A.Boron denun­cia ins­ta­la­ción de armas atómicas

Aun­que el gobierno neo­li­be­ral de Juan Manuel San­tos se ufa­na en el ámbi­to interno de impul­sar un pro­ce­so de paz con la insur­gen­cia de las Farc, su polí­ti­ca inter­na­cio­nal (dic­ta­da des­de Washing­ton), en con­tra­po­si­ción, apun­ta a des­es­ta­bi­li­zar la armo­nía y la inte­gra­ción regio­nal. Así lo dejó entre­ver duran­te su char­la magis­tral el pasa­do 8 de abril en Bogo­tá, el soció­lo­go y poli­tó­lo­go argen­tino, Ati­lio Boron, en el mar­co de la Cum­bre Mun­dial de Arte y Cul­tu­ra para la Paz, orga­ni­za­da por la Alcal­día Mayor de la capi­tal colombiana.
Por un lado, Boron dijo que es un con­tra­sen­ti­do que mien­tras la irrup­ción de Chi­na en la geo­po­lí­ti­ca mun­dial está des­pla­zan­do el pro­ta­go­nis­mo del Atlán­ti­co hacia el con­ti­nen­te asiá­ti­co, Colom­bia se empe­ña tozu­da­men­te en impul­sar la Alian­za del Pací­fi­co, un inven­to de Washing­ton para con­tra­rres­tar la pre­sen­cia cada vez mayor de Bei­jing en Amé­ri­ca Lati­na y hora­dar el pro­ce­so inte­gra­cio­nis­ta de la Patria Gran­de. De otra par­te, agre­gó, el hecho de que el gobierno de San­tos en for­ma por demás dis­ci­pli­na­da haya acep­ta­do las direc­tri­ces del Pen­tá­gono para que Colom­bia ingre­se a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), y al mis­mo tiem­po exis­tan serios indi­cios de que el Coman­do Sur haya ins­ta­la­do arma­men­to nuclear en este país andino, da una cla­ra señal de ame­na­za para la paz de la región.

El ana­lis­ta argen­tino hizo énfa­sis en seña­lar que la OTAN no es más que “la fuer­za impe­rial de cho­que”, des­de la cual Washing­ton lan­za su estra­te­gia de ofen­si­va mili­tar hacia diver­sos paí­ses o regio­nes del mun­do, a los que deter­mi­na o con­si­de­ra que cons­ti­tu­yen ame­na­zas para sus intere­ses. En con­se­cuen­cia, seña­ló, el ingre­so de Colom­bia a esta alian­za mili­tar extra­con­ti­nen­tal no apor­ta en abso­lu­to a la paz.

Con­flic­to colom­biano es pre­tex­to para mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Unidos

Duran­te su con­fe­ren­cia en el Tea­tro Bogo­tá, Boron con su carac­te­rís­ti­ca capa­ci­dad dia­léc­ti­ca y didác­ti­ca a la vez, mos­tró cómo en Colom­bia se lle­va a cabo un pro­ce­so de paz con un actor arma­do como las Farc en medio de un mun­do con­vul­sio­na­do por múl­ti­ples con­flic­tos, ori­gi­na­dos en bue­na medi­da por el decli­ve del impe­ria­lis­mo estadounidense.

“La paz en Colom­bia es la paz de toda Amé­ri­ca Lati­na”, fue el títu­lo de la char­la del repu­tado ana­lis­ta polí­ti­co y cate­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio, actual­men­te direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (PLED) del Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción de Bue­nos Aires.

En desa­rro­llo de su expo­si­ción, Boron demos­tró el rotun­do fra­ca­so de la inter­ven­ción direc­ta de Esta­dos Uni­dos en mate­ria de com­ba­te al nar­co­trá­fi­co y a la insur­gen­cia en Colom­bia, des­de hace ya varias déca­das. Tra­jo a cola­ción el ejem­plo del deno­mi­na­do Plan Colom­bia sus­cri­to por el enton­ces man­da­ta­rio con­ser­va­dor Andrés Pas­tra­na con la admi­nis­tra­ción Clin­ton (toda una estra­te­gia de entre­ga de sobe­ra­nía a Washington).

Dicho Plan que a los colom­bia­nos se les ven­dió como una “ayu­da” nor­te­ame­ri­ca­na, resul­tó un com­ple­to fias­co, pues como lo gra­fi­có Boron en cifras toma­das de infor­mes de Nacio­nes Uni­das, el nar­co­trá­fi­co en vez de dis­mi­nuir, aumen­tó. En efec­to, hubo un incre­men­to expo­nen­cial de cul­ti­vos ilí­ci­tos tan­to en Méxi­co, Colom­bia y Afga­nis­tán, paí­ses en don­de coin­ci­den­cial­men­te Esta­dos Uni­dos inter­vie­ne directamente.

Ade­más, la inter­ven­ción direc­ta del Pen­tá­gono, la CIA, la DEA y el Depar­ta­men­to de Esta­do en los asun­tos colom­bia­nos ha ser­vi­do para el enri­que­ci­mien­to de empre­sas de arma­men­to nor­te­ame­ri­cano y al mis­mo tiem­po para la finan­cia­ción de cam­pa­ñas de con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses (que hacen lobby en favor de los con­sor­cios que se bene­fi­cian), así como para la pre­sen­cia de Israel.

Es que de la gue­rra inter­na en Colom­bia no sola­men­te se favo­re­ce en gra­do super­la­ti­vo Esta­dos Uni­dos sino tam­bién Israel, como bien lo ano­tó Boron. Des­de 1960, el Mos­sad (ser­vi­cio de inte­li­gen­cia) y orga­ni­za­cio­nes de espio­na­je israe­li­tas que ope­ran bajo la facha­da de segu­ri­dad hacen pre­sen­cia en terri­to­rio colom­biano ase­so­ran­do gru­pos para­mi­li­ta­res y redes mafio­sas de narcotráfico.

Juan Manuel San­tos tan­to como minis­tro de Defen­sa como aho­ra en cali­dad de pri­mer man­da­ta­rio pro­hi­ja y aplau­de la pre­sen­cia israe­li­ta en Colom­bia por­que como lo ha seña­la­do en reite­ra­das oca­sio­nes, sería “muy posi­ti­vo” que este país “sea el Israel de Suramérica”.

Por todo lo ante­rior, Boron dijo que oja­lá las nego­cia­cio­nes de paz que se desa­rro­llan en La Haba­na entre el gobierno de San­tos y las Farc lle­guen a buen puer­to por­que el con­flic­to colom­biano es el mejor pre­tex­to para la mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Uni­dos en la región.

El con­tex­to geopolítico

La coyun­tu­ra de la reali­dad socio­po­lí­ti­ca colom­bia­na en medio de posi­bi­li­da­des cier­tas de poner fin a un con­flic­to interno de más de medio siglo pasa por el decli­ve del impe­rio esta­dou­ni­den­se, el colap­so euro­peo, y la irrup­ción, en con­se­cuen­cia, de nue­vos acto­res en la esce­na de la geo­po­lí­ti­ca mundial.

Boron pone de mani­fies­to en el actual esce­na­rio mun­dial el pro­ta­go­nis­mo de Chi­na e India, el retorno de Rusia, la deba­cle de la Unión Euro­pea, las alian­zas regio­na­les y la deca­den­cia del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, fac­to­res todos estos que van a tener una inci­den­cia direc­ta en el deve­nir polí­ti­co de Amé­ri­ca Latina.

Es enfá­ti­co en lla­mar la aten­ción sobre el peli­gro que se cier­ne sobre el mun­do y espe­cí­fi­ca­men­te sobre la región, el decli­ve de Washing­ton, pues sos­tie­ne que en la fase de des­com­po­si­ción los impe­rios se tor­nan más repre­si­vos y san­gui­na­rios y trae a cola­ción ejem­plos his­tó­ri­cos como la eta­pa final del impe­rio oto­mano con el geno­ci­dio arme­nio (en 1915), o el caso bri­tá­ni­co con la bru­tal repre­sión en la India.

En el plano eco­nó­mi­co, el poli­tó­lo­go argen­tino, demues­tra cómo Esta­dos Uni­dos se encuen­tra en la sin sali­da: por un lado debe más de lo que pro­du­ce; por otro, es cada vez más pro­gre­si­vo el reem­pla­zo del dólar en el comer­cio inter­na­cio­nal. Y para com­ple­men­tar, sumi­nis­tra un dato más: mien­tras en este año de 2015 Chi­na cons­trui­rá 15 mil kiló­me­tros de vías férreas, en con­tras­te, la nación nor­te­ame­ri­cano no cons­trui­rá mi uno solo, con lo cual su infra­es­truc­tu­ra vial comien­za a que­dar rezagada.

A ello hay que sumar, dice Boron, la cre­cien­te des­igual­dad que se vie­ne pre­sen­tan­do en Esta­dos Uni­dos con su con­se­cuen­te quie­bre res­pec­to de su inte­gra­ción social. No obs­tan­te, es desor­bi­ta­do su gato mili­tar, así como es evi­den­te tam­bién su cada vez mayor ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, lo cual que­da refle­ja­do, por ejem­plo, en las últi­mas derro­tas que ha teni­do que tra­gar­se la Casa Blan­ca, pre­ci­sa­men­te, en su prin­ci­pal zona de influen­cia, Amé­ri­ca Lati­na. En efec­to, pri­me­ro tuvo que aguan­tar­se que dos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos como Ecua­dor y Boli­via le pusie­ran freno a su acti­tud sem­pi­ter­na de inje­ren­cia en asun­tos inter­nos. El pre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Correa cerró la base mili­tar de Man­ta; y el man­da­ta­rio boli­viano Evo Mora­les expul­só a la misión diplo­má­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Más recien­te­men­te, en la OEA (el Minis­te­rio de las Colo­nias como la deno­mi­nó Fidel Cas­tro), el gobierno de Oba­ma per­dió por golea­da cuan­do plan­teó su inter­ven­ción en Vene­zue­la. Estos acon­te­ci­mien­tos, agre­ga Boron, eran impen­sa­bles ape­nas hace unos años.

E.U. lan­za feroz recon­quis­ta de Amé­ri­ca Lati­na para ase­gu­rar recur­sos naturales

En medio del impa­ra­ble des­mo­ro­na­mien­to del impe­rio esta­dou­ni­den­se, Washing­ton no se resis­te en su pro­pó­si­to inje­ren­cis­ta en Amé­ri­ca Lati­na por­que es la mane­ra de ase­gu­rar median­te arti­ma­ñas y enga­ños (tra­ta­dos de libre comer­cio, gol­pes blan­dos, Alian­za para el Pací­fi­co, terro­ris­mo eco­nó­mi­co, alian­zas mili­ta­res) el acce­so (vía el saqueo y el pilla­je) a la rica bio­di­ver­si­dad que pro­du­ce esta región para poder seguir man­te­nien­do su des­co­mu­nal patrón capi­ta­lis­ta de consumo.

Por esta razón, Washing­ton des­plie­ga su arti­lle­ría mili­tar en todo el con­ti­nen­te, como bien lo esbo­za Boron en su magis­tral libro, Amé­ri­ca Lati­na en la geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo, que obtu­vo el Pre­mio Liber­ta­dor al Pen­sa­mien­to Crí­ti­co en 2013.

Esta­dos Uni­dos, expli­ca este repu­tado ana­lis­ta inter­na­cio­nal, ancla su estruc­tu­ra mili­tar en Amé­ri­ca Lati­na tan­to en Colom­bia como en Hon­du­ras para lan­zar sus aven­tu­ras. El mar Cari­be está total­men­te con­tro­la­do mili­tar­men­te por el Pen­tá­gono, que ade­más cuen­ta con alre­de­dor de 80 bases a lo lar­go y ancho del hemis­fe­rio. No es gra­tui­to tam­po­co que en 2008 el Coman­do Sur haya acti­va­do la IV Flo­ta, coin­ci­den­cial­men­te poco des­pués de que el enton­ces gobierno bra­si­le­ño de Lula da Sil­va anun­cia­ra el des­cu­bri­mien­to de un gran yaci­mien­to petro­lí­fe­ro sub­ma­rino en el lito­ral paulista.

Obvia­men­te que los pre­tex­tos para esta des­co­mu­nal mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Uni­dos a lo lar­go y ancho del con­ti­nen­te son el nar­co­trá­fi­co, los popu­lis­mos (como estig­ma­ti­zan a los gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región), las cala­mi­da­des natu­ra­les y la segu­ri­dad con­ti­nen­tal. Fala­cias que ayu­dan a pro­pa­lar los gran­des oli­go­po­lios mediá­ti­cos de pro­pie­dad de los sec­to­res deca­den­tes de la ultra­de­re­cha lati­no­ame­ri­ca­na. Por ello Boron exhor­ta a no con­fun­dir­se: “el nom­bre de todo esto es petró­leo”, y de esta mane­ra expli­ca por­que toda la estra­te­gia de des­es­ta­bi­li­za­ción y sata­ni­za­ción al gobierno de Vene­zue­la del pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

¿Si Vene­zue­la, fue­ra pro­duc­tor de toma­tes o de papas, Esta­dos Uni­dos bus­ca­ría derri­bar al gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la con la acti­va cola­bo­ra­ción de sus laca­yos de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na?, se inte­rro­ga el poli­tó­lo­go argen­tino. No es gra­tui­to por lo tan­to el feroz ata­que empren­di­do por la Casa Blan­ca con­tra el pro­ce­so polí­ti­co inau­gu­ra­do por el coman­dan­te Hugo Chávez.

¿E.U. tie­ne arma­men­to nuclear en Colombia?

Boron cerró su con­fe­ren­cia en Bogo­tá, dejan­do un inquie­tan­te inte­rro­gan­te: “Colom­bia bien podría ser hoy un país en el que Esta­dos Uni­dos ins­ta­ló arma­men­to nuclear en abier­ta vio­la­ción al acuer­do inter­na­cio­nal regio­nal, median­te el cual nues­tros paí­ses se com­pro­me­tie­ron a man­te­ner Amé­ri­ca Lati­na como una nuclea­ri­za­da zona de paz”.

Si bien, agre­ga, el tra­ta­do sus­cri­to entre Uri­be Vélez y Oba­ma que auto­ri­za­ba la uti­li­za­ción de sie­te bases mili­ta­res fue decla­ra­do inexe­qui­ble por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia, “lo cier­to que este tro­pie­zo legal no ha impe­di­do que Esta­dos Uni­dos haya pro­se­gui­do ope­ran­do mili­tar­men­te en ese país”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.