Colom­bia. Car­ta abier­ta de las FARC-EP al Pre­si­den­te Santos

cabezote-farc-ep.co_mini

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

24 abril 2015

En el dis­cur­so de ins­ta­la­ción de la últi­ma sesión del Con­se­jo Nacio­nal de Paz el señor Pre­si­den­te San­tos mani­fes­tó que por los hechos acae­ci­dos el 14 de este mes en la vere­da La Espe­ran­za, muni­ci­pio de Bue­nos Aires, Cau­ca, la pelo­ta que­da del lado de las FARC. Esto segu­ra­men­te, refi­rién­do­se a que los coman­dan­tes gue­rri­lle­ros se deben mani­fes­tar y actuar. Eso suponemos.

A este res­pec­to fui­mos cla­ros al mani­fes­tar con moti­vo de la ter­mi­na­ción del ciclo 35 de las con­ver­sa­cio­nes de La Haba­na, que lo acon­te­ci­do había sido un tra­ge­dia. “Y lo fue (lo afir­ma­mos), por­que la gue­rra es una enor­me tra­ge­dia. En nues­tra patria una tra­ge­dia de más de medio siglo. Pre­ci­sa­men­te por esto nos encon­tra­mos en La Haba­na”. Y pusi­mos de pre­sen­te de mane­ra sere­na tres inte­rro­gan­tes: “¿Qué suce­dió? ¿Por qué suce­dió? ¿Cómo suce­die­ron los hechos del 14?” Esto con la inten­ción de mani­fes­tar que situa­cio­nes de gue­rra de la natu­ra­le­za que se die­ron, hay que evi­tar­las a toda cos­ta. Por eso a ren­glón segui­do insis­ti­mos en reite­rar la deci­sión de man­te­ner el cese uni­la­te­ral e inde­fi­ni­do de fue­gos y hos­ti­li­da­des. Ya el país pudo cons­ta­tar los bene­fi­cios de esa ini­cia­ti­va nues­tra, que para des­gra­cia de la nación, fue reci­bi­da por algu­nos como “una rosa lle­na de espi­nas”. Fra­se que des­de un comien­zo nos hizo enten­der que cual­quier situa­ción crí­ti­ca de gue­rra que se pudie­ra dar en el camino, habría de ser cobra­da sin con­si­de­ra­cio­nes de tiem­po, modo y lugar. Sin embar­go, segui­mos sos­te­nien­do la deci­sión polí­ti­ca-mili­tar ya toma­da. Pero en el lógi­co enten­di­mien­to de que sus­pen­di­do uni­la­te­ral­men­te el fue­go sin haber­se solu­cio­na­do aún el con­flic­to, se man­tie­ne el natu­ral dere­cho a la legí­ti­ma defen­sa. Al que está quie­to hay que dejar­lo quieto.

Bien ha ano­ta­do el Pre­si­den­te San­tos que “es fácil, muy fácil, seguir hablan­do de gue­rra sen­ta­dos en un escri­to­rio o des­de las trin­che­ras de las redes socia­les”. Mag­ní­fi­ca fra­se para ser teni­da en cuen­ta cuan­do cual­quier con­tra­tiem­po que se pre­sen­ta en el magno pro­yec­to de la paz lle­va a los enemi­gos aga­za­pa­dos y no aga­za­pa­dos de la recon­ci­lia­ción, y a los sabios de últi­ma hora en temas des­co­no­ci­dos para ellos, a ras­gar­se las ves­ti­du­ras y a pedir que se man­ten­gan sus como­di­da­des a pre­cio de litros de san­gre ajena.

Las FARC-EP han sido cla­ras al mani­fes­tar que la paz es un impe­ra­ti­vo. Y que está en La Haba­na para cum­plir con lo acor­da­do con el gobierno el 26 de agos­to de 2012. Su con­te­ni­do es cla­ro. Está al alcan­ce de quien lo quie­ra cono­cer o repa­sar en los medios elec­tró­ni­cos de comu­ni­ca­ción social. Y lo pone­mos de pre­sen­te por­que comen­ta­ris­tas de ofi­cio y varios buró­cra­tas, más afa­na­dos en agre­gar tiem­po a su carre­ra hacia la jubi­la­ción que en bus­car­le solu­cio­nes al con­flic­to, pon­ti­fi­can tenien­do en cuen­ta su pro­pio pare­cer sin ni siquie­ra eva­luar lo suce­di­do en nues­tra patria en los últi­mos sesen­ta años.

El pro­ce­so de paz hay que sacar­lo al otro lado. Y rápi­do. Sin recu­rrir a arti­lu­gios maño­sos y sin dila­cio­nes injus­ti­fi­ca­das. El Acuer­do Gene­ral para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to es cla­ro. En la Agen­da se encuen­tran los ins­tru­men­tos reque­ri­dos para lle­gar a la meta desea­da. Ya que el balón está de nues­tro lado, al decir del doc­tor San­tos, se pro­po­ne que ace­le­re­mos el pro­ce­so en el enten­di­do sí, de que hay tiem­pos que no se pue­den obviar. La con­se­cu­ción de la paz no se logra con cro­nó­me­tro en la mano, sino eva­cuan­do temas. Si de cele­ri­dad se tra­ta, des­de el ciclo 34 de con­ver­sa­cio­nes tene­mos todas las pro­pues­tas refe­ri­das a víc­ti­mas sobre la mesa. Dicho esto, con­si­de­ra­mos enton­ces que se deben ade­lan­tar algu­nos pasos que pre­ci­pi­ten la ter­mi­na­ción del con­flic­to, para lo cual hay que dejar la sub­je­ti­vi­dad a un lado y ser prácticos.

1- Le suge­ri­mos al señor Pre­si­den­te de mane­ra come­di­da, que el papel que vie­ne asu­mien­do de acti­vis­ta de la paz y hace­dor de la gue­rra corres­pon­da más a su deseo de alla­nar el camino hacia una solu­ción posi­ble de recon­ci­lia­ción y menos a su nece­si­dad de encen­der­le una vela a dios y otra al dia­blo. La polí­ti­ca local no debe alte­rar su ruta. Reco­no­ce­mos que vie­ne sien­do azu­za­do (para emplear un tér­mino ya uti­li­za­do por noso­tros) y reta­do des­de colum­nas de opi­nión, micró­fo­nos, salo­nes socia­les, esce­na­rios polí­ti­cos y aún des­de ofi­ci­nas públi­cas como la Vice­pre­si­den­cia, des­de don­de se han atre­vi­do a indi­car­le cómo debe pro­ce­der. Es indis­pen­sa­ble el man­te­ni­mien­to de su serenidad.

2- No hemos logra­do enten­der por qué en La Mesa se dila­tan o pos­po­nen deci­sio­nes que se han debi­do eva­cuar hace meses. Exi­gi­mos apre­su­rar la mar­cha cuan­do se tra­ta de asun­tos de total obvie­dad. Des­de que pusi­mos a con­si­de­ra­ción la crea­ción de la Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas has­ta la fecha de su inte­gra­ción, trans­cu­rrió un año y tres meses. Y una vez entre­ga­do el infor­me, ha sido impo­si­ble dar­le trá­mi­te a sus con­clu­sio­nes. El des­gas­te para lograr algo tan impor­tan­te para el país y para el fin del con­flic­to, es inex­pli­ca­ble. Mucho más cuan­do expre­si­den­tes, el pro­pio Jefe de Esta­do y quie­nes saben de his­to­ria de Colom­bia, reco­no­cen que el con­flic­to se ha exten­di­do por más de cin­cuen­ta años. Lo afir­man y lo reiteran.

No exis­te quien cono­cien­do los infor­mes de los comi­sio­na­dos ‑todos ellos veni­dos de pro­ce­den­cias dis­pa­res y de ori­gen ideo­ló­gi­cos contrapuestos‑, no con­clu­ya que se da una res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do por acción o por omi­sión, por la tra­ge­dia sur­gi­da hace déca­das y que aún per­sis­te. De allí que se hable de un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de vic­ti­ma­rios pro­ce­den­tes de sec­to­res diver­sos de la socie­dad colombiana.

Así las cosas pro­po­ne­mos al país:

  1. a) Que se difun­da masi­va­men­te el infor­me alu­di­do. Impe­ran­te esta nece­si­dad. Urgen­te. Debe enviar­se a todos los rin­co­nes del país para su estu­dio y con­si­de­ra­ción. A las uni­ver­si­da­des, cole­gios, nor­ma­les, para que así se con­tra­rres­te el hecho de que el país reti­ró de su pen­sum de for­ma­ción aca­dé­mi­ca la his­to­ria de Colom­bia. Si no se cono­ce lo que ocu­rrió en la patria en los últi­mos cin­cuen­ta o sesen­ta años, no se pue­de crear una con­cien­cia y una cul­tu­ra de la paz.
  1. b) Que el señor Pre­si­den­te conoz­ca de mane­ra deta­lla­da dicho docu­men­to deno­mi­na­do Con­tri­bu­ción al Enten­di­mien­to del Con­flic­to Arma­do en Colom­bia, (Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas), de febre­ro de 2015, e invi­te a su gabi­ne­te minis­te­rial y fun­cio­na­rios con capa­ci­dad de deci­sión a que se ocu­pen de su lec­tu­ra y estudio.
  2. c) La inte­gra­ción inme­dia­ta por la Mesa de una comi­sión de eva­lua­ción de los resul­ta­dos del infor­me y del estu­dio de los alcan­ces para la paz, de la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do. Urge hacer­lo para esta­ble­cer pre­ci­sa­men­te res­pon­sa­bi­li­da­des jurí­di­co-polí­ti­cas deri­va­das de su fun­da­do contenido.
  1. d) La inte­gra­ción inme­dia­ta de una comi­sión que con­duz­ca al cum­pli­mien­to del sub­pun­to 7 del pun­to 3 de la Agen­da sobre ter­mi­na­ción del con­flic­to que dice así: “ En el mar­co de lo esta­ble­ci­do en el Pun­to 5 (Víc­ti­mas) de este acuer­do se escla­re­ce­rá, entre otros, el fenó­meno del para­mi­li­ta­ris­mo”. La comi­sión que se cree para infor­mar sobre el fenó­meno del para­mi­li­ta­ris­mo debe ser inte­gra­da en la pró­xi­ma ron­da sin dila­ción alguna.
  2. e) No se ha dado un pro­ce­so de paz en el mun­do en el que no se haya cono­ci­do la ver­dad de lo ocu­rri­do antes de la fir­ma del acuer­do final, para lo cual, sin excep­ción que se conoz­ca, se han abier­to pre­via­men­te los archi­vos de los diver­sos regí­me­nes. Por esto, pen­san­do en las víc­ti­mas y en el dere­cho nacio­nal e indi­vi­dual a la ver­dad, soli­ci­ta­re­mos todos los días y segui­re­mos insis­tien­do cada vez que nos encon­tre­mos con los ple­ni­po­ten­cia­rios del gobierno, en que se abran los archi­vos. Se deben dar a cono­cer las actas de los con­se­jos de minis­tros que des­de los años vein­te del siglo pasa­do se guar­dan en secre­to como si la his­to­ria fue­ra nece­sa­ria tapar­la para que no se juz­gue. Que se abran los archi­vos de la poli­cía secre­ta, de los agen­tes de inte­li­gen­cia del Esta­do (SIC, DAS, fuer­za públi­ca en gene­ral, Minis­te­rio de Gue­rra, hoy de Defen­sa, en lo rela­cio­na­do al con­flic­to interno, y de Gobierno, hoy del Inte­rior). ¡Que se abran los archi­vos! Le pedi­mos a los ple­ni­po­ten­cia­rios del gobierno y al Pre­si­den­te San­tos que en momen­tos en que bus­ca­mos con­jun­ta­men­te la paz, no le ten­gan temor a la ver­dad. Que se abran los archivos.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *