Galeano: ori­gi­nal y pro­fun­do- Ati­lio Borón

Pen­sa­ba ahon­dar sobre algu­nos asun­tos pen­dien­tes de la nota sobre la Cum­bre de las Amé­ri­cas que publi­ca­ra hoy Página/​12. Pero a poco de regre­sar des­de Colom­bia ‑don­de tuve el honor de par­ti­ci­par en las diver­sas acti­vi­da­des de la Cum­bre Mun­dial de Arte y Cul­tu­ra para la Paz de Colom­bia- me abru­mó la noti­cia de la muer­te de Eduar­do Galeano. Y la ver­dad es que lo úni­co que tuve ganas de hacer fue bus­car sus libros en mi biblio­te­ca y sen­tir­me una vez más en su com­pa­ñía delei­tán­do­me con su lec­tu­ra. Eduar­do fue no sólo un crí­ti­co inci­si­vo y mor­daz del capi­ta­lis­mo y un hom­bre com­pro­me­ti­do con la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na sino tam­bién un pen­sa­dor a la vez ori­gi­nal y pro­fun­do, lo que no se da tan a menu­do como se supone.

Más de una vez char­lá­ba­mos sobre la tra­ge­dia de muchos inte­lec­tua­les que se jac­tan de su ori­gi­na­li­dad pero cuyo pen­sa­mien­to se mue­ve en la super­fi­cie, en las zonas de la apa­rien­cia. Son ori­gi­na­les pero en la pro­duc­ción de bana­li­da­des, maes­tros en el arte de la pres­ti­di­gi­ta­ción de la pala­bra. Cum­plen una impor­tan­te fun­ción con­ser­va­do­ra (a veces sin ellos saber­lo) en la gene­ra­ción de la resig­na­ción polí­ti­ca y el con­for­mis­mo, hijos de la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca y de la impo­si­bi­li­dad de ir a la raíz de las cosas, como acon­se­ja­ba Marx.

Otros son pro­fun­dos, pero no ori­gi­na­les. Sus ideas medu­la­res abre­van en algu­nas de las más gran­des cabe­zas de la his­to­ria de las ideas polí­ti­cas y socia­les. El pre­cio de esa pro­fun­di­dad toma­da de pres­ta­do ‑y sin que siem­pre se reco­noz­ca la deu­da con el ver­da­de­ro crea­dor- es lo que Grams­ci lla­ma­ba «el doc­tri­na­ris­mo pedan­te»: el reem­pla­zo del aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta por auda­ces plu­ma­zos que nada expli­can y que mucho menos sir­ven para cam­biar el mundo.

Galeano era una nota­ble excep­ción ante esas tram­pas y ade­más tenía muchas otras vir­tu­des, como si las ante­rio­res no bas­ta­sen: era una per­so­na excep­cio­nal y tam­bién un his­to­ria­dor eru­di­to, cono­ce­dor de pri­me­ra mano del dra­ma his­tó­ri­co de Lati­noa­mé­ri­ca, dota­do de una nota­ble capa­ci­dad para comu­ni­car sus ideas, que siem­pre refe­rían a una reali­dad his­tó­ri­ca o con­tem­po­rá­nea que retra­ta­ba con minu­cio­sa pre­ci­sión y que las expre­sa­ba con un len­gua­je acce­si­ble a cual­quie­ra. No escri­bía para la capi­lla sino que su obje­ti­vo era lle­gar con su voz a todos los incon­for­mes, a los opri­mi­dos y explo­ta­dos que encon­tra­ban en su len­gua­je ‑llano, ter­so, sin rebus­ques cul­te­ra­nos- un valio­so ins­tru­men­to para com­pren­der y expli­car­se la reali­dad que los ago­bia, las cau­sas de las des­di­chas y atro­ci­da­des que cam­pean en la esce­na con­tem­po­rá­nea y un pode­ro­so estí­mu­lo para movi­li­zar­se y luchar. Esto reque­ría de una pacien­cia infi­ni­ta, y una voca­ción arte­sa­nal que lo lle­va­ba en cier­tas oca­sio­nes a pasar­se una noche en vela ‑duran­te gran par­te de su vida con la com­pa­ñía de unos ata­dos de ciga­rri­llos- bre­gan­do por encon­trar la fra­se jus­ta o la pala­bra exac­ta que rema­ta­se efi­caz­men­te su argu­men­to, que dije­ra lo que que­ría decir y que fue­se capaz de sus­ci­tar en quien la leye­ra la con­cien­cia de su pro­pia situa­ción y la rebel­día para cambiarla.

Aho­ra Eduar­do se nos fue, pero nos dejó un lega­do pre­cio­so que acom­pa­ña­rá para siem­pre las luchas eman­ci­pa­to­rias de los pue­blos nues­tro­ame­ri­ca­nos. Tan­to es así que podría­mos apli­car­le a Eduar­do la fra­se con que a menu­do se refe­ría a la siem­bra del Coman­dan­te Hugo Chá­vez: «Me han dicho que Chá­vez murió, pero yo no me lo creo», por­que las ideas y los sue­ños de Chá­vez, como las de Galeano, vivi­rán para siem­pre. Es casi una inevi­ta­ble obvie­dad decir que con su muer­te se va uno de esos impres­cin­di­bles que una vez seña­la­ra Ber­tolt Brecht. Tal vez el más impres­cin­di­ble de todos en la bata­lla de ideas en que esta­mos empe­ña­dos. ¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre, Eduardo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *