“Las gita­nas femi­nis­tas nos esta­mos orga­ni­zan­do para dejar de ser islas”

Recla­man liber­tad para poder deci­dir si casar­se y tener hijos o no. Defien­den la liber­tad sexual y la corres­pon­sa­bi­li­dad para que las muje­res se qui­ten la pesa­da mochi­la que impli­ca asu­mir solas el cui­da­do de las fami­lias. Les preo­cu­pa espe­cial­men­te la situa­ción de las viu­das y de las inmi­gran­tes ruma­nas. ‘Gita­nas Femi­nis­tas por la Diver­si­dad’ nos expli­can las bases de su pro­pues­ta, que defi­nen como rebel­de, intui­ti­va y en cons­truc­ción. De las femi­nis­tas payas espe­ran com­pli­ci­dad y apo­yo, en nin­gún caso tutela.

Apro­ve­chan­do la pre­sen­ta­ción de Pika­ra Maga­zi­ne en Mur­cia, con­ver­sa­mos con tres de las inte­gran­tes de Gita­nas Femi­nis­tas por la Diver­si­dad: Car­men Fer­nán­dez Moli­na, Ana Her­nán­dez Lozano y Eva Her­nán­dez Viu­des. Dos días antes, Gallar­dón había dimi­ti­do tras la reti­ra­da de su con­tra­rre­for­ma de la ley del abor­to. En la pági­na de Face­book de este colec­ti­vo, for­ma­do y apo­ya­do por un cen­te­nar de per­so­nas, encon­tré un car­tel iro­ni­zan­do con que la ley hubie­ra sido abor­ta­da: “Nun­ca digas de este agua no bebe­ré”. Tam­bién encon­tré fotos de gita­nas cla­man­do por el dere­cho al abor­to libre y gra­tui­to, algu­nas en suje­ta­dor o mos­tran­do los pechos. Estas gita­nas, les­bia­nas algu­nas, rebel­des y diver­sas todas, nos invi­tan a revi­sar nues­tros pre­jui­cios para prac­ti­car jun­tas un femi­nis­mo “de tú a tú”, en el que dejen de sen­tir­se tra­ta­das como meno­res de edad o marcianas.

¿Cómo reac­cio­nó vues­tro entorno ante esas fotos mos­tran­do vues­tros cuer­pos para recla­mar dere­cho a decidir?

Eva: “Hay gita­nas rom­pien­do este­reo­ti­pos, pero son invi­si­bles, y las trans­gre­sio­nes se dan de for­ma ais­la­da. La idea es crear lazos entre muje­res que lle­ven esas luchas.”

Car­men: Las accio­nes de Gita­nas Femi­nis­tas sue­len cau­sar sor­pre­sa pero, por lo gene­ral, la res­pues­ta es bue­na. Mos­trar los pechos es una for­ma más de rebe­lión, para expre­sar que yo deci­do sobre mi cuer­po, ni mi padre, ni mi her­mano. Hemos reci­bi­do crí­ti­cas des­de sec­to­res reli­gio­sos. El recha­zo al abor­to no tie­ne tan­to que ver con la cul­tu­ra gita­na, sino con la religión.

¿Pero la reli­gión no tie­ne más implan­ta­ción en la comu­ni­dad gitana?

Eva: No creo que sea mucho mayor. Pue­de nom­brar­se más, por­que hay una reli­gión que se ha adap­ta­do mucho más a la iden­ti­dad gita­na, la evan­gé­li­ca, pero no se prac­ti­ca más que la católica.

Car­men: En la cam­pa­ña decía­mos: “Gallar­dón, en mi jojoi man­do yo”. Jojoi sig­ni­fi­ca coño en caló. Rei­vin­di­ca­mos el femi­nis­mo des­de nues­tra iden­ti­dad, incor­po­ran­do refe­ren­cias a nues­tra cultura.

Decís: “Yo deci­do si me caso o no, si ten­go hijos o no”. ¿Qué cos­te social tie­ne para una gita­na no casar­se o no ser madre?

Car­men: Lo que deci­mos es que, si quie­res casar­te y tener cin­co hijos, haz­lo. Si deci­des casar­te con una mujer, que se te res­pe­te igual, o si deci­des no tener hijos. Recla­ma­mos que se res­pe­te la diver­si­dad. Y que se visi­bi­li­ce, por­que esta­mos har­tas de pro­gra­mas como ‘Calle­je­ros’ o ‘Pala­bra de gitano’, en el que salen sólo un tipo de per­so­nas gita­nas que exis­te, pero es que exis­ten otras también.

¿’Pala­bra de gitano’ hace más mal que bien?

Ana: Es como para arran­car­se la piel a tiras.

Car­men: Yo me pre­gun­to: ¿por qué no hacen ‘Pala­bra de payo’? Y que vayan a los peo­res sitios y digan: “Así son los payos”.

El matri­mo­nio se da en eda­des más tem­pra­nas en la comu­ni­dad gita­na. ¿Cómo se pue­de pro­mo­ver el empo­de­ra­mien­to de las jóve­nes para que una cha­va­la de 15 años pue­da decir: “No me caso”?

Car­men: Ese es nues­tro obje­ti­vo máxi­mo, pro­mo­ver el empo­de­ra­mien­to, la eman­ci­pa­ción men­tal y mate­rial de la mujer gita­na. Noso­tras esta­mos empo­de­ra­das, pero muchas otras gita­nas están aún en otra fase. La socie­dad mayo­ri­ta­ria se echa las manos a la cabe­za, pero esto pasa­ba hace pocos años entre las payas. Las gita­nas esta­mos a la cola en acce­so a la edu­ca­ción y al empleo. Y con­ta­mos con poca par­ti­ci­pa­ción para influir en la socie­dad y en las ins­ti­tu­cio­nes. Por ello, nos cen­tra­mos en esa eman­ci­pa­ción men­tal, en sen­si­bi­li­zar a favor de un cam­bio social por la igual­dad entre gita­nas y socie­dad mayo­ri­ta­ria como entre gita­nas y gitanos.

¿Cómo veis a las cha­va­las jóve­nes? ¿Resul­ta cada vez más fácil deci­dir sobre tu vida?

Eva: Hay niñas que se ima­gi­nan sien­do lo que quie­ren ser. Muchas sue­ñan con la inde­pen­den­cia, con estu­diar, con deci­dir. Depen­de en gran medi­da del acce­so a edu­ca­ción y recur­sos. No olvi­de­mos que se tra­ta de un colec­ti­vo exclui­do, lo cuál impli­ca muchas fron­te­ras. Ser niña gita­na es difí­cil por todo lo que se pro­yec­ta sobre ellas. El pro­fe­so­ra­do les trans­mi­te este­reo­ti­pos des­de peque­ñi­tas. Es muy impor­tan­te tener res­pal­do, con­tar con gita­nas mayo­res en las que se pue­den ver.

Car­men: Hoy mis­mo una com­pa­ñe­ra que está hacien­do un gra­do medio me ha comen­ta­do que, nada más lle­gar al ins­ti­tu­to, la pro­fe­so­ra le dijo: “Ya sabes que tú tie­nes que estu­diar mucho, ven todos los días”. La cha­va­la ha ido a cla­se con toda nor­ma­li­dad y ya le hacen sen­tir que no es nor­mal. A una niña paya que lle­ga al ins­ti­tu­to con sus mie­dos por­que no cono­ce el ins­ti­tu­to ni a nadie, no le dicen:“Ven todos los días” ni le dan una pal­ma­di­ta en la espal­da. Las cha­va­las gita­nas lo tie­nen difícil.

Eva: Sí, están muy solas.

“La socie­dad mayo­ri­ta­ria insis­te en la denun­cia como úni­co camino ante la vio­len­cia de géne­ro. En la comu­ni­dad gita­na no te dicen: “Denun­cia”. Sino: “¿Qué nece­si­tas? ¿Cómo te sien­tes? ¿Cómo nos orga­ni­za­mos?”. Hay cosas que apren­der de ahí.”

Ocu­rre que no iden­ti­fi­ca­mos como gita­nas a las per­so­nas que no cum­plen con el este­reo­ti­po. ¿Os veis en la situa­ción de acla­rar que sois gita­nas? ¿Es como salir del armario?

Car­men: Yo paso des­aper­ci­bi­da, no se me iden­ti­fi­ca físi­ca­men­te. Y sí que se dicen en mi pre­sen­cia comen­ta­rios nega­ti­vos hacia los gita­nos. Se pien­sa que ves­ti­mos y actua­mos de una for­ma deter­mi­na­da. En Gita­nas Femi­nis­tas somos muy diver­sas: hay gita­nas con pelo lar­go, cor­to, rapa­do, liso, riza­do… pero la socie­dad mayo­ri­ta­ria solo ve a las que enca­jan en el estereotipo.

Eva: Hay gita­nas rom­pien­do este­reo­ti­pos, pero son invi­si­bles, y las trans­gre­sio­nes se dan de for­ma ais­la­da. La idea es crear lazos entre muje­res que lle­ven esas luchas.

Car­men: Esa es otra de las moti­va­cio­nes de Gita­nas Femi­nis­tas, dejar de ser islas. Es muy impor­tan­te sen­tir­te acom­pa­ña­da. Nos ayu­da a poten­ciar el femi­nis­mo y la igual­dad tam­bién entre nosotras.

¿Cuá­les han sido vues­tros refe­ren­tes para ser femi­nis­tas? ¿En qué muje­res os habéis mira­do para rom­per con los estereotipos?

Car­men: Nues­tro femi­nis­mo es muy intui­ti­vo, sur­ge de las entra­ñas, de la rebel­día, de creer que no tene­mos que estar deba­jo de nin­gún hom­bre. Pode­mos citar a muchas inte­lec­tua­les, pero el femi­nis­mo gitano se está cons­tru­yen­do y nace de esa sed de jus­ti­cia social.

No me refe­ría nece­sa­ria­men­te a refe­ren­tes intelectuales.

Car­men: Nom­bra­mos como refe­ren­te, como nues­tra matro­na, a Ana Gimé­nez Ade­lan­ta­do, pro­fe­so­ra de Antro­po­lo­gía de la uni­ver­si­dad Jau­me I. Siem­pre hemos acu­di­do a ella. Para casi todas noso­tras, un refe­ren­te es nues­tra madre, que nos ha apo­ya­do. Si hemos roto con barre­ras ha sido por­que hemos teni­do el empu­je de la fami­lia, sobre todo de la madre.

Pero en las socie­da­des patriar­ca­les la madre sue­le ser la que más vela por que se man­ten­gan las tradiciones… 

Car­men: ¿Pero sabes lo que pasa? Las gita­nas ancia­nas han esta­do macha­ca­das por muchas cir­cuns­tan­cias. El pue­blo gitano, a lo lar­go de los siglos, ha sido humi­lla­do y veja­do. Las mayo­res han sufri­do mucho por no poder acce­der a la edu­ca­ción, no tener liber­tad, ser las sacri­fi­ca­das de la fami­lia, las que cui­dan a todo el mun­do. Muchas muje­res mayo­res no se reco­no­cen como femi­nis­tas y son unas rebeldes.

Ana: Mi abue­la es la leche.

Eva: Para mí, como paya, las gita­nas son mis refe­ren­tes en capa­ci­dad de enfren­tar­se a con­flic­tos, en capa­ci­dad de apo­yo entre ellas. Yo he encon­tra­do más apo­yo en ellas y com­pren­sión que en otros entor­nos, inclui­do el femi­nis­ta. Por ejem­plo, ante situa­cio­nes de vio­len­cia de género.

Un estu­dio de la aso­cia­ción Kale­dor Kayi­co en Bil­bao des­car­ta que las gita­nas nor­ma­li­cen más la vio­len­cia de géne­ro que las payas.

Car­men: El camino es muy lar­go. Las gita­nas han uti­li­za­do tal vez otro tipo de estra­te­gias para luchar con­tra la vio­len­cia de géne­ro, por­que no podían acce­der a los mis­mos recur­sos que el resto.

¿Cuá­les son esas estrategias?

Eva: El apo­yo mutuo. La socie­dad mayo­ri­ta­ria insis­te en la denun­cia como úni­co camino. ¿Pero de qué sir­ve denun­ciar si no está habien­do un apo­yo ins­ti­tu­cio­nal real? En la comu­ni­dad gita­na no te dicen: “Denun­cia”. Te dicen: “¿Qué nece­si­tas? ¿Cómo te sien­tes? ¿Cómo nos orga­ni­za­mos?”. Hay cosas que apren­der de ahí. Yo mis­ma, ante una situa­ción de vio­len­cia entre per­so­nas del mis­mo géne­ro, he reci­bi­do más ayu­da de la comu­ni­dad gita­na que de la feminista.

Car­men: Con­tra la vio­len­cia machis­ta, hay que gri­tar, denun­ciar­la y per­se­guir­la. Se sue­le decir que la de las gita­nas es una revo­lu­ción silen­cio­sa, tam­bién a la hora de enfren­tar la vio­len­cia. Noso­tras deci­mos que se aca­bó la revo­lu­ción silen­cio­sa, que que­re­mos que se nos oiga bien.

¿El man­da­to de cui­dar es espe­cial­men­te férreo en las gitanas?

Car­men: La mujer gita­na es la que lle­va el peso de la fami­lia. Es una mochi­la pesa­da. Tam­po­co hay que gene­ra­li­zar, hay fami­lias tam­bién en las que el mari­do y la mujer com­par­ten las tareas. Deci­mos que esa car­ga no es nues­tra, que tie­ne que ser compartida.

Tam­bién recla­máis que se res­pe­te el dere­cho de las viu­das a reha­cer sus vidas. ¿Hay mucho mar­ca­je sobre ellas?

Ana: Yo borra­ría direc­ta­men­te el luto. Veo a una per­so­na de negro y me mue­ro. Cuan­do son hijos, padres, her­ma­nos, es un año de negro, sin ver la tele, tris­te. Te miras la ropa y recuer­das que ya no está. Yo lo borra­ría. Yo deci­dí no poner­me el luto por mi abue­lo y mi tío por­que no lo com­par­to. He escri­to una car­ta: si me pasa algo y me mue­ro, no quie­ro que nadie se pon­ga ni un pañue­lo ni una ropa negra. Me pare­ce que es hun­dir­se más.

Ana: “Yo creo en un femi­nis­mo de tú a tú. No pue­do con la ten­den­cia a que te estén dicien­do todo el rato “lée­te tal libro”. Yo quie­ro que nos acom­pa­ñe­mos y apo­ye­mos, no que me digas qué nece­si­to leer”

Car­men: Hay un este­reo­ti­po de que los gita­nos siem­pre esta­mos de fies­ta, pero el luto ha sido un man­da­to muy estric­to en nues­tra cul­tu­ra. Esto está evo­lu­cio­nan­do. Siem­pre inci­di­mos en que exis­te una diver­si­dad, que no sale en nin­gún lado.

Y hablan­do de la diver­si­dad, ¿qué hay de la sexual?

Ana: ¡Está muy jodido!

Eva: Está bas­tan­te avan­zan­da, en mi opinión.

Ana: Eva: ¡ni de coña!

Eva: Se está empe­zan­do a hacer visi­ble. Siem­pre ha esta­do ahí.

Ama: Bueno, cuan­do no estás rodea­da de tu familia.

Eva: Tam­bién conoz­co diver­si­dad sexual apo­ya­da por la fami­lia. Como les­bia­na femi­nis­ta, he esta­do muy cer­ca de gita­nas que se des­cu­brían les­bia­nas y que lo vivían. En el docu­men­tal de ‘El sexo sen­ti­do’ [emi­ti­do por Tele­vi­sión Espa­ño­la, sobre niñas y niños tran­se­xua­les], sale una fami­lia gita­na que no habla de la tran­se­xua­li­dad de su niño como un pro­ble­ma, sino que hablan des­de el cora­zón. Qué bien que eso se haga visible.

Car­men: Le pre­gun­tan: “Sien­do gitano, ¿cómo acep­tas que tu niño sea trans? La res­pues­ta es muy lógi­ca: “¿Cómo un gitano no va a que­rer a su hijo?” Hay gita­nas les­bia­nas, pero es difí­cil salir a la pales­tra, por­que sí que hay una repre­sión que se pal­pa. Por eso habla­mos todo el rato de visi­bi­li­zar la diver­si­dad que ya existe.

SIN TUTELAS

Sole­mos decir que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga pro­pia. ¿Hay algún man­da­to sexis­ta que os parez­ca más arrai­ga­do entre las payas?

Todas: ¡Qué bue­na pre­gun­ta! ¡Nun­ca nos la habían hecho! ¡No nos pode­mos que­dar en blan­co! (Risas)

Car­men: Hay mucho este­reo­ti­po sobre las gita­nas; a menu­do las payas nos juz­gan pero ellas no se miran, es como si ya hubie­ran hecho todo el camino. Si se recuer­dan años atrás, esta­ban como nosotras.

Ana: ¿Cuán­to hace que las payas pue­den votar? ¿Que pue­den tener una libre­ta ban­ca­ria a su nom­bre? ¿O que pue­den via­jar solas? No hace tanto.

Eva: Sien­ten la nece­si­dad de tute­lar. Eso ocu­rre has­ta en los ámbi­tos femi­nis­tas: que­rer que las gita­nas se eman­ci­pen, pero de su mano.

Car­men: “Me sien­to más cer­ca de la comu­ni­dad inmi­gran­te y más enten­di­da por una negra que por una blan­ca. Se crea un víncu­lo por­que sufri­mos lo mismo.”

Car­men: Las femi­nis­tas payan se que­jan mucho del patriar­ca­do y su tute­la. Pero caen en el “Pobre­ci­ta gita­na, ven­te con­mi­go que yo te empo­de­ro”. Tú no me tie­nes que empo­de­rar, me empo­de­ro yo. Lo que que­re­mos es que nos dejen espa­cios. Nece­si­ta­mos recur­sos para poder tener influen­cia social.

¿Qué tipo de comen­ta­rios con­des­cen­dien­tes habéis recibido?

Car­men: En la aso­cia­ción tene­mos un cua­dro fla­men­co de gita­nas femi­nis­tas. Con lo que saca­mos de los con­cier­tos, finan­cia­mos jor­na­das para pre­sen­tar­nos. Hace poco muje­res femi­nis­tas nos ofre­cie­ron un lugar en el que podía­mos dar un con­cier­to y nos darían “una propina”.

Eva: La gen­te hace pre­gun­tas muy bru­tas y ofen­si­vas sobre la cul­tu­ra gita­na, como si fué­ra­mos extra­te­rres­tres, en las que ya refle­jan sus prejuicios.

¿Algu­na que os irri­te especialmente?

Ana: El pañuelo.

Car­men: Se macha­ca mucho con eso. Noso­tras en Gita­nas Femi­nis­tas no pode­mos acep­tar nin­gu­na for­ma de some­ti­mien­to de las muje­res, aun­que sea en nom­bre de la tra­di­ción. Se habla de las gita­nas como si no fué­ra­mos par­te de esta socie­dad, como si vivié­ra­mos ais­la­das. Pero el caso es que esta­mos influen­cia­das por el patriar­ca­do al igual que las payas.

En un repor­ta­je que publi­ca­mos en Pika­ra, se com­pa­ra­ba el pañue­lo con el ves­ti­do blan­co de la novia, afir­man­do que ya es más un sím­bo­lo que otra cosa. ¿Es cier­to o reco­no­céis que es una prác­ti­ca traumática?

Eva: Cada vez son más las que se nie­gan a pasar por eso.

Ana: Quien quie­ra hacer­lo, que lo haga.

Car­men: No lo com­par­ti­mos, por­que abo­ga­mos por una edu­ca­ción sexual libre.

¿Qué ritua­les de la tra­di­ción gita­na sí que ponéis en valor?

Car­men: Enfa­ti­zar la unión fami­liar tan­to en lo bueno como en lo malo, en la cele­bra­ción de la vida y en el due­lo con la muer­te. En la socie­dad mayo­ri­ta­ria hay mucha gen­te que bus­ca conec­tar con­si­go mis­ma, encon­trar su sitio… Noso­tros los gita­nos tene­mos un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, sen­ti­mos las raíces.

Eva: El apo­yo y la unión, el com­par­tir lo que se vive, siem­pre está alre­de­dor de los ritos de la comu­ni­dad gitana.

¿Os sen­tís par­te del movi­mien­to femi­nis­ta en Espa­ña? ¿Os resul­ta un espa­cio cómo­do u hostil?

Car­men: Noso­tras lle­va­mos un año. Con las femi­nis­tas de Mur­cia y Ali­can­te nos sen­ti­mos muy cómo­das y apo­ya­das; las mur­cia­nas han apo­ya­do el roda­je de un video­clip que lan­za­re­mos pron­to. Nos hemos encon­tra­do tam­bién con femi­nis­tas que nos han trans­mi­ti­do acti­tu­des clasistas.

Ana: Yo creo en un femi­nis­mo de tú a tú. “Como soy paya y ten­go carre­ra, sé más que tú”. No pue­do con eso. Por ejem­plo, la ten­den­cia a que te estén dicien­do todo el rato “lée­te tal libro”. Yo quie­ro que nos acom­pa­ñe­mos y apo­ye­mos, no que me digas qué nece­si­to leer.

Eva: Sí que hay un eli­tis­mo inte­lec­tual, ale­ja­do de reali­da­des de barrio y de la precariedad.

¿En el femi­nis­mo gitano no se está repro­du­cien­do la ten­den­cia a hacer hin­ca­pié en los méri­tos aca­dé­mi­cos de sus caras visibles?

Car­men: Defen­de­mos la diver­si­dad a todos los nive­les. Entre noso­tras hay moni­to­ras, can­tao­ras, licen­cia­das, pro­fe­so­ras, doc­to­ra­das, paradas…

Ana: Ven­de­do­ras ambulantes.

¿Tam­bién en los liderazgos?

Eva: Los lide­raz­gos no siem­pre están aso­cia­dos a lo aca­dé­mi­co. Por ejem­plo, hay quien uti­li­za la músi­ca en vez de la pala­bra, y que tie­ne un gran peso den­tro de nues­tra asociación.

Una ami­ga dice que no cree ni en un femi­nis­mo cris­tiano, ni islá­mi­co, ni gitano. Que los tres son oxímoron.

Ana: ¿O sea que se pue­de ser paya, pero yo no pue­do ser femi­nis­ta y estar orgu­llo­sa de ser gita­na? ¿¿Por qué??

Por­que no entien­de que una se rei­vin­di­que femi­nis­ta y defien­da a la vez su per­te­nen­cia a una ins­ti­tu­ción muy patriar­cal. Y cree que el pue­blo gitano es muy patriarcal.

Car­men: Grá­ba­lo: soy gita­na, estoy orgu­llo­sa y soy femi­nis­ta. Soy femi­nis­ta por­que creo que gita­nos y gita­nas son igua­les y tie­nen que tener los mis­mo dere­chos y liber­ta­des. Soy femi­nis­ta por­que lucho por eso.

Eva: En esos comen­ta­rios se cue­la una supe­rio­ri­dad por ser blan­ca. Pen­sar que no hay más camino que el suyo.

Ana: Por esa regla de tres, ¿las negras tam­po­co pue­den ser femi­nis­tas y estar orgu­llo­sas de ser negras?

Car­men: Por estas cosas, me sien­to más cer­ca de la comu­ni­dad inmi­gran­te. Se crea un víncu­lo por­que sufri­mos lo mis­mo. Me sien­to más enten­di­da por una negra que por una blanca.

¿Cómo está sien­do el diá­lo­go con los hombres?

Car­men: En la aso­cia­ción par­ti­ci­pa alguno, tra­ba­jan­do codo a codo con noso­tras, pero son excep­ción. Otros dirán que esta­mos locas y que­rrán tirar­nos pie­dras. Lo que deci­mos es que se aga­rren los machos y que cedan su trono.

Pero no van a estar por la labor.

Eva: No, hay que qui­tar­les. En eso sí que tene­mos que estar todas las femi­nis­tas juntas.

Con­tra el racis­mo en el dic­cio­na­rio de la RAE

Foto de Carmen y Eva en Facebook

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *