Uru­guay con­tra Vene­zue­la: ¿Otra vez el “Esta­do tapón”?- Raul Zibechi

“La pri­sión de opo­si­to­res es preo­cu­pan­te”, dijo el can­ci­ller uru­gua­yo Rodol­fo Nin Novoa. “Es enor­me­men­te preo­cu­pan­te. Sobre todo para un país que vivió las mis­mas con­di­cio­nes que están vivien­do par­te de los vene­zo­la­nos aho­ra, hace más de 30 años, y tuvi­mos que salir al mun­do a pedir ayu­da. Por­que los dere­chos huma­nos es la úni­ca mate­ria en la cual el argu­men­to de la no inje­ren­cia en asun­tos inter­nos de un país no es váli­da” (El Obser­va­dor, 7 de abril de 2015).

Las decla­ra­cio­nes del can­ci­ller uru­gua­yo se pro­du­cen horas antes de la Cum­bre de las Amé­ri­cas en Pana­má y con­fir­man el hon­do vira­je de la polí­ti­ca exter­na del gobierno de Taba­ré Váz­quez que asu­mió el car­go hace ape­nas un mes. Peor: de algún modo com­pa­ra la situa­ción en Vene­zue­la con la dic­ta­du­ra mili­tar uruguaya.

Lla­ma la aten­ción que el gobierno uru­gua­yo enfo­que sus crí­ti­cas hacia Vene­zue­la y pase por alto las miles de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos que se pro­du­cen en Méxi­co, inclu­yen­do ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes. Sor­pren­de que esas afir­ma­cio­nes del can­ci­ller se pro­duz­can cuan­do Esta­dos Uni­dos empren­de una fuer­te cam­pa­ña con­tra Vene­zue­la y no se dice nada al respecto.

En rigor, no es la pri­me­ra vez que el gobierno de Váz­quez se enfren­ta con otros gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región. En 2011 reco­no­ció que duran­te su pri­me­ra ges­tión (2005−2010) duran­te el con­flic­to con Argen­ti­na por la ins­ta­la­ción de la pape­le­ra Bot­nia en Fray Ben­tos pidió apo­yo a Esta­dos Uni­dos (en con­cre­to a Con­do­lee­za Rice, enton­ces secre­ta­ria de Esta­do, ante una even­tual gue­rra entre vecinos).

Pero fue bas­tan­te más lejos en un inter­cam­bio con Hugo Chá­vez, cuan­do Váz­quez que­ría fir­mar un TLC con Washing­ton. Según el pro­pio pre­si­den­te uru­gua­yo, le dijo a Chá­vez que Uru­guay esta­ba dis­pues­to a decla­rar­le la gue­rra a Esta­dos Uni­dos si Vene­zue­la deja­ba de ven­der­le petró­leo a ese país. Váz­quez recor­dó que Chá­vez le dijo “Taba­ré, vas a fir­mar un tra­ta­do de libre comer­cio con el impe­rio…”. “Sí, si es favo­ra­ble para Uru­guay, sí. ¿Tú no le ven­dés petró­leo a Esta­dos Uni­dos? Si vos no le ven­dés más petró­leo, yo le decla­ro la gue­rra a Esta­dos Uni­dos”, afir­mó ante las risas de la pla­tea. “Le quie­ro ven­der car­ne, lana, tie­rra, are­na… lo que pue­da por­que es tra­ba­jo para nues­tra gen­te”, seña­ló Vázquez.

La con­ver­sa­ción refle­ja un modo de ver el mun­do que se ha vuel­to hege­mó­ni­co en bue­na par­te del mun­do. Una lógi­ca que dice que todo lo que gene­re empleo es nece­sa­rio para el bien­es­tar de la pobla­ción. Pero esa lógi­ca no sólo es enga­ño­sa sino que pue­de lle­var a situa­cio­nes en las que el úni­co pro­yec­to del país sea ven­der, ganar dine­ro, tener ingre­sos. Deja de haber pro­yec­tos de lar­go pla­zo, como la inte­gra­ción regional.

La acti­tud del gobierno uru­gua­yo es doble­men­te pro­ble­má­ti­ca. En pri­mer lugar, igno­ra que vivi­mos una tran­si­ción hacia un mun­do uni­po­lar, en la cual habrá aún más con­flic­tos que aho­ra, y cada quién debe­rá tomar par­ti­do. Es posi­ble que, por puro prag­ma­tis­mo, este gobierno ya haya ele­gi­do que su lugar en el mun­do es jun­to a los Esta­dos Uni­dos. Sería bueno saberlo.

En segun­do lugar, pue­den y deben for­mu­lar­se crí­ti­cas a Vene­zue­la. Pero cuan­do un país que vive un pro­ce­so com­ple­jo de cam­bios, es agre­di­do por la prin­ci­pal poten­cia del mun­do, es obli­ga­to­rio poner­se del lado del agre­di­do. Gobier­nos con­ser­va­do­res como el de Juan Manuel San­tos no han duda­do en hacer­lo. Por eso lo que está hacien­do el can­ci­ller Nin Novoa, con indu­da­ble apo­yo del pre­si­den­te Váz­quez, sue­na a ignominia.

La peor hipó­te­sis sería que Uru­guay haya opta­do por vol­ver a jugar el papel de “Esta­do tapón” que le asig­nó la coro­na bri­tá­ni­ca cuan­do apo­yó la inde­pen­den­cia, con el obje­ti­vo decla­ra­do de “poner un algo­dón entre dos cris­ta­les”, como dije­ra Lord John Pon­sonby cuan­do ges­tio­nó el naci­mien­to del país en 1830 evi­tan­do la con­ti­nua­ción de las gue­rras entre Bra­sil y Argen­ti­na. Pero detrás de la crea­ción de un nue­vo país, esta­ba el inte­rés de la nue­va poten­cia hege­mó­ni­ca, Ingla­te­rra, de ase­gu­rar la nave­ga­ción de los ríos para faci­li­tar el comer­cio, la prin­ci­pal arma en su expan­sión imperial.

Sería peno­so que casi dos siglos des­pués, el país jue­gue a divi­dir a la región, a ser usa­do como pun­ta de lan­za con­tra el Mer­co­sur y, muy en par­ti­cu­lar, con­tra Argen­ti­na y Brasil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *