A.Boron denun­cia ins­ta­la­ción de armas atómicas

Aun­que el gobierno neo­li­be­ral de Juan Manuel San­tos se ufa­na en el ámbi­to interno de impul­sar un pro­ce­so de paz con la insur­gen­cia de las Farc, su polí­ti­ca inter­na­cio­nal (dic­ta­da des­de Washing­ton), en con­tra­po­si­ción, apun­ta a des­es­ta­bi­li­zar la armo­nía y la inte­gra­ción regio­nal. Así lo dejó entre­ver duran­te su char­la magis­tral el pasa­do 8 de abril en Bogo­tá, el soció­lo­go y poli­tó­lo­go argen­tino, Ati­lio Boron, en el mar­co de la Cum­bre Mun­dial de Arte y Cul­tu­ra para la Paz, orga­ni­za­da por la Alcal­día Mayor de la capi­tal colombiana.
Por un lado, Boron dijo que es un con­tra­sen­ti­do que mien­tras la irrup­ción de Chi­na en la geo­po­lí­ti­ca mun­dial está des­pla­zan­do el pro­ta­go­nis­mo del Atlán­ti­co hacia el con­ti­nen­te asiá­ti­co, Colom­bia se empe­ña tozu­da­men­te en impul­sar la Alian­za del Pací­fi­co, un inven­to de Washing­ton para con­tra­rres­tar la pre­sen­cia cada vez mayor de Bei­jing en Amé­ri­ca Lati­na y hora­dar el pro­ce­so inte­gra­cio­nis­ta de la Patria Gran­de. De otra par­te, agre­gó, el hecho de que el gobierno de San­tos en for­ma por demás dis­ci­pli­na­da haya acep­ta­do las direc­tri­ces del Pen­tá­gono para que Colom­bia ingre­se a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), y al mis­mo tiem­po exis­tan serios indi­cios de que el Coman­do Sur haya ins­ta­la­do arma­men­to nuclear en este país andino, da una cla­ra señal de ame­na­za para la paz de la región.

El ana­lis­ta argen­tino hizo énfa­sis en seña­lar que la OTAN no es más que “la fuer­za impe­rial de cho­que”, des­de la cual Washing­ton lan­za su estra­te­gia de ofen­si­va mili­tar hacia diver­sos paí­ses o regio­nes del mun­do, a los que deter­mi­na o con­si­de­ra que cons­ti­tu­yen ame­na­zas para sus intere­ses. En con­se­cuen­cia, seña­ló, el ingre­so de Colom­bia a esta alian­za mili­tar extra­con­ti­nen­tal no apor­ta en abso­lu­to a la paz.

Con­flic­to colom­biano es pre­tex­to para mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Unidos

Duran­te su con­fe­ren­cia en el Tea­tro Bogo­tá, Boron con su carac­te­rís­ti­ca capa­ci­dad dia­léc­ti­ca y didác­ti­ca a la vez, mos­tró cómo en Colom­bia se lle­va a cabo un pro­ce­so de paz con un actor arma­do como las Farc en medio de un mun­do con­vul­sio­na­do por múl­ti­ples con­flic­tos, ori­gi­na­dos en bue­na medi­da por el decli­ve del impe­ria­lis­mo estadounidense.

“La paz en Colom­bia es la paz de toda Amé­ri­ca Lati­na”, fue el títu­lo de la char­la del repu­tado ana­lis­ta polí­ti­co y cate­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio, actual­men­te direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (PLED) del Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción de Bue­nos Aires.

En desa­rro­llo de su expo­si­ción, Boron demos­tró el rotun­do fra­ca­so de la inter­ven­ción direc­ta de Esta­dos Uni­dos en mate­ria de com­ba­te al nar­co­trá­fi­co y a la insur­gen­cia en Colom­bia, des­de hace ya varias déca­das. Tra­jo a cola­ción el ejem­plo del deno­mi­na­do Plan Colom­bia sus­cri­to por el enton­ces man­da­ta­rio con­ser­va­dor Andrés Pas­tra­na con la admi­nis­tra­ción Clin­ton (toda una estra­te­gia de entre­ga de sobe­ra­nía a Washington).

Dicho Plan que a los colom­bia­nos se les ven­dió como una “ayu­da” nor­te­ame­ri­ca­na, resul­tó un com­ple­to fias­co, pues como lo gra­fi­có Boron en cifras toma­das de infor­mes de Nacio­nes Uni­das, el nar­co­trá­fi­co en vez de dis­mi­nuir, aumen­tó. En efec­to, hubo un incre­men­to expo­nen­cial de cul­ti­vos ilí­ci­tos tan­to en Méxi­co, Colom­bia y Afga­nis­tán, paí­ses en don­de coin­ci­den­cial­men­te Esta­dos Uni­dos inter­vie­ne directamente.

Ade­más, la inter­ven­ción direc­ta del Pen­tá­gono, la CIA, la DEA y el Depar­ta­men­to de Esta­do en los asun­tos colom­bia­nos ha ser­vi­do para el enri­que­ci­mien­to de empre­sas de arma­men­to nor­te­ame­ri­cano y al mis­mo tiem­po para la finan­cia­ción de cam­pa­ñas de con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses (que hacen lobby en favor de los con­sor­cios que se bene­fi­cian), así como para la pre­sen­cia de Israel.

Es que de la gue­rra inter­na en Colom­bia no sola­men­te se favo­re­ce en gra­do super­la­ti­vo Esta­dos Uni­dos sino tam­bién Israel, como bien lo ano­tó Boron. Des­de 1960, el Mos­sad (ser­vi­cio de inte­li­gen­cia) y orga­ni­za­cio­nes de espio­na­je israe­li­tas que ope­ran bajo la facha­da de segu­ri­dad hacen pre­sen­cia en terri­to­rio colom­biano ase­so­ran­do gru­pos para­mi­li­ta­res y redes mafio­sas de narcotráfico.

Juan Manuel San­tos tan­to como minis­tro de Defen­sa como aho­ra en cali­dad de pri­mer man­da­ta­rio pro­hi­ja y aplau­de la pre­sen­cia israe­li­ta en Colom­bia por­que como lo ha seña­la­do en reite­ra­das oca­sio­nes, sería “muy posi­ti­vo” que este país “sea el Israel de Suramérica”.

Por todo lo ante­rior, Boron dijo que oja­lá las nego­cia­cio­nes de paz que se desa­rro­llan en La Haba­na entre el gobierno de San­tos y las Farc lle­guen a buen puer­to por­que el con­flic­to colom­biano es el mejor pre­tex­to para la mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Uni­dos en la región.

El con­tex­to geopolítico

La coyun­tu­ra de la reali­dad socio­po­lí­ti­ca colom­bia­na en medio de posi­bi­li­da­des cier­tas de poner fin a un con­flic­to interno de más de medio siglo pasa por el decli­ve del impe­rio esta­dou­ni­den­se, el colap­so euro­peo, y la irrup­ción, en con­se­cuen­cia, de nue­vos acto­res en la esce­na de la geo­po­lí­ti­ca mundial.

Boron pone de mani­fies­to en el actual esce­na­rio mun­dial el pro­ta­go­nis­mo de Chi­na e India, el retorno de Rusia, la deba­cle de la Unión Euro­pea, las alian­zas regio­na­les y la deca­den­cia del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, fac­to­res todos estos que van a tener una inci­den­cia direc­ta en el deve­nir polí­ti­co de Amé­ri­ca Latina.

Es enfá­ti­co en lla­mar la aten­ción sobre el peli­gro que se cier­ne sobre el mun­do y espe­cí­fi­ca­men­te sobre la región, el decli­ve de Washing­ton, pues sos­tie­ne que en la fase de des­com­po­si­ción los impe­rios se tor­nan más repre­si­vos y san­gui­na­rios y trae a cola­ción ejem­plos his­tó­ri­cos como la eta­pa final del impe­rio oto­mano con el geno­ci­dio arme­nio (en 1915), o el caso bri­tá­ni­co con la bru­tal repre­sión en la India.

En el plano eco­nó­mi­co, el poli­tó­lo­go argen­tino, demues­tra cómo Esta­dos Uni­dos se encuen­tra en la sin sali­da: por un lado debe más de lo que pro­du­ce; por otro, es cada vez más pro­gre­si­vo el reem­pla­zo del dólar en el comer­cio inter­na­cio­nal. Y para com­ple­men­tar, sumi­nis­tra un dato más: mien­tras en este año de 2015 Chi­na cons­trui­rá 15 mil kiló­me­tros de vías férreas, en con­tras­te, la nación nor­te­ame­ri­cano no cons­trui­rá mi uno solo, con lo cual su infra­es­truc­tu­ra vial comien­za a que­dar rezagada.

A ello hay que sumar, dice Boron, la cre­cien­te des­igual­dad que se vie­ne pre­sen­tan­do en Esta­dos Uni­dos con su con­se­cuen­te quie­bre res­pec­to de su inte­gra­ción social. No obs­tan­te, es desor­bi­ta­do su gato mili­tar, así como es evi­den­te tam­bién su cada vez mayor ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, lo cual que­da refle­ja­do, por ejem­plo, en las últi­mas derro­tas que ha teni­do que tra­gar­se la Casa Blan­ca, pre­ci­sa­men­te, en su prin­ci­pal zona de influen­cia, Amé­ri­ca Lati­na. En efec­to, pri­me­ro tuvo que aguan­tar­se que dos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos como Ecua­dor y Boli­via le pusie­ran freno a su acti­tud sem­pi­ter­na de inje­ren­cia en asun­tos inter­nos. El pre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Correa cerró la base mili­tar de Man­ta; y el man­da­ta­rio boli­viano Evo Mora­les expul­só a la misión diplo­má­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Más recien­te­men­te, en la OEA (el Minis­te­rio de las Colo­nias como la deno­mi­nó Fidel Cas­tro), el gobierno de Oba­ma per­dió por golea­da cuan­do plan­teó su inter­ven­ción en Vene­zue­la. Estos acon­te­ci­mien­tos, agre­ga Boron, eran impen­sa­bles ape­nas hace unos años.

E.U. lan­za feroz recon­quis­ta de Amé­ri­ca Lati­na para ase­gu­rar recur­sos naturales

En medio del impa­ra­ble des­mo­ro­na­mien­to del impe­rio esta­dou­ni­den­se, Washing­ton no se resis­te en su pro­pó­si­to inje­ren­cis­ta en Amé­ri­ca Lati­na por­que es la mane­ra de ase­gu­rar median­te arti­ma­ñas y enga­ños (tra­ta­dos de libre comer­cio, gol­pes blan­dos, Alian­za para el Pací­fi­co, terro­ris­mo eco­nó­mi­co, alian­zas mili­ta­res) el acce­so (vía el saqueo y el pilla­je) a la rica bio­di­ver­si­dad que pro­du­ce esta región para poder seguir man­te­nien­do su des­co­mu­nal patrón capi­ta­lis­ta de consumo.

Por esta razón, Washing­ton des­plie­ga su arti­lle­ría mili­tar en todo el con­ti­nen­te, como bien lo esbo­za Boron en su magis­tral libro, Amé­ri­ca Lati­na en la geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo, que obtu­vo el Pre­mio Liber­ta­dor al Pen­sa­mien­to Crí­ti­co en 2013.

Esta­dos Uni­dos, expli­ca este repu­tado ana­lis­ta inter­na­cio­nal, ancla su estruc­tu­ra mili­tar en Amé­ri­ca Lati­na tan­to en Colom­bia como en Hon­du­ras para lan­zar sus aven­tu­ras. El mar Cari­be está total­men­te con­tro­la­do mili­tar­men­te por el Pen­tá­gono, que ade­más cuen­ta con alre­de­dor de 80 bases a lo lar­go y ancho del hemis­fe­rio. No es gra­tui­to tam­po­co que en 2008 el Coman­do Sur haya acti­va­do la IV Flo­ta, coin­ci­den­cial­men­te poco des­pués de que el enton­ces gobierno bra­si­le­ño de Lula da Sil­va anun­cia­ra el des­cu­bri­mien­to de un gran yaci­mien­to petro­lí­fe­ro sub­ma­rino en el lito­ral paulista.

Obvia­men­te que los pre­tex­tos para esta des­co­mu­nal mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Uni­dos a lo lar­go y ancho del con­ti­nen­te son el nar­co­trá­fi­co, los popu­lis­mos (como estig­ma­ti­zan a los gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región), las cala­mi­da­des natu­ra­les y la segu­ri­dad con­ti­nen­tal. Fala­cias que ayu­dan a pro­pa­lar los gran­des oli­go­po­lios mediá­ti­cos de pro­pie­dad de los sec­to­res deca­den­tes de la ultra­de­re­cha lati­no­ame­ri­ca­na. Por ello Boron exhor­ta a no con­fun­dir­se: “el nom­bre de todo esto es petró­leo”, y de esta mane­ra expli­ca por­que toda la estra­te­gia de des­es­ta­bi­li­za­ción y sata­ni­za­ción al gobierno de Vene­zue­la del pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

¿Si Vene­zue­la, fue­ra pro­duc­tor de toma­tes o de papas, Esta­dos Uni­dos bus­ca­ría derri­bar al gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la con la acti­va cola­bo­ra­ción de sus laca­yos de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na?, se inte­rro­ga el poli­tó­lo­go argen­tino. No es gra­tui­to por lo tan­to el feroz ata­que empren­di­do por la Casa Blan­ca con­tra el pro­ce­so polí­ti­co inau­gu­ra­do por el coman­dan­te Hugo Chávez.

¿E.U. tie­ne arma­men­to nuclear en Colombia?

Boron cerró su con­fe­ren­cia en Bogo­tá, dejan­do un inquie­tan­te inte­rro­gan­te: “Colom­bia bien podría ser hoy un país en el que Esta­dos Uni­dos ins­ta­ló arma­men­to nuclear en abier­ta vio­la­ción al acuer­do inter­na­cio­nal regio­nal, median­te el cual nues­tros paí­ses se com­pro­me­tie­ron a man­te­ner Amé­ri­ca Lati­na como una nuclea­ri­za­da zona de paz”.

Si bien, agre­ga, el tra­ta­do sus­cri­to entre Uri­be Vélez y Oba­ma que auto­ri­za­ba la uti­li­za­ción de sie­te bases mili­ta­res fue decla­ra­do inexe­qui­ble por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia, “lo cier­to que este tro­pie­zo legal no ha impe­di­do que Esta­dos Uni­dos haya pro­se­gui­do ope­ran­do mili­tar­men­te en ese país”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *