No se equi­vo­quen: La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la no se sub­es­ti­ma, agre­de, ni ame­na­za- Simo­na Vio­let­ta Yagenova

Sin duda algu­na, se recor­da­rá la fecha del 9 de mar­zo 2015 como un nue­vo par­tea­gua en las rela­cio­nes entre Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y los EEUU. La inso­len­te orden eje­cu­ti­va fir­ma­da por Oba­ma en con­tra de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, rati­fi­ca el con­ti­nuis­mo de la polí­ti­ca inje­ren­cis­ta impe­rial en nues­tro sub­con­ti­nen­te, y clau­su­ra cual­quier posi­bi­li­dad de poder enta­blar una rela­ción armo­nio­sa, de res­pe­to y coope­ra­ción con los EEUU. En tal sen­ti­do, repre­sen­ta una ame­na­za direc­ta no sola­men­te para Vene­zue­la, sino los pro­ce­sos de inte­gra­ción, eman­ci­pa­to­rios y revo­lu­cio­na­rios de nues­tra Patria Grande.

El decre­to eje­cu­ti­vo vio­la fla­gran­te­men­te el dere­cho inter­na­cio­nal, la sobe­ra­nía de los Esta­dos y la auto­de­ter­mi­na­ción de nues­tros pue­blos. Con­ce­bi­do des­de una lógi­ca de extra­te­rri­to­ria­li­dad bus­ca cas­ti­gar a todos aque­llos quie­nes brin­dan sopor­tes al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano. La ya gas­ta­da jer­ga impe­rial que jus­ti­fi­ca sus inter­ven­cio­nes y gue­rras de des­truc­ción bajo el man­to de los DDHH y la Demo­cra­cia, hoy no con­ven­ce a nadie. La supe­rio­ri­dad éti­ca polí­ti­ca del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­ria­na aplas­ta mil veces a la deca­den­te, gue­rre­ris­ta y des­truc­ti­va polí­ti­ca impe­rial, que hoy ya no tie­ne nada que ofre­cer a la huma­ni­dad. Esta­dos Uni­dos, cada vez más vili­pen­dia­do y ais­la­do en el mun­do, se atas­ca en su ofen­si­va en defen­sa de su pro­yec­to hege­mó­ni­co de con­trol y domi­na­ción total.

Los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca no olvi­dan la lar­ga his­to­ria de inter­ven­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en nues­tros terri­to­rios y sus terri­bles y mor­tí­fe­ras con­se­cuen­cias. El anti-impe­ria­lis­mo está impreg­na­do en nues­tra memo­ria, alma y piel. La Patria Gran­de ha dado vida a una lar­ga e inaca­ba­ble lis­ta de hom­bres y muje­res dis­pues­tos a morir en la lucha por la liber­tad, la jus­ti­cia, la inde­pen­den­cia, y la paz. Mar­tí, Bolí­var, San­dino, Fara­bun­do Mar­tí, Arbenz, el Ché, Allen­de, el Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez, Fidel y Raúl son las figu­ras más visi­bles de una deter­mi­na­ción inclau­di­ca­ble de cons­truir Patria; defen­der la auto­de­ter­mi­na­ción, y cons­truir pro­ce­sos eman­ci­pa­to­rios fren­te a las embes­ti­das del capi­tal y del Imperio.

Cuba y Fidel nos han deja­do un lega­do de cohe­ren­cia, dis­ci­pli­na revo­lu­cio­na­ria y visión estra­té­gi­ca, que per­mi­tió aun en los momen­tos de mayor incer­ti­dum­bre estra­té­gi­ca, abrir un hori­zon­te para la libe­ra­ción de nues­tros pue­blos. La Revo­lu­ción Cuba­na ha sali­do invic­ta ante las agre­sio­nes del Impe­rio, el blo­queo y las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas y cuen­ta con un pue­blo, que ha enten­di­do que las con­quis­tas polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias hay que defen­der­los, minu­to a minu­to, en todos los ámbi­tos y espa­cios, y al cos­to de lo que sea.

Fue el Coman­dan­te Chá­vez, pro­fun­do cono­ce­dor de nues­tra his­to­ria y del lega­do filo­só­fi­co-polí­ti­co de los liber­ta­do­res, de la diná­mi­ca geo­po­lí­ti­ca mun­dial y de la impor­tan­cia que den­tro de este mar­co jue­ga Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, quien sen­tó una nue­va pla­ta­for­ma estra­té­gi­ca de inte­gra­ción regio­nal, impul­só la coope­ra­ción sur-sur y apor­tó indu­da­ble­men­te al impul­so de la cons­ti­tu­ción de un Mun­do Mul­ti­po­lar fren­te a la agre­si­va expan­sión mun­dial de la polí­ti­ca impe­rial. Logró median­te una diplo­ma­cia y fine­za polí­ti­ca tejer los hilos que han per­mi­ti­do el reen­cuen­tro entre los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be, redu­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el poder inter­ven­cio­nis­ta de los EEUU en la región.

Des­de allí, Amé­ri­ca Lati­na comen­zó a cam­biar; se obtu­vie­ron vic­to­rias polí­ti­cas de par­ti­dos y movi­mien­tos socio­po­lí­ti­cos de izquier­da que hoy gobier­nan la mayo­ría de los paí­ses de nues­tra región, se cons­tru­yó el ALBA, UNASUR, la CELAC, Petro­ca­ri­be, dán­do­le impul­so a la inte­gra­ción hori­zon­tal y soli­da­ria y se con­vir­tió un motor de cons­truc­ción de alter­na­ti­vas y de deba­te en torno a la cons­truc­ción de un sis­te­ma-mun­do dis­tin­to. Los movi­mien­tos socia­les y pue­blos quie­nes habían enfren­ta­do las nefas­tas dic­ta­du­ras y polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en el sub­con­ti­nen­te sin duda algu­na sem­bra­ron el terreno y fue­ron par­ti­ci­pes direc­tos de estos cam­bios polí­ti­cos. Se recu­pe­ró el pen­sa­mien­to crí­ti­co lati­no­ame­ri­cano, así como los apor­tes de los pue­blos ori­gi­na­rios, el movi­mien­to eco­lo­gis­ta y del movi­mien­to de muje­res al deba­te sobre las alter­na­ti­vas sis­té­mi­cas como el eco­so­cia­lis­mo, elBuen Vivir, el Sumak Kaw­say, el Utz k’as­le­mal. Esto per­mi­tió robus­te­cer la bata­lla ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca fren­te al mode­lo hege­mó­ni­co favo­re­ci­do por la crea­ción de Tele­sur, que hoy se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de infor­ma­ción-for­ma­ción para millo­nes de hom­bres y muje­res en el mun­do ente­ro; así como posi­cio­nar a Amé­ri­ca Lati­na como un blo­que de paí­ses a favor de la paz mun­dial, en defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y en con­tra de la polí­ti­ca del blo­queo en con­tra de la her­ma­na Repú­bli­ca de Cuba.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na tra­jo con­si­go un cam­bio radi­cal para Vene­zue­la que tran­si­tó de un país subor­di­na­do a los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos del impe­rio, con inacep­ta­bles nive­les de pobre­za y des­igual­dad y recur­sos petro­le­ros en manos de empre­sas trans­na­cio­na­les a un ejem­plo y luz para Amé­ri­ca Lati­na y el mun­do entero.

Se eli­mi­nó el anal­fa­be­tis­mo, se pro­du­jo una sig­ni­fi­ca­ti­va reduc­ción de la pobre­za, se incre­men­tó el auto­abas­te­ci­mien­to en la pro­duc­ción de ali­men­tos a un 70%, se garan­ti­zó el acce­so a la edu­ca­ción, la salud, se cons­tru­ye­ron más de 700,000 vivien­das a bajo cos­to, se incre­men­tó los sala­rios 19 veces, redu­cien­do a su vez sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las tasas de desempleo.

La Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo fir­ma­do el 1 de mayo 2012 amplia y pro­fun­di­za los dere­chos y garan­tías de los/​as tra­ba­ja­do­res vene­zo­la­nos prohi­bien­do la sub­con­tra­ta­ción, se igua­lan los dere­chos los/​as tra­ba­ja­do­res del hogar con el res­to, incor­po­ra los idio­mas indí­ge­nas a la rela­ción de tra­ba­jo, se esta­ble­ce la obli­ga­ción de la empre­sa de comu­ni­car las dis­po­si­cio­nes a sus tra­ba­ja­do­res, se con­tem­pla la deten­ción del empre­sa­rios que des­aca­ten la sen­ten­cia de read­mi­sión de un trabajador/​a injustamente .

Se ha recu­pe­ra­do el papel del Esta­do como ente rec­tor de las polí­ti­cas nacio­na­les des­de la pers­pec­ti­va socia­lis­ta y huma­nis­ta, y cons­trui­do un teji­do socio-orga­ni­za­ti­vo popu­lar, revo­lu­cio­na­rio, pro­fun­da­men­te demo­crá­ti­co que no per­mi­ti­rá nun­ca un retorno al entre­gue­si­mo, a la subor­di­na­ción impe­rial o res­tau­ra­ción del orden oli­gár­qui­co bur­gués. Se gana­ron legí­ti­ma­men­te 19 pro­ce­sos elec­to­ra­les que se cons­ti­tu­ye­ron en las suce­si­vas derro­tas polí­ti­cas de la dere­cha venezolana.

El fomen­to al arte, la demo­cra­ti­za­ción del acce­so a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, la tec­no­lo­gía y el inter­net, el impul­so a la cul­tu­ra y la recu­pe­ra­ción del pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano como par­te de esta bata­lla ideo­ló­gi­ca polí­ti­ca en con­tra de la ena­je­na­ción y alie­na­ción crea­da por el capi­tal y patro­ci­na­dos think tanks han nutri­do el alma boli­va­ria­na y anti­im­pe­ria­lis­ta del pue­blo venezolano.

Se cons­ta­tan avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en la equi­dad de géne­ro, el cum­pli­mien­to de los dere­chos de los pue­blos ori­gi­na­rios y afro­des­cen­dien­tes y el com­ba­te a la dis­cri­mi­na­ción como polí­ti­ca de Estado.

La gue­rra per­ma­nen­te con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Venezuela

El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio se ha enfren­ta­do exi­to­sa­men­te a un aco­so per­ma­nen­te, des­de una den­sa y com­ple­ja estra­te­gia de gue­rra de “ baja inten­si­dad“ que invo­lu­cra a los EEUU, capi­ta­les trans­na­cio­na­les, las empre­sas mediá­ti­cas, y fuer­zas polí­ti­cas de dere­cha. Inten­tos de gol­pe de Esta­do, la con­for­ma­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res la gue­rra eco­nó­mi­ca, la divul­ga­ción de infor­ma­ción fal­sa y dis­tor­sio­na­da sobre la reali­dad vene­zo­la­na, el finan­cia­mien­to de ope­ra­ti­vos de des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na, las gua­rim­bas y pro­mo­ción de vio­len­cia fas­cis­ta que ha deja­do más de cua­ren­ta per­so­nas ase­si­na­das. El año pasa­do se pro­vo­ca­ron más de 18 mil inci­den­tes de vio­len­cia fas­cis­ta y terro­ris­ta con la res­pec­ti­va pér­di­da de vidas, que­ma de pues­tos de salud, escue­las, uni­ver­si­da­des, auto­bu­ses, en fin des­truc­ción mate­rial y sabo­ta­je al apa­ra­to pro­duc­ti­vo, todo con el inten­to de crear un cli­ma de zozo­bra y terror en la ciu­da­da­nía; pro­vo­ca­do por gru­pos de opo­si­to­res subor­di­na­dos a los intere­ses geo-estra­te­gias de los EEUU y deses­pe­ra­dos ante su reite­ra­do fra­ca­so en el plano político.

Las acer­ta­das medi­das toma­das por el Pre­si­den­te Obre­ro Nico­lás Madu­ro para enfren­tar cada uno de estas estra­te­gias, con­lle­va­ron a una ace­le­ra­ción de un plan gol­pis­ta que iba a con­cre­tar­se en el mes de febre­ro; que con­tem­pló el mag­ni­ci­dio y el bom­bar­deo de diver­sos obje­ti­vos estra­té­gi­cos en el cen­tro de Caracas.

Los diver­sos inten­tos de gol­pe de Esta­do han sido exi­to­sa­men­te derro­ta­dos por un pue­blo que está movi­li­za­do y com­pro­me­ti­do con la Revo­lu­ción y una direc­ción polí­ti­ca, que no ha des­can­sa­do ni un secun­do, en la defen­sa de la Revo­lu­ción, que es a su vez, la defen­sa del futu­ro de nues­tra Patria Grande.

La frus­tra­ción de los EEUU ante este esce­na­rio le con­lle­vó a come­ter el tor­pe error polí­ti­co de emi­tir el nefas­to decre­to del 9 de mar­zo 2015, que evi­den­ció ante el mun­do y la patria gran­de su vin­cu­la­ción direc­ta con la cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y des­nu­dó su inca­pa­ci­dad de res­pe­tar los prin­ci­pios del dere­cho inter­na­cio­nal, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y la sobe­ra­nía de las naciones.

La medi­da toma­da se con­vir­tió en un con­tun­den­te fra­ca­so polí­ti­co para los EEUU y levan­tó una olea­da mun­dial de soli­da­ri­dad y apo­yo incon­di­cio­nal con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio bolivariano.

La Cum­bre de Pana­má, indu­da­ble­men­te, se con­ver­ti­rá en una demos­tra­ción de, repu­dio, de exi­gen­cia y de fuer­za de la Patria Gran­de, en deman­dar el derro­ca­mien­to del nefas­to decre­to, el fin del blo­queo a Cuba, y el cese del inter­ven­cio­nis­mo impe­rial en nues­tros territorios.

El bra­vo pue­blo y gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, han demos­tra­do al mun­do su com­pro­mi­so con la paz, su dig­ni­dad, su cohe­ren­cia e infran­quea­ble com­pro­mi­so con la pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, y com­pro­mi­so con la nece­sa­ria refun­da­ción del orden mun­dial, des­de una pers­pec­ti­va de pro­fun­do amor a la huma­ni­dad. La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, se ha cons­ti­tui­do en un glo­rio­so ejem­plo, que ha reci­bi­do el eco soli­da­rio del mun­do ente­ro al gri­to “Vene­zue­la se Res­pe­ta, Vene­zue­la no es Ame­na­za, sino Esperanza”.

El Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez, sin duda algu­na, se sien­te orgu­llo­so de su pue­blo, y des­de el lugar don­de se encuen­tra, le son­ríe con una mira­da de complicidad.

Ante las ame­na­zas que se cier­nan sobre la Patria Gran­de, es nece­sa­rio des­de todos los espa­cios y terri­to­rios: pro­fun­di­zar y ampliar la bata­lla ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca; cana­li­zar los sabe­res y prác­ti­cas con­tra hege­mó­ni­cos hacia nue­vas for­mas de ejer­ci­cio del poder popu­lar que per­mi­ta dar pasos con­tun­den­tes hacia la eman­ci­pa­ción, des­co­lo­ni­za­ción, des­pa­triar­ca­li­za­cion y des­mer­can­ti­li­za­ción de las prác­ti­cas socio-cul­tu­ra­les y polí­ti­cas; y per­mi­ta la de con­fluen­cia colec­ti­va hacia un nue­vo mode­lo civi­li­za­to­rio, median­te la des­co­ne­xión con el sis­te­ma imperante.

Es nece­sa­rio con­for­mar una nue­va Inter­na­cio­nal des­de los Pue­blos que des­de todos los rin­co­nes del pla­ne­ta, con­tri­bu­ya a des­mon­tar los pila­res fun­da­men­ta­les de este per­ver­so e insos­te­ni­ble orden mundial.

Es impres­cin­di­ble salir de la tra­ma del capi­tal, el neo-extrac­ti­vis­mo y sus per­ver­sas repercusiones.

Des­de algún lugar de La Patria Gran­de, abril 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *