El neo­li­be­ra­lis­mo hun­dió a Ucra­nia- Hedel­ber­to López Blanch

Des­pués de 23 años de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y exten­sas pri­va­ti­za­cio­nes, Ucra­nia pade­ce una de sus peo­res cri­sis polí­ti­co-eco­nó­mi­cas y se halla prác­ti­ca­men­te en ban­ca­rro­ta, con amplio défi­cit en la balan­za comer­cial y altos nive­les de endeu­da­mien­to a lo que se suman los ele­va­dos gas­tos para sos­te­ner la gue­rra con­tra las repú­bli­cas inde­pen­dien­tes de Donetsk y Lugansk.

La gue­rra civil en la que se ha envuel­to el gobierno de Piotr Poroshen­ko, impul­sa­da por Esta­dos Uni­dos, la OTAN y la Unión Euro­pea, ha cos­ta­do la vida a cer­ca de 6 000 per­so­nas. Asi­mis­mo, para la eco­no­mía es un com­ple­to desas­tre al tener que dedi­car para ese fin más de 10 millo­nes de dóla­res diariamente.

Ucra­nia con­clu­yó el 2014 con una deu­da públi­ca que alcan­za al 72 % del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB), el sala­rio míni­mo se ubi­ca en solo 50 dóla­res al mes; la infla­ción lle­gó al 25 %; la esca­sez de pro­duc­tos y ali­men­tos se ha gene­ra­li­za­do y la mone­da (griv­na) esta en el míni­mo valor de toda su existencia.

La cri­sis no pare­ce tocar fon­do. Según el Ban­co Cen­tral ucra­niano duran­te 2014, el PIB se redu­jo un 7 % mien­tras la griv­na se deva­luó un 100 % y en los tres pri­me­ros meses de este año, un 60 %.

De aque­lla ex Repú­bli­ca ucra­nia­na inte­gra­da a la des­apa­re­ci­da Unión Sovié­ti­ca (URSS) que exhi­bía un desa­rro­llo cien­tí­fi­co-indus­trial mode­ra­do, esta­bi­li­dad labo­ral, edu­ca­ción, salud, y vivien­da ase­qui­bles a todos sus pobla­do­res, hoy se pre­sen­ta con un pano­ra­ma diferente.

La cri­sis se ini­ció tras el derrum­be del cam­po socia­lis­ta y su pro­cla­ma­da inde­pen­den­cia de la URSS en 1990, que pro­vo­có un retro­ce­so con­ti­nua­do a lo lar­go de una déca­da y la caí­da del PIB en 40 %.

En los años 90, las nue­vas auto­ri­da­des opta­ron por un sis­te­ma de libre mer­ca­do neo­li­be­ral extre­mo, con amplias pri­va­ti­za­cio­nes y des­re­gu­la­cio­nes en todos los sec­to­res de la pro­duc­ción y los servicios.

La resis­ten­cia gene­ra­li­za­da de la pobla­ción por las extre­mas medi­das toma­das no se hicie­ron espe­rar pues mien­tras unos que­rían una rela­ción más estre­cha con la Unión Euro­pea, otra gran par­te de la pobla­ción se halla­ba más iden­ti­fi­ca­da, por razo­nes his­tó­ri­cas, con Moscú.

Otra gran difi­cul­tad es que Kiev depen­de del sumi­nis­tro de Rusia para cubrir las tres cuar­tas par­tes de sus nece­si­da­des de gas y petró­leo y el 100 % del com­bus­ti­ble nuclear para sus plantas.

Con los altos pre­cios del ace­ro en el mer­ca­do mun­dial a prin­ci­pios del 2000 y has­ta 2007, el país logró un incre­men­to de alre­de­dor del 6 % con lo que su PIB pasó de 60 000 millo­nes de dóla­res a 105 000 millones.

En esos años, Chi­na y los paí­ses occi­den­ta­les deman­da­ban ese pro­duc­to para las cons­truc­cio­nes pero al ocu­rrir la cri­sis capi­ta­lis­ta que se ini­ció por Esta­dos Uni­dos en 2008, Ucra­nia sufrió adver­sos efec­tos tras lo cual entró en dispu­ta con Rusia al no poder abo­nar los pre­cios por el com­bus­ti­ble y el gas que el gigan­te euro­peo le sumi­nis­tra­ba. En solo dos años el decre­ci­mien­to eco­nó­mi­co lle­gó a menos 15 %.

El Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal ha otor­ga­do varios cré­di­tos al país y el últi­mo pro­pues­to en febre­ro pasa­do por 17 500 millo­nes de dóla­res no se uti­li­za­rá para resol­ver los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del país, denun­ció en un escri­to en el dia­rio Mos­kovs­ki Kom­so­mo­lets, el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to para el Estu­dio de las Ten­den­cias Eco­nó­mi­cas a Lar­go Pla­zo, Michael Hud­son .

El aca­dé­mi­co ase­gu­ra que ese dine­ro para­rá en los bol­si­llos de los oli­gar­cas que lo saca­rán del país y solo ser­vi­rá para endeu­dar aún más a Kiev.

A la par, el FMI impo­ne nue­vas accio­nes al gobierno de Poroshen­ko para asig­nar­le el cré­di­to, como son eli­mi­nar la corrup­ción, el frau­de eco­nó­mi­co, reajus­tar las pocas empre­sas públi­cas para que pasen al sec­tor pri­va­do, reba­jar de pres­ta­cio­nes socia­les, libe­ra­ción total de los mer­ca­dos finan­cie­ros. En fin, más caos para la población.

El Minis­te­rio de Eco­no­mía y Comer­cio esti­mó que en 2015 el PIB cae­rá 4,3 % y las reser­vas inter­na­cio­na­les ya han baja­do a 9 900 millo­nes de dóla­res, la menor des­de 2009.

El orga­nis­mo guber­na­men­tal infor­mó que esa caí­da se debe a los pagos rea­li­za­dos para sufra­gar los ser­vi­cios de la deu­da exter­na, la mayor par­te al FMI.

Por pre­sio­nes del Fon­do, Kiev subió los pre­cios de la ener­gía y recor­tó sub­si­dios socia­les para obte­ner prés­ta­mos del exte­rior y evi­tar así la quiebra.

A par­tir de mar­zo, los cos­tos de la impres­cin­di­ble cale­fac­ción para la sobre­vi­ven­cia subie­ron 60 %; el gas, 280 % y la ener­gía eléc­tri­ca 40 %, infor­mó la direc­to­ra del Ban­co Nacio­nal, Vale­ria Hon­ta­re­va. La pobre­za alcan­za a gran can­ti­dad de ucranianos.

Debi­do a la gue­rra que impul­sa el gobierno dere­chis­ta de Kiev, cer­ca de un millón de per­so­nas han sido des­pla­za­das y hay unos 600 000 refu­gia­dos, de acuer­do a un docu­men­to de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das para la Coor­di­na­ción de Asun­tos Huma­ni­ta­rios (OCH).

En reali­dad, al pue­blo ucra­niano le ha cos­ta­do muy caro seguir el derro­te­ro indi­ca­do por Occi­den­te que ha sido lle­va­do a cabo por la peque­ña pero pode­ro­sa oli­gar­quía nacional.

Mien­tras la mayo­ri­ta­ria pobla­ción pade­ce esos pro­ble­mas, la for­tu­na del mag­na­te del cho­co­la­te y pre­si­den­te de Ucra­nia, Piort Poroshen­ko, se situó en 1 600 millo­nes en 2013, y pese a la gue­rra y la cri­sis, en 2015 ya supera los 1 800 millo­nes, según la revis­ta Forbes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *