Ibarretxe, historia de una decepción

Igor Meltxor

“Esta incia­ti­va no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (Juan Jose Iba­rretxe, 9.10.2002) reco­gi­do en mi libro “HISTORIA DEL ABERTZALISMO VIRTUAL” pedi­dos a: [email protected]​gmail.​com

Elec­cio­nes auto­nó­mi­cas 2001

Los con­ti­nuos ata­ques que el PNV reci­bía por par­te del PP-PSOE des­de hacia meses, hicie­ron mella en las filas jel­tza­les, y así, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe no tar­dó en con­vo­car elec­cio­nes en la CAV. Para ello no tuvo empa­cho en ele­gir un dia de espe­cial impor­tan­cia y reivin­di­ca­ción para miles de eus­kal­tza­les que año tras año inun­da­ban las ori­llas del lago de Sen­pe­re para cele­brar el Herri Urrats. El lider de la izquier­da aber­tzal­re, Arnal­do Ote­gi, afir­mó que “Ele­gir el 13‑M deno­ta el esque­ma men­tal de Iba­rretxe, PNV y EA” (20.2.2001).

Las elec­cio­nes ya esta­ban en mar­cha, y algu­nos poli­ti­cos del PNV comen­za­ban a calen­tar moto­res con el pre­tex­to habi­tual: zurrar al muñe­co aber­tza­le. Así, el dipu­tado espa­ñol Anasa­gas­ti, des­de su habi­tual tri­bu­na domi­ni­cal, don­de apli­ca­ba la máxi­ma de, “difa­ma que algo que­da”, afir­ma­ba que: “Votar a HB es votar a Mayor Ore­ja, Minis­tro de la Poli­cia” (Deia, 25.2.2001).

El Acuer­do de Legis­la­tu­ra (2001−2005) sus­cri­to por las Eje­cu­ti­vas de PNV y EA, se basa­ba en la “paz y nor­ma­li­za­ción poli­ti­ca”, reedi­tan­do un nue­vo frau­de, anun­cian­do el “dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción”, pero par­tien­do des­de el “res­pe­to al actual mar­co”. Los jel­tza­les con­si­de­ra­ban una prio­ri­dad, el “urgen­te cum­pli­mien­to del Esta­tu­to de 1979″. Lo impor­tan­te era lle­nar el zurrón de votos, para lle­nar la bol­sa de trans­fe­ren­cias, todo ello envuel­to en una aureo­la de vic­ti­mis­mo debi­do a la pre­sión ejer­ci­da des­de los par­ti­dos espa­ño­lis­tas, y tra­tan­do por todos los medios de eli­mi­nar del pano­ra­ma poli­ti­co a la izquier­da aber­tza­le. Duran­te años el PNV ha veni­do hablan­do, en oca­sio­nes, del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, aun­que sin expli­car como se ejer­ci­ta este dere­cho en la prác­ti­ca.

Las elec­cio­nes de 2001 fue­ron unas de las mas duras que se recuer­dan, des­ta­can­do la viru­len­cia con que des­de Madrid se ata­có al nacio­na­lis­mo vas­co en su con­jun­to, y por iner­cia, por la acti­tud cri­mi­na­li­za­do­ra del PNV con­tra la izquier­da aber­tza­le. Mien­tras los pri­ni­ci­pa­les lide­res espa­ño­les des­em­bar­ca­ban con todas sus calum­nias e insul­tos, en Eus­kal Herria, el PNV ali­men­ta­ba el “voto del mie­do” y ponia la cabe­za del aber­tza­lis­mo en ban­de­ja de pla­ta a aque­llos ansio­sos pora­pli­car su par­ti­cu­lar jus­ti­cia. El lehen­da­ka­ri Iba­rretxe avi­sa­ba en uno de los pri­me­ros miti­nes de cam­pa­ña, cerran­do la puer­ta a cual­quier tipo de cola­bo­ra­ción con EH tras las elec­cio­nes: “no es posi­ble ni acuer­dos ni tra­ba­jo con­jun­to en nin­gún sitio con la izquier­da aber­tza­le (…) Hay que decir a EH que con vio­len­cia, tiros, muer­tos, kale borro­ka, extor­sión, impues­to revo­lu­cio­na­rio y que­ma de caje­ros y auto­bu­ses no hay nada que hacer” (25.3.2001) Una vez mas, el PNV se mos­tra­ba como el prin­ci­pal vale­dor del apart­heid poli­ti­co con­tra la IA, vin­cu­lan­do a esta con la vio­len­cia.

Final­men­te, el PNV logró su obje­ti­vo y con­si­guió cap­tar el voto de miles de inde­pen­den­tis­tas y aber­tza­les, que pre­sos del mie­do, opta­ron por el voto “efi­caz”, cre­yen­do que en ese momen­to, tenía más trans­cen­den­cia el voto a PNV-EA que a la IA, con el fin de hacer fren­te al blo­que espa­ño­lis­ta de PP-PSOE lide­ra­dos por Mayor Ore­ja y Nico­las Redon­do, quie­nes se die­ron de bru­ces en su inten­to de asal­tar Aju­ria Enea. Muy pron­to, miles de per­so­nas que con bue­na volun­tad habían cedi­do su voto al PNV, se die­ron cuen­ta de su tre­men­do error.

La coa­li­cion PNV-EA adqui­rió nume­ro­so voto pres­ta­do, logran­do un total de 604.222 apo­yos, aglu­ti­nan­do el 42,7% del elec­to­ra­do. Una de las con­clu­sio­nes de las elec­cio­nes fue la repe­ti­ción de la mayo­ria aber­tza­le en el Par­la­men­to de Gas­teiz, y el PNV vol­vía a tener en sus manos, recon­du­cir un pro­ce­so en favor de la cons­truc­ción nacio­nal. Una gran mayo­ria de aber­tza­les eran par­ti­da­rios de reedi­tar el pro­ce­so poli­ti­co abier­to tres años atrás, pero por des­gra­cia, pron­to el PNV daría por­ta­zo a tales pre­ten­sio­nes, y defrau­da­ba a aque­llos que de mane­ra gene­ro­sa le había cedi­do su voto.

El PNV iba con­su­man­do la trai­ción urdi­da en la cam­pa­ña elec­to­ral y, en pala­bras del perio­dis­ta Jabier Salu­tre­gi (direc­tor de Egin), “el PNV ha vuel­to a su esta­do favo­ri­to: a la ambi­güe­dad y a la lican­tro­pía que le con­vier­te en aber­tza­le a la luz noc­tur­na de los batzo­kis y en esta­tu­tis­ta cuan­do le da el sol de Madrid” (Gara, 20.5.2001)

Unas sema­nas des­pués de su vic­to­ria elec­to­ral, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe acu­día a visi­tar al monar­ca espa­ñol. El here­de­ro de Ardan­za defen­dió ante el Rey espa­ñol, la uni­dad de los par­ti­dos y las ins­ti­tu­cio­nes con­tra ETA. Mien­tras tan­to, el enton­ces pre­si­den­te del EBB, Xabier Arza­lluz, en un ata­que repen­tino de sin­ce­ri­dad, des­cu­bri­ría uno de los muchos enga­ños per­pe­tra­dos por el PNV en las pasa­das elec­cio­nes, des­car­tan­do una con­sul­ta sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción:

“Nadie ha oído al lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, ni a su por­ta­voz, ni a mí, ni a Egi­bar hablar de que tuvié­ra­mos plan­tea­do recu­rrir en esta legis­la­tu­ra a una con­sul­ta sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. (…) en el pro­gra­ma de Gobierno de PNV y EA no apa­re­ce nin­gu­na con­sul­ta ni refe­rén­dum sobre la auto­de­ter­mi­na­ción. Eso es hoy un esper­pen­to” (X.Arzalluz, 27.7.2001) De “esper­pen­to” cali­fi­ca­ba Arza­lluz, con­sul­tar al pue­blo sobre su futu­ro. El anti­guo jesui­ta des­ve­la­ría el pun­to cla­ve del enga­ño elec­to­ral, argu­men­tano que “para noso­tros la auto­de­ter­mi­na­ción es una obvie­dad, pero hablar de con­sul­ta, de acu­dir al pue­blo, no se está refi­rien­do a ese tema”. Pocos dias des­pués, Iba­rretxe limi­ta­ba el deba­te poli­ti­co a los “actua­les ambi­to juri­di­co-poli­ti­cos” (1.8.2001).

Iba­rretxe: his­to­ria de una gran men­ti­ra

Tras la inten­sa cam­pa­ña del PNV duran­te el verano de 2001 a favor de la cri­mi­na­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, con­vir­tien­do­se en el alia­do del tán­dem PP-PSOE para el pro­ce­so de ile­ga­li­za­ción, la for­ma­ción jel­tza­le, con Iba­rretxe al fren­te, comen­zó a dise­ñar su estra­te­gia basa­da en el frau­de del 13‑M. Por un lado, el PNV tenía como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio, qui­tar del medio a la IA, para así que­dar­se como “úni­co repre­sen­tan­te de la socie­dad vas­ca” (Iba­rretxe dixirt) en Madrid, y por otro lado, tra­tar de ven­der un pro­yec­to poli­ti­co com un paso ade­lan­te, tra­tán­do­se en reali­dad de todo lo con­tra­rio.

Ibarrte­xe al ter­mino del pri­mer Con­se­jo de Gobierno, se atre­vía a afi­mar que, “no es ver­dad que la vio­len­cia sea la con­se­cuen­cia nece­sa­ria de nin­gún pro­ble­ma polí­ti­co” (30.8.2001). El cinis­mo del lehen­da­ka­ri lle­ga­ba a tal pun­to, que pon­dría como ejem­plo los casos de Cata­lun­ya, Que­bec o Esco­cia, don­de, según él mis­mo, “hay un pro­ble­ma poli­ti­co y no hay vio­len­cia”. Esta era la ver­da­de­ra cara del digno here­de­ro de Ardan­za, que recu­rría a otros con­flic­tos para obviar otros, mucho más cer­ca­nos, pero que tris­te­men­te a Iba­rretxe le resul­ta­ban muy leja­nos, como es el caso de Irlan­da.

Iba­rretxe siguió la heren­cia deja­da por su ante­ce­sor, algo que que­da­ba cla­ro con sus acti­tu­des. Anti­guo alcal­de de Lau­dio y pos­te­rior­men­te vice­lehen­da­ka­ri con Ardan­za, Juan Jose Iba­rretxe Mar­kuar­tu, con­si­guió, por fin, colo­car las posa­de­ras en el sillón de Aju­ria Enea. Quie­nes vie­ron en él, al poli­ti­co capaz de solu­cio­nar el conflci­to poli­ti­co, pron­to se die­ron cuen­ta de su error, y obser­va­ron en el poli­ti­co ala­vés, los anti­pá­ti­cos tics de su pre­de­ce­sor res­pec­to a su par­ti­cu­lar for­ma de enten­der el aber­tza­lis­mo. Las dece­nas de decla­ra­cio­nes públi­cas que a lo lar­go de su man­da­to reali­zó Iba­rretxe, demos­tra­ban a las cla­ras que sus inten­cio­nes no iban más allá de las plan­tea­das por Ardan­za.

La pre­sen­ta­ción de una bio­gra­fia en for­ma de entre­vis­ta a Iba­rretxe, resal­tó con mayor cla­ri­dad su idea­rio poli­ti­co. Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta de si se con­si­de­ra­ba “inde­pen­den­tis­ta”, Iba­rretxe abri­ria su alma anti aber­tza­le mos­tran­do sus ver­da­de­ros idea­les, impro­pios de un poli­ti­co que enar­bo­la­ba la ban­de­ra del nacio­na­lis­mo vas­co, rene­gan­do de su pro­pia his­to­ria:

“Soy de los que pien­san que la Inde­pen­den­cia, como tal, hoy ya no exis­te. Inde­pen­den­cia y sobe­ra­nia son con­cep­tos cua­si deci­mo­nó­ni­cos. O del siglo XX, si se quie­re. Es muy difi­cil hablar de Inde­pen­den­cia en el siglo XXI y en el esce­na­rio en el que nos move­mos. (…) Se impo­ne hablar de Inde­pen­den­cia com­par­ti­da. Noso­tros que­re­mos com­par­tir nues­tra sobe­ra­nia con Espa­ña y con Fran­cia” (reogi­do en el libro de Javier Ortiz, “Iba­rretxe”, 2002)

Con ante­rio­ri­dad, Iba­rretxe ya había rene­ga­do de la liber­tad nacio­nal del pue­blo vas­co, abo­mi­nan­do de tér­mi­nos como “sobe­ra­nia”: “los con­cep­tos que ini­cial­men­te tenia­mos todos de Inde­pen­den­cia y de sobe­ra­nia, hoy como tal no exis­ten”. O lo que es lo mis­mo, la épo­ca de Liza­rra fue una gran men­ti­ra por par­te del PNV, don­de se dedi­có duran­te meses a fin­gir y enga­ñar a miles de aber­tza­les. Con­ti­nua­ba Iba­rretxe ofre­cien­do un ade­lan­to de su famo­so “Plan”, basa­do en la “rela­ción ama­ble” con Espa­ña:

“Las sobe­ra­nias y las inde­pen­den­cias de hoy son com­par­ti­das. Pero la cla­ve es que hoy ten­gas la capa­ci­dad de deci­sión y por lo tan­to tam­bién la capa­ci­dad de deci­dir como quie­res orga­ni­zar­te den­tro de tu pro­pia comu­ni­dad y como quie­res hacer­lo en rela­ción a los demás” (revis­ta Her­mes, abril 2001)

En el pleno sobre Auto­go­bierno de octu­bre 2001, Iba­rretxe abo­gó por “un nue­vo pac­to basa­do en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la y el Esta­tu­to”. Iba­rretxe ponia sus pro­pios limi­tes a lo que él mis­mo deno­mi­na­ba, como una nue­va eta­pa, vol­vien­do a ligar el futu­ro de los vas­cos al yugo espa­ñol repre­sen­ta­do en los dos tex­tos cita­dos por el lehen­da­ka­ri. Iba­rretxe sub­ra­ya­ba que el “pro­ble­ma estri­ba en asu­mir que el Pue­blo vas­co tie­ne iden­ti­dad pro­pia”, y plan­tea­ba los pasos hacia la con­se­cu­ción de un nue­vo pac­to “para la con­vi­ven­cia”. Por un lado pro­po­nía la crea­ción de una comi­sión par­la­men­ta­ria dedi­ca­da a la “pro­fun­di­za­ción del auto­go­bierno” (lo mis­mo que inten­tan aho­ra en el Par­la­men­to con la Comi­sión de auto­go­bierno). Y por otro lado, una comi­sión poli­ti­ca nego­cia­do­ra con el Gobierno espa­ñol. En el mis­mo pleno se apro­bó la cons­ti­tu­ción de una “Comi­sión de pro­fun­di­za­ción en nues­tro auto­go­bierno”, con los votos de PNV, EA e IU-EB, con el fin de abor­dar el inte­gro cum­pli­mien­to del Esta­tu­to de 1979.

El frau­de de Iba­rretxe: “Pac­to de libre adhe­sión”

“Esta ini­cia­ti­va no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (9.10.2002)

El anun­cio por par­te de Iba­rretxe de una nue­va pro­pues­ta de solu­ción del con­flic­to en el Par­la­men­to de Gas­teiz, encen­dió las alar­mas en Madrid, aun­que pron­to se darían cuen­ta que el león no era tan fie­ro como lo pin­ta­ban. En los dias ante­rio­res a la cele­bra­ción del Pleno de Poli­ti­ca Gene­ral, tan­to el por­ta­voz de Lakua, Imaz, como el pre­si­den­te de la Cama­ra, Atutxa, se encar­ga­rían de acla­rar, para los des­pis­ta­dos, que el PNV jamás iba a mover un dedo a favor de la cons­truc­ción nacio­nal.

El 27 de sep­tiem­bre de 2002, el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, anun­cia­ba su inten­ción de ela­bo­rar un nue­vo Esta­tu­to, res­pe­tan­do en todo momen­to la lega­li­dad vigen­te. Una mane­ra com­pli­ca­da de con­du­cir a Eus­kal Herria a un nue­vo mar­co juri­di­co-poli­ti­co. El lehen­da­ka­ri tra­ta­ba de ven­der un pro­yec­to uti­li­zan­do pala­bras que sona­ban boni­tas a oídos de algu­nos aber­tza­les, pero que en defi­ni­ti­va, se tra­ta­ba de una pro­pues­ta enca­mi­na­da al fra­ca­so. Iba­rretxe actua­ba a sabien­das que su pro­yec­to de “libre aso­cia­ción”, nece­si­ta­ba el res­pal­do por mayo­ria abso­lu­ta de las Cor­tes espa­ño­las, algo a todas luces impro­ba­ble, ya que resul­ta difi­cil pen­sar que quie­nes nun­ca se han dig­na­do en cum­plir duran­te años el Esta­tu­to vas­con­ga­do, fue­ran a acep­tar un nue­vo sta­tus de libre aso­cia­ción. Al res­pec­to, el articu­lo 46 del Esta­tu­to, exi­ge que una refor­ma esta­tu­tra­ria sea apro­ba­da por la mayo­ria abso­lu­ta del Par­la­men­to de Gas­teiz, para pos­te­rior­men­te ser acep­ta­da por Madrid y, final­men­te refren­da­do por los ciu­da­da­nos de la CAV.

Ibarrte­xe cen­tró su pro­pues­ta en los tres herrial­des de la CAV, aun­que con algu­na refe­ren­cia, de cara al elec­to­ra­do aber­tza­le, a aspec­tos rela­cio­na­dos con la cola­bo­ra­ción con Nafa­rroa e Ipa­rral­de, pero advir­tien­do el tan mani­do, “si ellos quie­ren”. Olvi­da­ba el suce­sor de Ardan­za, al igual que su par­ti­do duran­te toda su his­to­ria, que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción corres­pon­día al con­jun­to de la ciu­da­da­nia vas­ca, algo que se con­tra­po­nia con el alcan­ce de su pro­pues­ta, que par­tía de la exclu­sión de miles de ciu­da­da­nos.

La pro­pues­ta de Iba­rretxe, pos­te­rior­men­te cono­ci­da como “Plan Iba­rretxe”, nacía coji­tran­co, al tra­tar­se de un pro­yec­to uni­la­te­ral, sin con­sen­so pre­vio entre los dis­tin­tos agen­tes poli­ti­cos y socia­les. En rela­cion a la terri­to­ria­li­dad, Iba­rretxe ahon­da­ba una vez más, en un error his­tó­ri­co que ya tuvo un ante­ce­den­te en el Esta­tu­to de 1936 y que el PNV reedi­tó en 1979. La pro­pues­ta de “libre aso­cia­ción” era qui­zás menos reivin­di­ca­ti­va y ambi­cio­sa, en el aspec­to terri­to­rial, que el Esta­tu­to de la Mon­cloa. Como no podia ser menos, el pro­yec­to par­tía de con­di­cio­nes pre­vias, como era la ausen­cia de vio­len­cia por par­te de ETA. Ni una sola peti­ción más.

En defin­ti­va, la pro­pues­ta de Iba­rretxe no bus­ca­ba otra cosa que la hege­mo­nia poli­ti­ca del PNV, tra­tan­do de enre­dar a una par­te de la socie­dad vas­ca con un tex­to que no era nada mas y nada menos, que un mero entre­te­ni­mien­to. A la lar­ga, hemos podi­do com­pro­bar, que pese al ambien­te crea­do en la socie­dad espa­ño­la en torno al docu­men­to del lehen­da­ka­ri, el PNV demos­tró con hechos su cor­to reco­rri­do poli­ti­co, en lo que a defen­sa de los dere­chos de Eus­kal Herria hace refe­ren­cia.

Una de las opi­nio­nes más acer­ta­das y vehe­men­te en rela­ción al famo­so Plan, fue la del juris­ta Javier Ramos:

“Gnar tiem­po, ésa es la sem­pi­ter­na estra­te­gia del ges­tor jel­tza­le, para seguir con sus nego­cios. Un año más para hacer un borra­dor, otro para mer­ca­dear y, a la pos­tre, él mis­mo debe­rá, cum­plien­do estric­ta­men­te la ley espa­ño­la, prohi­bir su pro­pio refe­ren­dum, ale­gan­do cual­quier excu­sa sobre la vio­len­cia o sobre las reso­lu­cio­nes judi­cia­les. En fin… y así nue­vas elec­cio­nes, los mis­mos enga­ños, 107, 110, 11 años… ¿has­ta cuán­do?” (Gara, 20.10.2002)

Una vez hecho publi­co el Plan, los poli­ti­cos pro­fe­sio­na­les del PNV, engra­sa­ron la maqui­na­ria poli­ti­co-media­ti­ca con un obje­ti­vo cla­ro: tra­tar de hacer enten­der a la ciu­da­da­nia que su par­ti­do no que­ría aven­tu­ras, sino engor­dar más la saca de las trans­fe­ren­cias. No tar­da­ría en salir a la pales­tra el íncli­to Anasa­gas­ti, expli­can­do a sus feli­gre­ses las puras inten­cio­nes de su patrón:

“Esto no es un Este­lla II. Este­lla está más muer­to que Sabino Ara­na, y esto no tie­ne nada que ver con un plan­tea­mien­to rup­tu­ris­ta sino con un plan­tea­mien­to de un enca­je ade­cua­do” (30.9.2002)

El pro­pio Iba­rretxe ase­gu­ra­ba dias des­pues, que su ini­cia­ti­va “no plan­tea suce­sio­nes ni pac­tos de sobe­ra­nia”, y enfa­ti­za­ba de modo enér­gi­co que “la pro­pues­ta no pro­po­ne la sece­sión, inde­pen­den­cia ni bar­ba­ri­da­des de esa natu­ra­le­za” (ETB‑2, 9.10.2002). Cada dia que pasa­ba todo que­da­ba mucho mas cla­ro.

Duran­te meses, Iba­rretxe no se can­sa­ría de insis­tir que su úni­ca inten­ción resi­día en la defen­sa de “un pac­to ama­ble con Espa­ña” (25.10.2002).

El his­to­ria­dor vas­co, Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa, situa­ba al pro­yec­to de Iba­rretxe, en la “par­te más baja de la esca­la auto­nó­mi­ca”, y afir­ma­ba:

“El plan Iba­rretxe es un ter­cer Esta­tu­to, que se sitúa en las par­te más baja de la esca­la auto­nó­mi­ca. El pri­me­ro (1936) lo defen­dió Agi­rre como “un pel­da­ño para la inde­pen­den­cia”, pel­da­ño que a la pos­tre se con­ver­ti­ria en pre­ci­pi­cio. El segun­do (1979) lo ven­die­ron Arza­lluz y Garai­koetxea como el “mejor posi­ble”. Este, en cam­bio, es el col­mo de la renun­cia por­que Iba­rretxe, que ha dicho repe­ti­das veces que no es inde­pen­den­tis­ta, lo pro­yec­ta como un abra­zo nacio­na­lis­ta, libre y volun­ta­rio, al Esta­do ocu­pan­te” (Gara, 3.12.2004)

A lo lar­go de la his­to­ria, los sec­to­res mas hete­ro­do­xos del PNV, siem­pre han sido los encar­ga­dos de des­ta­par las ver­da­des que otros lide­res no se atre­ven a pro­nu­ni­car en públi­co. No fal­ta­ba a la ver­dad, el pre­si­den­te del GBB, Juan Maria Jua­ris­ti, al afir­mar que: “la pro­pues­ta de Iba­rretxe es fiel a la tra­di­ción pac­tis­ta del PNV” (10.11.2002). Lás­ti­ma que esos pac­tos, solo hayan ser­vi­do para retra­sar un pro­ce­so de eman­ci­pa­ción nacio­nal del pue­blo vas­co, algo en lo que el PNV nun­ca ha pues­to dema­sia­do empe­ño.

El res­to de la his­to­ria ya la cono­ceis: Iba­rretxe acu­de al Con­gre­so espa­ño, reci­be la nega­ti­va y a otra cosa. Fin de la aven­tu­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: