4 millo­nes de muer­tos en Afga­nis­tán, Pakis­tán e Irak des­de 1990

JPEG - 38.5 KB
Vis­tas des­de Asia, las gue­rras occi­den­ta­les no han apor­ta­do ayu­da ni demo­cra­cia. Tam­po­co han ven­ga­do los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Sólo han sem­bra­do muer­te y desolación.

Un impor­tan­te estu­dio demues­tra que la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos ha mata­do a 2 millo­nes de per­so­nas. Pero sólo se tra­ta de un con­teo par­cial de las muer­tes de las que Occi­den­te es res­pon­sa­ble en Irak y Afga­nis­tán des­de hace más de 2 décadas.

El mes pasa­do, Phy­si­cians for Social Res­pon­si­bi­lity (PSR), pres­ti­gio­sa ONG con sede en Washing­ton DC, publi­có un estu­dio cla­ve [dis­po­ni­ble para su des­car­ga a tra­vés del víncu­lo que apa­re­ce al final de este tra­ba­jo]. Ese estu­dio demues­tra que el balan­ce sobre las pér­di­das de vidas huma­nas de más de una déca­da de «gue­rra con­tra el terro­ris­mo», des­de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, se ele­va como míni­mo a 1,3 millo­nes de muer­tos. Según esta ONG, ese con­teo podría alcan­zar inclu­so los 2 millones.

Publi­ca­do por un equi­po de doc­to­res que obtu­vo el Pre­mio Nobel de la Paz [En 1985, cuan­do ganar ese pre­mio toda­vía sig­ni­fi­ca­ba algo. Nota de la Red Vol­tai­re.], este infor­me de 97 pági­nas es el pri­mer con­teo del núme­ro total de bajas civi­les pro­vo­ca­das por las inter­ven­cio­nes «anti­te­rro­ris­tas» des­ata­das bajo la égi­da de Esta­dos Uni­dos con­tra Irak, Afga­nis­tán y Pakistán.

Este infor­me del PSR fue redac­ta­do por un equi­po inter­dis­ci­pli­na­rio de exper­tos de pri­me­ra línea en mate­ria de salud públi­ca, entre los que se encuen­tra el Dr. Robert Gould, direc­tor a car­go de la sen­si­bi­li­za­ción y la edu­ca­ción de los pro­fe­sio­na­les de la salud en Cen­tro Médi­co de Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia (San Fran­cis­co). Entre sus redac­to­res tam­bién pode­mos citar al pro­fe­sor Tim Taka­ro, quien ense­ña en la Facul­tad de Cien­cias de la Salud de la Uni­ver­si­dad Simon Fra­ser (Cana­dá).

Sin embar­go, este estu­dio ha sido casi total­men­te igno­ra­do por los medios de difu­sión angló­fo­nos [al igual que por la pren­sa fran­có­fo­na y por la pren­sa en espa­ñol. Nota de la Red Vol­tai­re.]. Se tra­ta del pri­mer inten­to –rea­li­za­do por una orga­ni­za­ción mun­dial­men­te pres­ti­gio­sa– de pre­sen­tar un cálcu­lo cien­tí­fi­ca­men­te rea­li­za­do del núme­ro de per­so­nas muer­tas a cau­sa de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» des­ata­da por Esta­dos Uni­dos [, Fran­cia] y Gran Bretaña.

Cui­da­do con las lagunas

El Dr. Hans von Spo­neck, ex secre­ta­rio gene­ral adjun­to de la ONU, des­cri­be este infor­me del PSR como una

«impor­tan­te con­tri­bu­ción para redu­cir el abis­mo entre los esti­ma­dos con­fia­bles sobre las víc­ti­mas de la gue­rra –en par­ti­cu­lar la cifra de civi­les en Irak, Afga­nis­tán y Pakis­tán– y los balan­ces ten­den­cio­sos, mani­pu­la­dos e inclu­so falsificados».

Este estu­dio con­tie­ne un reexa­men cien­tí­fi­co de los anti­guos esti­ma­dos sobre el núme­ro de víc­ti­mas de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo». En el caso de Irak, el estu­dio es par­ti­cu­lar­men­te crí­ti­co al refe­rir­se al balan­ce habi­tual­men­te cita­do por los gran­des medios de difu­sión, o sea los 110 000 muer­tos que expo­ne el Iraq Body Count (IBC). Esas cifras se obtu­vie­ron median­te el con­teo de las bajas civi­les anun­cia­das en los medios de pren­sa. Pero el PSR ha encon­tra­do gra­ves lagu­nas y otros pro­ble­mas meto­do­ló­gi­cos en esa for­ma de conteo.

Por ejem­plo, de los 40 000 cadá­ve­res ente­rra­dos en Nayaf des­de el ini­cio de la gue­rra de Irak en 2003, el IBC con­tó sola­men­te 1 354 muer­tos en esa ciu­dad duran­te el mis­mo perio­do. Ese ejem­plo indi­ca la gran dife­ren­cia entre las cifras del IBC en la ciu­dad de Nayaf y el balan­ce real. En este caso, las cifras reales son 30 veces superiores.

La base de datos del IBC está lle­na de esas dife­ren­cias [entre las cifras que regis­tra y la reali­dad]. En otro ejem­plo, esta orga­ni­za­ción regis­tró sola­men­te 3 incur­sio­nes aéreas en cier­to momen­to de 2005. En reali­dad, la can­ti­dad de ata­ques aéreos había aumen­ta­do aquel año de 25 a 120. Nue­va­men­te, los datos refle­ja­dos son 40 veces infe­rio­res a la realidad.

Según el infor­me del PSR, el con­tro­ver­ti­do estu­dio de la revis­ta bri­tá­ni­ca The Lan­cet, que había esti­ma­do en 655 000 el núme­ro de muer­tos en Irak entre 2003 y 2006 –y en más de 1 millón has­ta hoy, median­te una extra­po­la­ción– esta­ba pro­ba­ble­men­te mucho más cer­ca de la reali­dad que las cifras del IBC. En reali­dad, este infor­me con­fir­ma un cua­si con­sen­so entre los epi­de­mió­lo­gos sobre la con­fia­bi­li­dad del estu­dio publi­ca­do en The Lan­cet.

A pesar de una serie de crí­ti­cas jus­ti­fi­ca­das, la meto­do­lo­gía esta­dís­ti­ca apli­ca­da en ese tra­ba­jo es el mode­lo uni­ver­sal­men­te reco­no­ci­do para deter­mi­nar la can­ti­dad de muer­tos en las zonas de con­flic­to. Por cier­to, es la que uti­li­zan los gobier­nos y las agen­cias internacionales.

Una nega­ción politizada

El PSR ana­li­zó tam­bién la meto­do­lo­gía y las con­clu­sio­nes de otros estu­dios que indi­can un balan­ce infe­rior de pér­di­das huma­nas, como un artícu­lo del New England Jour­nal of Medi­ci­ne que tam­bién con­tie­ne cier­ta can­ti­dad de lagunas.

El men­cio­na­do artícu­lo no tie­ne en cuen­ta las cifras de las pro­vin­cias más afec­ta­das por las ope­ra­cio­nes mili­ta­res, o sea Bag­dad, al-Anbar y Nini­ve. En reali­dad, el artícu­lo del New England Jour­nal of Medi­ci­ne se basa en los datos erró­neos del IBC al extra­po­lar las cifras sobre esas regio­nes. Y tam­bién impu­so «res­tric­cio­nes moti­va­das por razo­nes polí­ti­cas» a la reco­lec­ción y aná­li­sis de los datos. Por ejem­plo, las entre­vis­tas fue­ron rea­li­za­das por el minis­te­rio ira­quí de Salud, en aquel momen­to «total­men­te depen­dien­te de la poten­cia ocu­pan­te». Bajo la pre­sión de Esta­dos Uni­dos– ese minis­te­rio ira­quí se había nega­do a publi­car sus datos sobre las muer­tes de ira­quíes ofi­cial­men­te registradas.

En par­ti­cu­lar, el PSR ana­li­zó las ale­ga­cio­nes de Michael Spa­get, John Slo­bo­da y otros crí­ti­cos que des­cri­bie­ron como «frau­du­len­tos» los méto­dos de reco­gi­da de datos del estu­dio de The Lan­cet. Según la ONG, tales argu­men­tos care­cen de fundamento.

Las pocas «crí­ti­cas legí­ti­mas», según el PSR, «no afec­tan la cre­di­bi­li­dad de los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes de The Lan­cet en su con­jun­to. Esas cifras siguen sien­do los mejo­res esti­ma­dos actual­men­te dis­po­ni­bles». Las con­clu­sio­nes de «The Lan­cet» tam­bién se ven corro­bo­ra­das por los datos de un nue­vo estu­dio rea­li­za­do por la revis­ta cien­tí­fi­ca PLOS Medi­ci­ne, que con­ta­bi­li­zó 500 000 víc­ti­mas de la gue­rra en Irak. En total, el PSR ha logra­do deter­mi­nar que la can­ti­dad más pro­ba­ble de muer­tos civi­les en ese país des­de 2003 ascien­de a 1 millón.

El estu­dio del PSR agre­ga a ese balan­ce al menos 220 000 muer­tos en Afga­nis­tán y 80 000 en Pakis­tán, víc­ti­mas direc­tas o indi­rec­tas de la cam­pa­ña mili­tar enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos. En otras pala­bras, esta ONG pre­sen­ta un «esti­ma­do con­ser­va­dor» que se ele­va a 1,3 millo­nes de muer­tos en Irak, Afga­nis­tán y Pakis­tán. Sin embar­go, las cifras reales podrían fácil­men­te «sobre­pa­sar los 2 millo­nes».

Pero el pro­pio estu­dio del PSR tam­bién pre­sen­ta cier­tas lagu­nas. Pri­me­ra­men­te, la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» ini­cia­da des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001 no era nada nue­vo sino una sim­ple pro­lon­ga­ción de las polí­ti­cas inter­ven­cio­nis­tas ya ini­cia­das ante­rior­men­te en Irak y Afganistán.

Por otra lado, la caren­cia de datos sobre Afga­nis­tán sig­ni­fi­ca que el estu­dio del PSR pro­ba­ble­men­te sub­es­ti­mó el balan­ce de bajas huma­nas en ese país.

Irak

La gue­rra de Irak no comen­zó en 2003 sino en 1991, con la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, a la que siguió la apli­ca­ción de un régi­men de san­cio­nes impues­to a tra­vés de la ONU.

Un estu­dio ante­rior del pro­pio PSR, rea­li­za­do por la enton­ces demó­gra­fa del Buró de Cen­sos de Esta­dos Uni­dos Beth Dapon­te, ha demos­tra­do que la can­ti­dad de muer­tes de ira­quíes pro­vo­ca­das por la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo se ele­va­ba a cer­ca de 200 000, prin­ci­pal­men­te víc­ti­mas civi­les [1]. Aquel estu­dio fue cen­su­ra­do por las autoridades.

Des­pués de la reti­ra­da de la coa­li­ción enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos, [la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo] pro­si­guió en el plano eco­nó­mi­co, a tra­vés de las san­cio­nes de la ONU, impues­tas por Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña. El pre­tex­to que se invo­có para jus­ti­fi­car aque­llas san­cio­nes fue impe­dir que el pre­si­den­te Sadam Husein logra­se tener acce­so a los ele­men­tos nece­sa­rios para la fabri­ca­ción de posi­bles armas de des­truc­ción masi­va. Pero bajo aquel embar­go, los bie­nes cuyo acce­so se prohi­bió a Irak incluían gran can­ti­dad de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, indis­pen­sa­bles para la pobla­ción civil.

Cifras de la ONU, que nun­ca han sido pues­tas en dudas, demues­tran que alre­de­dor de 1,7 millo­nes de civi­les ira­quíes murie­ron por cau­sa de ese bru­tal régi­men de san­cio­nes impues­to por Occi­den­te y que la mitad de esos muer­tos fue­ron niños [2].

Y pare­ce que las san­cio­nes tenían como obje­ti­vo pro­vo­car esa gran can­ti­dad de muer­tos. Entre los bie­nes prohi­bi­dos [a Irak] por las san­cio­nes de la ONU esta­ban los pro­duc­tos quí­mi­cos y el equi­pa­mien­to esen­cial para el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ira­quí de tra­ta­mien­to del agua. El pro­fe­sor Tho­mas Nagy, de la Escue­la de Comer­cia de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washing­ton, des­cu­brió un docu­men­to secre­to de la agen­cia de inte­li­gen­cia del Pen­tá­gono (la DIA, Defen­ce Inte­lli­gen­ce Agency), docu­men­to que, según el pro­fe­sor Nagy, constituye

«un plan ini­cial de geno­ci­dio con­tra el pue­blo iraquí».

En un artícu­lo cien­tí­fi­co redac­ta­do en el mar­co de la Aso­cia­ción de Inves­ti­ga­do­res sobre los Geno­ci­dios de la Uni­ver­si­dad de Mani­to­ba (Cana­dá), el pro­fe­sor Nagy expli­có que el docu­men­to de la DÍA reve­la­ba con «lujo deta­lles, un méto­do per­fec­ta­men­te ope­ra­cio­nal para “degra­dar com­ple­ta­men­te el sis­te­ma de tra­ta­mien­to de aguas” de toda una nación» a lo lar­go de una déca­da. De esa mane­ra, la polí­ti­ca de san­cio­nes crearía

«las con­di­cio­nes favo­ra­bles a la amplia pro­pa­ga­ción de enfer­me­da­des, como epi­de­mias de gran enver­ga­du­ra (…) liqui­dan­do así gran par­te de la pobla­ción ira­quí» [3].

Por con­si­guien­te, sólo en el caso de Irak, la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra ese país mató 1,9 millo­nes de ira­quíes, des­de 1991 has­ta 2003. Y a par­tir de 2003 se regis­tran más o menos 1 millón de muer­tes más. Así que la agre­sión de Esta­dos Uni­dos con­tra Irak cos­tó en total cer­ca de 3 millo­nes de vidas de iraquíes.

Afga­nis­tán

En Afga­nis­tán, el núme­ro total de víc­ti­mas men­cio­na­do en el esti­ma­do del PSR tam­bién pare­ce estar muy por deba­jo de la reali­dad. Seis meses des­pués de la cam­pa­ña de bom­bar­deos de 2001, el perio­dis­ta del Guar­dian Jonathan Stee­le reve­ló que entre 1 300 y 8 000 afga­nos habían sido víc­ti­mas mor­ta­les direc­tas [4]. Stee­le agre­ga­ba que las con­se­cuen­cias de la gue­rra habían pro­vo­ca­do un exce­so de mor­ta­li­dad al pro­vo­car la muer­te de unas 50 000 personas.

En su libro, Body Count: Glo­bal Avoi­da­ble Mor­ta­lity Sin­ce 1950, el pro­fe­sor Gideon Pol­ya apli­có la mis­ma meto­do­lo­gía que el Guar­dian para ana­li­zar los datos anua­les de mor­ta­li­dad de la Divi­sión de Pobla­ción de la ONU [5]. Así pudo cal­cu­lar las cifras plau­si­bles del exce­so de mor­ta­li­dad en Afga­nis­tán. Bio­quí­mi­co reti­ra­do de la Uni­ver­si­dad de La Tro­be (Mel­bour­ne, Aus­tra­lia), Pol­ya lle­gó a la con­clu­sión de que el total de dece­sos evi­ta­bles en Afga­nis­tán –país en esta­do de gue­rra per­ma­nen­te des­de 2001 y some­ti­do a las pri­va­cio­nes que le impo­ne el ocu­pan­te– se ele­va­ba a 3 millo­nes (entre los que se cuen­tan los falle­ci­mien­tos de 900 000 niños de menos de 5 años).

Aun­que nin­gu­na revis­ta uni­ver­si­ta­ria publi­có los des­cu­bri­mien­tos del pro­fe­sor Pol­ya, el estu­dio que pre­sen­ta en Body Count, su libro de 2007, ha sido reco­men­da­do por Jac­que­li­ne Carri­gan, pro­fe­so­ra de socio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Esta­do de Cali­for­nia [6]. Jac­que­li­ne Carri­gan ha pre­sen­ta­do este estu­dio como «una mina de datos sobre la situa­ción glo­bal de la mor­ta­li­dad» en una rese­ña publi­ca­da en la revis­ta Socia­lism and Demo­cracy de las edi­cio­nes uni­ver­si­ta­rias Routledge.

Como en el caso de Irak, la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán comen­zó, mucho antes del 11 de sep­tiem­bre de 2001, en 1992 bajo la for­ma de una ayu­da mili­tar, logís­ti­ca y finan­cie­ra clan­des­ti­na de Esta­dos Uni­dos a los tali­ba­nes. Aque­lla ayu­da secre­ta favo­re­ció la con­quis­ta vio­len­ta de cer­ca del 90% del terri­to­rio afgano por par­te de los tali­ba­nes [7].

En 2001, la Aca­de­mia Nacio­nal de Cien­cias publi­có un infor­me titu­la­do For­ced Migra­tion and Mor­ta­lity [8]. En ese estu­dio, Ste­ven Hansch –epi­de­mió­lo­go de pri­mer plano y direc­tor de Relief Inter­na­tio­nal– sub­ra­ya­ba que el incre­men­to de la mor­ta­li­dad pro­vo­ca­do en los años 1990 por las con­se­cuen­cias de la gue­rra había deja­do entre 200 000 y 2 millo­nes de muer­tos en Afga­nis­tán. Por supues­to, la Unión Sovié­ti­ca es en par­te res­pon­sa­ble de la devas­ta­ción de la infra­es­truc­tu­ra civil de ese país, la cual creó las bases de ese desas­tre humanitario.

Al adi­cio­nar­las, esas cifras sugie­ren que en Afga­nis­tán el balan­ce total de las con­se­cuen­cias direc­tas e indi­rec­tas de las ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses [y occi­den­ta­les] des­de el ini­cio de los años 1990 has­ta el día de hoy podría ser esti­ma­do entre 3 y 5 millo­nes de muertos.

La nega­ción

Según las cifras que aca­ba­mos de estu­diar, el total de muer­tes pro­vo­ca­das por las inter­ven­cio­nes occi­den­ta­les en Irak y Afga­nis­tán des­de los años 1990 –entre las muer­tes pro­vo­ca­das direc­ta­men­te por la gue­rra y las que se deben a las pri­va­cio­nes pro­vo­ca­das a lar­go pla­zo por la gue­rra– podría ele­var­se a unos 4 millo­nes: 2 millo­nes de muer­tos en Irak entre 1990 y 2003 y 2 millo­nes a cau­sa de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo». Si toma­mos en cuen­ta los ele­va­dos esti­ma­dos sobre el exce­so de mor­ta­li­dad [con­se­cuen­cia de la gue­rra] en Afga­nis­tán, este balan­ce podría ele­var­se inclu­so a 6 u 8 millo­nes de muertos.

Es posi­ble que esas cifras sean dema­sia­do altas pero nun­ca podre­mos saber­lo con cer­te­za. En efec­to, las polí­ti­cas de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos y de Gran Bre­ta­ña con­sis­ten en no con­ta­bi­li­zar las muer­tes de civi­les pro­vo­ca­das por sus ope­ra­cio­nes, muer­tes con­si­de­ra­das como inci­den­tes sin interés.

Debi­do a la gra­ve caren­cia de datos en Irak, a la cua­si total inexis­ten­cia de archi­vos en Afga­nis­tán así como a la indi­fe­ren­cia de los gobier­nos occi­den­ta­les ante todo lo con­cer­nien­te a las muer­tes de civi­les, resul­ta lite­ral­men­te impo­si­ble deter­mi­nar la ver­da­de­ra can­ti­dad de falle­ci­mien­tos que esas inter­ven­cio­nes han provocado.

Al no exis­tir ni la más míni­ma posi­bi­li­dad de com­pro­bar­las, esas cifras pro­por­cio­nan esti­ma­dos plau­si­bles basa­dos en la apli­ca­ción de la meto­do­lo­gía esta­dís­ti­ca basa­da en las mejo­res prue­bas dis­po­ni­bles –aún tra­tán­do­se de prue­bas par­ti­cu­lar­men­te esca­sas. A fal­ta de datos pre­ci­sos, estos esti­ma­dos nos pro­por­cio­nan una idea de la mag­ni­tud de la destrucción.

La mayo­ría de esas muer­tes fue­ron jus­ti­fi­ca­das invo­can­do la lucha con­tra la tira­nía y con­tra el terro­ris­mo. Sin embar­go, gra­cias al silen­cio cóm­pli­ce de los medios masi­vos de difu­sión, la mayo­ría de la ciu­da­da­nía no tie­ne la menor idea del ver­da­de­ro alcan­ce de este terror per­ma­nen­te que la tira­nía esta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­ca impu­so en Afga­nis­tán e Irak, en nom­bre de los ciu­da­da­nos de Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Unido.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

Docu­men­tos adjuntos

[1] “Toting the Casual­ties of War”, Bloom­berg Busi­ness, 5 de febre­ro de 2013.

[2] Behind the War on Terror: Wes­tern Secret Stra­tegy and the Strug­gle for Iraq, Nafeez M. Ahmed, New Society Publishers, 1º de sep­tiem­bre de 2003).

[3] “The Role of Iraq Water Treat­ment Vul­ne­ra­bi­li­ties in Hal­ting One Geno­ci­de and Pre­ven­ting Others”, Tho­mas J. Nagy, Asso­cia­tion of Geno­ci­de Scho­lars, 12 de junio de 2001.

[4] “For­got­ten vic­tims”, Jonathan Stee­le, The Guar­dian, 20 de mayo de 2002.

[5] Body Count Glo­bal Avoi­da­ble Mor­ta­lity Sin­ce 1950, Gideon Pol­ya, G.M. Pol­ya, Mel­bour­ne (2007).

[6] “Body Count: Glo­bal Avoi­da­ble Mor­ta­lity Sin­ce 1950”, Jac­que­li­ne Carri­gan, Socia­lism and Demo­cracy, 13 de abril de 2011.

[7] “Isla­mic Sta­te is the can­cer of modern capi­ta­lism”, Nafeez M. Ahmed, Midd­le East Eye, 27 de mar­zo de 2015.

[8] For­ced Migra­tion and Mor­ta­lity, Holly E. Reed and Char­les B. Keely, Edi­tors; Round­ta­ble on the Demo­graphy of For­ced Migra­tion; Com­mit­tee on Popu­la­tion; Divi­sion of Beha­vio­ral and Social Scien­ces and Edu­ca­tion; Natio­nal Research Coun­cil (2001).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *