Aska­pe­na ya ha sido juz­ga­da- Jesús Valencia

Nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes vas­cas y per­so­nas ami­gas hacen cola en la puer­ta de la Audien­cia Nacio­nal a la espe­ra de ser juz­ga­das por dicho tri­bu­nal forá­neo. Entre ellas, Aska­pe­na. No conoz­co un solo Esta­do demo­crá­ti­co que cri­mi­na­li­ce la soli­da­ri­dad; los otros, los des­pó­ti­cos que se rigen por legis­la­cio­nes excep­cio­na­les y repre­si­vas, sí. Es com­pren­si­ble: no sopor­tan que las cla­ses opri­mi­das y los pue­blos colo­ni­za­dos entre­la­cen sus manos y se apoyen.

Aska­pe­na nació en octu­bre de 1987, y des­de enton­ces ha pro­cla­ma­do con orgu­llo sus señas de iden­ti­dad. Se defi­ne como «orga­ni­za­ción vas­ca que pro­mue­ve la libe­ra­ción de todos los pue­blos, inclui­do el suyo». Su cre­den­cial no deja lugar a dudas. Se rei­vin­di­ca par­te de un pue­blo sobe­rano; nación dife­ren­cia­da y toda­vía some­ti­da; ocu­pa­da des­de hace siglos por dos impe­rios que se for­ja­ron y viven sojuz­gan­do gen­tes. Men­sa­je que legi­ti­ma la lucha por la libe­ra­ción vas­ca y que plan­tea a otras gen­tes la con­ve­nien­cia de impli­car­se soli­da­ria­men­te en ella.

Dicha invi­ta­ción no ha caí­do en saco roto. A fuer­za de arri­mar el hom­bro en otras luchas com­par­ti­das, la soli­da­ri­dad vas­ca ha ensan­cha­do el círcu­lo de quie­nes nos cono­cen y apo­yan. Gen­tes sen­si­bles de otras lati­tu­des han incor­po­ra­do la cau­sa de Eus­kal Herria en su agen­da de com­pro­mi­sos soli­da­rios. Así de cier­to y así de gra­ti­fi­can­te. Hoy sen­ti­mos el esti­mu­lan­te alien­to que nos lle­ga des­de los luga­res más dis­tan­tes y que sus­ci­ta nues­tro reco­no­ci­mien­to más agra­de­ci­do. Nun­ca fal­ta la ban­de­ro­la por la repa­tria­ción de nues­tros pre­sos en la Taber­na Vas­ca de Bue­nos Aires. Conoz­co a volun­ta­rios que pelea­ron en la insur­gen­te Cen­troa­mé­ri­ca y que guar­dan en su men­gua­do equi­pa­je esa mis­ma ban­de­ro­la; acos­tum­bran a exhi­bir­la con fer­vor soli­da­rio cuan­do la oca­sión lo requie­re. Per­so­nas de dife­ren­tes paí­ses, orga­ni­za­das como Eus­kal Herria­ren Lagu­nak, defien­den en sus luga­res de resi­den­cia nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les y socia­les. Acti­tud que con­tras­ta con la de otros bue­nis­tas loca­les; andan por el mun­do remen­dan­do zur­ci­dos y no mue­ven un solo dedo por resol­ver el gra­ve con­flic­to que tene­mos en casa.

El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co ha man­te­ni­do la enco­mia­ble des­fa­cha­tez de denun­ciar sin remil­gos a quie­nes derro­chan vio­len­cia para sal­va­guar­dar sus intere­ses. Til­da­ron a Reagan de «car­ni­ce­ro de Cen­troa­mé­ri­ca» por su empe­ño de aho­gar en san­gre la insur­gen­cia de aque­llos mise­ria­dos. A Bush, Blair y Aznar los seña­la­ron como «cri­mi­na­les de las Azo­res» por haber acor­da­do en dichas islas para­di­sía­cas el ase­si­na­to de millo­nes de ára­bes. A Israel y a la Monar­quía alauí los repu­dian por colo­nia­lis­tas usur­pa­do­res; ver­du­go aquel de pales­ti­nos y esta de saha­rauis. Ha denun­cia­do sin des­can­so a la OTAN como «poli­cía del impe­rio». Aho­ra se enfren­ta con uñas y dien­tes al TTIP, estra­te­gia comer­cial neo­ca­pi­ta­lis­ta que inten­ta retro­traer­nos al escla­vis­mo preindustrial.

Este inter­na­cio­na­lis­mo autóc­tono, sin más fuer­za que sus arrai­ga­das con­vic­cio­nes, nació con la des­co­mu­nal pre­ten­sión de cam­biar el mun­do y en esas sigue. Humil­de pero peleón. Siem­pre bus­can­do con­fluen­cias con gen­tes de cual­quier sitio empe­ña­das tam­bién en aca­bar con el capi­ta­lis­mo cri­mi­nal: mil pue­blos y una mis­ma lucha. Hom­bro con hom­bro y mano con mano, uni­dos en el empe­ño por cons­truir un mun­do de per­so­nas libres y pue­blos sobe­ra­nos. Pai­sa­na­je afe­rra­do a su tie­rra y abier­to a otras mil; zapa­tis­ta en Lacan­do­na, mapu­che en los con­fi­nes de Abya Yala, kur­do en Koba­ne, pales­tino en Gaza, saha­raui en Al Aiun, sobe­ra­nis­ta en Cata­lun­ya, acei­tu­ne­ro en Anda­lu­cía, emi­gran­te en cual­quier rin­cón de esta Euro­pa xenó­fo­ba y, natu­ral­men­te, artí­fi­ce de una patria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta en Eus­kal Herria.

Los jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal apres­tan sus togas para juz­gar, pero lle­gan tar­de. Los úni­cos que pue­den enjui­ciar a Aska­pe­na –quie­nes tra­ba­jan por un mun­do sin opre­sio­nes– ya han dic­ta­do sen­ten­cia. «La her­man­dad de los pue­blos y la cons­truc­ción del socia­lis­mo –dice la Fun­da­ción Paki­to Arria­ran– son nues­tras mejo­res armas con­tra el impe­ria­lis­mo». Eus­kal Herria­ren Lagu­nak reite­ra su com­pro­mi­so: «Por­que somos inter­na­cio­na­lis­tas, Eus­kal Herria no cami­na sola». Anda­lu­cía, Ara­gón, Argen­ti­na, Cas­ti­lla, Cata­lun­ya, Cer­de­ña, Chi­le, Gali­cia son algu­nos de los miem­bros de este bri­llan­te tri­bu­nal de pue­blos que ya ha dic­ta­do sen­ten­cia abso­lu­to­ria. Des­de casa resue­na el gri­to fir­me de la her­man­dad mili­tan­te como garan­tía de apo­yo mutuo: «Si ata­can a uno de noso­tros, nos están ata­can­do a todos».

Fiel a su tra­yec­to­ria, Aska­pe­na ha orga­ni­za­do el encuen­tro del 25 de abril en Zarautz. La per­se­cu­ción que está sufrien­do le reafir­ma en lo acer­ta­do de su apues­ta. Sin arro­gan­cias ni cobar­días, quie­re seguir avi­van­do los fue­gos insur­gen­tes que chis­po­rro­tean en cual­quier rin­cón del planeta.

askapena

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *