La denun­cia por la tra­ge­dia de Ban­gla­desh reco­rrió el cen­tro comer­cial de Iru­ñea 2 años después

Más de 1.100 per­so­nas falle­cie­ron en la fábri­ca tex­til que pro­du­cía ropa para impor­tan­tes mar­cas occi­den­ta­les, las cua­les no han asu­mi­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des por las depo­ra­bles con­di­cio­nes labo­ra­les que impo­nen a la cla­se tra­ba­ja­do­ra de ese y otros paí­ses. Una mani­fes­ta­ción seña­ló esas mar­cas en las calles de Iruñea. 
ban.jpg La mar­cha de denun­cia fina­li­zó ante El Cor­te Inglés. 

Dos años des­pués del hun­di­mien­to de la fábri­ca tex­til Rana Pla­za en Ban­gla­desh en el que murie­ron 1.134 per­so­nas y hubo más de 2.500 heri­dos, la denun­cia de las res­pon­sa­bi­li­da­des de algu­nas empre­sas occi­den­ta­les reco­rrió ayer las calles de Iru­ñea. «Fue la cró­ni­ca de un desas­tre anun­cia­do», denun­cia­ban ayer ante el Cor­te Ingles en la capi­tal nava­rra. «La visión de las eti­que­tas de cono­ci­das y mar­cas de ropa jun­to con cadá­ve­res y escom­bros, sacu­dió las con­cien­cias de un mun­do que sigue ponien­do en el cen­tro la pro­duc­ción y la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y la vida en los már­ge­nes, jun­to a esas etiquetas».
Sin embar­go, pocas de esas empre­sas asu­mie­ron su res­pon­sa­bi­li­dad por lo ocu­rri­do, y la mayo­ría tam­po­co adqui­rió com­pro­mi­so alguno para la repa­ra­ción de los daños. Las con­di­cio­nes que impo­nen las gran­des indus­trias tex­ti­les a los y las tra­ba­ja­do­ras en estos paí­ses son deporables.
Des­de que ocu­rrió el acci­den­te poco o nada ha cam­bia­do. «La des­lo­ca­li­za­ción de pues­tos de tra­ba­jo y de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras con­ti­núa impa­ra­ble como con­se­cuen­cia de unas polí­ti­cas que sólo res­pon­den fren­te a sus amos los mer­ca­dos», dicen des­de Los Mar­tes al Sol, con­vo­can­tes de la protesta.
Tan sólo 7 de las 27 empre­sas occi­den­ta­les que ope­ra­ban en el Rana Pla­za se han com­pro­me­ti­do en asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des y el Fon­do de Com­pen­sa­ción que ges­tio­na la OIT solo había reu­ni­do 15 de los 40 millo­nes de dóla­res nece­sa­rios para indem­ni­zar a las familias.
Por otro lado, lo ocu­rri­do en Rana Pla­za y los años de luchas y pro­tes­tas, die­ron dos fru­tos: el Acuer­do sobre segu­ri­dad en la cons­truc­ción de edi­fi­cios y sis­te­mas con­tra incen­dios, el lla­ma­do Acuer­do Ban­gla­desh, de carác­ter vin­cu­lan­te y el aumen­to de sala­rio míni­mo de 30 a 50 euros men­sua­les. Pero el aumen­to de ins­pec­cio­nes, de sala­rios, las esca­sas indem­ni­za­cio­nes y las res­pon­sa­bi­li­da­des socia­les cor­po­ra­ti­vas «son sólo par­ches para poder seguir pro­du­cien­do de esta mane­ra tan atroz» a ojos de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y socia­les, «para poder seguir sus­ten­tan­do un sis­te­ma que obe­de­ce a dic­ta­dos eco­nó­mi­cos que nada entien­den de las nece­si­da­des bási­cas de las personas».
Lotu­rak:
» Fotos de la protesta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *