Pana­má- Sil­vio Ridriguez

Aca­bo de hablar con un com­pa­ñe­ro de la tele­vi­sión, que me pedía uno de los temas del con­cier­to, para usar­lo hoy en algo de la Cum­bre de Pana­má. Expli­cán­do­le que aún no había podi­do escu­char el soni­do que salió en la trans­mi­sión y que antes de dar luz ver­de debía revi­sar­lo, me acor­dé del agu­do comen­ta­rio del [email protected] Romeo el que no escri­be, y pen­sé que val­dría la pena empe­zar esta nota expli­can­do que auto­ri­zar a que un con­cier­to sal­ga en direc­to al aire, al menos a mi me gene­ra un con­flic­to interno. Y no es por fal­ta de faci­li­da­des de la tele­vi­sión, con la que tene­mos muy bue­nas rela­cio­nes. Ha habi­do casos en que yo mis­mo he cer­ti­fi­ca­do el soni­do que la mesa nues­tra le entre­ga al camión de la TV, pero cuan­do des­pués lo han tras­mi­ti­do la músi­ca se ha escu­cha­do chi­llo­na, horrorosa.

Un com­pa­ñe­ro téc­ni­co del ICRT me dijo una vez que el cri­te­rio de trans­mi­sión se hacía pen­san­do en que la mayo­ría de los tele­vi­so­res de Cuba eran rusos, con boci­nas de pocos cen­tí­me­tros, que repro­du­cen muchas fre­cuen­cias medias y altas, y que por eso se cor­ta­ban las bajas. Ade­más de dudar de que actual­men­te la mayo­ría de los tele­vi­so­res cuba­nos sigan sien­do rusos, a mi el razo­na­mien­to de este com­pa­ñe­ro me pare­ció un des­pro­pó­si­to, por­que para una boci­na peque­ña yo enfa­ti­za­ra pre­ci­sa­men­te las bajas fre­cuen­cias, para tra­tar de com­pen­sar el diá­me­tro que le fal­ta a la boci­na. Mis­te­rios de este mundo.
Pero, yen­do a sus­tan­cia: Yo par­ti­ci­pé en la Cum­bre de Mar del Pla­ta, con Chá­vez y Kirch­ner fren­te a Busch, la que aca­bó con el inten­to de impo­ner­nos el ALCA y lan­zó el ALBA. Hace ape­nas unos días no sabía que iba a par­ti­ci­par en la de Pana­má, y hoy, ya en casa, pue­do con­tar el vér­ti­go en pasado.
No espe­ra­ba la invi­ta­ción, pero dije que sí ense­gui­da, como siem­pre he res­pon­di­do a este tipo de lla­ma­dos. La ver­dad es que he defen­di­do mucho que se aca­be el blo­queo. Si he sido sol­da­do de algo, ha sido de eso. Pri­me­ro por lo injus­to, por lo cruel, por el enor­me daño que ha hecho al pue­blo de Cuba y al desa­rro­llo del país. Y es que ha sido un blo­queo lle­va­do a nive­les exqui­si­tos, una tor­tu­ra de tuer­cas que no han para­do de apre­tar, lo que nos ha ali­men­tan­do el bási­co ins­tin­to de la supervivencia.
“Soy enemi­go de mi, y soy ami­go de lo que he soña­do que soy”. Fue algo que can­té hace mucho, y aún suscribo.

Vaya si hay cosas más impor­tan­tes que el soni­do de un con­cier­to. Ese es uno de los míni­mos cos­tes que sue­len tener estos gran­des even­tos, don­de los músi­cos aca­so somos deta­lles de color en esce­na­rios de ver­da­de­ros dra­mas. Pero qué pri­vi­le­gio par­ti­ci­par en un even­to que resu­me ver­da­des tras­cen­den­tes para millo­nes de per­so­nas. Qué bien saber­se par­te de un esfuer­zo que hon­ra a la His­to­ria con­ti­nen­tal, la que tes­ti­mo­nia el afán de jus­ti­cia y los puros deseos de que todo, aun­que sea a pasi­tos, cada vez sea mejor.

Sus­cri­bo el dis­cur­so de Raúl, no sólo por res­pe­to al com­pa­ñe­ro octo­ge­na­rio que se ha juga­do por su pue­blo des­de que era un ado­les­cen­te. Es que sólo dijo ver­da­des. Así lo rati­fi­ca­rá la His­to­ria, como lo hicie­ron varios pre­si­den­tes, entre ellos Cris­ti­na, que me aguó los ojos cuan­do dijo: Cuba está aquí por­que luchó por más de 60 años con una dig­ni­dad sin pre­ce­den­tes, con un pue­blo que sufrió y sufre aún muchas penu­rias, y por­que ese pue­blo fue diri­gi­do por líde­res que no trai­cio­na­ron su lucha. En ese momen­to, como dicen que pasa cuan­do uno se mue­re, des­fi­la­ron en el recuer­do situa­cio­nes extre­mas, vivi­das en todos estos años, ros­tros de cono­ci­dos y des­co­no­ci­dos que caye­ron en dis­tin­tos fren­tes o se fue­ron luchan­do para que lle­gá­ra­mos a un día como hoy… que no sé si logra­rá ser un fin o un comien­zo, pero sé que se va a recordar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *