Sobre nacio­na­lis­mo y uni­dad de acción entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra espa­ño­la, fran­ce­sa y vas­ca- Borro­ka Garaia

Arrasate-07-pankarta-11herri

“Somos socia­lis­tas y nacio­na­lis­tas vascos;nuestro obje­ti­vo estra­té­gi­co es la crea­cion de un Esta­do socia­lis­ta vas­co diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­ka­di y como ins­tru­men­to de todo nues­tro pue­blo para la edi­fi­ca­cion de una socie­dad vas­ca y sin cla­ses.” Txa­bi Etxebarrieta.

“Askok eta askok nazio­na­lis­moa eta nazio­na­lis­ta iza­tea atze­ra­koia dela pen­tsatzen dute,benetazko inter­na­zio­na­lis­ta ezin dela nazio­na­lis­ta izanik.Ainbeste aldiz nazio­na­lis­moa tza­rra dela entzun dugu eta azke­nean gu ere akon­ple­xa­tu egin gara.Baina asko­tan ez gara kon­tu­ratzen bi era­ta­ko nazio­na­lis­moak dagozela:bata,aundikeriazko nazio­na­lis­moa eta bes­tea herri men­pe­ra­tue­na eta zapalduena.Eta bix­tan da,gurea ez da lee­ne­ta­ri­koa, biga­rre­ne­ta­ri­koa bai­zik.” Txa­bi Etxebarrieta.

“los tra­ba­ja­do­res vas­cos no somos espa­ño­les ni fran­ce­ses, sino úni­ca y exclu­si­va­men­te vas­cos, y que lo que nos une con ellos no es la per­te­nen­cia a una mis­ma nación sino a una mis­ma cla­se” Argala

“Por eso, el inter­na­cio­na­lis­mo por par­te de la nación opre­so­ra, o de la lla­ma­da nación “gran­de” (aun­que sólo sea gran­de por sus vio­len­cias, sólo sea gran­de como lo es un esbi­rro) no debe redu­cir­se a obser­var la igual­dad for­mal de las nacio­nes, sino tam­bién a obser­var una des­igual­dad que de par­te de la nación opre­so­ra, de la nación gran­de, com­pen­se la des­igual­dad que prác­ti­ca­men­te se pro­du­ce en la vida. Quien no haya com­pren­di­do esto, no ha com­pren­di­do la posi­ción ver­da­de­ra­men­te pro­le­ta­ria fren­te al pro­ble­ma nacio­nal; en el fon­do sigue man­te­nien­do el pun­to de vis­ta peque­ño­bur­gués, y por ello no pue­de por menos de des­li­zar­se a cada ins­tan­te al pun­to de vis­ta bur­gués. ¿Qué es impor­tan­te para el pro­le­ta­rio? Para el pro­le­ta­rio es no sólo impor­tan­te, sino una nece­si­dad esen­cial, gozar, en la lucha pro­le­ta­ria de cla­se, del máxi­mo de con­fian­za por par­te de los com­po­nen­tes de otras nacio­na­li­da­des. ¿Qué hace fal­ta para eso? Para eso hace fal­ta algo más que la igual­dad for­mal. () El geor­giano que des­de­ña este aspec­to del pro­ble­ma, que lan­za des­de­ño­sa­men­te acu­sa­cio­nes de “social-nacio­na­lis­mo” (cuan­do él mis­mo es no sólo un “social-nacio­nal” autén­ti­co y ver­da­de­ro, sino un bas­to esbi­rro ruso), ese geor­giano las­ti­ma, en esen­cia, los intere­ses de la soli­da­ri­dad pro­le­ta­ria de cla­se, por­que nada retar­da tan­to el desa­rro­llo y la con­so­li­da­ción de esta soli­da­ri­dad como la injus­ti­cia en el terreno nacio­nal.” Lenin

En estos momen­tos la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca Aska­pe­na se encuen­tra ante la ame­na­za judi­cial de ser ile­ga­li­za­da y varios mili­tan­tes entrar a pri­sión. Este es el carác­ter de la demo­cra­cia espa­ño­la. Un carác­ter demo­crá­ti­co inexis­ten­te don­de los enemi­gos del inter­na­cio­na­lis­mo vas­co, que tam­bién son los enemi­gos de toda lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social en el mun­do, nos demues­tran una vez más que la repre­sión, la coac­ción y el esta­do de excep­ción no son cosas de otro tiem­po ni del pasa­do sino del pre­sen­te de la actua­li­dad vasca.

Sin embar­go hoy no voy a escri­bir sobre las tác­ti­cas fac­cio­sas del esta­do espa­ñol a tra­vés de ile­ga­li­za­cio­nes, algo a lo que nun­ca debe­ría­mos acos­tum­brar­nos como si fue­ra par­te nor­mal del cli­ma en Eus­kal Herria sino de internacionalismo.

El inter­na­cio­na­lis­mo no es una teo­ría escri­ta en el aire sino algo muy real y mate­rial. El inter­na­cio­na­lis­mo par­te de unos pre­cep­tos sin los cua­les no sería tal y que su mis­ma pala­bra lite­ral­men­te indi­ca. La prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta requie­re de nacio­nes, de colec­ti­vi­da­des huma­nas que con­for­man los pue­blos del mun­do. Es decir, el inter­na­cio­na­lis­mo par­te de una base mate­rial, las nacio­nes del mun­do. Inter­na­cio­na­lis­mo por tan­to no es lo anta­gó­ni­co al patrio­tis­mo o al nacio­na­lis­mo, sino que sin patrio­tis­mo, pue­de haber otras cosas, pero no pue­de haber internacionalismo.

No pue­de exis­tir ayu­da mutua y soli­da­ri­dad entre colec­ti­vi­da­des nacio­na­les si se mini­mi­zan o nie­gan éstas o si se las opri­me nacio­nal­men­te. Es por ello que el inter­na­cio­na­lis­mo en pri­me­ra ins­tan­cia supo­ne adhe­rir­se a la libe­ra­ción nacio­nal y social de tu pro­pio pue­blo, al mis­mo tiem­po que te adhie­res a la libe­ra­ción nacio­nal y social del res­to de pue­blos. De esta mane­ra y yen­do a lo con­cre­to y lo mate­rial de la nación vas­ca; un inter­na­cio­na­lis­mo no aber­tza­le, un inter­na­cio­na­lis­mo que no reco­no­ce a la nación vas­ca, o un inter­na­cio­na­lis­mo que en el con­tex­to de una nación ocu­pa­da y tro­cea­da a la que se le nie­ga median­te la vio­len­cia su liber­tad nacio­nal, no par­ta de unas bases de inde­pen­den­cia nacio­nal, es un inter­na­cio­na­lis­mo inma­te­rial, idea­lis­ta y fue­ra de coyun­tu­ra que en su pra­xis esta­rá mime­ti­zan­do la vehi­cu­li­za­ción impe­ria­lis­ta, ya que la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos pue­de ser una ley inter­na­cio­nal escri­ta pero para el inter­na­cio­na­lis­ta es más que eso, es una pra­xis y una for­ma de actuar cons­tan­te. Son los pue­blos los que se tie­nen que auto­de­ter­mi­nar, y si un pue­blo tie­ne nega­do por el impe­ria­lis­mo su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, sigue vigen­te ese accio­nar. Y nin­gún otro pue­blo, Esta­do, movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio o mul­ti­na­cio­nal pue­de inmis­cuir­se y con­di­cio­nar en ese pro­ce­so de deci­sión soberano.

De hecho, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos está vigen­te mien­tras se nie­ga ese dere­cho, cuan­do a tra­vés de ese dere­cho se acce­de a la inde­pen­den­cia, y duran­te la inde­pen­den­cia. Inclu­so el esta­do socia­lis­ta, digno de tener ese nom­bre, no sería más que la auto­de­ter­mi­na­ción per­ma­nen­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de una colec­ti­vi­dad para todos los asun­tos que le compete.

Por lo tan­to, cuan­do un “demó­cra­ta for­mal” reco­no­ce el dere­cho de los pue­blos a su auto­de­ter­mi­na­ción, está muy bien for­mal­men­te. Pero si un revo­lu­cio­na­rio inter­na­cio­na­lis­ta se abs­trae de lo con­cre­to y mate­rial, la defen­sa abs­trac­ta de la auto­de­ter­mi­na­ción ape­nas sue­le pasar de la char­la­ta­ne­ría. Ya que en el caso con­cre­to de Eus­kal Herria, opri­mi­da nacio­nal­men­te median­te las armas, la inde­pen­den­cia es la opción inelu­di­ble­men­te revo­lu­cio­na­ria. Y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta supo­ne que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca se posi­cio­ne con los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal y social de todas las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de todos los pue­blos del mun­do, mien­tras que la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta reci­bi­da lo sea para la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria y el esta­do socia­lis­ta vas­co. Que es el pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social vigen­te en la nación vasca.

De esta mane­ra, para un fruc­tí­fe­ro inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y uni­dad de acción entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras espa­ño­la, fran­ce­sa y vas­ca, las dos pri­me­ras debe­rían no solo acep­tar un abs­trac­to dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción con pers­pec­ti­vas pater­na­lis­tas y bur­gue­sas, sino cola­bo­rar acti­va­men­te con el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vas­co, y de la mis­ma for­ma la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca ayu­dar al derro­ca­mien­to de los régi­me­nes bur­gue­ses espa­ñol y francés.

Pero esto es muy com­pli­ca­do. Ya que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de esta­dos impe­ria­lis­tas tien­den a sen­tir­se apén­di­ces de su bur­gue­sía en cuan­to al “pro­ble­ma nacio­nal”. Y en la teo­ría y sobre todo la pra­xis, cons­cien­te o incons­cien­te­men­te hacen todo lo posi­ble por man­te­ner ata­das a las nacio­nes bajo su “supues­to Esta­do”. De esta mane­ra, cau­san­do un des­tro­zo en la con­fian­za de la cla­se tra­ba­ja­do­ra bajo opre­sión nacio­nal que impi­de desa­rro­llar un inter­na­cio­na­lis­mo fruc­tí­fe­ro median­te el uso de sucur­sa­lis­mos, mini­mi­za­cio­nes de la cues­tión nacio­nal, vehi­cu­li­za­cio­nes esta­ta­lis­tas y en el peor de los casos median­te cri­mi­na­les y fal­sas acu­sa­cio­nes que pare­cen saca­das de la cam­pa­ña “con­tra el nacio­na­lis­mo” al mejor esti­lo de Mayor Oreja.

Ala­ba­do sea el pue­blo que, por amor a una len­gua sin diplo­mas y a un país sin diplo­má­ti­cos, no tie­ne cabi­da ni en la His­to­ria ni en la Geo­gra­fía, ni tan siquie­ra un ban­qui­llo en el con­cier­to de las nacio­nes. Tan inven­ci­ble como el vien­to del desier­to, pasa por las dunas de los siglos, ele­gan­te y dis­cre­to, sin dejar más hue­lla que el alba­tros sobre las olas del mar.
-Marc Légas­se

En el esta­do espa­ñol dere­cha e izquier­da están en con­tra del “nacio­na­lis­mo”. IU no lo ve con bue­nos ojos, ni el PCE. En Eus­kal Herria sus sucur­sa­les tam­po­co, cla­ro está. En el ámbi­to extra-par­la­men­ta­rio espa­ñol des­de sec­tas como UCE pasan­do por un sin­fín de micro-gru­pos comu­nis­tas y anar­quis­tas tam­bién están en con­tra del nacionalismo.

Si los mar­xis­tas y liber­ta­rios teó­ri­cos clá­si­cos resu­ci­ta­ran y via­ja­ran al esta­do espa­ñol y escu­cha­ran los ale­ga­tos con­tra el nacio­na­lis­mo de los suso­di­chos sin más refe­ren­cia, inten­ta­rían bus­car en el mapa de Euro­pa don­de se sitúa el Gran Impe­rio Vas­co ade­más de que­dar­se impre­sio­na­dos de seme­jan­te alian­za inter­cla­sis­ta con­tra la opre­sión vas­ca. Obvia­men­te no encon­tra­rían nada en el mapa ni en el ban­qui­llo inter­na­cio­nal de las nacio­nes que haga refe­ren­cia a nin­gún Esta­do vasco.

¿Qué es en reali­dad el nacio­na­lis­mo?. Posi­ble­men­te jun­to a terro­ris­mo dos de las pala­bras más mano­sea­das por el impe­ria­lis­mo en las últi­mas déca­das y un tér­mino que por sí solo y sin con­tex­to no es más que mera pro­pa­gan­da vacía.

El caso es que la bur­gue­sía de los esta­dos que no res­pe­tan las liber­ta­des nacio­na­les, gra­cias a su maqui­na­ria han crea­do su acep­ción par­ti­cu­lar de la pala­bra con el paso del tiem­po y como veneno la han inten­ta­do ino­cu­lar en la pobla­ción. Ya lo dice el inter­na­cio­na­lis­ta pro­le­ta­rio de Mayor Ore­ja, hay que impul­sar un movi­mien­to social con­tra el nacionalismo.

Inso­li­da­ri­dad, lim­pie­za étni­ca, radi­ca­li­dad, extre­mis­mo… terro­ris­mo, eso es el nacio­na­lis­mo para el impe­ria­lis­mo. Aun­que en reali­dad sim­ple­men­te lo digan así para cubrir­se las espal­das y que en sus esta­dos opre­so­res se siga opri­mien­do nacio­nal­men­te. Nada más y nada menos.

En his­to­rio­gra­fía ofi­cial se usa el difu­so tér­mino de nacio­na­lis­mo para refe­rir­se al perío­do his­tó­ri­co de la supues­ta for­ma­ción de nacio­nes y sus corres­pon­dien­tes esta­dos y a la no menos supues­ta ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta en torno al siglo XIX coin­ci­dien­do con revo­lu­cio­nes libe­ra­les o bur­gue­sas. Ya en el siglo XX se le rela­cio­na con el fenó­meno del fas­cis­mo. Tras la segun­da gue­rra mun­dial irían sur­gien­do los lla­ma­dos Movi­mien­tos de Libe­ra­ción Nacio­nal de izquier­da vin­cu­la­dos a pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción e independencia.

El caso de Eus­kal Herria: ¿Qué es el nacio­na­lis­mo para los pue­blos opri­mi­dos nacionalmente?

En Eus­kal Herria for­mal­men­te a nivel teó­ri­co exis­te un movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co. Frag­men­ta­do por una línea divi­so­ria entre izquier­da y dere­cha. Y digo en teo­ría ya que la pala­bra nacio­na­lis­ta sal­vo en deba­tes aca­dé­mi­cos y en len­gua­je espa­ño­lis­ta o auto­no­mis­ta ape­nas se usa el tér­mino. Aber­tza­le es la pala­bra hege­mó­ni­ca , amplia­men­te esta­ble­ci­da que fun­da­men­tal­men­te tie­ne una acep­ción de patriota.

Ser aber­tza­le en Eus­kal Herria bási­ca­men­te supo­ne sen­tir­se par­te de la nación vas­ca y tener con­cien­cia de su esta­tus de nación opri­mi­da. De esta mane­ra se apues­ta por la auto­de­ter­mi­na­ción como dere­cho fun­da­men­tal del pue­blo vas­co y la inde­pen­den­cia como pro­yec­to para la con­se­cu­ción de un Esta­do propio.

El nacio­na­lis­mo popu­lar de izquier­da vas­co tie­ne sus pre­ce­den­tes y prin­ci­pal­men­te se ha con­fi­gu­ra­do ideo­ló­gi­ca­men­te en torno al MLNV o izquier­da aber­tza­le. Que bási­ca­men­te es un movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal clá­si­co don­de todas las corrien­tes de izquier­da han teni­do y tie­nen su influen­cia a la hora de desa­rro­llar el cuer­po teó­ri­co y prác­ti­co. Sobre todo las revo­lu­cio­na­rias con espe­cial influen­cia del mar­xis­mo en dis­tin­tas varian­tes, la auto­no­mía obre­ra, y en gene­ral las escue­las socia­lis­tas inclui­das algu­nas liber­ta­rias. El pro­yec­to por tan­to es el Esta­do socia­lis­ta independiente.

El nacio­na­lis­mo vas­co de dere­cha se ha estruc­tu­ra­do en torno al PNV. Debi­do a las cone­xio­nes que a lo lar­go del reco­rri­do his­tó­ri­co de este par­ti­do lle­gó a tener con la bur­gue­sía autóc­to­na, cola­bo­ra­cio­nis­ta de la opre­sión nacio­nal por inte­rés de cla­se, ha impe­di­do que desa­rro­lle e impul­se un pro­yec­to de esta­do inde­pen­dien­te, que­dán­do­se solo en una retó­ri­ca favo­ra­ble a la auto­de­ter­mi­na­ción y dan­do como resul­ta­do la inexis­ten­cia de una bur­gue­sía nacio­nal vas­ca que como blo­que aspi­re a poten­ciar un nacio­na­lis­mo bur­gués de cara a cons­truir un Esta­do, sien­do por tan­to un apén­di­ce de la bur­gue­sía nacio­nal esta­tal española.

Por tan­to el nacio­na­lis­mo vas­co, como pro­yec­to de cons­truc­ción de un Esta­do está ínti­ma­men­te liga­do al deve­nir y fuer­za del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. La carac­te­ri­za­ción del futu­ro Esta­do será fru­to del resul­ta­do de la corre­la­ción de fuer­zas entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca (autén­ti­co bas­tión del inde­pen­den­tis­mo) como blo­que nacio­nal fren­te a una bur­gue­sía des­ga­ja­da en ese ins­tan­te de su ex-esta­do, en una bata­lla que en estos momen­to se libra y que se ha hecho siem­pre median­te la lucha de cla­ses. La bur­gue­sía ha hecho y hace todo lo posi­ble para que Eus­kal Herria no se inde­pen­di­ce y en el momen­to que lo haga hará todo lo posi­ble para man­te­ner sus pri­vi­le­gios. En manos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca está evi­tar­lo (y pue­de que exis­ta cier­to retro­ce­so) pero eso en nin­gún caso inu­ti­li­za el pro­yec­to estratégico.

Por todo ello, se entien­de que el “nacio­na­lis­mo” es el enemi­go de la oli­gar­quía espa­ño­la por­que supo­ne la eman­ci­pa­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y tam­bién lo es ‚aun­que sea ima­gi­na­rio o por intere­sés esta­ta­les de opre­sión nacio­nal, para par­tes de la izquier­da espa­ño­la o fran­ce­sa que se ali­nean con­tra el “nacio­na­lis­mo” al ver­se apén­di­ces de su bur­gue­sía nacio­nal esta­tal y has­ta en algu­nos casos fal­si­fi­can­do a diver­sos auto­res mar­xis­tas y liber­ta­rios his­tó­ri­cos hacien­do entre­ver que el inde­pen­den­tis­mo vas­co tie­ne las carac­te­rís­ti­cas que el impe­ria­lis­mo ha ino­cu­la­do en su acep­ción esco­gi­da, retor­cien­do has­ta el extre­mo la reali­dad y olvi­dan­do lo que decía Marc Légasse.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *