Caba­cas, PNV y ETB; o la “jus­ti­cia” en un país subdesarrollado

maxresdefault

http://​ala​bin​bon​ban​.word​press​.com/

Aca­ban de cum­plir­se 3 años des­de que un pelo­ta­zo poli­cial mata­ra a Caba­cas. En dolo­ro­sa com­pa­ra­ción con la pri­sa que se dan los pode­res fác­ti­cos en otro tipo de menes­te­res, la recla­ma­ción de jus­ti­cia, escla­re­ci­mien­to y repa­ra­ción sigue vigen­te, tan­to en la gra­da que lle­va el nom­bre de Pitu como en la calle, caso del últi­mo acto cele­bra­do en el fatí­di­co lugar.

Tres lar­gos años para aún no haber encon­tra­do fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles. La demo­cra­cia fun­cio­na… de esta gui­sa. Bien lo sabe Are­so, actual alcal­de de Bil­bao, quien tar­de pero al menos se ha dig­na­do a tener un ges­to con los fami­lia­res y ami­gos de Iñi­go al tiem­po que pedía escla­re­cer lo suce­di­do, “míni­mo exi­gi­ble a cual­quier sis­te­ma de jus­ti­cia de cual­quier país desarrollado”.

Poco des­pués de rea­li­zar estas decla­ra­cio­nes, pro­me­tién­do­le a la fami­lia que el Ayun­ta­mien­to esta­rá “a su lado para que se haga jus­ti­cia”, Are­so se reafir­ma­ba en la decla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal que PNV, PSE y PP acor­da­ron en 2012 y en la que se acha­ca­ba la muer­te de Caba­cas a la “vio­len­cia en el fút­bol”. Como si a Pitu lo hubie­ra mata­do una pelo­ta… de fút­bol. O el 4−4−2. Insultante.

No es tozu­dez. Es el cinis­mo de quien dora oídos sin hacer auto­crí­ti­ca, esa que su par­ti­do deman­da a su rival polí­ti­co día sí, día tam­bién. Inten­tan des­po­li­ti­zar la muer­te de Caba­cas pero la reali­dad es ter­ca y les estro­pea la foto, como ocu­rrió ayer en el Par­la­men­to Vas­co, don­de PNV, PP, PSE y UPyD unían sus votos para no prohi­bir las pelo­tas de gomas. Lo hacían, ade­más, fren­te a los padres de Caba­cas, entre otros dam­ni­fi­ca­dos por pelotazos.

Ya en el pasi­llo, el aita de Iñi­go le recor­da­ba a Jose­ba Egi­bar que sus­ti­tuir las pelo­tas de gomas no es lo mis­mo que prohi­bir­las. La inco­mo­di­dad del jel­tza­le, en teo­ría incom­pren­si­ble pues sim­ple­men­te le remar­ca­ban lo que pre­via­men­te él y su par­ti­do habían vota­do, lle­gó al pun­to de pedir a las cáma­ras que no gra­ba­ran la dis­cu­sión. ¿Por qué? “Por­que no se gra­ba”, res­pon­día. Tras tama­ño ejer­ci­cio de talan­te demo­crá­ti­co y trans­pa­ren­cia, la cáma­ra de ETB con­ti­nuó gra­ban­do, algo que, según varios tes­ti­gos, tra­tó de impe­dir Luke Uri­be-Etxe­ba­rria, otro jel­ki­de. Mora­le­ja: la socie­dad no debe ver cómo la inmen­sa dig­ni­dad de Manu y Fina retra­ta la baje­za moral de los she­riffs jel­tza­les.

cabacas-egibar--575x323

El PNV no pudo impe­dir la gra­ba­ción pero al mane­jar ETB como si fue­ra su cor­ti­jo par­ti­cu­lar, el Tele­be­rri de noche de ETB2 infor­mó de lo acon­te­ci­do a la media hora de emi­sión, por detrás de noti­cias de rabio­sa actua­li­dad como la cam­pa­ña del espá­rra­go nava­rro o la situa­ción de la máqui­na-herra­mien­ta en Chi­na. Tal cual, no es una licen­cia lite­ra­ria. Ya se sabe, la vida es cues­tión de prio­ri­da­des. Por eso ETB maqui­lla la chu­le­ría de Egi­bar y ampli­fi­ca los abra­zos de Are­so. Todo un cir­co, fiel refle­jo del Par­la­men­to Vas­co. En pala­bras de Manu:

«Es la segun­da vez que com­pa­rez­co aquí y será la últi­ma por­que en las dos oca­sio­nes nos han toma­do el pelo. Han hecho dema­go­gia bara­ta y con ambi­güe­da­des. La sus­ti­tu­ción inme­dia­ta no es prohi­bi­ción. Hay que prohi­bir, por­que mi fami­lia ya esta muer­ta, pero hay gen­te que va a morir si esto no se prohíbe».

Pre­via­men­te, el Par­la­men­to Vas­co había res­pon­di­do a los padres de Caba­cas que “no todas las viu­das de ertzai­nas sabían quién había mata­do a sus mari­dos” (fuen­te). Boni­ta mane­ra de decir “jóde­te” y de paso legi­ti­mar la impu­ni­dad poli­cial, como si Iñi­go o sus padres tuvie­ran algo que ver. Barra libre para la Ertzain­tza. Está bien saberlo.

En fin, la per­for­man­ce polí­ti­ca no es nue­va: jue­go a dos ban­das, solem­nes pala­bras, fotos y flashes en pos de ren­ta­bi­li­dad elec­to­ral. Pero cuan­do se tra­ta de retrac­tar­se, inves­ti­gar, ase­gu­rar que no haya más injus­ti­cias por cul­pa de pelo­ta­zos, depu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des y apar­tar del car­go a los res­pon­sa­bles, se adi­vi­nan oscu­ros intere­ses en su pro­ce­der. Para que lue­go nos den lec­cio­nes de éti­ca.

Es inex­pli­ca­ble que Jor­ge Alde­koa, jefe de la comi­sa­ria des­de la que se orde­nó “entrar en la herri­ko con todo” no pre­sen­te fac­tu­ra del trá­gi­co suce­so y haya aca­ba­do recu­pe­ran­do su ran­go de inten­den­te. Su carre­ra le debe mucho a Bel­trán de Here­dia, con­se­je­ra de Segu­ri­dad que en cam­pa­ña elec­to­ral pro­me­tió escla­re­cer todo lo suce­di­do con Caba­cas para que des­pués su pro­pio par­ti­do cerra­ra el paso a una comi­sión de inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria y ayer mis­mo hicie­ra suyas las tesis de Ares, con­tra las que votó cuan­do hacía opo­si­ción. Tro­las y más tro­las. Sen­si­bi­li­dad sólo si hay elec­cio­nes o cáma­ras amigas.

¿Qué teme el PNV si, según ellos, sólo era fút­bol, si nada de esto tenía que ver con polí­ti­ca? ¿Se tra­ta de con­tem­po­ri­zar has­ta que el juez decre­te homi­ci­dio invo­lun­ta­rio u cosa seme­jan­te y dé por zan­ja­do el caso? Lo úni­co cla­ro es que, para­fra­sean­do a Are­so, hoy por hoy habi­ta­mos un país sub­de­sa­rro­lla­do don­de no ha lugar la jus­ti­cia. ¿Has­ta cuándo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *