Tra­ge­dia en Mare Nós­trum- Víc­tor Arrogante

No pare­ce que impor­te mucho la tra­ge­dia huma­na, más bien su preo­cu­pa­ción vie­ne por la segu­ri­dad y evi­tar que los ham­brien­tos del ter­cer mun­do afri­cano abor­den las cos­tas de «El Dora­do». Muchas muer­tes, des­pre­cio y dema­sia­da incom­pren­sión por par­te de la civi­li­za­ción. La UE no quie­re res­ca­tes y tri­pli­ca los fon­dos de la ope­ra­ción Tri­tón, para la vigi­lan­cia y la pro­tec­ción de las fron­te­ras, ame­na­zan­do con uti­li­zar más «for­ta­le­za».

La cri­sis de refu­gia­dos y migran­tes en el Medi­te­rrá­neo, según seña­la la ONU ha mul­ti­pli­ca­do por 50 el núme­ro de muer­tes, ante la inac­ción de los gobier­nos euro­peos. Los muer­tos aumen­tan, la tra­ge­dia se hace irres­pi­ra­ble y los gobier­nos euro­peos no abor­dan la cri­sis huma­ni­ta­ria. Tie­nen que refor­zar las ope­ra­cio­nes de bús­que­da y sal­va­men­to en el Medi­te­rrá­neo y el Egeo; han de abrir rutas segu­ras para evi­tar que las per­so­nas que huyen de con­flic­tos y per­se­cu­ción se vean obli­ga­das a rea­li­zar via­jes peli­gro­sos. Los paí­ses euro­peos tie­nen que dejar de coope­rar con paí­ses que vio­lan los dere­chos huma­nos y for­zar que res­trin­jan los flu­jos migra­to­rios hacia Euro­pa.

Algu­nos datos de la tra­ge­dia huma­ni­ta­ria: la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM) esti­ma que 1.727 inmi­gran­tes han muer­to este año en el Medi­te­rrá­neo, trein­ta veces más que en el mis­mo perio­do del año pasa­do. 219.000 inmi­gran­tes cru­za­ron el Medi­te­rrá­neo en 2014 según ACNUR y los Esta­dos miem­bros de la UE, reci­bie­ron 626.000 soli­ci­tu­des de asi­lo, de los que auto­ri­za­ron sola­men­te un cin­co por cien­to. Sólo en el año 2014 des­em­bar­ca­ron en Ita­lia 170.100 inmi­gran­tes. El 85% de todas las muer­tes de per­so­nas en trán­si­to migra­to­rio que se pro­du­je­ron en el mun­do, ha que­da­do en la fosa común mediterránea.

Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha hecho públi­co un Plan de Acción, pidien­do a los gobier­nos euro­peos que tomen medi­das inme­dia­tas y efec­ti­vas para poner fin a una catás­tro­fe que está cau­san­do la muer­te de miles de per­so­nas: «La ver­güen­za de Euro­pa, a pique; omi­sión de soco­rro a refu­gia­dos y migran­tes en el mar». El Plan deta­lla las difi­cul­ta­des y limi­ta­cio­nes de las ope­ra­cio­nes actua­les de bús­que­da y sal­va­men­to en el Medi­te­rrá­neo cen­tral y expo­ne for­mas en las que pue­de resol­ver­se. Pide el lan­za­mien­to inme­dia­to de una ope­ra­ción huma­ni­ta­ria para sal­var vidas en el mar, dota­da de buques ade­cua­dos, avio­nes y otros recur­sos, que patru­lle don­de haya vidas en peli­gro. Las deci­sio­nes de los líde­res euro­peos, no han ido por ese camino.

La cum­bre del pasa­do 23 de abril, deci­dió poner en mar­cha una ope­ra­ción civil y mili­tar con el obje­ti­vo de evi­tar que cayu­cos y pate­ras se acer­quen a as cos­tas euro­peas, basa­da en los «resul­ta­dos posi­ti­vos», pare­ci­dos a los de la ope­ra­ción Ata­lan­ta con­tra la pira­te­ría soma­lí. Las diez medi­das inme­dia­tas que pre­vén tomar des­de la UE, «con­so­li­dan el endu­re­ci­mien­to de las polí­ti­cas migra­to­rias»: blo­quear aún más las fron­te­ras median­te dis­po­si­ti­vos de con­trol; refor­zar la per­se­cu­ción en nom­bre del res­ca­te; repar­tir la ges­tión de las fron­te­ras entre los Esta­dos de la UE; dele­gar el con­trol y la res­pon­sa­bi­li­dad de la migra­ción a paí­ses don­de la vida de los inmi­gran­tes corre peli­gro (espe­cial­men­te Libia o Marrue­cos) y esta­ble­cer un pro­gra­ma de devo­lu­ción rápi­da coor­di­na­do por Fron­tex. Las con­clu­sio­nes del encuen­tro de emer­gen­cia han teni­do una bue­na aco­gi­da por par­te de los minis­tros de Inte­rior; pero los acuer­dos de la UE son un avan­ce ínfi­mo, que sig­ni­fi­ca una vuel­ta a atrás a noviem­bre de 2014, cuan­do ter­mi­nó la Mare Nostrum.

Los 28 dicen estar de acuer­do en repar­tir el núme­ro de refu­gia­dos, sin decir cuán­tos. Rajoy ha expli­ca­do que Espa­ña tie­ne «dis­po­si­ción a aumen­tar la apor­ta­ción» tan­to en medios como en finan­cia­ción, aun­que ha reco­no­ci­do que no se ha alcan­za­do un acuer­do con­cre­to y hay que espe­rar al 13 de mayo. El jue­go ha sido decir que sí a todo, con cara com­pun­gi­da, sin hablar de núme­ros ni compromisos.

Euro­pa está mos­tran­do negli­gen­cia ante la tra­ge­dia. La vida de los migran­tes y refu­gia­dos, no es su polí­ti­ca prio­ri­ta­ria. Lo prio­ri­ta­rio es que no lle­guen a las cos­tas de Euro­pa a cual­quier pre­cio. La deci­sión de poner fin a Mare Nos­trum, ha con­tri­bui­do a un dra­má­ti­co aumen­to de las muer­tes en el mar. Mare Nos­trum no tuvo un «efec­to lla­ma­da», como se dice. Des­de que ter­mi­nó la ope­ra­ción, el núme­ro de per­so­nas que inten­tan entrar en Euro­pa por mar ha aumen­ta­do. En 2015 ya han tra­ta­do de lle­gar más refu­gia­dos y migran­tes que nunca.

El pasa­do 18 de abril, se aho­ga­ron más de 800 per­so­nas, duran­te un inten­to de sal­va­men­to rea­li­za­do por un bar­co mer­can­te, que pese a la bue­na volun­tad, no son los bar­cos ade­cua­dos par hacer­se car­go de la cri­sis huma­ni­ta­ria. Otra reac­ción se habría dado, si los muer­tos hubie­ran sido turis­tas euro­peos o ame­ri­ca­nos. La UE evi­ta lan­zar una ope­ra­ción de res­ca­te real para fre­nar las muer­tes en el Medi­te­rrá­neo. El sec­tor del trans­por­te marí­ti­mo dice que, los sal­va­men­tos en gran esca­la a car­go de bar­cos mer­can­tes con­lle­van muchos más ries­gos, por lo que mues­tran la nece­si­dad de una ope­ra­ción huma­ni­ta­ria profesional.

Los jefes de Esta­do y de Gobierno de la UE quie­ren sal­var el tipo, no sal­var vidas. Acor­da­ron «tri­pli­car» los fon­dos des­ti­na­dos a las ope­ra­cio­nes Tri­tón y Posei­dón, para vigi­lar mejor el Medi­te­rrá­neo. Su pro­pues­ta con­tó rápi­da­men­te con el agra­do de Ale­ma­nia y Fran­cia, los menos afec­ta­dos. Acor­da­ron con­vo­car una cum­bre con la Unión Afri­ca­na para refor­zar la coope­ra­ción con­tra la inmi­gra­ción ile­gal, refor­zar la coope­ra­ción polí­ti­ca y com­ba­tir las mafias de trá­fi­co de per­so­nas. No hay avan­ces en los acuer­dos de coope­ra­ción con ter­ce­ros paí­ses como Sudán, Eri­trea, Soma­lia, Etio­pía, Libia, cuya situa­ción inter­na pro­vo­ca miles de desplazados.

Es correc­ta la lucha con­tra las mafias, con­tro­la­das por per­so­nas sin escrú­pu­los, pero no es sufi­cien­te y no dis­mi­nu­ye la tra­ge­dia huma­ni­ta­ria. En lo que va de año, un núme­ro sin pre­ce­den­tes de per­so­nas refu­gia­das y migran­tes está tra­tan­do de lle­gar a Euro­pa en embar­ca­cio­nes aba­rro­ta­das y peli­gro­sas. Cuan­do sus bar­cos vuel­can o tie­nen pro­ble­mas en mar abier­to, no siem­pre hay ayu­da cer­ca. Euro­pa se ha con­ver­ti­do en una for­ta­le­za casi impe­ne­tra­ble y los refu­gia­dos tie­nen enor­mes difi­cul­ta­des para lle­gar sin ries­gos y legal­men­te a un país de la UE. Huyen de la vio­len­cia, la per­se­cu­ción o el ham­bre. Pagar miles de dóla­res a un tra­fi­can­te, para atra­ve­sar el mar en un bote roto, es casi la úni­ca opción que les que­da. No hacer lo sufi­cien­te para ayu­dar a esa gen­te es de cana­llas y no se pue­de defen­der con argu­men­tos ale­ja­dos de la soli­da­ri­dad humana.

Muchas fami­lias con hijos peque­ños, huyen de paí­ses arra­sa­dos por la gue­rra, como Siria, Afga­nis­tán, Sudán e Iraq. Otras muchas per­se­gui­das por opi­nio­nes polí­ti­cas, tor­tu­ras y ame­na­za­das de muer­te. En 2014, las per­so­nas pro­ce­den­tes de Siria y Eri­trea repre­sen­ta­ban casi la mitad de las 170.000 que lle­ga­ron a Ita­lia en bar­co. Otros miles lle­gan del Áfri­ca Sub­saha­ria­na huyen­do de la penu­ria y la pobreza.

Los gobier­nos euro­peos se enfren­tan a un dile­ma de vida o muer­te. No hacer lo sufi­cien­te para ayu­dar es inhu­mano. Pedir asi­lo es un dere­cho humano, ofre­cer­lo una mues­tra de valor soli­da­rio y par­te esen­cial de los acuer­dos inter­na­cio­na­les sobre refu­gia­dos, fir­ma­do por casi todos los gobier­nos des­pués de la II Gue­rra Mun­dial. Aho­ra los gobier­nos ponen enor­mes difi­cul­ta­des en el ejer­ci­cio de ese derecho.

La UE tie­ne que hacer todo para evi­tar tan­tas muer­tes. Tie­ne que lan­zar una ope­ra­ción huma­ni­ta­ria de sal­va­men­to de per­so­nas en el mar, lo que sig­ni­fi­ca man­te­ner sufi­cien­tes bar­cos, avio­nes, heli­cóp­te­ros y per­so­nal para res­ca­tar a las per­so­nas que cru­zan el Medi­te­rrá­neo. Mien­tras se orga­ni­za la ope­ra­ción, Ita­lia, Mal­ta y Espa­ña, al menos, deben con­tar con el sufi­cien­te apo­yo eco­nó­mi­co y logís­ti­co para redo­blar las labo­res de bús­que­da y sal­va­men­to que se presenten.

Euro­pa ha redu­ci­do su capa­ci­dad de bús­que­da y res­ca­te, con el argu­men­to falli­do de que esas ope­ra­cio­nes tie­nen un «efec­to lla­ma­da» que atraía a más migran­tes. Pero la reali­dad ha pues­to de mani­fies­to la fal­se­dad del argu­men­to, ya que el núme­ro de per­so­nas deses­pe­ra­das que inten­tan lle­gar a Euro­pa no hace más que aumen­tar. La estra­te­gia actual no fun­cio­na y se debe apo­yar con todas las fuer­zas y recur­sos una ope­ra­ción sóli­da y con­cer­ta­da en el Medi­te­rrá­neo. No es sufi­cien­te tri­pli­car la Ope­ra­ción Tri­tón, para la vigi­lan­cia de fron­te­ras, lejos del lugar don­de se pro­du­cen las muertes.

Es nece­sa­rio adop­tar solu­cio­nes dura­de­ras para nece­si­da­des reales. Hay que enmen­dar los erro­res actua­les. Las vidas son más impor­tan­tes que los gol­pes de efec­to de cara a gale­rías ale­ja­das de los pue­blos. Hay que cam­biar los obje­ti­vos, aumen­tan­do la zona de ope­ra­cio­nes y más bar­cos y avio­nes al ser­vi­cio de las ope­ra­cio­nes. Euro­pa no pue­de cen­trar­se en patru­llar sus fron­te­ras, igno­ran­do a quie­nes se aho­gan. Es un insul­to a la huma­ni­dad y una afren­ta a quie­nes no tie­nen más opción que empren­der los peli­gro­sos via­jes hacia a prosperidad.

En la lucha con­tra las migra­cio­nes, no cabe dejar morir a la gen­te que huye de su tra­ge­dia. Miles de migran­tes y refu­gia­dos deses­pe­ra­dos empren­den la tra­ve­sía marí­ti­ma más peli­gro­sa del mun­do, y miles mue­ren en el inten­to. La prio­ri­dad debe ser la pro­tec­ción, la bús­que­da y el rescate.

La cum­bre extra­or­di­na­ria de la UE del 23 de abril, ha deja­do todo para den­tro de tres sema­nas, noquea­da por las últi­mas muer­tes entre Libia y Lam­pe­du­sa. A decla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes esca­sos hechos. Sal­var vidas en el Medi­te­rrá­neo, debe ser una prio­ri­dad para los pue­blos euro­peos decen­tes, ale­ja­dos de racis­mos inde­cen­tes. Amnis­tía Inter­na­cio­nal con­si­de­ra las medi­das adop­ta­das «abso­lu­ta­men­te inade­cua­das» y cree que cons­ti­tu­yen «una res­pues­ta ver­gon­zo­sa a la cri­sis del Medi­te­rrá­neo», ade­más de que no ser­vi­rán para poner fin a la espi­ral de muer­tes en el mar.

Tri­tón fue el dios mito­ló­gi­co de las pro­fun­di­da­des mari­nas. Para evi­tar que esos fon­dos se nutran de más cuer­pos huma­nos, hay que apos­tar por el «Nos­trum Mare» soli­da­rio, mar nues­tro por el bien­es­tar y los dere­chos huma­nos. No son los mise­ra­bles los que apes­tan. Por cier­to, habrá que hacer algo para que deje de ser el más con­ta­mi­na­do del Mundo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *