Si en Mar de Pla­ta se ente­rró el ALCA, en Pana­má se pul­ve­ri­za­ra la polí­ti­ca exte­rior de los EEUU- Oglis Ramos

jacobson.jpg_1718483346

Amé­ri­ca Lati­na afi­na los últi­mos deta­lles para asis­tir a la sép­ti­ma Cum­bre de las Amé­ri­cas, la cual no ha deja­do resul­ta­dos con­cre­tos en nin­guno de los plan­tea­mien­tos hechos en sus con­clu­sio­nes fina­les de todos los encuen­tros rea­li­za­dos. Los Esta­dos Uni­dos man­tie­nen una posi­ción de inter­ven­ción polí­ti­ca y para esto usa estos even­tos con la fina­li­dad de mos­trar­se ante el mun­do como el gran pro­mo­tor de encuen­tros y diá­lo­gos con los paí­ses de Amé­ri­ca lati­na. La Casa Blan­ca bus­ca res­ca­tar lo que ha per­di­do en Amé­ri­ca del Sur y es el con­trol de lo que ellos lla­man “patio tra­se­ro”, el cual hace varias lunas atrás dejo de ser­lo y esto por las rebe­lio­nes que mar­ca­ron un hecho his­tó­ri­co con­tra las polí­ti­cas de Washing­ton don­de vie­nen cau­san­do más que preo­cu­pa­ción; un seve­ro dolor de cabe­za para los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses; esto dado que, mien­tras aprie­tan el gati­llo en el Medio Orien­te, encien­den la hogue­ra en Euro­pa y pier­den terreno en Asia, la Amé­ri­ca toda; se uni­fi­co con­tra el impe­ria­lis­mo y sus polí­ti­cas del garro­te, lo cual cau­so que los EEUU bus­ca­ran dar un giro y vira­ran el timón en res­ca­tar lo que ellos creen que les pertenece.

El cam­bio de polí­ti­ca hacia Cuba le dio una aire de triun­fa­lis­mo a la Casa Blan­ca, pero no con­ta­ron con que la his­tó­ri­ca Cuba ya había tras­pa­sa­do las fron­te­ras y ger­mi­na­do la semi­lla de rebel­día en Lati­noa­mé­ri­ca; el pen­sar que pasar este paño de agua tibia haría olvi­dar a los cuba­nos los años de desidia y sufri­mien­to que han pasa­do por las san­cio­nes y el blo­queo geno­ci­da impues­to por Washing­ton deja cla­ro que es solo cues­tión de tiem­po que los EEUU vuel­van a reto­mar lo que his­tó­ri­ca­men­te han hecho en Amé­ri­ca Lati­na, que no es más que inter­ven­cio­nes e inje­ren­cias en los paí­ses que se rebe­len ante sus pre­ten­sio­nes. Pero al con­tra­rio estos acuer­dos con cuba refuer­za en gran medi­da la moral de resis­ten­cia del peque­ño pue­blo pero inmen­so en cora­zón y soli­da­ri­dad como lo es el pue­blo cubano.

Aho­ra bien un ele­men­to impor­tan­te es el ofre­ci­mien­to de un dele­ga­do esta­dou­ni­den­se para las con­ver­sa­cio­nes de paz que se cele­bran en la Haba­na y que tie­nen como pun­to cen­tral Colom­bia; don­de esta se ha con­ver­ti­do en más que un por­ta­vio­nes en el hijo sumi­so y saté­li­te prin­ci­pal de los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses que le per­mi­te al pen­tá­gono y las tras­na­cio­na­les petro­le­ras y finan­cie­ras pla­ni­fi­car boi­cots con­tra gobier­nos legí­ti­mos. Enton­ces el inte­rés de los EEUU en acom­pa­ñar estas con­ver­sa­cio­nes se cen­tra en cui­dar los intere­ses que tie­nen muy bien enrai­za­dos en Colom­bia. Estos dos ele­men­tos dejan ver cla­ra­men­te que Washing­ton inten­ta recu­pe­rar el papel polí­ti­co que ha per­di­do en la región y que des­pués de 50 años sus polí­ti­cos crean un nue­vo, inusual y extra­or­di­na­rio enemi­go como lo es la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, los ata­ques con­tra Vene­zue­la están diri­gi­dos a dete­ner la cre­cien­te influen­cia que el país ha gene­ra­do en todos los rin­co­nes de Amé­ri­ca Lati­na, inclu­so mucho más allá del con­ti­nen­te; don­de se mos­tra­ran los resul­ta­dos en la Cum­bre en Pana­má mar­can­do el papel geo­po­lí­ti­co de los paí­ses que inte­gran los jóve­nes orga­nis­mos emer­gen­tes de inte­gra­ción y desa­rro­llo de los pue­blos como los son la CELAC, ALBA y UNASUR que han dados resul­ta­dos con­cre­tos con polí­ti­cas de inclu­sión y bene­fi­cios para sus pueblos.
La par­ti­ci­pa­ción de la Repú­bli­ca de Cuba en la sép­ti­ma cum­bre no es casual, el inte­rés de Oba­ma en el cam­bio de polí­ti­ca hacia Cuba es lle­var al terreno inter­na­cio­nal; con­di­cio­nan­do así el futu­ro de Cuba y con ello el futu­ro de Amé­ri­ca Lati­na y para esto con­ta­ra con el apo­yo de algu­nos paí­ses de la región que se encuen­tran bajo la tute­la y le pres­tan sus ser­vi­cios a la Casa Blan­ca; un pun­to apar­te es el cer­co que inten­ta­ra Oba­ma con­tra Vene­zue­la al igual que lo inten­to con Rusia en la cum­bre del G‑20 que se cele­bró en Aus­tra­lia. El ele­men­to de Cuba en la geo­po­lí­ti­ca regio­nal es y será usa­do por Washing­ton para con­gra­ciar­se y recu­pe­rar la influen­cia per­di­da y será la cum­bre de Pana­má la que será usa­da para tra­tar de revi­vir su polí­ti­ca hipó­cri­ta de doble rase­ro con­tra los pue­blos de Amé­ri­ca y es que este doble rase­ro tam­bién se ve en el tiem­po per­di­do y en la inver­sión mul­ti­mi­llo­na­ria que se hace en estos tipos de encuen­tros, don­de los pun­tos con­sen­sua­dos son un puña­do de letra muer­ta como por ejem­plo: Con­ser­va­ción de los pára­mos y su bio­di­ver­si­dad para la pro­duc­ción de agua en los Andes del nor­te y Cen­troa­mé­ri­ca este es uno de los acuer­dos de la sex­ta cum­bre, pero al con­tra­rio varios de estos paí­ses que fir­man el docu­men­to final apo­yan las accio­nes de las petro­le­ras con sus prác­ti­cas del frac­king en los EEUU y Cana­dá y en Amé­ri­ca del Sur Colom­bia la eje­cu­ta con la empre­sa tras­na­cio­nal Paci­fic Rubia­les en diver­sas regio­nes del país.

Aho­ra con la asis­ten­cia de Cuba a esta cum­bre los EEUU, usa­ra como ban­de­ra de demo­cra­cia ante la opi­nión públi­ca mun­dial y segu­ra­men­te tra­ta­ran de cen­trar la mayor aten­ción posi­ble con la úni­ca fina­li­dad de opa­car la indig­na­ción que cau­so la osa­día de la admi­nis­tra­ción de Oba­ma al fir­mar la orden eje­cu­ti­va que cata­lo­ga a Vene­zue­la como una ame­na­za a la segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se y que dicha orden fue recha­za­da con­tun­den­te­men­te a nivel mun­dial; enton­ces los deseos de que en la cum­bre no se toque el tema Vene­zue­la es el pun­to ini­cial de Oba­ma y sus saté­li­tes sur­ame­ri­ca­nos y es por esto que ya sus voce­ros como lo es José Miguel Insul­za mani­fies­ta que “oja­la que la cum­bre no se vea empa­ña­da por el caso Vene­zue­la” y es que estos deseos son pedi­dos por todos y cada uno de los que se con­gra­cian con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano a cau­sa del gran nivel de soli­da­ri­dad que ha reci­bi­do Vene­zue­la ante la arre­me­ti­da de la Casa Blanca.

El tea­tro mon­ta­do por los Esta­dos Uni­dos para los dos días de cum­bre ten­drá como obje­ti­vos, tra­tar de tum­bar el apo­yo regio­nal que ha reci­bi­do el gobierno de Nico­lás Madu­ro, deter­mi­nar real­men­te con que alia­dos regio­na­les cuen­ta en ese encuen­tro fren­te a fren­te, fre­nar la influen­cia de Rusia y chi­na en la región; el pri­me­ro que ha influen­cia­do eco­nó­mi­ca y mili­tar­men­te, así como chi­na se ha con­ver­ti­do en un socio con intere­ses estra­té­gi­cos muy impor­tan­tes en Vene­zue­la; y por lo tan­to ya no es Cuba el que hace estre­me­cer de temor a los EEUU con su rebel­día, de cual David con­tra el gigan­te Goliat; si no toda una región que creo, impul­so y soli­di­fi­co meca­nis­mos que han fre­na­do la anda­na­da de ata­ques inter­ven­cio­nis­tas e inje­ren­cis­tas con­tra los paí­ses sobe­ra­nos de Amé­ri­ca Lati­na. Enton­ces la asis­ten­cia y par­ti­ci­pa­ción de Vene­zue­la en la cum­bre es esen­cial para revi­vir la pesa­di­lla de Mar de Pla­ta en el 2005 cuan­do la Amé­ri­ca uni­da ente­rró al ALCA y con ello mar­co un hito de nue­vas rela­cio­nes de poder en Latinoamérica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *