Lo que la “demo­cra­cia” de Oba­ma sig­ni­fi­ca- Ricar­do Res­tre­po

Como con los crí­me­nes de Bush, Oba­ma no quie­re argu­men­tos teó­ri­cos, ni hablar de la his­to­ria. Por ello, lo que seña­ló el pre­si­den­te Correa es irre­le­van­te. No impor­ta el con­trol escla­vis­ta de los medios de comu­ni­ca­ción que se fue­ron con­tra Lin­coln duran­te la gue­rra civil esta­dou­ni­den­se, ni el gol­pis­mo de El Mer­cu­rio en Chi­le, cuyo finan­cia­mien­to por la CIA lo eva­luó como posi­ti­vo por “ins­ta­lar el esce­na­rio para el gol­pe mili­tar de sep­tiem­bre 11, 1973.” Si matar un millón de per­so­nas en Irak des­de el 2003, es his­to­ria, tam­bién lo será el gol­pe de Esta­do con­tra Chá­vez en el 2002 y el apo­yo de EE.UU. y los medios de comu­ni­ca­ciónla dic­ta­du­ra de Car­mo­na que des­hi­zo la Asam­blea Nacio­nal, el poder judi­cial, el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, la Defen­so­ría del Pue­blo y el res­to de ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas. Oba­ma es un hom­bre de acción y quie­re ver la polí­ti­ca de hoy, bajo su admi­nis­tra­ción.

El pro­ble­ma es que Oba­ma ya expre­só su cri­te­rio: un país es demo­crá­ti­co y tie­ne liber­tad de expre­sión cuan­do sir­ve sus intere­ses. Cuan­do se des­vía un poco para ser­vir nece­si­da­des y dere­chos inter­nos, es auto­ri­ta­rio. Si no, vea­mos el caso de Hon­du­ras. Esta no es his­to­ria. Esta es su admi­nis­tra­ción. El pre­si­den­te Zela­ya fue elec­to demo­crá­ti­ca­men­te con un man­da­to popu­lar. Zela­ya, sin embar­go, se acer­có al ALBA, Petro­ca­ri­be, subió un poco el sala­rio míni­mo y pla­neó hacer una con­sul­ta no vin­cu­lan­te sobre si el pue­blo que­ría una asam­blea cons­ti­tu­yen­te, ubi­can­do a Zela­ya entre aque­llos líde­res que se intere­san por pro­mo­ver los cri­te­rios, expre­sio­nes y dere­chos de los ciu­da­da­nos en su tota­li­dad.

Por eso, era nece­sa­rio eje­cu­tar un gol­pe mili­tar para rees­ta­ble­cer la demo­cra­cia. Zela­ya es expul­sa­do, enca­ño­na­do, en un avión de la base mili­tar esta­dou­ni­den­se Pal­me­ro­la, la cual alo­ja­ba 600 mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses. La mis­ma emba­ja­da esta­dou­ni­den­se envía un cable dicién­do­le al gobierno de Oba­ma que lo suce­di­do está fue­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal y legal, y por lo tan­to infor­ma inter­na­men­te que es un gol­pe de Esta­do con­tra la demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal de Hon­du­ras. Sin embar­go, Oba­ma es de los pocos paí­ses que reco­no­ce al dic­ta­dor Miche­let­ti, ayu­da­do por su can­ci­ller Hillary Clin­ton, quien des­cri­be su apo­yo a la dic­ta­du­ra “por medio de una estra­te­gia que… hicie­ra la cues­tión de Zela­ya irre­le­van­te”, con­tra la opo­si­ción de Amé­ri­ca Lati­na y la Asam­blea Gene­ral de la ONU. Las tasas de homi­ci­dio suben 50% de 2008 a 2012; los ase­si­na­tos de perio­dis­tas, tra­ba­ja­do­res, muje­res y per­so­nas de diver­si­dad de géne­ro se recru­de­cen.

Para Oba­ma la demo­cra­cia y la liber­tad de expre­sión es la mis­ma que para los escla­vis­tas. Evi­den­te­men­te no ha segui­do el men­sa­je de Galeano, de que como pre­si­den­te no se olvi­da­ra de que la Casa Blan­ca, su casa, fue cons­trui­da por escla­vos. Para Oba­ma, al igual que los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción de EE.UU., la demo­cra­cia y la liber­tad de expre­sión es la mis­ma que para el gobierno de EE.UU. duran­te la gue­rra fría. Si sir­ve sus intere­ses, es demo­cra­cia y tie­ne liber­tad de expre­sión; si sir­ve los intere­ses, expre­sio­nes y dere­chos de la sobe­ra­nía popu­lar, es una ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal que tie­ne que ser eli­mi­na­da. En las demo­cra­cias en revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na, se bus­can unas autén­ti­cas demo­cra­cias y liber­tad de expre­sión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *