Los jugue­tes rotos y los que no tar­da­rán en rom­per­se- Izquier­da Castellana

Es paté­ti­co obser­var la acti­tud de Rosa Díez ante la des­com­po­si­ción ver­ti­gi­no­sa de lo que ella creía su par­ti­do, UPyD. A par­tir del mis­mo ins­tan­te en el que aque­llos que habían finan­cia­do y dado cober­tu­ra mediá­ti­ca para su naci­mien­to y desa­rro­llo deja­ron de pres­tar­le apo­yo, el pro­yec­to se vino aba­jo demos­tran­do lo que real­men­te era, un par­ti­do sin base algu­na, una super­es­truc­tu­ra sin auto­no­mía, abso­lu­ta­men­te depen­dien­te del poder.

Rosa Díez creía que UPyD era de ella, creía que era su par­ti­do, en el sen­ti­do pro­pie­ta­rio; pero ella no era más ‑tal cómo se está demos­tran­do- que la cara de un pro­yec­to total­men­te tele­di­ri­gi­do al ser­vi­cio del Sis­te­ma. Y ha dura­do lo que el Sis­te­ma ha que­ri­do. Son sim­ple­men­te un jugue­te roto.

Hay otros dos nue­vos jugue­tes cons­trui­dos con simi­lar filo­so­fía, carac­te­rís­ti­cas y obje­ti­vos a los de UPyD: Pode­mos y Ciu­da­da­nos. De momen­to son, como deci­mos, jugue­tes nue­vos; uno para entre­te­ner a [email protected] [email protected] del flan­co social de izquier­das, otro para el flan­co social de dere­chas. Como todo jugue­te nue­vo tie­nen a su favor el de la nove­dad y muy espe­cial­men­te el apo­yo mediá­ti­co, pero sus debi­li­da­des estruc­tu­ra­les son simi­la­res a las de UPyD. Cuan­do el Sis­te­ma con­si­de­re que ya han sido sufi­cien­te­men­te uti­li­za­dos, y sean por tan­to jugue­tes vie­jos, les deja­rán caer igual que lo han hecho actual­men­te con el has­ta aho­ra lla­ma­do par­ti­do de Rosa Díez.

Curio­sa­men­te a los dos nue­vos, pues­tos de moda aho­ra, les lla­man el par­ti­do de Pablo Igle­sias y el Par­ti­do de Albert Rive­ra; a lo peor son tan cre­ti­nos que se lo creen.

Esos jugue­tes-opcio­nes elec­to­ra­les, no tie­nen auto­no­mía algu­na con res­pec­to al blo­que domi­nan­te espa­ñol, des­de lue­go mucho menos que la que pue­de tener IU o inclu­so el PSOE. Su com­por­ta­mien­to es igual de paté­ti­co y opor­tu­nis­ta que el de UPyD.

La ima­gen difun­di­da urbi et orbe por todos los medios de comu­ni­ca­ción del Sis­te­ma del euro­dipu­tado Pablo Igle­sias par­ti­ci­pan­do en el encuen­tro con el máxi­mo repre­sen­tan­te del Régi­men neo­fran­quis­ta del 78, en con­tra del boi­cot plan­tea­do por los gru­pos de izquier­da del Esta­do espa­ñol, entre­gán­do­le un obse­quio para mayor escar­nio ‑eso sí, «rom­pien­do el pro­to­co­lo»- es digno de una far­sa que no nos mere­ce­mos y de un far­san­te de la peor calaña.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *