“Tum­bar el TTIP es ven­cer al poder indus­trial y sen­tar un pre­ce­den­te histórico”

Duran­te el dis­cur­so del Esta­do de la Unión de 2013, Barack Oba­ma anun­ció al mun­do que se ini­cia­rían las nego­cia­cio­nes pre­vias entre Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea para cons­truir una Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca para el Comer­cio y la Inver­sión (TTIP). Seis meses des­pués, Mariano Rajoy hizo lo mis­mo duran­te el deba­te del Esta­do de la Nación. “Espa­ña lide­ra­rá el apo­yo para la con­se­cu­ción de un acuer­do comer­cial sin pre­ce­den­tes”. Es día 18 y el movi­mien­to inter­na­cio­nal con­tra el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (“No al TTIP”) ha con­vo­ca­do pro­tes­tas mun­dia­les para mos­trar su recha­zo al acuer­do que ya va por su octa­va ron­da de negociaciones.

En Espa­ña, dece­nas de movi­mien­tos socia­les, orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos, pla­ta­for­mas y asam­bleas ciu­da­da­nas han reco­gi­do el guan­te de las movi­li­za­cio­nes mun­dia­les con el obje­ti­vo de correr el telón mediá­ti­co que envuel­ve todo lo refe­ren­te al Tra­ta­do. Lle­var el deba­te a nive­les simi­la­res a los de otros paí­ses de la UE es uno de los gran­des retos a los que se enfren­tan los acto­res que hacen cam­pa­ña con­tra el TTIP. Y es que el silen­cio tam­bién lle­ga al ámbi­to polí­ti­co: el Gobierno del PP anun­ció en boca de Rajoy una com­pa­re­cen­cia en las Cor­tes sobre el tema y poco más. Mien­tras el par­ti­do de la opo­si­ción, el PSOE, sigue sin tener una pos­tu­ra defi­ni­da sobre el acuer­do y es un tema que gene­ra divi­sio­nes con sus com­pa­ñe­ros social­de­mó­cra­tas en Euro­pa. La posi­ción del res­to de par­ti­dos es simi­lar, a excep­ción de IU, Equo y Pode­mos, cuya con­tra­cam­pa­ña se ha inten­si­fi­ca­do en los últi­mos meses.

Pia Eberhardt es una de las inves­ti­ga­do­ras que más de cer­ca ha segui­do la ges­ta­ción de este “insul­to a la demo­cra­cia” des­de su natal Ale­ma­nia, el país euro­peo don­de el Tra­ta­do está más pre­sen­te entre la opi­nión públi­ca y la publi­ca­da. Ha saca­do a la luz toda cla­se de infor­mes para el Cor­po­ra­te Euro­pe Obser­va­tory, orga­nis­mo que vigi­la la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so demo­crá­ti­co en Euro­pa y ha des­ta­pa­do algu­nos de los casos más polé­mi­cos. Res­pon­de a La Marea por telé­fono des­de su des­pa­cho de Colog­ne, días des­pués de publi­car un infor­me en el que deta­lla cómo un nue­vo gru­po de abo­ga­dos ha sur­gi­do para tra­tar de influir en los fun­cio­na­rios euro­peos y lucrar­se sub­vir­tien­do el inte­rés púbico.

Remon­té­mo­nos a 2013. ¿Cuál fue la pri­me­ra reac­ción euro­pea ante el TTIP?

La res­pues­ta, lejos de ser inme­dia­ta, fue muy débil. Enton­ces nadie sabia qué era el Tra­ta­do y qué con­se­cuen­cias ten­dría para el inte­rés públi­co. Por suer­te, las cosas han cam­bia­do en algu­nos paí­ses euro­peos, aun­que aún esta­mos lejos del deba­te nece­sa­rio para tum­bar­lo. Un caso excep­cio­nal fue Ale­ma­nia, don­de las pri­me­ras res­pues­tas lle­ga­ron inclu­so antes de que las nego­cia­cio­nes sobre el TTIP comen­za­ran, y fue­ron muy críticas.

¿En Ale­ma­nia? Bue­na par­te del lobby empre­sa­rial pro­vie­ne de allí

Sí, pero las mul­ti­na­cio­na­les no supie­ron reac­cio­nar ante el movi­mien­to que se gene­ró. No se espe­ra­ban que uno de estos tra­ta­dos, que siem­pre se han nego­cia­do bajo el radar mediá­ti­co, sal­ta­se a la esfe­ra públi­ca. Gra­cias a las movi­li­za­cio­nes de gru­pos sec­to­ria­les, sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes de todo tipo se gene­ró un deba­te crí­ti­co en los medios de comu­ni­ca­ción, par­ti­cu­lar­men­te en la tele­vi­sión publi­ca. A dife­ren­cia de otros paí­ses, don­de el silen­cio mediá­ti­co es gran­de, en Ale­ma­nia los medios pue­den infor­mar con liber­tad. Todo ello no sólo supo­ne que la preo­cu­pa­ción del ciu­da­dano aumen­te, sino que se gene­ren noti­cias, que el tema lle­gue a las encues­tas de carác­ter públi­co y que aflo­re un deba­te a nivel nacio­nal sobre los peli­gros del Tratado.

¿Es tar­de para gene­rar un movi­mien­to simi­lar al del res­to de Europa?

Cual­quier momen­to es bueno para colo­car el foco sobre el TTIP, por­que afec­ta a muchos sec­to­res de la vida coti­dia­na. Cada país debe detec­tar qué sec­to­res pier­den más con este Tra­ta­do, en cuá­les se gene­ra­rá una per­di­da mayor de pues­tos de empleo e impul­sar un deba­te en torno a ello. Una vez que se logre ese mur­mu­llo en la opi­nión públi­ca, hay que tra­du­cir­lo en pre­sión social y accio­nes coor­di­na­das, como la que se ha pro­pues­to para el día 18.

¿Cómo está sien­do este pro­ce­so en otros paí­ses de la Unión Europea?

Hace unos años sólo había un deba­te fuer­te en Aus­tria y Ale­ma­nia. Aho­ra en Rei­no se está inten­si­fi­can­do por las tre­men­das con­se­cuen­cias que tie­ne con­tra los ser­vi­cios públi­cos, y en espe­cial, en el ámbi­to sani­ta­rio (el deba­te inclu­so ha lle­ga­do al Par­la­men­to). En Bél­gi­ca los movi­mien­tos con­tra­rios al Tra­ta­do se han gene­ra­do por las preo­cu­pa­cio­nes medioam­bien­ta­les del país, y en Fran­cia, la pro­pie­dad inte­lec­tual es el eje sobre el que se asien­ta la polé­mi­ca. Inclu­so en Holan­da, don­de hace tan sólo un mes el TTIIP pasa­ba casi des­aper­ci­bi­do, ha empe­za­do a gene­rar­se un enor­me inte­rés. La inten­si­dad pue­de cam­biar rápi­do y expan­dir­se por cual­quier país; la cla­ve es con­ti­nuar infor­man­do a la gen­te y fomen­tar un deba­te local que des­em­bo­que en uno polí­ti­co a nivel nacio­nal, que obli­gue a los Gobierno a tomar una pos­tu­ra cla­ra y definida.

¿Qué impor­tan­cia tie­ne el día de la Acción Glo­bal en este aspecto?

A medi­da que la cam­pa­ña aumen­te, el deba­te tam­bién cre­ce­rá y los par­la­men­tos nacio­na­les se invo­lu­cra­rán. Muchas ciu­da­des y gobier­nos loca­les se están empe­zan­do a opo­ner al TTIP y, aun­que de momen­to no este­mos vien­do un cam­bio en la mesa de nego­cia­cio­nes, según crez­ca la pre­sión des­de todos los paí­ses euro­peos, va a ser más difí­cil que la Comi­sión mire para otro lado y se nie­gue a adop­tar un com­pro­mi­sos polí­ti­co que pon­ga los intere­ses públi­cos en el cen­tro del tablero.

Pero según la Comi­sa­ria de Comer­cio euro­pea, Ceci­lia Mal­ms­tröm, el ciu­da­dano tie­ne mucho que ganar. “Nego­cia­mos este tra­ta­do por­que nece­si­ta­mos en Euro­pa más tra­ba­jo, más empleo, más inver­sio­nes y más cre­ci­mien­to”, dijo duran­te su visi­tas a Espa­ña el pasa­do mes.

En Euro­pa hace tiem­po que aban­do­na­ron ese argu­men­to por­que saben que es insos­te­ni­ble. Mul­ti­tud de estu­dios han demos­tra­do que los efec­tos del TTIP se tra­du­ci­rían en una des­truc­ción de empleos muy impor­tan­te, así como en una pér­di­da anual de ingre­sos por tra­ba­ja­dor, acom­pa­ña­do de un des­cen­so del PIB en todos los paí­ses. En el ámbi­to labo­ral, la situa­ción es exac­ta­men­te la mis­ma, par­ti­cu­lar­men­te en sala­rios, segu­ri­dad y salud labo­ral. EEUU no tie­ne rati­fi­ca­das seis de las ocho nor­mas fun­da­men­ta­les de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­jo y es evi­den­te que un acuer­do de este cala­do no les va a obli­gar a incor­po­rar los dere­chos labo­ra­les reco­no­ci­dos des­de hace déca­das en Euro­pa, sino al con­tra­rio, hará que los paí­ses de la UE reba­je sus estándares.

Pero de acuer­do a la Comi­sión Euro­pea hay aspec­tos posi­ti­vos en este Tra­ta­do por­que las regu­la­cio­nes de uno y otro país son muy pare­ci­das. Por ejem­plo, en el sec­tor de la auto­mo­ción, aho­ra los coches tie­nen que pasar dos prue­bas dis­tin­tas, una en Esta­dos Uni­dos y otra en Euro­pa para ser homologados.

Esto es un paque­te com­ple­to, y no hay nada posi­ti­vo para los ciu­da­da­nos euro­peos que jus­ti­fi­que este acuer­do. No es bueno para ellos abrir las barre­ras a la con­ta­mi­na­ción o des­ar­mar a los gobier­nos para com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. Tam­po­co dar­le más poder a los ban­cos para que entren en nue­vos mer­ca­dos es acon­se­ja­ble. Y más, cuan­do las con­se­cuen­cias de la falli­da aus­te­ri­dad están tan recien­tes. El TTIP sigue la sen­da del mode­lo eco­nó­mi­co en el que las gran­des empre­sas se hacen más ricas y la bre­cha de la des­igual­dad sigue creciendo.

“Nues­tro socio natu­ral es Esta­dos Uni­dos y hemos de pac­tar con el si que­re­mos seguir man­te­nien­do una pos­tu­ra hege­mó­ni­ca mun­dial”, repi­te tam­bién la pos­tu­ra ofi­cial. ¿Ha cala­do el men­sa­je emocional?

Depen­de del gra­do de infor­ma­ción que ten­ga el ciu­da­dano. Aun­que ese argu­men­to ten­ga poco que ver con el TTIP, la estra­te­gia de movi­li­zar el mie­do es muy efec­ti­va. Siem­pre la com­pran los con­ser­va­do­res que no se han ente­ra­do bien sobre qué esta­mos hablan­do cuan­do fir­ma­mos un Tra­ta­do que apli­ca en Euro­pa las con­di­cio­nes comer­cia­les de Amé­ri­ca. Menos mal que una bue­na par­te de la opi­nión públi­ca euro­pea entien­de que no tene­mos que luchar con­tra Chi­na. Al con­tra­rio, com­pren­de que nece­si­ta­mos un mode­lo eco­nó­mi­co que pon­ga a las per­so­nas en pri­mer lugar, un mode­lo jus­to con el cli­ma, con los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y que pro­te­ja a los con­su­mi­do­res. El TTIP no sólo rom­pe con todos estos valo­res, sino que dota ade­más a las mul­ti­na­cio­na­les de más armas para soca­var los dere­chos laborales.

El pasa­do verano el Cor­po­ra­te Euro­pe Obser­va­tory publi­có un docu­men­to que mos­tra­ba que las reunio­nes secre­tas que la Comi­sión tuvo duran­te el pro­ce­so pre­vio al TTIP, el 92% de fue­ron con lob­bies indus­tria­les… ¿Qué más estra­te­gias han usado?

Los lob­bies empre­sa­ria­les han gas­ta­do una bue­na par­te de sus ingre­sos en cam­pa­ñas de rela­cio­nes públi­cas y han rea­li­za­do un tra­ba­jo acti­vo de pre­sión rea­li­zan­do estu­dios y finan­cian­do infor­mes. Pero tam­bién de for­ma más direc­ta con la orga­ni­za­ción de dis­tin­tos foros y even­tos para ven­der el Tra­ta­do de Libre Comer­cio a la gen­te, y sobre todos a los polí­ti­cos. Las aso­cia­ción indus­trial ale­ma­na, por ejem­plo, así como la fede­ra­ción de empre­sa­rios más gran­des de este país han sido fero­ces en las tareas de lobby, y han logra­do que las fotos de sus CEO parez­can en los medios jun­to con el men­sa­je de: “Sin el TTIP, nues­tro país está per­di­do”. Ade­más, en Euro­pa cuen­tan con fir­mas de abo­ga­dos y gabi­ne­tes de comu­ni­ca­ción espe­cia­li­za­dos en influen­cia polí­ti­ca, think tanks influ­yen­tes y un nutri­do gru­po de lob­bis­tas a su servicio.

La socie­dad civil ha gana­do el deba­te en las redes socia­les, según varios infor­mes. Se movi­li­za en el espa­cio publi­co y se está hacien­do con el deba­te a pie de calle. ¿Es posi­ble tum­bar este Tratado?

Cla­ro, cuan­do tie­nes a mucho públi­co enci­ma tuyo, siguien­do las nego­cia­cio­nes, ana­li­zan­do las pocas infor­ma­cio­nes que hay y exi­gien­do que haya más, se vuel­ve muy com­pli­ca­do apo­yar las peti­cio­nes de la indus­tria. Si bien es cier­to que las eco­no­mías trans­atlán­ti­cas han pues­to dema­sia­do poten­cial eco­nó­mi­co y polí­ti­co en este Tra­ta­do como para aban­do­nar­lo a la pri­me­ra de cam­bio, tam­bién es un esce­na­rio posi­ble que las nego­cia­cio­nes no vayan a lle­gar a buen puer­to en los pró­xi­mos cin­co o diez años, o inclu­so nun­ca. Es muy difí­cil parar estos tra­ta­dos, pero es algo que ya ha pasa­do y que pue­de ocu­rrir con el TTIP.

¿De ser recha­za­do qué impli­ca­cio­nes ten­dría para el futu­ro de Europa?

De con­se­guir tum­bar el TTIP, habría­mos gana­do al poder indus­trial y sen­ta­ría­mos un pre­ce­den­te his­tó­ri­co en la lucha por la demo­cra­cia. Habla­ría­mos de que por fin la ciu­da­da­nía for­ma­ra par­te de la agen­da en la Unión Euro­pea, que es al fin y al cabo, don­de se toman las deci­sio­nes que más les afectan.

Fuen­te: http://​www​.lama​rea​.com/​2​0​1​5​/​0​4​/​1​8​/​t​u​m​b​a​r​-​e​l​-​t​t​i​p​-​e​s​-​v​e​n​c​e​r​-​a​l​-​p​o​d​e​r​-​i​n​d​u​s​t​r​i​a​l​-​y​-​s​e​n​t​a​r​-​u​n​-​p​r​e​c​e​d​e​n​t​e​-​h​i​s​t​o​r​i​co/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *