En Pana­má el Impe­ria­lis­mo sufrió una des­co­mu­nal pali­za- Car­los Aznárez

Para Mís­ter Oba­ma la Cum­bre pana­me­ña se trans­for­mó en un abis­mo. O en otras pala­bras: el tiro le salió por la cula­ta. Den­tro de su esti­lo pre­po­ten­te habi­tual el Impe­rio supu­so que ame­na­zan­do a Vene­zue­la, el res­to de los paí­ses se some­te­ría a su man­da­to y como estu­vo ocu­rrien­do duran­te déca­das (cuan­do se impo­nía la doc­tri­na del “patio tra­se­ro”) acep­ta­rían sin chis­tar la recon­ven­ción de Washing­ton. Ocu­rrió todo lo con­tra­rio y si fal­ta­ba poner la guin­da en la tor­ta, Pana­má fue el esce­na­rio que dejó las cosas bien en claro.

Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be ser­mo­nea­ron otra vez al Tío Sam, lo pusie­ron en evi­den­cia como no ocu­rría des­de el 2005 en Mar del Pla­ta, cuan­do ese Coman­dan­te Eterno de los con­de­na­dos de la tie­rra, le gri­tó a Bush en pleno ros­tro, que al ALCA se lo meta don­de le quepa.
Sin embar­go, esta vic­to­ria de los pue­blos en la Cum­bre pana­me­ña adquie­re inclu­so mayor impor­tan­cia, ya que se pro­du­ce pre­ci­sa­men­te en un momen­to de peli­gro­sa ofen­si­va esta­dou­ni­den­se sobre el con­ti­nen­te. Al mis­mo tiem­po que la IV Flo­ta nave­ga en nues­tros ríos, las bases mili­ta­res pulu­lan por don­de se mire, y los pla­nes de inje­ren­cia abun­dan en nues­tros paí­ses con for­ma de bui­tres, escu­chas tele­fó­ni­cas, espio­na­je de alto nivel, y manio­bras mili­ta­res encu­bier­tas. A pesar de ello, o mejor dicho, en fun­ción de enfren­tar estas ace­chan­zas, algu­nos gobier­nos y pue­blos con­cu­rrie­ron a Pana­má con dis­cur­sos y accio­nes de una dig­ni­dad apabullante.

En esta cita alter­na­ti­va a la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas esta­rán pre­sen­tes todos los movi­mien­tos socia­les que ten­gan algo que decir sobre los gran­des y gra­ves pro­ble­mas que afec­tan a nues­tros pueblos.

La pre­sen­cia de Raúl Cas­tro con sus 56 años de Revo­lu­ción Socia­lis­ta en la mochi­la, sen­tán­do­se nue­va­men­te a una mesa de la que Cuba se reti­ra­ra hace 35 años, y mos­tran­do que el tiem­po no pasa para quie­nes man­tie­nen en alto los prin­ci­pios, se con­vir­tió en el momen­to de mayor con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta. Un Raúl (y un Fidel allá en la Isla) enfren­tan­do muy diplo­má­ti­ca­men­te a un Oba­ma empe­que­ñe­ci­do. Des­de la otra pun­ta de la mesa, tuvo que escu­char en cuer­po pre­sen­te (aún no se había fuga­do) que el blo­queo cri­mi­nal por él impul­sa­do, sigue cau­san­do dolor y muer­te al pue­blo cubano, que ya es hora de que se levan­te sin con­di­cio­nes y que ade­más devuel­van, los pira­tas de la barra y las estre­llas, ese terri­to­rio usur­pa­do lla­ma­do Guan­tá­na­mo. Pero sobre todo, el pre­si­den­te cubano reite­ró (en el dis­cur­so más aplau­di­do de la Cum­bre) su defen­sa irres­tric­ta de la agre­di­da Vene­zue­la, arro­jan­do por la bor­da esas fala­ces dudas de que en base a la doc­tri­na yan­qui del “garro­te y la zanaho­ria”, crea­da indu­da­ble­men­te para divi­dir a los pue­blos, Cuba iba a dar un paso al cos­ta­do en su rebel­día. No cono­cen quie­nes así pien­san, lo que siem­pre ha sig­ni­fi­ca­do para el gobierno y el pue­blo cubano la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y militante.

En este mis­mo terreno recon­for­tó a pro­pios y extra­ños vol­ver a com­pro­bar el nivel de con­cien­ti­za­ción polí­ti­ca y huma­na que mos­tra­ron los com­po­nen­tes de la dele­ga­ción cuba­na asu­mien­do como pro­pia la repre­sen­ta­ción de todos los que no tuvie­ron posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­par en la Cum­bre. Dicien­do con voz cla­ra y pre­ci­sa que con los mer­ce­na­rios y cóm­pli­ces del terro­ris­mo anti-cubano no se podía ni se debía dialogar.
Hacía déca­das que Cuba no actua­ba en estos tin­gla­dos mon­ta­dos con felo­nía por la OEA y gra­ti­fi­có com­pro­bar que los jóve­nes cuba­nos tie­nen la Revo­lu­ción a flor de labio y no se dejan ame­dren­tar por tri­qui­ñue­las buro­crá­ti­cas. Detrás de ellos, uni­dos como en una piña, los inte­gran­tes de la dele­ga­ción vene­zo­la­na tam­bién pusie­ron a parir a los que pre­ten­dían hacer una Cum­bre cari­ño­sa con la dere­cha regional.

Fue un lujo tam­bién escu­char en el encuen­tro de pre­si­den­tes a un Nico­lás Madu­ro que no dejó nada sin decir, que se “enca­bro­nó” para recla­mar­le a Oba­ma que saque sus nari­ces de la polí­ti­ca inter­na vene­zo­la­na, recor­dán­do­le que 14 millo­nes de fir­mas exi­gien­do que “anu­le el decre­to ya” no son pocas razo­nes para demos­trar­le que sus ame­na­zas han caí­do en el ridícu­lo, que deje de actuar como un refe­ren­te de la opo­si­ción escuá­li­da y que atien­da las mise­rias gene­ra­das por el capi­ta­lis­mo en su pro­pio país.
Un Rafael Correa que no qui­so dejar pasar la oca­sión para espe­tar­le a Oba­ma que “nues­tros pue­blos nun­ca más acep­ta­rán la tute­la, la inje­ren­cia, ni la inter­ven­ción” y que “lle­gó la hora de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia” de Amé­ri­ca Latina.
Un Evo Mora­les, que de mane­ra inha­bi­tual en él pre­fi­rió leer su dis­cur­so pre­ci­sa­men­te para no olvi­dar­se nin­gún pun­to ni nin­gu­na coma en el rela­to de tro­pe­lías come­ti­das por los Esta­dos Uni­dos con­tra el Ter­cer Mun­do. “Deje de usar el mie­do, las polí­ti­cas de terror, los con­di­cio­na­mien­tos de toda natu­ra­le­za, deje de com­por­tar­se como impe­rio”, sen­ten­ció el líder indí­ge­na boliviano.

Fren­te a este emba­te con­jun­to de pre­si­den­tes que repre­sen­tan a sus pue­blos, Oba­ma pre­fi­rió reti­rar su cuer­po de la mesa y no escu­char las ver­da­des que le arro­ja­ban como dar­dos. Fue tan bur­do en su des­cor­te­sía pro­to­co­lar que la pro­pia pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner iro­ni­zó sobre el tema, seña­lan­do: “No sé si esta­rá pre­sen­te el pre­si­den­te Oba­ma o si se habrá reti­ra­do, no alcan­zo a ver, ten­dría que poner­me los ante­ojos y no ten­go ganas, no está. No impor­ta, alguien se lo contará”.

Pero si fal­ta­ba algo, la esto­ca­da más filo­sa con­tra el dis­cur­so impe­rial sobre­vino en ese ámbi­to de la diplo­ma­cia de los pue­blos que fue la Cum­bre para­le­la lle­va­da a cabo en el Para­nin­fo de la Uni­ver­si­dad pana­me­ña. Allí don­de se recor­dó con memo­ria fér­til y no poco dolor a las miles de víc­ti­mas del bom­bar­deo e inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 1989, a los que tam­bién home­na­jeó el pre­si­den­te Madu­ro con­cu­rrien­do jun­to con fami­lia­res y mili­tan­tes pana­me­ños al his­tó­ri­co y com­ba­ti­vo barrio de Los Chorrillos.
La Cum­bre de los Pue­blos fue el esce­na­rio real de lo que ocu­rre en el con­ti­nen­te. Allí se habló de inde­pen­den­cia, de sobe­ra­nía, de luchas con­tra la mega­mi­ne­ria y los agro­tó­xi­cos, de la mal­dad que sig­ni­fi­ca el blo­queo de cin­co déca­das a Cuba o el sojuz­ga­mien­to impe­rial a Puer­to Rico.
Tam­bién se pudo escu­char, ya más en fami­lia, a Evo, Correa, Madu­ro, com­par­tien­do en un ida y vuel­ta sin pelos en la len­gua, lo impor­tan­te que había resul­ta­do esta Cum­bre para pro­pi­nar­le una des­co­mu­nal pali­za a los seño­res de Washing­ton. Por supues­to que aquí sí hubo decla­ra­ción final de fuer­te con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta y por la paz, lo que lamen­ta­ble­men­te no ocu­rrió en la Cum­bre ofi­cial por manio­bras con­ce­si­vas con el Impe­rio, que indu­da­ble­men­te, de haber­se pro­du­ci­do iba a salir doble­men­te magullado.

Lo dicho, Oba­ma y su repre­sen­ta­ción de un Impe­rio que no es inven­ci­ble, que­da­ron paté­ti­ca­men­te expues­tos en Pana­má. Podrán inven­tar­se todas las teo­rías y men­ti­ras que deseen (para eso siem­pre cuen­tan con los medios cor­po­ra­ti­vos que cubrie­ron la Cum­bre al gus­to de sus amos), inten­ta­rán inclu­so auto­con­ven­cer­se de que son cier­tos sus pro­pias pala­bras, de que “las rela­ción EEUU-Lati­noa­mé­ri­ca es la mejor en déca­das”, pero no enga­ñan a nadie. Más aún: segu­ra­men­te en los pró­xi­mos meses se pro­fun­di­za­rán las ini­cia­ti­vas de acer­ca­mien­to con Cuba e inclu­si­ve con Vene­zue­la, pro­duc­to del cam­bio de tác­ti­cas del Impe­rio fren­te a estas pali­zas que está sufrien­do en la bata­lla de ideas, más la bron­ca movi­li­za­da de nues­tros pueblos.
Oba­ma y sus mucha­chos inten­ta­rán mini­mi­zar las ave­rías sufri­das en su vehícu­lo blin­da­do (y arti­lla­do) en el cho­que con­tra el reju­ve­ne­ci­do tren lati­no­ame­ri­cano, pero los hechos hablan más que las pala­bras. Esta vez per­die­ron, digan lo que digan. Aho­ra fal­ta ir con todo hacia ade­lan­te para que levan­ten el blo­queo a Cuba y anu­len el decre­to ame­na­za­dor con­tra Vene­zue­la. Es lo que nos deben entre tan­tas agre­sio­nes producidas.
Por otra par­te, la ale­gría de hoy no sig­ni­fi­ca que haya que bajar la guar­dia: el Impe­rio y el capi­ta­lis­mo son per­ver­sos por defi­ni­ción y vol­ve­rán a pasar al ata­que, pero repi­to: obje­ti­va­men­te Pana­má se con­vir­tió coyun­tu­ral­men­te en la tum­ba de su pre­po­ten­cia y del dis­cur­so inje­ren­cis­ta. Por segun­da vez en estos últi­mos diez años, se le pudo decir al Impe­rio que “Amé­ri­ca se res­pe­ta”, y eso no es poca cosa.
Un párra­fo final para la movi­li­za­ción popu­lar lati­no­ame­ri­ca­na que acom­pa­ñó esta patria­da: allí están las nume­ro­sas Tri­bu­nas Anti­im­pe­ria­lis­tas que se rea­li­za­ron en varios paí­ses en coin­ci­den­cia con el even­to pana­me­ño. En Bra­sil, en El Sal­va­dor, en Méxi­co, y has­ta en Euro­pa. O aquí nomás, este pasa­do vier­nes en Bue­nos Aires, don­de diver­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res argen­ti­nas acam­pa­ron duran­te horas fren­te a la emba­ja­da yan­qui, repu­dia­ron al Impe­rio USA y al bri­tá­ni­co, se soli­da­ri­za­ron con Vene­zue­la Boli­va­ria­na y Cuba, y entre gri­tos y con­sig­nas le pren­die­ron fue­go a una ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na, sim­bo­li­zan­do en ese ges­to toda la des­co­mu­nal bron­ca que sus­ci­ta el accio­nar de Oba­ma y sus acólitos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *