Tie­ne razón el pre­si­den­te Madu­ro, son ban­di­dos- Car­los Azná­rez

El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, con toda lógi­ca y valen­tía ha sali­do al cru­ce del gobierno fas­cis­toi­de de Mariano Rajoy. Así como Hugo Chá­vez en su momen­to denun­ció a Espa­ña como uno de los alia­dos prin­ci­pa­les de los Esta­dos Uni­dos del gol­pe del 2002, esta vez no fal­tan razo­nes para poner a la admi­nis­tra­ción del Par­ti­do Popu­lar (PP) y sus alia­dos incon­di­cio­na­les en temas de inje­ren­cia, en el pun­to de mira de los anti­cuer­pos revo­lu­cio­na­rios.

Esa ente­le­quia lla­ma­da Espa­ña (naci­da de con­quis­tar y arra­sar pue­blos), ha man­te­ni­do des­de lo más pro­fun­do de su his­to­ria una acti­tud hos­til y repre­si­va con­tra todo aquel que desa­fia­ra su ambi­ción impe­ria­lis­ta. Cul­pa­bles sin nin­gún tipo de dudas del gran Holo­caus­to del siglo XIII, cuan­do, des­de Cris­tó­bal Colón en ade­lan­te, fue­ron gene­ran­do un san­grien­to raid inva­sor con­tra los pue­blos indí­ge­nas del con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano.

Estas béli­cas aven­tu­ras de los cas­te­lla­nos deri­va­ron en un Holo­caus­to don­de fue­ron ase­si­na­dos o murie­ron por el con­ta­gio de enfer­me­da­des impor­ta­das por los inva­so­res alre­de­dor de 90 millo­nes de pobla­do­res y pobla­do­ras. Muje­res vio­la­das, niños y niñas escla­vi­za­dos, horror y más horror en nom­bre de la espa­da y la cruz. Esta maqui­na­ria ambi­cio­sa y ase­si­na repi­tió el mis­mo derro­te­ro poco tiem­po des­pués, cayen­do a san­gre y fue­go sobre dife­ren­tes pue­blos de Euro­pa. Con este des­par­pa­jo devas­ta­dor, de «gue­rre­ros lum­pe­nes» a los que se les pro­me­tía gran­des rique­zas y el dere­cho de per­na­da, fue cons­tru­yén­do­se año a año, siglo a siglo, el lla­ma­do Rei­no Espa­ñol, en el que monar­cas ile­tra­dos pero vora­ces en su ambi­ción, se com­bi­na­ban con jerar­cas ecle­siás­ti­cos corrup­tos que crea­ron, para más inris, los tri­bu­na­les de la Inqui­si­ción para con­tra­rres­tar acti­tu­des liber­ta­rias y dar ejem­plo sobre las con­se­cuen­cias de cual­quier tipo de levan­ta­mien­to popu­lar.

De esa his­to­ria sinies­tra fue­ron deri­van­do los nue­vos “arque­ti­pos” del Impe­rio. Des­de el geno­ci­da Fran­cis­co Fran­co en ade­lan­te (un millón de muer­tos, dece­nas de miles de tor­tu­ra­dos, encar­ce­la­dos y des­te­rra­dos, como mues­tra de tan­to cri­men impu­ne), pasan­do por Adol­fo Suá­rez (acti­vo cola­bo­ra­dor con la dic­ta­du­ra argen­ti­na), Feli­pe Gon­zá­lez, José María Aznar y este “ban­di­do” de poca mon­ta (acer­tó con el tér­mino el pre­si­den­te Madu­ro) que gober­na­ron con mano dura y bol­si­llo lleno de sobre­suel­dos y robo des­ca­ra­do, En una monar­quía bana­ne­ra todo vale.

Des­de tirar de los «fon­dos reser­va­dos» y otras fuen­tes de corrup­ción has­ta reci­bir a la luz públi­ca o bajo cuer­da las ganan­cias deri­va­das de la inver­sión de tras­na­cio­na­les espa­ño­las, que con su accio­nar defo­res­tan, con­ta­mi­nan o des­tru­yen lo que que­da sin lotear de Nues­tra­mé­ri­ca..
Siem­pre, abso­lu­ta­men­te siem­pre, la rece­ta espa­ño­la de domi­nio inclu­yó la repre­sión y el pilla­je. Si lo sabrán anda­lu­ces, cata­la­nes, galle­gos y vas­cos, sólo por citar algu­nas de las nacio­na­li­da­des que caye­ron bajo la bota cas­te­lla­na. Antes y aho­ra mis­mo. Ni qué decir del perío­do colo­nial sufri­do por Cuba y Fili­pi­nas. De la lucha de resis­ten­cia en la isla cari­be­ña, y de la saña repre­so­ra, pudo dar tes­ti­mo­nio el poe­ta, perio­dis­ta, escri­tor y com­ba­tien­te José Mar­tí, cuan­do al igual que aho­ra hacen con las más de 450 pre­sas y pre­sos vas­cos, sufrió sevi­cias en su cuer­po y la dis­per­sión como doble cas­ti­go.

Con todos estos ante­ce­den­tes y muchos más, no sor­pren­de que Rajoy y Feli­pe Gon­zá­lez se unan en una nue­va cru­za­da. Con ges­tos e ini­cia­ti­vas coor­di­na­das con Washing­ton (que sos­tie­nen bases mili­ta­res en terri­to­rio espa­ñol), uno y otro cum­plen con el libre­to que les dic­tan.
Feli­pe, el fun­da­dor de los Escua­dro­nes de la Muer­te deno­mi­na­dos GAL (Gru­pos anti­te­rro­ris­tas de libe­ra­ción), con lo que impul­só el ase­si­na­to de núme­ros lucha­do­res vas­cos. Feli­pe, el gran ami­go de Car­los Andrés Pérez, con quien inter­cam­bia­ron nue­vas fór­mu­las repre­si­vas e hicie­ron sucu­len­tos nego­cios. Ese Feli­pe de la OTAN y la des­truc­ción pla­ni­fi­ca­da de la indus­tria espa­ño­la, no pue­de hablar de Vene­zue­la boli­va­ria­na sin son­ro­jar­se. Su par­ti­do se ha con­ver­ti­do en una filial com­pe­ti­ti­va con el PP para ver quien repre­sen­ta más y mejor a la dere­cha euro­pea, y des­de allí fomen­tar la des­es­ta­bi­li­za­ción en Vene­zue­la jun­to con los escuá­li­dos loca­les.

De Rajoy y Aznar, todo lo que se diga es poco. Admi­ra­do­res de la «Espa­ña de boti­jo, pei­ne­tón y pan­de­re­ta» (como solía cali­fi­car a este tipo de indi­vi­duos, el patrio­ta vas­co Jon Idí­go­ras). Fran­quis­tas des­em­bo­za­dos, racis­tas con todo aquél que no haya naci­do en los apo­sen­tos del Pala­cio Real, admi­ra­do­res de los Bush y de Henry Kis­sin­ger, abo­rre­ce­do­res de los pue­blos y gobier­nos revo­lu­cio­na­rios de Lati­noa­mé­ri­ca, empe­zan­do por Cuba y ter­mi­nan­do por Nica­ra­gua, des­truc­to­res con­tu­ma­ces de la eco­no­mía de su pro­pio país, arro­jan­do a la pobla­ción espa­ño­la a nive­les de mise­ria sólo vis­tos en la eta­pa de la post gue­rra. Ade­más, ambos más Feli­pe, ver­da­de­ros sol­da­dos de los pode­res fác­ti­cos (Ejér­ci­to, la Ban­ca y la Igle­sia más reac­cio­na­ria), pla­ta­for­ma des­de don­de ase­gu­ran que “su” Espa­ña no se que­bra­rá jamás, y ame­na­zan para ello, con sacar los tan­ques a la calles, si vas­cos y cata­la­nes con­ti­núan inten­tan­do ele­var anclas y nave­gar hacia un futu­ro inde­pen­dien­te.

Esta pers­pec­ti­va impe­rial para la que hoy Vene­zue­la cha­vis­ta es un enemi­go a derro­tar, cuen­ta con el con­cur­so del terro­ris­mo mediá­ti­co del ABC, El País, El Mun­do, La Razón y otros engen­dros pare­ci­dos. Tam­bién logra adep­tos entre algu­nos par­ti­dos de “indig­na­dos demó­cra­tas”, más jóve­nes y “des­en­fa­da­dos” que los tra­di­cio­na­les, pero a su vez aman­tes de «la uni­dad terri­to­rial espa­ño­la”. O el caso de ex jue­ces como Bal­ta­sar Gar­zón, que cri­ti­ca la pri­sión del Alcal­de vene­zo­lano gol­pis­ta, Anto­nio Ledez­ma y cul­ti­va la amis­tad de miem­bros des­ta­ca­dos de la opo­si­ción. Todos ellos cons­pi­ran con­tra la legi­ti­mi­dad popu­lar del gobierno vene­zo­lano, que es igual a enfren­tar a la gran mayo­ría del pue­blo de esa Nación. Bus­can jun­to a Oba­ma y sus ame­na­zas, crear el cli­ma para otro once de abril. Pero así como Nues­tra­mé­ri­ca aco­rra­ló en Pana­má al pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, está dis­pues­ta aho­ra a res­pal­dar a Nico­lás Madu­ro y al pue­blo de Vene­zue­la, repu­dian­do en todos los ámbi­tos y por todas las for­mas posi­bles las acti­tu­des colo­nia­lis­tas espa­ño­las. En cada rin­cón del con­ti­nen­te hay deu­das pen­dien­tes a cobrar­le a estos ban­di­dos de la Euro­pa rica y des­pó­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *