Un millón y medio de hom­bres afro­ame­ri­ca­nos muer­tos o encar­ce­la­dos en EE.UU.

Un aná­li­sis del dia­rio esta­dou­ni­den­se The New York Times resal­ta esta alar­man­te cifra: 1.500.000 afro­ame­ri­ca­nos eli­mi­na­dos de la vida coti­dia­na. Uno de cada seis hom­bres negros de 24 a 54 años ha des­apa­re­ci­do de la socie­dad esta­dou­ni­den­se, por muer­te pre­ma­tu­ra o encar­ce­la­mien­to [1] .

El homi­ci­dio ocu­pa el pri­mer lugar como cau­sa de muer­te de los hom­bres negros jóve­nes. En cuan­to al encar­ce­la­mien­to, recor­de­mos que EE.UU. tie­ne un récord de pre­sos en el mun­do: con el 5% de la pobla­ción mun­dial posee el 25% de la pobla­ción encar­ce­la­da. De los 2,3 millo­nes de pre­sos casi el 40% son afro­ame­ri­ca­nos, quie­nes solo repre­sen­tan el 12.6% de la pobla­ción total. Es seis veces más pro­ba­ble que sea encar­ce­la­do un hom­bre negro que uno blan­co.

Ade­más de los 1.500.000 hom­bres negros muer­tos a tem­pra­na edad o pre­sos, varios millo­nes más son mar­gi­na­li­za­dos de la socie­dad por el des­em­pleo, la dis­cri­mi­na­ción racial o las san­cio­nes que impi­den que una per­so­na con pron­tua­rio poli­cial con­si­ga tra­ba­jo.

Estos datos pro­vie­nen del últi­mo cen­so rea­li­za­do en EE.UU. Pero no refle­jan una nue­va reali­dad. Este fenó­meno fue regis­tra­do por todos los cen­sos de esa nación des­de hace cin­cuen­ta años. Solo hubo una varian­te en el peso de las cau­sas de la «des­apa­ri­ción» social. A par­tir de los 80, se regis­tró una leve dis­mi­nu­ción de las muer­tes pre­ma­tu­ras y un drás­ti­co incre­men­to del encar­ce­la­mien­to de afro­ame­ri­ca­nos, en muchos casos por deli­tos meno­res como pose­sión de dro­ga.

Des­igual­dad eco­nó­mi­ca

Esta­dos Uni­dos es la nación desa­rro­lla­da con la mayor bre­cha ‑des­igual­dad eco­nó­mi­ca- entre ricos y pobres. La des­igual­dad de rique­za (ingre­sos, bie­nes inmo­bi­lia­rios, cuen­tas ban­ca­rias) es aún mayor que la des­igual­dad de ingre­so. El 3% de fami­lias con mayor rique­za, posee más del doble que el 90% de las fami­lias con meno­res recur­sos. Esta bre­cha se ha ensan­cha­do con­ti­nua­men­te des­de fines del siglo XX has­ta hoy.

En cuan­to a la des­igual­dad de rique­za por raza, se ha veni­do acen­tuan­do des­de la Gran Rece­sión [2] . Con la explo­sión de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria de 2007, las fami­lias negras fue­ron las más afec­ta­das por los prés­ta­mos ban­ca­rios depre­da­do­res. Al igual que por el des­em­pleo sub­si­guien­te. Hacia fines del siglo XX, la fami­lia blan­ca media tenía una rique­za seis veces supe­rior a la de la fami­lia negra. Hoy, la bre­cha se ha dupli­ca­do: la fami­lia blan­ca media posee doce veces más que la negra [3] . La pro­nun­cia­da des­igual­dad eco­nó­mi­ca de los afro­ame­ri­ca­nos sigue agu­di­zán­do­se.

«Esta­do de emer­gen­cia»: Gue­rra poli­cial y eco­nó­mi­ca con­tra la comu­ni­dad negra

Así ha cali­fi­ca­do a la situa­ción actual la orga­ni­za­ción Black Lives Mat­ter (Las vidas de los negros sí impor­tan). Afir­ma que los depar­ta­men­tos de poli­cía han decla­ra­do una gue­rra con­tra la comu­ni­dad negra. Cita los nume­ro­sos casos de vio­len­cia poli­cial que cau­sa­ron la muer­te de hom­bres, niños y muje­res. (Algu­nos de estos casos de «gati­llo fácil» fue­ron regis­tra­dos en video.)

Iden­ti­fi­ca tres tipos de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos de los negros en EE.UU.: ase­si­na­to, encar­ce­la­mien­to masi­vo y explo­ta­ción eco­nó­mi­ca per­pe­tra­dos por el Esta­do y las cor­po­ra­cio­nes.

Black Lives Mat­ter deman­da:

· el fin de toda for­ma de dis­cri­mi­na­ción y el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos huma­nos de los afro­ame­ri­ca­nos.

· que aca­be la bru­ta­li­dad poli­cial.

· crea­ción de empleo con sala­rios dig­nos, vivien­da y acce­so a la salud.

· el fin del encar­ce­la­mien­to masi­vo orga­ni­za­do por el com­ple­jo indus­trial de pri­sio­nes.

· jus­ti­cia para todos los afro­ame­ri­ca­nos: hom­bres, muje­res, trans, gays, les­bia­nas.

· la liber­tad de todos los pre­sos polí­ti­cos de EE.UU.

· la eli­mi­na­ción del com­ple­jo indus­trial-mili­tar mane­ja­do por las cor­po­ra­cio­nes pri­va­das para bene­fi­ciar­se con la muer­te y des­truc­ción de los pue­blos del mun­do.

2015: Año de resis­ten­cia

Para las comu­ni­da­des negras orga­ni­za­das, 2015 es un año de resis­ten­cia con­tra la opre­sión y de lucha irre­vo­ca­ble por el dere­cho a una vida dig­na. El pro­fe­sor y acti­vis­ta Cor­nel West lo resu­mió así:

«La esca­la­da de muer­te y sufri­mien­to en la nación negra y pobre, y la mara­vi­llo­sa nue­va mili­tan­cia expre­sa­da en Fer­gu­son debe moti­var­nos a enfo­car­nos en lo fun­da­men­tal: Los temas de vida y muer­te como los ase­si­na­tos poli­cia­les, la pobre­za, el encar­ce­la­mien­to masi­vo, los dro­nes, el TPP (tra­ta­dos comer­cia­les injus­tos), la vigi­lan­cia masi­va, el dete­rio­ro de las escue­las, el des­em­pleo, el poder de Wall Street, la ocu­pa­ción israe­lí de Pales­ti­na, la resis­ten­cia Dalit en India, la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca.» [4]

Fren­te a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos de la nación pobre y negra, será cru­cial la capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va de los movi­mien­tos socia­les. La indig­na­ción fren­te a los ase­si­na­tos poli­cia­les de afro­ame­ri­ca­nos ha sido el deto­nan­te de las pro­tes­tas espon­tá­neas des­de Fer­gu­son a Nue­va York, San Fran­cis­co, Cle­ve­land, Chica­go, Bal­ti­mo­re… Las nue­vas orga­ni­za­cio­nes ‑como «La vida de los negros sí impor­tan» cuyas diri­gen­tes prin­ci­pa­les son muje­res- toma­ron el lide­raz­go en las calles. Reem­pla­za­ron a diri­gen­tes de lar­ga data, como el reve­ren­do Jes­se Jack­son y el reve­ren­do Al Shar­pton, ambos aso­cia­dos al Par­ti­do Demó­cra­ta. Las limi­ta­cio­nes polí­ti­cas de estos diri­gen­tes les habrían impe­di­do per­ci­bir el esta­do explo­si­vo de las comu­ni­da­des negras y poner­se al fren­te. Se suma­ron a las pro­tes­tas pero no las lide­ra­ron.

Esta nue­va gene­ra­ción de afro­ame­ri­ca­nos tie­ne un enor­me desa­fío por delan­te: Con­fron­tar el impe­rio des­de «las entra­ñas del mons­truo», como dijo Mar­tí.


Notas:

[1] 1.5 Million Mis­sing Black Men, The New York Times: http://​www​.nyti​mes​.com/​i​n​t​e​r​a​c​t​i​v​e​/​2​0​1​5​/​0​4​/​2​0​/​u​p​s​h​o​t​/​m​i​s​s​i​n​g​-​b​l​a​c​k​-​m​e​n​.​h​t​m​l​?​_​r​=​1​&​a​b​t​=​0​0​0​2​&​a​b​g=0

[2] La lla­ma­da Great Reces­sion (diciem­bre de 2007- junio de 2009) se ini­ció con la explo­sión de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, un nego­cio de 8 billo­nes de dóla­res. La caí­da del con­su­mo y el cie­rre de empre­sas cau­sa­ron la pér­di­da de empleos. Entre 2008 y 2009 se per­die­ron 8,4 millo­nes de empleos y por con­si­guien­te, se incre­men­tó la pobre­za. Véa­se: http://​sta​teof​wor​kin​ga​me​ri​ca​.org/​g​r​e​a​t​-​r​e​c​e​s​s​i​on/

[3] Datos de Inequa​lity​.org: http://​inequa​lity​.org/​w​e​a​l​t​h​-​i​n​e​q​u​a​l​i​ty/

[4] Sta­te of the Black Union: http://​blac​kli​ves​mat​ter​.com/​s​t​a​t​e​-​o​f​-​t​h​e​-​b​l​a​c​k​-​u​n​i​on/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *