El 1 de Mayo. Entre la His­to­ria y el Futu­ro- Iña­ki Gil de San Vicente

Des­de fina­les del siglo XX, el capi­tal está inten­ta­do reins­tau­rar for­mas de explo­ta­ción de fina­les del siglo XVIII y pri­me­ra mitad del XIX. Sólo se lo impi­de la lucha obre­ra y popu­lar a pesar de las derro­tas sufri­das. La ofen­si­va del capi­tal es tan­to más deses­pe­ra­da cuan­to que no se atis­ba una sóli­da y pro­lon­ga­da ten­den­cia al alza de los bene­fi­cios sino, a lo sumo, un lar­go estan­ca­mien­to con repun­tes tibios y cor­tos loca­li­za­dos en áreas muy res­trin­gi­das del capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do. Cre­ce en fero­ci­dad en la medi­da en que se ago­tan los recur­sos natu­ra­les y ener­gé­ti­cos, se agra­va la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y el calen­ta­mien­to glo­bal pro­vo­ca catás­tro­fes socio­na­tu­ra­les, y lle­ga al paro­xis­mo mili­ta­ris­ta cuan­do asis­te impo­ten­te a las coor­di­na­cio­nes de los pue­blos que se nie­gan a cum­plir las direc­tri­ces de un impe­ria­lis­mo que opta por el caos mun­dial para man­te­ner su poder.

En este con­tex­to de lar­ga dura­ción el sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, socio­po­lí­ti­co, debe apro­ve­char la con­me­mo­ra­ción del 1 de mayo para masi­fi­car la refle­xión obre­ra y popu­lar sobre al menos tres cues­tio­nes que han cobra­do deci­si­va tras­cen­den­cia en la lucha por el socia­lis­mo y con­tra el capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do. Una y la más inme­dia­ta y urgen­te es parar en seco la ofen­si­va anti­obre­ra y recu­pe­rar todo lo arre­ba­ta­do; otra es for­ta­le­cer la alian­za estre­cha entre el sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co, los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les, y las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias para exten­der la lucha de cla­ses a todas las reali­da­des del país; y la últi­ma es recu­pe­rar la noción de urgen­cia del socia­lis­mo, es decir, de aca­bar con el sis­te­ma sala­rial. Exis­ten otras muchas defi­cien­cias de urgen­te solu­ción como el des­em­pleo, la pre­ca­ri­za­ción, el cor­po­ra­ti­vis­mo sec­ta­rio de las fran­jas obre­ras menos gol­pea­das, la mul­ti­di­vi­sión de la cla­se, el dere­chis­mo racis­ta, el machis­mo, el mie­do y la pasi­vi­dad, la sepa­ra­ción entre tiem­po de tra­ba­jo y tiem­po de vida, etc.

Las defi­cien­cias, vacíos y erro­res son muchos, com­ple­jos e inter­re­la­cio­na­dos pero bien mira­dos nos remi­ten a los tres cita­dos arri­ba, que a su vez se sin­te­ti­zan en la nece­si­dad de tomar con­cien­cia de los dos nive­les de la lucha de cla­ses: el de las lec­cio­nes bási­cas que se extraen de su his­to­ria, y el de su actua­li­za­ción en el pre­sen­te y cara al futu­ro. Sobre lo pri­me­ro hay que decir que es vital para las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras que se enfren­tan al impe­ria­lis­mo, que des­cu­bran y actua­li­cen los lazos de soli­da­ri­dad y ayu­da inter­na­cio­nal que los y las opri­mi­das han prac­ti­ca­do des­de siempre.

La pri­me­ra refe­ren­cia escri­ta dis­po­ni­ble aun­que expre­sa­da en for­ma de mito poli­teís­ta, sobre la lucha de cla­ses apa­re­ce hace alre­de­dor de 5.000 años en Meso­po­ta­mia, en la Epo­pe­ya de Gil­ga­mesh y sobre todo en El poe­ma del muy sabio Atha­ra­sis en el que se narra la lucha entre los igi­gi, can­sa­dos de la sobre­ex­plo­ta­ción ago­ta­do­ra, y los anun­na­ki, que vivían sin tra­ba­jar, apro­pián­do­se de los bie­nes pro­du­ci­dos por los cam­pe­si­nos agi­gi. Como los igi­gi recha­za­ron una y otra vez las ofer­tas refor­mis­tas de los anun­na­ki, que sólo pro­me­tían algu­nas con­ce­sio­nes para que todo siguie­ra igual, al final esta peque­ña cla­se domi­nan­te deci­dió exter­mi­nar a los igi­gi nada menos que con el Dilu­vio Uni­ver­sal: tras la masa­cre, los dio­ses anun­na­ki crea­ron a los hom­bres, escla­vos ser­vi­les, sumi­sos y cré­du­los para que tra­ba­ja­sen para ellos por toda la eternidad.

Des­de enton­ces, el mito del Dilu­vio Uni­ver­sal como cas­ti­go defi­ni­ti­vo ante la rebe­lión de los y las explo­ta­das pasó a las reli­gio­nes de la zona, y lue­go al judaís­mo, cris­tia­nis­mo e isla­mis­mo, y de aquí al mun­do ente­ro. En el Egip­to de hace 4.200 y 3.200 años se libra­ron fero­ces luchas de cla­ses uni­das a las de los pue­blos opri­mi­dos. La Biblia narra la des­truc­ción con fue­go y azu­fre caí­do del cie­lo de Gomo­rra y Sodo­ma en cuan­to «ciu­da­des peca­do­ras», es decir libres y rebel­des. Dilu­vio, azu­fre y fue­go eran par­te del arse­nal repre­si­vo sim­bó­li­co de las cla­ses domi­nan­tes, uni­das a sus armas mate­ria­les. El impe­ria­lis­mo dis­po­ne de un poder exter­mi­na­dor cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior al de hace cin­co mile­nios lo que demues­tra que la lucha de cla­se nun­ca ha des­apa­re­ci­do del todo sino que siem­pre ha resur­gi­do con más fuer­za obli­gan­do a las cla­ses explo­ta­do­ras a endu­re­cer y ampliar sus crí­me­nes mul­ti­pli­can­do sus fuer­zas des­truc­ti­vas. Esta lec­ción his­tó­ri­ca es una actua­li­dad socio­po­lí­ti­ca deci­si­va, como vere­mos luego.

La ten­den­cia a la amplia­ción incon­tro­la­da de las fuer­zas des­truc­ti­vas res­pon­de, en sín­te­sis, a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles que minan todo modo de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, como se apre­cia en las fuer­zas tec­tó­ni­cas que des­de su inte­rior lle­gan a expre­sar­se en las rebe­lio­nes en la Roma repu­bli­ca­na e impe­rial; las suble­va­cio­nes en la Chi­na des­de el siglo II, en la Euro­pa del XIII; las resis­ten­cias innu­me­ra­bles de los pue­blos ame­ri­ca­nos des­de fina­les del XV, el qui­lom­bo bra­si­le­ño de fina­les del XVII y la suble­va­ción de los zen­da­les mexi­ca­nos de comien­zos del XVIII; las revuel­tas en la Rusia del XVIII; la diri­gi­da por Túpac Ama­ru a fina­les del XVIII; la suble­va­ción india de media­dos del XIX y poco des­pués de los mao­ríes, la rebe­lión suda­ne­sa y corea­na de fina­les del XIX, y por no alar­gar­nos, la tenaz resis­ten­cia de los here­ro y nama­qua has­ta que fue­ron aplas­ta­dos por el geno­ci­dio ale­mán a comien­zos del XX en lo que aho­ra es Namibia.

Hemos cita­do una par­te infi­ni­te­si­mal, una dimi­nu­ta par­tí­cu­la en el Cos­mos de la dig­ni­dad huma­na insur­gen­te en defen­sa de sus bie­nes comu­nes, de su iden­ti­dad colec­ti­va y liber­tad. A comien­zos del XVI los ana­bap­tis­tas lucha­ron y murie­ron por la con­sig­na Omnia sunt comu­na, «Todo es común» y siglo y medio des­pués las y los «cava­do­res» ingle­ses recu­pe­ra­ban y hacían colec­ti­vas y pro­duc­ti­vas las tie­rras bal­días pro­pie­dad de la noble­za y de la Igle­sia. Marx y Engels admi­ra­ban la enor­me capa­ci­dad de resis­ten­cia de las comu­nas cam­pe­si­nas de la exten­sa Eura­sia, vir­tud a la que poco des­pués Mariá­te­gui ren­di­ría hono­res por su fuer­za en los pue­blos de las Amé­ri­cas. Las lec­cio­nes prác­ti­cas obte­ni­das en las luchas por la pro­pie­dad públi­ca de las fuer­zas pro­duc­ti­vas pene­tran y enri­que­cen la memo­ria y cul­tu­ra popu­lar de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras, inclui­da la memo­ria mili­tan­te y de lucha clan­des­ti­na con­tra la opre­sión, como Lenin reco­no­ce y asu­me en 1902. La cul­tu­ra popu­lar que hun­de sus raí­ces en el valor de uso de la pro­pie­dad colec­ti­va, siem­pre ha sido com­ba­ti­da a muer­te por la cul­tu­ra ofi­cial de la cla­se domi­nan­te cen­tra­da en la pro­pie­dad pri­va­da y en el valor de cam­bio, en el dinero.

Sobre lo segun­do hay que decir que el sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co es deci­si­vo para refor­zar la cul­tu­ra popu­lar con sus com­po­nen­tes demo­crá­ti­cos, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios inad­mi­si­bles por la cul­tu­ra bur­gue­sa y por el Esta­do ocu­pan­te. Un hilo rojo reco­rre esta cul­tu­ra tra­ba­ja­do­ra: la defen­sa de la pro­pie­dad comu­nal median­te la orga­ni­za­ción de base comu­nis­ta, sovié­ti­ca, con­se­jis­ta. La lec­ción his­tó­ri­ca es tan aplas­tan­te que en 1920 la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta asu­me que los con­se­jos y los soviets tam­bién sir­ven en las socie­da­des cam­pe­si­nas, en los pue­blos con ape­nas indus­tria y some­ti­dos al expo­lio colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta. No es por tan­to sor­pren­den­te que Ho Chi Min asu­ma el valor de la cul­tu­ra popu­lar y de sus for­mas cuan­do edu­ca al Ejér­ci­to Popu­lar en la nece­si­dad de res­pe­tar­la y apren­der de ella; Mao cuan­do recu­rre al mito de El Vie­jo Ton­to; Trotsky cuan­do habla de la cam­pe­si­na Mariet­te; Grams­ci cuan­do demues­tra el poder libe­ra­dor de la cul­tu­ra nacio­nal-popu­lar; Nkru­mah cuan­do habla del pue­blo mili­tan­te; Arga­la cuan­do habla de pue­blo con con­cien­cia nacio­nal de cla­se; Chá­vez cuan­do habla de pue­blo orga­ni­za­do, movi­li­za­do y consciente…

El 1 de mayo sólo pue­de ser día de fies­ta com­ba­ti­va con visos de triun­fo futu­ro cuan­do rin­de honor y glo­ria a los agi­gi de todos los tiem­pos, cuan­do reavi­va en el pre­sen­te el valor actual de las anti­guas y per­ma­nen­tes luchas con­tra la pro­pie­dad pri­va­da para recu­pe­rar los bie­nes comu­nes, lo que es del pue­blo. La mejor mane­ra de derro­tar e inte­grar imper­cep­ti­ble­men­te al movi­mien­to obre­ro en la lega­li­dad de la patro­nal se pro­du­ce cuan­do el sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo, buro­crá­ti­co y refor­mis­ta nie­ga las lec­cio­nes de la his­to­ria, renie­ga de la nece­si­dad de ins­tau­rar la pro­pie­dad socia­lis­ta de los medios de pro­duc­ción y se limi­ta a implo­rar a la patro­nal y a su Esta­do que no gol­pee tan­to al pue­blo trabajador.

La mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta, el poder finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo, la gigan­tes­ca indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca estre­cha­men­te uni­da al com­ple­jo indus­trial-mili­tar impe­ria­lis­ta, estas y otras fuer­zas inva­den obs­ce­na o sutil­men­te la débil con­cien­cia de amplios sec­to­res popu­la­res que han olvi­da­do los valo­res de la cul­tu­ra tra­ba­ja­do­ra. El indi­vi­dua­lis­mo egoís­ta y aco­bar­da­do cree que es libre cuan­do ejer­ce la demo­cra­cia del tele­vi­sor pro­gra­ma­do por Esta­dos Uni­dos y del con­su­mis­mo tele­di­ri­gi­do. Infi­ni­dad de deseos de liber­tad se aho­gan antes de nacer en este océano géli­do y espe­so de man­se­dum­bre. Otras muchas rei­vin­di­ca­cio­nes que han logra­do pren­der en la acción se enfren­tan a insal­va­bles muros de silen­cio y ais­la­mien­to entre el lugar de tra­ba­jo y el lugar de vida, y a la inver­sa, y así la bur­gue­sía se enri­que­ce gra­cias a nues­tra des­unión. Son bas­tan­tes las luchas que caen en la des­orien­ta­ción estra­té­gi­ca y en la derro­ta por­que no logran engar­zar ni con el pue­blo, ni con las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ni con el res­to de la cla­se por­que es muy débil su con­cien­cia polí­ti­ca y for­ma­ción teó­ri­ca. Y son has­ta mayo­ri­ta­rios los sec­to­res popu­la­res que apo­yan acti­va o pasi­va­men­te a la cla­se que les explo­ta y expri­me la vida por­que pien­san como ella, debi­do a que la cul­tu­ra popu­lar y sus valo­res colec­ti­vos han sido deja­dos de lado.

El sin­di­ca­lis­mo ha sido fuer­te y has­ta inven­ci­ble cuan­do el movi­mien­to obre­ro y su lucha de cla­ses a la vez de pelear han crea­do cul­tu­ra popu­lar, con­cien­cia-para-sí. La mera con­cien­cia-para-sí no sir­ve ape­nas por­que su lími­te es el eco­no­mis­mo sala­rial, la escue­ta nego­cia­ción sin­di­cal para actua­li­zar en sala­rio de vez en cuan­do y para mejo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, si la patro­nal quie­re. Un sin­di­ca­lis­mo ideo­ló­gi­ca­men­te inter­cla­sis­ta y cor­po­ra­ti­vis­ta, sepa­ra­do pre­me­di­ta­da­men­te del res­to de opre­sio­nes e injus­ti­cias que se pade­cen en las barria­das, escue­las, ser­vi­cios asis­ten­cia­les y socia­les, en la vida ente­ra del pue­blo tra­ba­ja­dor. Una apor­ta­cio­nes vital de la cul­tu­ra popu­lar y de la con­cien­cia de lo colec­ti­vo, de los bie­nes comu­nes y públi­cos, es que bajo el capi­ta­lis­mo la vida se mal­vi­ve como un todo, y que por tan­to es la vida ente­ra la que ha de ser revo­lu­cio­na­da por la pra­xis con­jun­ta del sin­di­ca­lis­mo, de los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les, y de las orga­ni­za­cio­nes revolucionarias.

La cul­tu­ra bur­gue­sa, que es tan esen­cial­men­te polí­ti­ca como la popu­lar pero de signo opues­to, hace esfuer­zos per­ma­nen­tes y deses­pe­ra­dos para aplas­tar la con­cien­cia-para-sí del pue­blo tra­ba­ja­dor. El sin­di­ca­lis­mo siem­pre empe­zó a retro­ce­der nada más ini­ciar su ale­ja­mien­to de la cul­tu­ra popu­lar, de las viven­cias y sen­ti­mien­tos del pue­blo una vez este salía de las pare­des del cen­tro de tra­ba­jo. Muchos sin­di­ca­lis­tas siguen come­tien­do el error sui­ci­da de no defen­der rei­vin­di­ca­cio­nes socio­po­lí­ti­cas ten­den­tes a la vic­to­ria del socia­lis­mo. Se nie­gan a crear gru­pos de estu­dio sobre la his­to­ria de la lucha de cla­ses, sobre la teo­ría socia­lis­ta, sobre la nece­si­dad de aca­bar con la dic­ta­du­ra del sala­rio, sobre la plus­va­lía y el capi­tal, sobre el patriar­ca­do como cla­ve en la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal, sobre la nece­si­dad de la revo­lu­ción…, y se ence­gue­cen en estos y otros erro­res desas­tro­sos a pesar de toda la incues­tio­na­ble expe­rien­cia mundial.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 21/​04/​2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *