No esta­mos salien­do de la cri­sis- Fer­nan­do Lueng

Enca­be­zar estas notas con este titu­lar pue­de inter­pre­tar­se como un empe­ci­na­mien­to en negar la evi­den­cia esta­dís­ti­ca. El pro­duc­to inte­rior bru­to (PIB) ha aumen­ta­do en 2014 un 1,4% (des­pués de tres años con­se­cu­ti­vos de rece­sión) y las pre­vi­sio­nes para los pró­xi­mos ejer­ci­cios apun­tan al man­te­ni­mien­to o mejo­ra del rit­mo de crecimiento.

Pasa­ré por alto que un buen núme­ro de eco­no­mis­tas, cen­tros de inves­ti­ga­ción y agen­cias inter­na­cio­na­les advier­ten sobre la debi­li­dad del cre­ci­mien­to actual y las incer­ti­dum­bres que ensom­bre­cen su evo­lu­ción futu­ra, en el con­jun­to de la Unión Euro­pa (UE) y muy espe­cial­men­te en las eco­no­mías que con­for­man su cin­tu­rón peri­fé­ri­co. En este sen­ti­do, no son pocos los tra­ba­jos que, por ejem­plo, anti­ci­pan una sen­da de cre­ci­mien­to mode­ra­do, muy lejos de los rit­mos cose­cha­dos antes del crack finan­cie­ro, sin des­car­tar­se la apa­ri­ción de nue­vos epi­so­dios recesivos.

Me cen­tra­ré en estas líneas en una cues­tión asi­mis­mo cru­cial, que se olvi­da con dema­sia­da fre­cuen­cia: la recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca sólo se legi­ti­ma­rá, y sólo será via­ble, si alcan­za a la mayo­ría de la pobla­ción. Lo olvi­dan, por ejem­plo, quie­nes enfa­ti­zan que en los últi­mos tiem­pos se ha crea­do empleo, ocul­tan­do que, si se com­pa­ra con el des­trui­do des­de que comen­zó la cri­sis –no lo olvi­de­mos, por cul­pa de las polí­ti­cas apli­ca­das por el gobierno del Par­ti­do Popu­lar- ape­nas hemos empe­za­do a dar los pri­me­ros pasos y que las tasas de des­em­pleo toda­vía se encuen­tran en cotas his­tó­ri­cas. Se ocul­ta asi­mis­mo que la mayor par­te de los nue­vos con­tra­tos son pre­ca­rios y que los sala­rios per­ci­bi­dos por ellos son muy bajos.

No es extra­ño que los “pro­fe­tas de la recu­pe­ra­ción” pro­ce­dan con este ses­go. Ya divi­sa­ban la luz al final del túnel cuan­do nues­tra eco­no­mía esta­ba inmer­sa en una pro­fun­da con­trac­ción. Se las inge­nia­ban para encon­trar indi­cios, por tenues e incon­sis­ten­tes que fue­ran, que apun­ta­ban en la direc­ción de la bue­na nue­va. No impor­ta­ba que el des­em­pleo y la pobre­za aumen­ta­ran o que la pro­duc­ción manu­fac­tu­re­ra y la inver­sión se des­plo­ma­ran. Siem­pre se podía com­pa­rar algún dato ais­la­do, selec­cio­na­do con pin­zas, con el de algún mes, tri­mes­tre, año o quin­que­nio que jus­ti­fi­ca­ra su posición.

Pero vol­vien­do a la cues­tión que nos ocu­pa, ¿Hay algu­na razón para supo­ner que la (inci­pien­te y frá­gil) recu­pe­ra­ción actual lle­ga­rá a la gen­te? Esta pre­gun­ta es, para los eco­no­mis­tas cómo­da­men­te ins­ta­la­dos en el dis­cur­so con­ven­cio­nal, retó­ri­ca. Care­ce de sen­ti­do y sólo pue­de for­mu­lar­se por gen­te recal­ci­tran­te e igno­ran­te que des­co­no­ce un prin­ci­pio bási­co del engra­na­je eco­nó­mi­co: el cre­ci­mien­to, si se man­tie­ne en el tiem­po y si es sufi­cien­te­men­te inten­so, es un jue­go de suma posi­ti­va don­de todos ganan, en mayor o menor medida.

¡Qué mal enca­ja este supues­to (ver­da­de­ro dog­ma de fe de la corrien­te aca­dé­mi­ca domi­nan­te) con lo acon­te­ci­do en las eco­no­mías euro­peas duran­te las últi­mas déca­das! Des­de que la doc­tri­na neo­li­be­ral, y la cons­te­la­ción de intere­ses que la encum­bró, se apo­de­ró de la agen­da polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la UE impo­nien­do su ley y su lógi­ca a dies­tro y sinies­tro (léa­se esto lite­ral­men­te) los sala­rios de la mayor par­te de los tra­ba­ja­do­res han ten­di­do hacia el estan­ca­mien­to y cuan­do han pro­gre­sa­do lo han hecho por deba­jo de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. Tam­bién cobró cuer­po en ese perio­do la cate­go­ría de tra­ba­ja­do­res pobres, cues­tio­nan­do el man­tra mil veces repe­ti­do por las patro­na­les y los gobier­nos de turno (¡ay, tam­bién por los diri­gi­dos por par­ti­dos socia­lis­tas!) de que dis­po­ner de un empleo era un camino segu­ro para salir de la pobreza.

¿Por qué razón pen­sar que las cosas serán dis­tin­tas aho­ra? Todo lo con­tra­rio. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les bene­fi­cian, mucho más que antes, al poder. La cri­sis y, por ser más pre­ci­so, la ges­tión que han hecho de la mis­ma las eli­tes polí­ti­cas y las oli­gar­quías indus­tria­les, comer­cia­les y finan­cie­ras (las dife­ren­cias entre unas y otras son cada vez más tenues, al tiem­po que las redes que arti­cu­lan sus intere­ses ganan en den­si­dad y opa­ci­dad) se han lle­va­do por delan­te los con­sen­sos y las ins­ti­tu­cio­nes que jus­ti­fi­ca­ban y hacían posi­ble las polí­ti­cas redistributivas.

Aquel pro­yec­to euro­peo que ope­ra­ba sobre la base de un ines­ta­ble y cre­cien­te­men­te debi­li­ta­do equi­li­brio entre las ins­ti­tu­cio­nes y los mer­ca­dos, entre el capi­tal y el tra­ba­jo for­ma par­te del pasa­do. Los años de cri­sis han sido el esce­na­rio de una ofen­si­va en toda regla lle­va­da a cabo des­de el poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co des­ti­na­da a tras­la­dar a la pobla­ción los cos­tes de la mis­ma (obje­ti­vo inme­dia­to) y a refun­dar el capi­ta­lis­mo y el pro­pio pro­yec­to euro­peo, reor­ga­ni­zan­do y recom­po­nien­do las rela­cio­nes de poder en su exclu­si­vo bene­fi­cio (obje­ti­vo estratégico).

Ofen­si­va en todos los fren­tes, inclui­do el del len­gua­je. Con la habi­li­dad de los tri­le­ros más exper­tos, y con el ines­ti­ma­ble con­cur­so de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, se ha cola­do un diag­nós­ti­co tan erró­neo como intere­sa­do. Una cri­sis pro­vo­ca­da por la finan­cia­ri­za­ción de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos, los des­equi­li­brios pro­duc­ti­vos y comer­cia­les, la des­igual­dad y una unión mone­ta­ria las­tra­da des­de el comien­zo por los intere­ses de las gran­des poten­cias, la indus­tria finan­cie­ra y las gran­des cor­po­ra­cio­nes ha que­da­do con­ver­ti­da en una cri­sis atri­bui­da al des­go­bierno de las cuen­tas públi­cas y al exce­si­vo aumen­to de los cos­tes labo­ra­les. Nos han dado y nos con­ti­núan dan­do gato por liebre.

A par­tir de este diag­nós­ti­co que repar­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la Gran Rece­sión entre el Esta­do y los sala­rios se ha cons­trui­do un rela­to con un len­gua­je pla­ga­do de luga­res comu­nes, sus­ten­ta­do en el cono­ci­do “hemos vivi­do por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des” para con­cluir en que, como con­se­cuen­cia de esta des­me­su­ra, toca­ba “apre­tar­se el cin­tu­rón”. La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca segui­da ha sido la deri­va­da lógi­ca de ese diag­nós­ti­co y de ese rela­to per­ver­ti­do e intere­sa­do. Aho­ra bien, la mino­ría que ocu­pa­ba una posi­ción pri­vi­le­gia­da en la estruc­tu­ra social ha con­ti­nua­do dis­fru­tan­do, sin nin­gún sobre­sal­to, de ese esta­tus. Los ricos se han hecho más ricos, para ellos no ha habi­do austeridad.

Des­de las filas de la eco­no­mía crí­ti­ca a menu­do se pone el acen­to en el fra­ca­so del deno­mi­na­do “aus­te­ri­ci­dio”. Es ver­dad, no se han alcan­za­do bue­na par­te de los obje­ti­vos que jus­ti­fi­ca­ban las polí­ti­cas de rigor pre­su­pues­ta­rio y de deva­lua­ción sala­rial. Pero des­de otra pers­pec­ti­va, deci­si­va en mi opi­nión, esas polí­ti­cas han sido un éxi­to rotundo.

El triun­fo de un rela­to. El Esta­do ha que­da­do estig­ma­ti­za­do como inefi­cien­te fren­te a la racio­na­li­dad del mer­ca­do, la con­ten­ción sala­rial se ha legi­ti­ma­do en nom­bre de la crea­ción de empleo y del for­ta­le­ci­mien­to de las capa­ci­da­des com­pe­ti­ti­vas, y la esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria se ha con­ver­ti­do en un prin­ci­pio sacro­san­to de la polí­ti­ca económica.

Pero tam­bién el triun­fo de una estra­te­gia que ha con­sis­ti­do en el des­man­te­la­mien­to de los cimien­tos de los esta­dos de bien­es­tar y en la mer­can­ti­li­za­ción de espa­cios públi­cos que antes ope­ra­ban bajo la lógi­ca del inte­rés social; y el aumen­to de los már­ge­nes empre­sa­ria­les, por medio de la ero­sión de la nego­cia­ción colec­ti­va, la reduc­ción de los sala­rios nomi­na­les, la pro­lon­ga­ción de las jor­na­das labo­ra­les y la inten­si­fi­ca­ción de los rit­mos de trabajo,

La equi­dad social ha des­apa­re­ci­do de la agen­da polí­ti­ca, las ins­ti­tu­cio­nes con un per­fil más dis­tri­bu­ti­vo han sufri­do seve­ros recor­tes o han que­da­do vacia­das de con­te­ni­dos, las líneas rojas que pro­te­gían dere­chos socia­les y ciu­da­da­nos han deja­do de exis­tir y las capa­ci­da­des de nego­cia­ción y pre­sión de los tra­ba­ja­do­res han sido debilitadas.

En este esce­na­rio, en este cam­po de jue­go pro­fun­da­men­te des­ni­ve­la­do en bene­fi­cio de los pode­ro­sos, afir­mar que la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía alcan­za­rá a la mayo­ría social es todo un brin­dis al sol.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *