Auto­de­ter­mi­na­ción- Patxi Goikoetxea

El mar­tes, 24.93.2015, el Dia­rio de Noti­cias publi­ca­ba, en la pági­na 30 en la sec­ción “Tri­bu­nas”, un artícu­lo fir­ma­do por Juan Car­los Alú­tiz, que lo ini­cia­ba dicien­do que “la cues­tión de la auto­de­ter­mi­na­ción es cier­ta­men­te com­ple­ja y polié­dri­ca, pues hun­de sus raí­ces en aspec­tos filo­só­fi­cos, polí­ti­cos, jurí­di­cos y cul­tu­ra­les al mis­mo tiem­po”. Efec­ti­va­men­te, polié­dri­ca sí que resul­ta, pero si se detie­ne unos minu­tos a repa­sar la “Decla­ra­ción sobre la con­ce­sión de la inde­pen­den­cia a los paí­ses y pue­blos colo­nia­les” apro­ba­da por la reso­lu­ción 1514 (XV) de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das el 14 de diciem­bre de 1960, con­ven­drá en que resuel­ve con sen­ci­llez y pre­ci­sión todas las cues­tio­nes que dicha reso­lu­ción pre­sen­ta en sus con­si­de­ra­cio­nes previas.

El artícu­lo con­ti­núa con una expo­si­ción de cómo ha ido evo­lu­cio­nan­do el con­cep­to de “pue­blo” has­ta lle­gar al de “Esta­do-nación” y en ese reco­rri­do habla de la “…fun­ción de la inte­gra­ción de dife­ren­tes pue­blos étni­cos en un mis­mo Esta­do, que es el que pro­pug­nó real­men­te su cohe­sión y homo­ge­ni­za­ción cul­tu­ral…”. Des­de lue­go, no es nues­tro caso. No obser­vo cohe­sión y homo­ge­ni­za­ción cul­tu­ral en nin­gún momen­to. Más bien (más mal, pero bueno…) se tra­ta de un per­sis­ten­te inten­to de acul­tu­ri­za­ción, de asi­mi­la­ción y lle­ga­do el caso de ani­qui­la­mien­to por par­te de las fuer­zas de ocu­pa­ción. (Supon­go que cono­ce­rá la opi­nión de Manuel Cas­tell, expre­sa­da en su obra “La era de la infor­ma­ción” con res­pec­to a la acti­tud de Espa­ña fren­te a los pue­blos de habla no his­pa­na. Muy intere­san­te tam­bién y alec­cio­na­do­ra, la des­crip­ción de Pablo Neru­da en “Con­fie­so que he vivi­do” de la ani­qui­la­ción del pue­blo arau­cano). Digo per­sis­ten­te por­que toda­vía se siguen apli­can­do y desa­rro­llan­do polí­ti­cas que tra­tan de hacer des­apa­re­cer los tes­ti­mo­nios que refuer­zan nues­tra iden­ti­dad (tam­bién aquí hay que con­si­de­rar la impor­tan­cia que le da Manuel Cas­tell [lo digo por tra­tar­se de tan pres­ti­gio­so soció­lo­go, no por que sea la úni­ca]), cul­tu­ra, his­to­ria, y las demás carac­te­rís­ti­cas por las que resul­ta legí­ti­ma nues­tra aspi­ra­ción al res­ta­ble­ci­mien­to del Esta­do de Nava­rra. Lla­ma la aten­ción que un doc­tor en socio­lo­gía pre­sen­te tan intrin­ca­do reco­rri­do y no haga nin­gu­na alu­sión a la reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral de la ONU. Me cues­ta admi­tir que sea por desconocimiento.

Con­ti­núa dicien­do que “la nación ya no tie­ne dere­chos pro­pios en cuan­to a suje­to colec­ti­vo (etnos), sino que los dere­chos demo­crá­ti­cos per­te­ne­cen siem­pre a los indi­vi­dua­sen cuan­to a ciu­da­da­nos de un Esta­do de Dere­cho (demos)”. En la reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral en todo momen­to se vie­ne hablan­do del “Dere­cho de los Pue­blos y dice, entre otras cosas, que “Cons­cien­te de los cre­cien­tes con­flic­tos que ori­gi­na el hecho de negar la liber­tad a esos pue­blos o de impe­dir­la, los cual cons­ti­tu­ye una gra­ve ame­na­za a la paz mun­dial…” O sea, que nos corres­pon­de el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción, tan­to como pue­blo como por Esta­do de Dere­cho. ¿Hay algún tes­ti­mo­nio de renun­cia demo­crá­ti­ca a cual­quie­ra de las dos legí­ti­mas opcio­nes? Lle­ga­do este pun­to, quie­ro mani­fes­tar que no tra­to de hacer­le al Sr. Alú­tiz co-res­pon­sa­ble de la “gra­ve ame­na­za a la paz mun­dial”, ni mucho menos, (no soy yo quien para juz­gar a nadie), pero no pue­do dejar pasar por alto la consideración.

Cues­tio­na tam­bién el tama­ño de la colec­ti­vi­dad que aspi­ra a la inde­pen­den­cia. Pues bien, de los 28 paí­ses que per­te­ne­cen a la Comu­ni­dad Euro­pea, 17 tie­nen menos de 10 millo­nes de habi­tan­tes, y de ellos, 13 menos de 6 millo­nes. De nue­vo con­si­de­ran­do su con­di­ción de doc­tor en socio­lo­gía: ¿por qué evi­ta citar a estas nacio­nes, muchas de ellas inde­pen­dien­tes des­de el pasa­do siglo y pone como ejem­plo a Igel­do, que en reali­dad no ha pre­sen­ta­do más que una sepa­ra­ción admi­nis­tra­ti­va de Donos­ti? No pare­ce que haya habi­do nin­gu­na pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Inde­pen­dien­te de Igel­do, o algo así.

Pero hay algo más en el artícu­lo del Sr. Alú­tiz que es lo que de ver­dad me indig­na (espe­ro que sepa com­pren­der este sen­ti­mien­to y entien­da mi esta­do de ánimo).y es cuan­do afir­ma que “no se hará cam­pa­ña a favor de un nacio­na­lis­mo inde­pen­den­tis­ta exclu­yen­te, que deri­va­ría en la frac­tu­ra de la ciu­da­da­nía, soca­van­do los prin­ci­pios de la amis­tad y soli­da­ri­dad cívi­cas que posi­bi­li­tan la con­vi­ven­cia den­tro de una mis­ma comu­ni­dad polí­ti­ca”. A este res­pec­to, nues­tra expe­rien­cia nos dice que ello sería posi­ble si renun­ciá­ra­mos a todos nues­tros dere­chos, inclui­do el lin­güís­ti­co, e hicié­ra­mos des­apa­re­cer todos los tes­ti­mo­nios que con­fir­man a Nava­rra como el Esta­do-nación de los vas­cos. Y, en todo caso ¿algún ciu­da­dano del Esta­do de Nava­rra ha frac­tu­ra­do a la ciu­da­da­nía de Espa­ña? Enton­ces ¿no fue­ron las fuer­zas arma­das cas­te­lla­nas las que frac­tu­ra­ron (¡y de qué mane­ra!) a la ciu­da­da­nía del Esta­do de Nava­rra? Nues­tra aspi­ra­ción a la inde­pen­den­cia del Esta­do de Nava­rra, legí­ti­mo Esta­do-nación de los vas­cos, no impli­ca para nada soca­var prin­ci­pios de amis­tad ni de soli­da­ri­dad con nadie, sea Esta­do-nación, pue­blo, gru­po humano o lo que quie­ra. Es más, la úni­ca posi­bi­li­dad de demos­trar esa acti­tud, es tener la capa­ci­dad de poder hacer­lo, o sea de ser inde­pen­dien­te, pues­to que de lo con­tra­rio sería­mos soli­da­rios y ami­gos de noso­tros mis­mos. Es decir, para ser ami­gos y soli­da­rios, se nece­si­ta “ser”, al menos, dos. ¿A lo lar­go de la his­to­ria encuen­tra algún pasa­je que nos hable del afán expan­si­vo del Esta­do de Nava­rra y de su inten­ción de colo­ni­zar y hacer des­apa­re­cer otras cul­tu­ras? Los vas­cos o los cata­la­nes ¿se han dedi­ca­do a la des­truc­ción de los ele­men­tos de iden­ti­dad de los espa­ño­les, tan­to del Pue­blo espa­ñol, como del Esta­do-sobe­rano o del actual Estado-nación-franquista?

Ter­mi­na su artícu­lo dicien­do “En defi­ni­ti­va: Auto­de­ter­mi­na­ción demo­crá­ti­ca de los ciu­da­da­nos como dere­cho a deci­dir (sobre esta y cual­quie­ra otra cues­tión): sí; apos­tar por una auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal terri­to­rial­men­te exclu­yen­te: no”. Me pre­gun­to qué quie­re decir “auto­de­ter­mi­na­ción demo­crá­ti­ca de los ciu­da­da­nos como dere­cho a deci­dir”. Cuan­do se habla de auto­de­ter­mi­na­ción, ¿no se habla de inde­pen­den­cia? Y el dere­cho a deci­dir ¿qué es el “dere­cho a deci­dir”? ¿Deci­dir lo que que­re­mos ser? Ni Pode­mos, ni nadie, está legi­ti­ma­do a arre­ba­tar­nos el dere­cho, que de hecho ya lo esta­mos ejer­cien­do, a deci­dir el que­rer ser vas­cos. Pues sólo fal­ta­ba eso… No lo con­si­guie­ron ni el Car­de­nal Cis­ne­ros, ni el duque de Alba ni siquie­ra Fran­co. Pero, en todo caso, no tra­ten de dis­traer­nos con cues­tio­nes meno­res y des­viar­nos de nues­tro obje­ti­vo. Insis­to en que la auto­de­ter­mi­na­ción impli­ca la inde­pen­den­cia, a lo que sí tene­mos dere­cho. ¿Sabe por qué nues­tra aspi­ra­ción requie­re una terri­to­ria­li­dad exclu­yen­te? Pues se lo expli­co: por­que tene­mos muy mar­ca­das las fron­te­ras de las que no debe­mos pasar­nos, para no inva­dir a terri­to­rios y ciu­da­da­nos que no lo desean y sobre los que no tene­mos nin­gún dere­cho. Eso no quie­re decir que nos vaya­mos a enfren­tar por ser dife­ren­tes, sino todo lo con­tra­rio y así, se pue­de com­pro­bar que no soca­va­mos prin­ci­pios de soli­da­ri­dad ni de amis­tad ni de bue­na con­vi­ven­cia. Y por últi­mo: si los vas­cos o los cata­la­nes de mane­ra pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca nos decla­ra­mos inde­pen­dien­tes, ¿tam­bién al igual que el Sr. Bono le con­tes­tó a Carod Rovi­ra, nos envia­rían el ejército?

O sea, que auto­de­ter­mi­na­ción si, pero no, no. O no, pero no, o sí, pero sí

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *