Iba­rretxe, his­to­ria de una decepción

Igor Meltxor

“Esta incia­ti­va no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (Juan Jose Iba­rretxe, 9.10.2002) reco­gi­do en mi libro “HISTORIA DEL ABERTZALISMO VIRTUAL” pedi­dos a: [email protected]​gmail.​com

Elec­cio­nes auto­nó­mi­cas 2001

Los con­ti­nuos ata­ques que el PNV reci­bía por par­te del PP-PSOE des­de hacia meses, hicie­ron mella en las filas jel­tza­les, y así, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe no tar­dó en con­vo­car elec­cio­nes en la CAV. Para ello no tuvo empa­cho en ele­gir un dia de espe­cial impor­tan­cia y rei­vin­di­ca­ción para miles de eus­kal­tza­les que año tras año inun­da­ban las ori­llas del lago de Sen­pe­re para cele­brar el Herri Urrats. El lider de la izquier­da aber­tzal­re, Arnal­do Ote­gi, afir­mó que “Ele­gir el 13‑M deno­ta el esque­ma men­tal de Iba­rretxe, PNV y EA” (20.2.2001).

Las elec­cio­nes ya esta­ban en mar­cha, y algu­nos poli­ti­cos del PNV comen­za­ban a calen­tar moto­res con el pre­tex­to habi­tual: zurrar al muñe­co aber­tza­le. Así, el dipu­tado espa­ñol Ana­sa­gas­ti, des­de su habi­tual tri­bu­na domi­ni­cal, don­de apli­ca­ba la máxi­ma de, “difa­ma que algo que­da”, afir­ma­ba que: “Votar a HB es votar a Mayor Ore­ja, Minis­tro de la Poli­cia” (Deia, 25.2.2001).

El Acuer­do de Legis­la­tu­ra (2001−2005) sus­cri­to por las Eje­cu­ti­vas de PNV y EA, se basa­ba en la “paz y nor­ma­li­za­ción poli­ti­ca”, reedi­tan­do un nue­vo frau­de, anun­cian­do el “dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción”, pero par­tien­do des­de el “res­pe­to al actual mar­co”. Los jel­tza­les con­si­de­ra­ban una prio­ri­dad, el “urgen­te cum­pli­mien­to del Esta­tu­to de 1979″. Lo impor­tan­te era lle­nar el zurrón de votos, para lle­nar la bol­sa de trans­fe­ren­cias, todo ello envuel­to en una aureo­la de vic­ti­mis­mo debi­do a la pre­sión ejer­ci­da des­de los par­ti­dos espa­ño­lis­tas, y tra­tan­do por todos los medios de eli­mi­nar del pano­ra­ma poli­ti­co a la izquier­da aber­tza­le. Duran­te años el PNV ha veni­do hablan­do, en oca­sio­nes, del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, aun­que sin expli­car como se ejer­ci­ta este dere­cho en la práctica.

Las elec­cio­nes de 2001 fue­ron unas de las mas duras que se recuer­dan, des­ta­can­do la viru­len­cia con que des­de Madrid se ata­có al nacio­na­lis­mo vas­co en su con­jun­to, y por iner­cia, por la acti­tud cri­mi­na­li­za­do­ra del PNV con­tra la izquier­da aber­tza­le. Mien­tras los pri­ni­ci­pa­les lide­res espa­ño­les des­em­bar­ca­ban con todas sus calum­nias e insul­tos, en Eus­kal Herria, el PNV ali­men­ta­ba el “voto del mie­do” y ponia la cabe­za del aber­tza­lis­mo en ban­de­ja de pla­ta a aque­llos ansio­sos pora­pli­car su par­ti­cu­lar jus­ti­cia. El lehen­da­ka­ri Iba­rretxe avi­sa­ba en uno de los pri­me­ros miti­nes de cam­pa­ña, cerran­do la puer­ta a cual­quier tipo de cola­bo­ra­ción con EH tras las elec­cio­nes: “no es posi­ble ni acuer­dos ni tra­ba­jo con­jun­to en nin­gún sitio con la izquier­da aber­tza­le (…) Hay que decir a EH que con vio­len­cia, tiros, muer­tos, kale borro­ka, extor­sión, impues­to revo­lu­cio­na­rio y que­ma de caje­ros y auto­bu­ses no hay nada que hacer” (25.3.2001) Una vez mas, el PNV se mos­tra­ba como el prin­ci­pal vale­dor del apartheid poli­ti­co con­tra la IA, vin­cu­lan­do a esta con la violencia.

Final­men­te, el PNV logró su obje­ti­vo y con­si­guió cap­tar el voto de miles de inde­pen­den­tis­tas y aber­tza­les, que pre­sos del mie­do, opta­ron por el voto “efi­caz”, cre­yen­do que en ese momen­to, tenía más trans­cen­den­cia el voto a PNV-EA que a la IA, con el fin de hacer fren­te al blo­que espa­ño­lis­ta de PP-PSOE lide­ra­dos por Mayor Ore­ja y Nico­las Redon­do, quie­nes se die­ron de bru­ces en su inten­to de asal­tar Aju­ria Enea. Muy pron­to, miles de per­so­nas que con bue­na volun­tad habían cedi­do su voto al PNV, se die­ron cuen­ta de su tre­men­do error.

La coa­li­cion PNV-EA adqui­rió nume­ro­so voto pres­ta­do, logran­do un total de 604.222 apo­yos, aglu­ti­nan­do el 42,7% del elec­to­ra­do. Una de las con­clu­sio­nes de las elec­cio­nes fue la repe­ti­ción de la mayo­ria aber­tza­le en el Par­la­men­to de Gas­teiz, y el PNV vol­vía a tener en sus manos, recon­du­cir un pro­ce­so en favor de la cons­truc­ción nacio­nal. Una gran mayo­ria de aber­tza­les eran par­ti­da­rios de reedi­tar el pro­ce­so poli­ti­co abier­to tres años atrás, pero por des­gra­cia, pron­to el PNV daría por­ta­zo a tales pre­ten­sio­nes, y defrau­da­ba a aque­llos que de mane­ra gene­ro­sa le había cedi­do su voto.

El PNV iba con­su­man­do la trai­ción urdi­da en la cam­pa­ña elec­to­ral y, en pala­bras del perio­dis­ta Jabier Salu­tre­gi (direc­tor de Egin), “el PNV ha vuel­to a su esta­do favo­ri­to: a la ambi­güe­dad y a la lican­tro­pía que le con­vier­te en aber­tza­le a la luz noc­tur­na de los batzo­kis y en esta­tu­tis­ta cuan­do le da el sol de Madrid” (Gara, 20.5.2001)

Unas sema­nas des­pués de su vic­to­ria elec­to­ral, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe acu­día a visi­tar al monar­ca espa­ñol. El here­de­ro de Ardan­za defen­dió ante el Rey espa­ñol, la uni­dad de los par­ti­dos y las ins­ti­tu­cio­nes con­tra ETA. Mien­tras tan­to, el enton­ces pre­si­den­te del EBB, Xabier Arza­lluz, en un ata­que repen­tino de sin­ce­ri­dad, des­cu­bri­ría uno de los muchos enga­ños per­pe­tra­dos por el PNV en las pasa­das elec­cio­nes, des­car­tan­do una con­sul­ta sobre el dere­cho de autodeterminación:

“Nadie ha oído al lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, ni a su por­ta­voz, ni a mí, ni a Egi­bar hablar de que tuvié­ra­mos plan­tea­do recu­rrir en esta legis­la­tu­ra a una con­sul­ta sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. (…) en el pro­gra­ma de Gobierno de PNV y EA no apa­re­ce nin­gu­na con­sul­ta ni refe­rén­dum sobre la auto­de­ter­mi­na­ción. Eso es hoy un esper­pen­to” (X.Arzalluz, 27.7.2001) De “esper­pen­to” cali­fi­ca­ba Arza­lluz, con­sul­tar al pue­blo sobre su futu­ro. El anti­guo jesui­ta des­ve­la­ría el pun­to cla­ve del enga­ño elec­to­ral, argu­men­tano que “para noso­tros la auto­de­ter­mi­na­ción es una obvie­dad, pero hablar de con­sul­ta, de acu­dir al pue­blo, no se está refi­rien­do a ese tema”. Pocos dias des­pués, Iba­rretxe limi­ta­ba el deba­te poli­ti­co a los “actua­les ambi­to juri­di­co-poli­ti­cos” (1.8.2001).

Iba­rretxe: his­to­ria de una gran mentira

Tras la inten­sa cam­pa­ña del PNV duran­te el verano de 2001 a favor de la cri­mi­na­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, con­vir­tien­do­se en el alia­do del tán­dem PP-PSOE para el pro­ce­so de ile­ga­li­za­ción, la for­ma­ción jel­tza­le, con Iba­rretxe al fren­te, comen­zó a dise­ñar su estra­te­gia basa­da en el frau­de del 13‑M. Por un lado, el PNV tenía como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio, qui­tar del medio a la IA, para así que­dar­se como “úni­co repre­sen­tan­te de la socie­dad vas­ca” (Iba­rretxe dixirt) en Madrid, y por otro lado, tra­tar de ven­der un pro­yec­to poli­ti­co com un paso ade­lan­te, tra­tán­do­se en reali­dad de todo lo contrario.

Ibarrte­xe al ter­mino del pri­mer Con­se­jo de Gobierno, se atre­vía a afi­mar que, “no es ver­dad que la vio­len­cia sea la con­se­cuen­cia nece­sa­ria de nin­gún pro­ble­ma polí­ti­co” (30.8.2001). El cinis­mo del lehen­da­ka­ri lle­ga­ba a tal pun­to, que pon­dría como ejem­plo los casos de Cata­lun­ya, Que­bec o Esco­cia, don­de, según él mis­mo, “hay un pro­ble­ma poli­ti­co y no hay vio­len­cia”. Esta era la ver­da­de­ra cara del digno here­de­ro de Ardan­za, que recu­rría a otros con­flic­tos para obviar otros, mucho más cer­ca­nos, pero que tris­te­men­te a Iba­rretxe le resul­ta­ban muy leja­nos, como es el caso de Irlanda.

Iba­rretxe siguió la heren­cia deja­da por su ante­ce­sor, algo que que­da­ba cla­ro con sus acti­tu­des. Anti­guo alcal­de de Lau­dio y pos­te­rior­men­te vice­lehen­da­ka­ri con Ardan­za, Juan Jose Iba­rretxe Mar­kuar­tu, con­si­guió, por fin, colo­car las posa­de­ras en el sillón de Aju­ria Enea. Quie­nes vie­ron en él, al poli­ti­co capaz de solu­cio­nar el conflci­to poli­ti­co, pron­to se die­ron cuen­ta de su error, y obser­va­ron en el poli­ti­co ala­vés, los anti­pá­ti­cos tics de su pre­de­ce­sor res­pec­to a su par­ti­cu­lar for­ma de enten­der el aber­tza­lis­mo. Las dece­nas de decla­ra­cio­nes públi­cas que a lo lar­go de su man­da­to reali­zó Iba­rretxe, demos­tra­ban a las cla­ras que sus inten­cio­nes no iban más allá de las plan­tea­das por Ardanza.

La pre­sen­ta­ción de una bio­gra­fia en for­ma de entre­vis­ta a Iba­rretxe, resal­tó con mayor cla­ri­dad su idea­rio poli­ti­co. Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta de si se con­si­de­ra­ba “inde­pen­den­tis­ta”, Iba­rretxe abri­ria su alma anti aber­tza­le mos­tran­do sus ver­da­de­ros idea­les, impro­pios de un poli­ti­co que enar­bo­la­ba la ban­de­ra del nacio­na­lis­mo vas­co, rene­gan­do de su pro­pia historia:

“Soy de los que pien­san que la Inde­pen­den­cia, como tal, hoy ya no exis­te. Inde­pen­den­cia y sobe­ra­nia son con­cep­tos cua­si deci­mo­nó­ni­cos. O del siglo XX, si se quie­re. Es muy difi­cil hablar de Inde­pen­den­cia en el siglo XXI y en el esce­na­rio en el que nos move­mos. (…) Se impo­ne hablar de Inde­pen­den­cia com­par­ti­da. Noso­tros que­re­mos com­par­tir nues­tra sobe­ra­nia con Espa­ña y con Fran­cia” (reogi­do en el libro de Javier Ortiz, “Iba­rretxe”, 2002)

Con ante­rio­ri­dad, Iba­rretxe ya había rene­ga­do de la liber­tad nacio­nal del pue­blo vas­co, abo­mi­nan­do de tér­mi­nos como “sobe­ra­nia”: “los con­cep­tos que ini­cial­men­te tenia­mos todos de Inde­pen­den­cia y de sobe­ra­nia, hoy como tal no exis­ten”. O lo que es lo mis­mo, la épo­ca de Liza­rra fue una gran men­ti­ra por par­te del PNV, don­de se dedi­có duran­te meses a fin­gir y enga­ñar a miles de aber­tza­les. Con­ti­nua­ba Iba­rretxe ofre­cien­do un ade­lan­to de su famo­so “Plan”, basa­do en la “rela­ción ama­ble” con España:

“Las sobe­ra­nias y las inde­pen­den­cias de hoy son com­par­ti­das. Pero la cla­ve es que hoy ten­gas la capa­ci­dad de deci­sión y por lo tan­to tam­bién la capa­ci­dad de deci­dir como quie­res orga­ni­zar­te den­tro de tu pro­pia comu­ni­dad y como quie­res hacer­lo en rela­ción a los demás” (revis­ta Her­mes, abril 2001)

En el pleno sobre Auto­go­bierno de octu­bre 2001, Iba­rretxe abo­gó por “un nue­vo pac­to basa­do en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la y el Esta­tu­to”. Iba­rretxe ponia sus pro­pios limi­tes a lo que él mis­mo deno­mi­na­ba, como una nue­va eta­pa, vol­vien­do a ligar el futu­ro de los vas­cos al yugo espa­ñol repre­sen­ta­do en los dos tex­tos cita­dos por el lehen­da­ka­ri. Iba­rretxe sub­ra­ya­ba que el “pro­ble­ma estri­ba en asu­mir que el Pue­blo vas­co tie­ne iden­ti­dad pro­pia”, y plan­tea­ba los pasos hacia la con­se­cu­ción de un nue­vo pac­to “para la con­vi­ven­cia”. Por un lado pro­po­nía la crea­ción de una comi­sión par­la­men­ta­ria dedi­ca­da a la “pro­fun­di­za­ción del auto­go­bierno” (lo mis­mo que inten­tan aho­ra en el Par­la­men­to con la Comi­sión de auto­go­bierno). Y por otro lado, una comi­sión poli­ti­ca nego­cia­do­ra con el Gobierno espa­ñol. En el mis­mo pleno se apro­bó la cons­ti­tu­ción de una “Comi­sión de pro­fun­di­za­ción en nues­tro auto­go­bierno”, con los votos de PNV, EA e IU-EB, con el fin de abor­dar el inte­gro cum­pli­mien­to del Esta­tu­to de 1979.

El frau­de de Iba­rretxe: “Pac­to de libre adhesión”

“Esta ini­cia­ti­va no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (9.10.2002)

El anun­cio por par­te de Iba­rretxe de una nue­va pro­pues­ta de solu­ción del con­flic­to en el Par­la­men­to de Gas­teiz, encen­dió las alar­mas en Madrid, aun­que pron­to se darían cuen­ta que el león no era tan fie­ro como lo pin­ta­ban. En los dias ante­rio­res a la cele­bra­ción del Pleno de Poli­ti­ca Gene­ral, tan­to el por­ta­voz de Lakua, Imaz, como el pre­si­den­te de la Cama­ra, Atutxa, se encar­ga­rían de acla­rar, para los des­pis­ta­dos, que el PNV jamás iba a mover un dedo a favor de la cons­truc­ción nacional.

El 27 de sep­tiem­bre de 2002, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, anun­cia­ba su inten­ción de ela­bo­rar un nue­vo Esta­tu­to, res­pe­tan­do en todo momen­to la lega­li­dad vigen­te. Una mane­ra com­pli­ca­da de con­du­cir a Eus­kal Herria a un nue­vo mar­co juri­di­co-poli­ti­co. El lehen­da­ka­ri tra­ta­ba de ven­der un pro­yec­to uti­li­zan­do pala­bras que sona­ban boni­tas a oídos de algu­nos aber­tza­les, pero que en defi­ni­ti­va, se tra­ta­ba de una pro­pues­ta enca­mi­na­da al fra­ca­so. Iba­rretxe actua­ba a sabien­das que su pro­yec­to de “libre aso­cia­ción”, nece­si­ta­ba el res­pal­do por mayo­ria abso­lu­ta de las Cor­tes espa­ño­las, algo a todas luces impro­ba­ble, ya que resul­ta difi­cil pen­sar que quie­nes nun­ca se han dig­na­do en cum­plir duran­te años el Esta­tu­to vas­con­ga­do, fue­ran a acep­tar un nue­vo sta­tus de libre aso­cia­ción. Al res­pec­to, el articu­lo 46 del Esta­tu­to, exi­ge que una refor­ma esta­tu­tra­ria sea apro­ba­da por la mayo­ria abso­lu­ta del Par­la­men­to de Gas­teiz, para pos­te­rior­men­te ser acep­ta­da por Madrid y, final­men­te refren­da­do por los ciu­da­da­nos de la CAV.

Ibarrte­xe cen­tró su pro­pues­ta en los tres herrial­des de la CAV, aun­que con algu­na refe­ren­cia, de cara al elec­to­ra­do aber­tza­le, a aspec­tos rela­cio­na­dos con la cola­bo­ra­ción con Nafa­rroa e Ipa­rral­de, pero advir­tien­do el tan mani­do, “si ellos quie­ren”. Olvi­da­ba el suce­sor de Ardan­za, al igual que su par­ti­do duran­te toda su his­to­ria, que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción corres­pon­día al con­jun­to de la ciu­da­da­nia vas­ca, algo que se con­tra­po­nia con el alcan­ce de su pro­pues­ta, que par­tía de la exclu­sión de miles de ciudadanos.

La pro­pues­ta de Iba­rretxe, pos­te­rior­men­te cono­ci­da como “Plan Iba­rretxe”, nacía coji­tran­co, al tra­tar­se de un pro­yec­to uni­la­te­ral, sin con­sen­so pre­vio entre los dis­tin­tos agen­tes poli­ti­cos y socia­les. En rela­cion a la terri­to­ria­li­dad, Iba­rretxe ahon­da­ba una vez más, en un error his­tó­ri­co que ya tuvo un ante­ce­den­te en el Esta­tu­to de 1936 y que el PNV reedi­tó en 1979. La pro­pues­ta de “libre aso­cia­ción” era qui­zás menos rei­vin­di­ca­ti­va y ambi­cio­sa, en el aspec­to terri­to­rial, que el Esta­tu­to de la Mon­cloa. Como no podia ser menos, el pro­yec­to par­tía de con­di­cio­nes pre­vias, como era la ausen­cia de vio­len­cia por par­te de ETA. Ni una sola peti­ción más.

En defin­ti­va, la pro­pues­ta de Iba­rretxe no bus­ca­ba otra cosa que la hege­mo­nia poli­ti­ca del PNV, tra­tan­do de enre­dar a una par­te de la socie­dad vas­ca con un tex­to que no era nada mas y nada menos, que un mero entre­te­ni­mien­to. A la lar­ga, hemos podi­do com­pro­bar, que pese al ambien­te crea­do en la socie­dad espa­ño­la en torno al docu­men­to del lehen­da­ka­ri, el PNV demos­tró con hechos su cor­to reco­rri­do poli­ti­co, en lo que a defen­sa de los dere­chos de Eus­kal Herria hace referencia.

Una de las opi­nio­nes más acer­ta­das y vehe­men­te en rela­ción al famo­so Plan, fue la del juris­ta Javier Ramos:

“Gnar tiem­po, ésa es la sem­pi­ter­na estra­te­gia del ges­tor jel­tza­le, para seguir con sus nego­cios. Un año más para hacer un borra­dor, otro para mer­ca­dear y, a la pos­tre, él mis­mo debe­rá, cum­plien­do estric­ta­men­te la ley espa­ño­la, prohi­bir su pro­pio refe­ren­dum, ale­gan­do cual­quier excu­sa sobre la vio­len­cia o sobre las reso­lu­cio­nes judi­cia­les. En fin… y así nue­vas elec­cio­nes, los mis­mos enga­ños, 107, 110, 11 años… ¿has­ta cuán­do?” (Gara, 20.10.2002)

Una vez hecho publi­co el Plan, los poli­ti­cos pro­fe­sio­na­les del PNV, engra­sa­ron la maqui­na­ria poli­ti­co-media­ti­ca con un obje­ti­vo cla­ro: tra­tar de hacer enten­der a la ciu­da­da­nia que su par­ti­do no que­ría aven­tu­ras, sino engor­dar más la saca de las trans­fe­ren­cias. No tar­da­ría en salir a la pales­tra el íncli­to Ana­sa­gas­ti, expli­can­do a sus feli­gre­ses las puras inten­cio­nes de su patrón:

“Esto no es un Este­lla II. Este­lla está más muer­to que Sabino Ara­na, y esto no tie­ne nada que ver con un plan­tea­mien­to rup­tu­ris­ta sino con un plan­tea­mien­to de un enca­je ade­cua­do” (30.9.2002)

El pro­pio Iba­rretxe ase­gu­ra­ba dias des­pues, que su ini­cia­ti­va “no plan­tea suce­sio­nes ni pac­tos de sobe­ra­nia”, y enfa­ti­za­ba de modo enér­gi­co que “la pro­pues­ta no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (ETB‑2, 9.10.2002). Cada dia que pasa­ba todo que­da­ba mucho mas claro.

Duran­te meses, Iba­rretxe no se can­sa­ría de insis­tir que su úni­ca inten­ción resi­día en la defen­sa de “un pac­to ama­ble con Espa­ña” (25.10.2002).

El his­to­ria­dor vas­co, Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa, situa­ba al pro­yec­to de Iba­rretxe, en la “par­te más baja de la esca­la auto­nó­mi­ca”, y afirmaba:

“El plan Iba­rretxe es un ter­cer Esta­tu­to, que se sitúa en las par­te más baja de la esca­la auto­nó­mi­ca. El pri­me­ro (1936) lo defen­dió Agi­rre como “un pel­da­ño para la inde­pen­den­cia”, pel­da­ño que a la pos­tre se con­ver­ti­ria en pre­ci­pi­cio. El segun­do (1979) lo ven­die­ron Arza­lluz y Garai­koetxea como el “mejor posi­ble”. Este, en cam­bio, es el col­mo de la renun­cia por­que Iba­rretxe, que ha dicho repe­ti­das veces que no es inde­pen­den­tis­ta, lo pro­yec­ta como un abra­zo nacio­na­lis­ta, libre y volun­ta­rio, al Esta­do ocu­pan­te” (Gara, 3.12.2004)

A lo lar­go de la his­to­ria, los sec­to­res mas hete­ro­do­xos del PNV, siem­pre han sido los encar­ga­dos de des­ta­par las ver­da­des que otros lide­res no se atre­ven a pro­nu­ni­car en públi­co. No fal­ta­ba a la ver­dad, el pre­si­den­te del GBB, Juan Maria Jua­ris­ti, al afir­mar que: “la pro­pues­ta de Iba­rretxe es fiel a la tra­di­ción pac­tis­ta del PNV” (10.11.2002). Lás­ti­ma que esos pac­tos, solo hayan ser­vi­do para retra­sar un pro­ce­so de eman­ci­pa­ción nacio­nal del pue­blo vas­co, algo en lo que el PNV nun­ca ha pues­to dema­sia­do empeño.

El res­to de la his­to­ria ya la cono­ceis: Iba­rretxe acu­de al Con­gre­so espa­ño, reci­be la nega­ti­va y a otra cosa. Fin de la aventura.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *