apro­xi­mar­se a sus obje­ti­vos, con ple­na dis­po­si­ción de sacri­fi­car­se al saber que no tenían nin­gún tipo de refuer­zos, narró Nang. Pero sólo 15 minu­tos des­pués de bajar al agua, el enton­ces coro­nel reci­bió otra orden para dete­ner la ope­ra­ción. Vis­to que era impo­si­ble rever­tir el ata­que, Nang deci­dió asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad y lle­var­lo a cabo.

Con valen­tía, deter­mi­na­ción y magis­tral arte de com­ba­te, las tro­pas espe­cia­les acuá­ti­cas recu­pe­ra­ron un valio­so terri­to­rio y legí­ti­mo de Viet­nam en el Mar Orien­tal, con sólo dos bajas.

Otro his­tó­ri­co méri­to de estas fuer­zas en aque­lla glo­rio­sa pri­ma­ve­ra fue la ocu­pa­ción de 14 puen­tes alre­de­dor de Sai­gón, capi­tal del régi­men pro­nor­te­ame­ri­cano. Esta misión resul­tó vital para el avan­ce direc­to de las cin­co colum­nas liber­ta­do­ras hacia los cen­tros neu­rál­gi­cos del enemi­go y ace­le­ró así la reuni­fi­ca­ción del país.

A dife­ren­cia de otras ope­ra­cio­nes, cuyas metas solían ser ata­car y des­truir, esta misión fue la de ata­car ocu­par y defen­der la posi­ción, des­ta­có el coro­nel Van Ninh, tam­bién Héroe de las Fuer­zas Arma­das. Su pelo­tón logró ani­qui­lar uni­da­des guar­dia­nas de for­ma rápi­da en sor­pren­den­tes com­ba­tes noc­tur­nos en el puen­te Ghenh, narró y remar­có que la bata­lla para defen­der ese nudo de trans­por­te resul­tó mucho más cruen­ta. En varios casos, los equi­pos eli­tes com­ba­tían has­ta dos días bajo fue­go del enemi­go sin cono­cer el momen­to de la entra­da de las fuer­zas prin­ci­pa­les. En Ghenh, 50 de los 52 movi­li­za­dos caye­ron en com­ba­te, pero nin­guno aban­do­nó su pues­to y el pelo­tón logró defen­der­lo has­ta el final, con­tó el vete­rano coro­nel con expre­sa las­ti­ma y orgu­llo a la vez.

Otro per­so­na­je his­tó­ri­co, el sar­gen­to de tro­pas espe­cia­les Pham Duy Do par­ti­ci­pó en la ocu­pa­ción y defen­sa del puen­te de la carre­te­ra Bien Hoa y fue quien des­pués ondeó la ban­de­ra liber­ta­do­ra en el pala­cio pre­si­den­cial del gobierno títe­re de Sai­gón, hecho que mar­có la vic­to­ria final de los revo­lu­cio­na­rios.

Ingre­sa­do al Ejér­ci­to a los 17 años de edad y en su vida mili­tar de seis años, Duy Do se esca­pó dos veces de la muer­te pese a gra­ves heri­das pero no pudo hacer lo pro­pio del Agen­te Naran­ja o la dio­xi­na espar­ci­da en los bos­ques viet­na­mi­tas duran­te la gue­rra, reve­ló el ex com­ba­tien­te eli­te en entre­vis­ta con la VNA. Sus hijos sufren hoy de defec­tos físi­cos y men­ta­les cau­sa­dos por ese tóxi­co, uno de los peo­res cono­ci­dos por el hom­bre, pero se con­si­de­ró aún afor­tu­na­do de poder dis­fru­tar una vida pací­fi­ca y sen­ci­lla cuan­do otros com­pa­ñe­ros caye­ron en la lucha. La ope­ra­ción de los 14 puen­tes fue el mayor ejer­ci­cio de las tro­pas espe­cia­les viet­na­mi­tas duran­te la gue­rra, con la par­ti­ci­pa­ción de una divi­sión, una bri­ga­da, cua­tro bata­llo­nes y nume­ro­sos coman­dos urba­nos.

Esas cons­truc­cio­nes abrie­ron, el 30 de abril de 1975, el paso para la entra­da triun­fan­te del Ejér­ci­to Popu­lar en Sai­gón, inau­gu­ran­do una nue­va era de reuni­fi­ca­ción, paz y desa­rro­llo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *