Una de mar­xis­mo (con per­dón)- Nico­lás Bian­chi

Nico­lás Bian­chi
Lo genial en Marx (Lenin dixit) es que dio res­pues­ta a los pro­ble­mas que el pen­sa­mien­to más avan­za­do de la huma­ni­dad había plan­tea­do ya. El mar­xis­mo es el here­de­ro de lo mejor que la huma­ni­dad creó en el siglo XIX: la filo­so­fía ale­ma­na, la eco­no­mía polí­ti­ca ingle­sa y el socia­lis­mo (utó­pi­co) fran­cés.

La filo­so­fía del mar­xis­mo es el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­co. Así como el cono­ci­mien­to del hom­bre (no digo «y la mujer» por­que hablo en trans­ge­né­ri­co y se sobre­en­tien­de) refle­ja la natu­ra­le­za, o sea, la mate­ria en desa­rro­llo, diz­que la vida mis­ma, que exis­te inde­pen­dien­te­men­te de él (¿ten­dré que decir «y ella»?), así el cono­ci­mien­to social del hom­bre (reli­gión, polí­ti­ca, filo­so­fía, etc. ) refle­ja el régi­men eco­nó­mi­co de la socie­dad, cual­quie­ra que sea. Las ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­co-polí­ti­cas son la super­es­truc­tu­ra que se alza sobre la base eco­nó­mi­ca, pero no como «pisos», sino como refle­jo y, tam­bién, como dis­tor­sión o ideo­lo­gía o fal­sa con­cien­cia otro­sí la ideo­lo­gía domi­nan­te.

«El Capi­tal», de Marx, está con­sa­gra­do (que­mán­do­se las pes­ta­ñas y la salud este hom­bre incon­men­su­ra­ble) al estu­dio del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, al capi­ta­lis­mo, des­de el sim­ple true­que mer­can­til has­ta sus for­mas más ele­va­das. La eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca ante­rior a Marx sur­gió en Ingla­te­rra, el país capi­ta­lis­ta más desa­rro­lla­do enton­ces. Adam Smith y David Ricar­do sen­ta­ron las bases de la teo­ría del valor por el tra­ba­jo. Marx desa­rro­lló esa teo­ría con­se­cuen­te­men­te. Mos­tró que el valor de toda mer­can­cía está deter­mi­na­do por la can­ti­dad de tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio inver­ti­do en su pro­duc­ción. Allí don­de los eco­no­mis­tas bur­gue­ses veían rela­cio­nes entre obje­tos (cam­bio de una mer­can­cía por otra, un obre­ro muer­to por otro, o sea, otro «obje­to»), Marx des­cu­brió rela­cio­nes entre per­so­nas (capitalista/​asalariado; pro­pie­ta­rio de los medios de pro­duc­ción y el tra­ba­ja­dor que no tie­ne más reme­dio que ven­der lo úni­co que tie­ne: su fuer­za de tra­ba­jo para man­te­ner a su fami­lia y cebar a su patrón). La teo­ría de la plus­va­lía (el tra­ba­jo no paga­do a la cla­se obre­ra y tra­ba­ja­do­ra asa­la­ria­da) es la pie­dra angu­lar de la teo­ría eco­nó­mi­ca de Marx. La esen­cia del capi­ta­lis­mo no es tan­to la ganan­cia como la explo­ta­ción del tra­ba­jo no paga­do.

La Revo­lu­ción fran­ce­sa, que tum­bó el feu­da­lis­mo, reve­ló que la base de todo desa­rro­llo y su fuer­za motriz es la lucha de cla­ses. A Luis XVI, el Rey Bor­bón, lo gui­llo­ti­na­ron no por des­fal­cos, sino por un úni­co deli­to, que diría el gran Robes­pie­rre: ser rey. No la per­so­na, la ins­ti­tu­ción. Como hoy encar­ce­lan a comu­nis­tas y anti­fas­cis­tas o aber­tza­les: por ser­lo.

Ni un solo país capi­ta­lis­ta se for­mó sin una lucha a muer­te entre las diver­sas cla­ses socia­les. Ni uno. Nacie­ron matan­do y mori­rán matan­do, así se car­guen el pla­ne­ta con tal de man­te­ner la pis­ci­na, la que­ri­da y las tar­je­tas black.

Yo sólo conoz­co un terrorismo:el del Esta­do y el del capital(ismo). No conoz­co otro. Y ben­di­go a quien se le opon­ga. Vale.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *