En Pana­má el Impe­ria­lis­mo sufrió una des­co­mu­nal pali­za- Car­los Aznárez

Para Mís­ter Oba­ma la Cum­bre pana­me­ña se trans­for­mó en un abis­mo. O en otras pala­bras: el tiro le salió por la cula­ta. Den­tro de su esti­lo pre­po­ten­te habi­tual el Impe­rio supu­so que ame­na­zan­do a Vene­zue­la, el res­to de los paí­ses se some­te­ría a su man­da­to y como estu­vo ocu­rrien­do duran­te déca­das (cuan­do se impo­nía la doc­tri­na del “patio tra­se­ro”) acep­ta­rían sin chis­tar la recon­ven­ción de Washing­ton. Ocu­rrió todo lo con­tra­rio y si fal­ta­ba poner la guin­da en la tor­ta, Pana­má fue el esce­na­rio que dejó las cosas bien en claro.

Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be ser­mo­nea­ron otra vez al Tío Sam, lo pusie­ron en evi­den­cia como no ocu­rría des­de el 2005 en Mar del Pla­ta, cuan­do ese Coman­dan­te Eterno de los con­de­na­dos de la tie­rra, le gri­tó a Bush en pleno ros­tro, que al ALCA se lo meta don­de le quepa.
Sin embar­go, esta vic­to­ria de los pue­blos en la Cum­bre pana­me­ña adquie­re inclu­so mayor impor­tan­cia, ya que se pro­du­ce pre­ci­sa­men­te en un momen­to de peli­gro­sa ofen­si­va esta­dou­ni­den­se sobre el con­ti­nen­te. Al mis­mo tiem­po que la IV Flo­ta nave­ga en nues­tros ríos, las bases mili­ta­res pulu­lan por don­de se mire, y los pla­nes de inje­ren­cia abun­dan en nues­tros paí­ses con for­ma de bui­tres, escu­chas tele­fó­ni­cas, espio­na­je de alto nivel, y manio­bras mili­ta­res encu­bier­tas. A pesar de ello, o mejor dicho, en fun­ción de enfren­tar estas ace­chan­zas, algu­nos gobier­nos y pue­blos con­cu­rrie­ron a Pana­má con dis­cur­sos y accio­nes de una dig­ni­dad apabullante.

En esta cita alter­na­ti­va a la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas esta­rán pre­sen­tes todos los movi­mien­tos socia­les que ten­gan algo que decir sobre los gran­des y gra­ves pro­ble­mas que afec­tan a nues­tros pueblos.

La pre­sen­cia de Raúl Cas­tro con sus 56 años de Revo­lu­ción Socia­lis­ta en la mochi­la, sen­tán­do­se nue­va­men­te a una mesa de la que Cuba se reti­ra­ra hace 35 años, y mos­tran­do que el tiem­po no pasa para quie­nes man­tie­nen en alto los prin­ci­pios, se con­vir­tió en el momen­to de mayor con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta. Un Raúl (y un Fidel allá en la Isla) enfren­tan­do muy diplo­má­ti­ca­men­te a un Oba­ma empe­que­ñe­ci­do. Des­de la otra pun­ta de la mesa, tuvo que escu­char en cuer­po pre­sen­te (aún no se había fuga­do) que el blo­queo cri­mi­nal por él impul­sa­do, sigue cau­san­do dolor y muer­te al pue­blo cubano, que ya es hora de que se levan­te sin con­di­cio­nes y que ade­más devuel­van, los pira­tas de la barra y las estre­llas, ese terri­to­rio usur­pa­do lla­ma­do Guan­tá­na­mo. Pero sobre todo, el pre­si­den­te cubano reite­ró (en el dis­cur­so más aplau­di­do de la Cum­bre) su defen­sa irres­tric­ta de la agre­di­da Vene­zue­la, arro­jan­do por la bor­da esas fala­ces dudas de que en base a la doc­tri­na yan­qui del “garro­te y la zanaho­ria”, crea­da indu­da­ble­men­te para divi­dir a los pue­blos, Cuba iba a dar un paso al cos­ta­do en su rebel­día. No cono­cen quie­nes así pien­san, lo que siem­pre ha sig­ni­fi­ca­do para el gobierno y el pue­blo cubano la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y militante.

En este mis­mo terreno recon­for­tó a pro­pios y extra­ños vol­ver a com­pro­bar el nivel de con­cien­ti­za­ción polí­ti­ca y huma­na que mos­tra­ron los com­po­nen­tes de la dele­ga­ción cuba­na asu­mien­do como pro­pia la repre­sen­ta­ción de todos los que no tuvie­ron posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­par en la Cum­bre. Dicien­do con voz cla­ra y pre­ci­sa que con los mer­ce­na­rios y cóm­pli­ces del terro­ris­mo anti-cubano no se podía ni se debía dialogar.
Hacía déca­das que Cuba no actua­ba en estos tin­gla­dos mon­ta­dos con felo­nía por la OEA y gra­ti­fi­có com­pro­bar que los jóve­nes cuba­nos tie­nen la Revo­lu­ción a flor de labio y no se dejan ame­dren­tar por tri­qui­ñue­las buro­crá­ti­cas. Detrás de ellos, uni­dos como en una piña, los inte­gran­tes de la dele­ga­ción vene­zo­la­na tam­bién pusie­ron a parir a los que pre­ten­dían hacer una Cum­bre cari­ño­sa con la dere­cha regional.

Fue un lujo tam­bién escu­char en el encuen­tro de pre­si­den­tes a un Nico­lás Madu­ro que no dejó nada sin decir, que se “enca­bro­nó” para recla­mar­le a Oba­ma que saque sus nari­ces de la polí­ti­ca inter­na vene­zo­la­na, recor­dán­do­le que 14 millo­nes de fir­mas exi­gien­do que “anu­le el decre­to ya” no son pocas razo­nes para demos­trar­le que sus ame­na­zas han caí­do en el ridícu­lo, que deje de actuar como un refe­ren­te de la opo­si­ción escuá­li­da y que atien­da las mise­rias gene­ra­das por el capi­ta­lis­mo en su pro­pio país.
Un Rafael Correa que no qui­so dejar pasar la oca­sión para espe­tar­le a Oba­ma que “nues­tros pue­blos nun­ca más acep­ta­rán la tute­la, la inje­ren­cia, ni la inter­ven­ción” y que “lle­gó la hora de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia” de Amé­ri­ca Latina.
Un Evo Mora­les, que de mane­ra inha­bi­tual en él pre­fi­rió leer su dis­cur­so pre­ci­sa­men­te para no olvi­dar­se nin­gún pun­to ni nin­gu­na coma en el rela­to de tro­pe­lías come­ti­das por los Esta­dos Uni­dos con­tra el Ter­cer Mun­do. “Deje de usar el mie­do, las polí­ti­cas de terror, los con­di­cio­na­mien­tos de toda natu­ra­le­za, deje de com­por­tar­se como impe­rio”, sen­ten­ció el líder indí­ge­na boliviano.

Fren­te a este emba­te con­jun­to de pre­si­den­tes que repre­sen­tan a sus pue­blos, Oba­ma pre­fi­rió reti­rar su cuer­po de la mesa y no escu­char las ver­da­des que le arro­ja­ban como dar­dos. Fue tan bur­do en su des­cor­te­sía pro­to­co­lar que la pro­pia pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner iro­ni­zó sobre el tema, seña­lan­do: “No sé si esta­rá pre­sen­te el pre­si­den­te Oba­ma o si se habrá reti­ra­do, no alcan­zo a ver, ten­dría que poner­me los ante­ojos y no ten­go ganas, no está. No impor­ta, alguien se lo contará”.

Pero si fal­ta­ba algo, la esto­ca­da más filo­sa con­tra el dis­cur­so impe­rial sobre­vino en ese ámbi­to de la diplo­ma­cia de los pue­blos que fue la Cum­bre para­le­la lle­va­da a cabo en el Para­nin­fo de la Uni­ver­si­dad pana­me­ña. Allí don­de se recor­dó con memo­ria fér­til y no poco dolor a las miles de víc­ti­mas del bom­bar­deo e inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 1989, a los que tam­bién home­na­jeó el pre­si­den­te Madu­ro con­cu­rrien­do jun­to con fami­lia­res y mili­tan­tes pana­me­ños al his­tó­ri­co y com­ba­ti­vo barrio de Los Chorrillos.
La Cum­bre de los Pue­blos fue el esce­na­rio real de lo que ocu­rre en el con­ti­nen­te. Allí se habló de inde­pen­den­cia, de sobe­ra­nía, de luchas con­tra la mega­mi­ne­ria y los agro­tó­xi­cos, de la mal­dad que sig­ni­fi­ca el blo­queo de cin­co déca­das a Cuba o el sojuz­ga­mien­to impe­rial a Puer­to Rico.
Tam­bién se pudo escu­char, ya más en fami­lia, a Evo, Correa, Madu­ro, com­par­tien­do en un ida y vuel­ta sin pelos en la len­gua, lo impor­tan­te que había resul­ta­do esta Cum­bre para pro­pi­nar­le una des­co­mu­nal pali­za a los seño­res de Washing­ton. Por supues­to que aquí sí hubo decla­ra­ción final de fuer­te con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta y por la paz, lo que lamen­ta­ble­men­te no ocu­rrió en la Cum­bre ofi­cial por manio­bras con­ce­si­vas con el Impe­rio, que indu­da­ble­men­te, de haber­se pro­du­ci­do iba a salir doble­men­te magullado.

Lo dicho, Oba­ma y su repre­sen­ta­ción de un Impe­rio que no es inven­ci­ble, que­da­ron paté­ti­ca­men­te expues­tos en Pana­má. Podrán inven­tar­se todas las teo­rías y men­ti­ras que deseen (para eso siem­pre cuen­tan con los medios cor­po­ra­ti­vos que cubrie­ron la Cum­bre al gus­to de sus amos), inten­ta­rán inclu­so auto­con­ven­cer­se de que son cier­tos sus pro­pias pala­bras, de que “las rela­ción EEUU-Lati­noa­mé­ri­ca es la mejor en déca­das”, pero no enga­ñan a nadie. Más aún: segu­ra­men­te en los pró­xi­mos meses se pro­fun­di­za­rán las ini­cia­ti­vas de acer­ca­mien­to con Cuba e inclu­si­ve con Vene­zue­la, pro­duc­to del cam­bio de tác­ti­cas del Impe­rio fren­te a estas pali­zas que está sufrien­do en la bata­lla de ideas, más la bron­ca movi­li­za­da de nues­tros pueblos.
Oba­ma y sus mucha­chos inten­ta­rán mini­mi­zar las ave­rías sufri­das en su vehícu­lo blin­da­do (y arti­lla­do) en el cho­que con­tra el reju­ve­ne­ci­do tren lati­no­ame­ri­cano, pero los hechos hablan más que las pala­bras. Esta vez per­die­ron, digan lo que digan. Aho­ra fal­ta ir con todo hacia ade­lan­te para que levan­ten el blo­queo a Cuba y anu­len el decre­to ame­na­za­dor con­tra Vene­zue­la. Es lo que nos deben entre tan­tas agre­sio­nes producidas.
Por otra par­te, la ale­gría de hoy no sig­ni­fi­ca que haya que bajar la guar­dia: el Impe­rio y el capi­ta­lis­mo son per­ver­sos por defi­ni­ción y vol­ve­rán a pasar al ata­que, pero repi­to: obje­ti­va­men­te Pana­má se con­vir­tió coyun­tu­ral­men­te en la tum­ba de su pre­po­ten­cia y del dis­cur­so inje­ren­cis­ta. Por segun­da vez en estos últi­mos diez años, se le pudo decir al Impe­rio que “Amé­ri­ca se res­pe­ta”, y eso no es poca cosa.
Un párra­fo final para la movi­li­za­ción popu­lar lati­no­ame­ri­ca­na que acom­pa­ñó esta patria­da: allí están las nume­ro­sas Tri­bu­nas Anti­im­pe­ria­lis­tas que se rea­li­za­ron en varios paí­ses en coin­ci­den­cia con el even­to pana­me­ño. En Bra­sil, en El Sal­va­dor, en Méxi­co, y has­ta en Euro­pa. O aquí nomás, este pasa­do vier­nes en Bue­nos Aires, don­de diver­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res argen­ti­nas acam­pa­ron duran­te horas fren­te a la emba­ja­da yan­qui, repu­dia­ron al Impe­rio USA y al bri­tá­ni­co, se soli­da­ri­za­ron con Vene­zue­la Boli­va­ria­na y Cuba, y entre gri­tos y con­sig­nas le pren­die­ron fue­go a una ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na, sim­bo­li­zan­do en ese ges­to toda la des­co­mu­nal bron­ca que sus­ci­ta el accio­nar de Oba­ma y sus acólitos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.