“Nos vie­nen roban­do has­ta la pala­bra femi­nis­mo”- A. Flo­res y J. de la Jara

María Galin­do es uno de esos per­so­na­jes incó­mo­dos que no deja títe­re con cabe­za. Tras 23 años de mili­tan­cia en el colec­ti­vo boli­viano Muje­res Crean­do, ha con­se­gui­do con­so­li­dar­se como refe­ren­te del movi­mien­to femi­nis­ta y ser la chi­na en el zapa­to de ONG, gobier­nos y cual­quie­ra que haya tra­ta­do de eri­gir­se en “la voz” de las muje­res. Con un femi­nis­mo cons­trui­do des­de el hacer coti­diano, hace fren­te a lo que deno­mi­na la “falli­da revo­lu­ción femi­nis­ta” y al papel que jue­gan ins­ti­tu­cio­nes y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como tra­duc­to­res de los movi­mien­tos de lucha, encar­ga­dos de escri­bir en su nom­bre los guio­nes ofi­cia­les, impo­nien­do cate­go­rías y des­po­li­ti­zan­do el len­gua­je. “Soy cons­cien­te de que nos vie­nen roban­do has­ta la pala­bra femi­nis­mo. Uno de los actos del poder es devo­rár­se­lo todo, ser el todo y que nada ten­ga sen­ti­do por fue­ra del sen­ti­do que el poder asig­na a las cosas, por eso la nece­si­dad de apro­piar­se de la pala­bra, del terri­to­rio femi­nis­ta, la nece­si­dad de coop­tar­lo, devo­rar­lo y des­po­jar­lo de su sen­ti­do sub­ver­si­vo e inquietante”.

DIAGONAL: Muje­res Crean­do nace en 1992. ¿Cómo han sido estos años?

MARÍA GALINDO: Ha sido una acu­mu­la­ción de cono­ci­mien­to polí­ti­co impo­si­ble de resu­mir. Hemos ido reela­bo­ran­do nues­tras ideas muchas veces, y toda esta acu­mu­la­ción de tra­ba­jo polí­ti­co des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta le ha dado a Muje­res Crean­do una ori­gi­na­li­dad muy espe­cial. Empe­za­mos muy pocas muje­res y aho­ra somos más, aun­que nues­tra voca­ción nun­ca fue de masas. Hubo un momen­to en que Muje­res Crean­do era un sue­ño. Nues­tro “indias, putas y les­bia­nas; jun­tas, revuel­tas y her­ma­na­das” pare­cía algo impo­si­ble de cons­truir, un enun­cia­do poé­ti­co que no iba a con­cre­tar­se nun­ca. Pero hoy somos una orga­ni­za­ción que man­tie­ne la vita­li­dad con un alto gra­do de com­ple­ji­dad social. Hemos cons­trui­do una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que ha juga­do un papel his­tó­ri­co en nues­tro país. De ser un gru­po de femi­nis­tas hemos pasa­do a ser un fenó­meno cul­tu­ral y un refe­ren­te de rebel­día para las bolivianas.

D.: Tu últi­mo libro recla­ma la auto­ría de la tesis de la des­pa­triar­ca­li­za­ción para evi­tar los usos demá­go­gi­cos que se esta­ban suce­dien­do. ¿Qué apor­ta esta teo­ría a la lucha feminista?

M.G.: La des­pa­triar­ca­li­za­ción supo­ne un repo­si­cio­na­mien­to de los femi­nis­mos en fun­ción de una visión utó­pi­ca y no de una visión de dere­chos que limi­ta el empo­de­ra­mien­to de las muje­res a la par­ti­ci­pa­ción en estruc­tu­ras enga­ño­sas que for­man par­te de la visión capi­ta­lis­ta colo­nial. Con­cep­tos como dis­cri­mi­na­ción, igual­dad o empo­de­ra­mien­to son enga­ño­sos y han abier­to la puer­ta a la domes­ti­ca­ción del femi­nis­mo. Una cosa es impug­nar, sub­ver­tir y cues­tio­nar el sis­te­ma y otra muy dis­tin­ta deman­dar la inclu­sión en el mismo.

D.: Tenien­do en cuen­ta las dife­ren­cias Nor­te-Sur, ¿crees que la teo­ría de la des­pa­triar­ca­li­za­ción es expor­ta­ble al mun­do occidental?

M.G.: El neo­li­be­ra­lis­mo ha sido muy hábil en uti­li­zar todas las expec­ta­ti­vas socia­les e indi­vi­dua­les de las muje­res para fun­cio­na­li­zar­las a sus obje­ti­vos, tan­to a las del Nor­te como a las del Sur. Este libro des­mon­ta muy bien esa tra­ma para el Sur del mun­do, pero tam­bién per­mi­te uti­li­zar muchas de esas cate­go­rías para des­mon­tar la mani­pu­la­ción de las expec­ta­ti­vas de varias gene­ra­cio­nes de muje­res en el mun­do occi­den­tal. Lo que el sis­te­ma neo­li­be­ral está ven­dien­do a las muje­res euro­peas como con­quis­tas para ellas es fal­so, pues está asen­ta­do sobre la ser­vi­dum­bre de las muje­res del Sur, sobre las exi­lia­das del neo­li­be­ra­lis­mo, que fun­cio­na­mos como chantaje.

D.: Des­de Muje­res Crean­do recla­máis una polí­ti­ca femi­nis­ta basa­da en la cer­ca­nía, lo coti­diano y el pla­cer. ¿Cómo se mate­ria­li­za todo esto en vues­tras prácticas?

M.G.: Una de nues­tras patas es la polí­ti­ca sim­bó­li­ca, la cons­truc­ción de lo ideo­ló­gi­co, pero sobre todo nos cen­tra­mos en lo que lla­ma­mos “polí­ti­ca con­cre­ta”, como la que usa­mos en los casos de vio­len­cia machis­ta. Pro­po­ne­mos accio­nes con­cre­tas a cada mujer y lue­go ella deci­de: el escán­da­lo públi­co, la acción ile­gal o la vía jurí­di­co-poli­cial. Con res­pec­to al hom­bre, cuan­do se nie­ga a ser par­te de la solu­ción, lo cer­ca­mos a tra­vés de su tra­ba­jo, lugar de resi­den­cia, ami­gos. En nues­tra radio­di­fun­di­mos lis­tas de padres irres­pon­sa­bles y de hom­bres vio­len­tos. Estas prác­ti­cas y meto­do­lo­gías del inge­nio, de la espon­ta­nei­dad y del acom­pa­ña­mien­to han gene­ra­do que hoy nues­tro ser­vi­cio con­tra la vio­len­cia machis­ta sea el más pres­ti­gio­so de la ciudad.

D.: A pesar de que el Esta­do plu­ri­na­cio­nal ha pues­to en mar­cha dife­ren­tes polí­ti­cas de géne­ro, no tie­nes una opi­nión dema­sia­do posi­ti­va de ellas.

M.G.: Las femi­nis­tas pari­mos la idea de que la vio­len­cia machis­ta es un deli­to públi­co, no pri­va­do, un acto de poder y de domi­na­ción política.Frente a eso, noso­tras gene­ra­mos todas las cate­go­rías para inter­pre­tar esa lucha. Pero el Esta­do se ha apro­pia­do de ellas a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes limi­tan­do el dis­cur­so y aca­ban­do con lo intere­san­te del pro­ce­so, que era rom­per con el asis­ten­cia­lis­mo. Por ello la rela­ción de la ins­ti­tu­ción con la reali­dad es nefas­ta: las polí­ti­cas de géne­ro coop­tan el dis­cur­so para jus­ti­fi­car la pro­pia ins­ti­tu­ción y domes­ti­car la lucha feminista.

D.: Como par­te de los movi­mien­tos socia­les boli­via­nos, ¿os afec­tó la lle­ga­da al poder de Evo Morales?

M.G.: Fue un momen­to de mucha frus­tra­ción. Evo supo apro­ve­char un espa­cio vacío que se dio en la socie­dad, y eso lo enten­di­mos. Sin embar­go, eso no sig­ni­fi­ca que no poda­mos cues­tio­nar lo que con ese poder ha hecho. La socie­dad boli­via­na logró en 2003, gra­cias a una revuel­ta popu­lar sin van­guar­dias, enten­der que el mode­lo neo­li­be­ral esta­ba ago­ta­do y, sin embar­go, Evo se apro­pió de ese dis­cur­so para dar­le con­ti­nui­dad de una for­ma dis­fra­za­da. Otra cosa que le impug­na­mos a Evo es la rela­ción que esta­ble­ce entre la cúpu­la guber­na­men­tal y los movi­mien­tos socia­les, que empie­za a ser una rela­ción de clien­te­lis­mo, de entris­mo con una peque­ña diri­gen­cia. Y a los movi­mien­tos que de algu­na mane­ra no han con­flui­do se les ha inten­ta­do divi­dir y anu­lar, como ocu­rrió en el caso de los indí­ge­nas de las tie­rras bajas con el con­flic­to del Tipnis.

D.: Enton­ces, ¿cómo hacer opo­si­ción al gobierno de Evo Mora­les, reele­gi­do con más de un 60% de apoyo?

M.G.: Noso­tras no hace­mos opo­si­ción, inten­ta­mos gene­rar nues­tras pro­pias alter­na­ti­vas y pro­vo­car un esce­na­rio social que no sea exclu­si­va­men­te de reac­ción. Gobierno y Esta­do no lo son todo, hay una socie­dad más allá. Y noso­tras inter­pe­la­mos y hace­mos polí­ti­ca con esa socie­dad tra­tan­do de inven­tar nues­tros pro­pios esce­na­rios políticos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *